X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Aquí no hay ‘impeachment’

Publicada 18/07/2013 a las 06:00 Actualizada 18/07/2013 a las 11:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 12

Comunicado del Partido Popular en el año 2009.

Comunicado del Partido Popular en el año 2009.

PP
Tengo la impresión de que, al amagar con presentar una moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy (ya no digamos si termina haciéndolo), Alfredo Pérez Rubalcaba rinde un servicio al sistema en el que él cree firmemente: el surgido de la Transición española. Aun sabiendo que esa moción no tiene la menor posibilidad de prosperar, Rubalcaba intenta devolverle algo de credibilidad al sistema, intenta demostrar que aún es posible que el Parlamento sirva, al menos, para abordar, ya que no corregir, los males patrios; en este caso concreto, para que, como mínimo, Rajoy y los suyos tengan que escuchar allí algunas de las cosas que piensan millones de españoles sobre el mayor escándalo de corrupción política de las últimas décadas, y tengan que tomarse la molestia de responder.

Conste en acta que digo esto desde una posición distinta de la de Rubalcaba: soy de los que piensan que este sistema está agotado, tan caduco como un yogur fabricado en 1978, y de los que llevan tiempo diciendo que la democracia española precisa de una reforma urgente y completa, desde los cimientos hasta el tejado. Así lo he escrito en el tintaLibre de verano.

Por el contrario, Rajoy, al negarse a comparecer en el Congreso para explicarse sobre el caso Bárcenas y al ningunear preventivamente una hipotética moción de censura, sigue comportándose como un “antisistema”, tal y como Jesús Maraña lo ha definido aquí mismo. El mensaje de Rajoy es demoledor para el sistema que dice encarnar: ni tan siquiera respeto las formas mínimas de la democracia parlamentaria, viene a proclamar el presidente del Gobierno; tengo mayoría absoluta y de La Moncloa no me echa nadie hasta, como mínimo, el otoño de 2015. Rajoy va a seguir fumándome puros con toda pachorra y velando para que sus subalternos hagan los “deberes” que les han impuesto los mercados financieros internacionales, los capos de Berlín y Bruselas y la gran patronal española. A saber, seguir abaratando los salarios de los trabajadores, las indemnizaciones por despido, las pensiones de jubilación y los subsidios de desempleo, y seguir adelgazando, en provecho de las empresas privadas, los sistemas públicos de sanidad y educación.

A estas alturas, con todo lo que ha llovido en el caso Bárcenas, ya hay razones más que suficientes para que Rajoy dimita. En otras democracias occidentales la mera sospecha de que un dirigente puede haber cometido una irregularidad, desde no pagar una multa de tráfico a falsear un currículum, pasando por mentir a la ciudadanía, le conduce con celeridad a la puerta de salida del servicio público; acabamos de verlo en Japón donde el ministro de Exteriores ha dimitido por recibir una financiación irregular de unos cientos de euros. Pero que no se asusten las gentes del PP, tan contentas con su victoria de 2011: no harían falta nuevas elecciones en la lógica del sistema que ellos mismos están minando; el sucesor de Rajoy podría salir de las filas conservadoras tras la correspondiente sesión de investidura y, de no mediar nuevos asuntos gravísimos, podría agotar la legislatura. Una actuación semejante sí que reforzaría la credibilidad del sistema. Pero, ya lo sabemos, los conservadores españoles creen que “dimitir” es un nombre griego.

Incluso en la mejor de las hipótesis para Rajoy y el PP, la de que Bárcenas actúo en solitario y en mero beneficio propio, los errores acumulados en este caso por el líder del partido mayoritario ponen seriamente en cuestión su capacidad para seguir dirigiendo una España en crisis agónica. Aunque sus propagandistas intenten que nos olvidemos de ello, Bárcenas fue gerente, tesorero y senador del PP durante lustros –del PP, insisto, no del PSOE, IU o la Asociación de Vecinos del Cabanyal–, y en calidad de tal lidiaba con la gente que le daba tantísimo dinero oscuro. Y aunque no lo recuerden, Rajoy y compañía defendieron en público la “honestidad” del que ahora tildan de “delincuente” cuando éste ya estaba imputado, al tiempo que le guardaban un despacho en la calle Génova y le daban una sabrosa indemnización “simulada” y “en diferido”. (Por cierto, es ridículo ese argumento marianista que pregunta si uno cree a Rajoy o a Bárcenas, porque ¿a qué Rajoy hay que creer: al que defendía a Bárcenas o al actual?). Y aunque pretendan restarle importancia, el hecho de que un presidente de Gobierno intercambie SMS tan cariñosos y sugestivos con un tipo ya acusado de graves delitos resulta escandaloso.

En el peor de los casos –y todo lo sabido añade verosimilitud a esta hipótesis–, el PP se ha estado financiando irregularmente durante dos décadas con el dinero que le daban bajo cuerda numerosos empresarios a cambio de licencias, concesiones, contratas, adjudicaciones, recalificaciones, etcétera. Parte de esa pasta se destinaba a sobresueldos de sus dirigentes, otra se gastaba en eventos y campañas electorales, tal vez Bárcenas se llevara su buen pellizco y, por último, algo se guardaba aquí y allí en previsión de tiempos difíciles. ¿Y si al final resulta que el dinero de las cuentas suizas es sólo nominalmente de Bárcenas? ¿Y si no es otra cosa que el tesoro oculto del PP?

En fin, la Justicia aclarará estas dudas razonables, si le dejan. Entretanto, un par de comentarios adicionales sobre el torpe argumentario actual del PP. En primer lugar, dejen de utilizar el sobado latiguillo del “chantaje”; pónganse al día, por favor; desde el lunes, estamos hablando de acusaciones formales en sede judicial. En segundo, no me vengan con eso de que Bárcenas es un “delincuente” o “presunto delincuente”, lo que desacreditaría todas sus revelaciones. También lo era Amedo, lo que no impidió que colaborara con la Justicia en desvelar la trama de los GAL y terminar llevando a la cárcel a un ministro y otros altos funcionarios. Ni la policía ni los jueces podrían resolver infinidad de casos sin la colaboración de chorizos. Ni aquí ni en Italia ni en Estados Unidos ni en ninguna parte. A tal efecto, incluso algunos países han creado la figura del “arrepentido”.

Estoy convencido de que Rajoy seguirá en La Moncloa hasta el final de esta legislatura. Abusará de su amplia victoria electoral de 2011 para hacer de su capa un sayo, cual si fuera un Putin, un Chávez, un Berlusconi, un Erdogan o cualquier otro de esos dirigentes de lo que se está denominando “democracias autoritarias”, aquellas que se limitan a convocar comicios y desdeñan como una gilipollez el ejemplar comportamiento ético y político que el gobernante debe observar (el “ser” y el “parecer” del dicho latino) entre una y otra cita con las urnas.

Encuentro en el caso Bárcenas un nuevo motivo para pensar que la democracia española es manifiestamente mejorable. En otras existen procedimientos (impeachment, referéndum revocatorio o independencia de criterio de los parlamentarios) que permiten que un jefe de Estado o de Gobierno no termine su mandato si resulta sospechoso de un delito o irregularidad. ¿Podemos encontrarnos en España con la atroz circunstancia de que un presidente de Gobierno siga en La Moncloa incluso después de haber sido imputado? La respuesta es: sí, muy probablemente si tiene mayoría absoluta en el Congreso. A diferencia de los británicos o estadounidenses, es casi imposible que los diputados de nuestras mayorías parlamentarias rompan la borreguil y leninista disciplina de voto. Así que si el presidente se empeña, puede seguir, le basta con decir que todo son “insidias” y apelar a la adhesión de los que le deben el escaño, el ganapán.


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • marlboro marlboro 27/07/13 09:29

    He leído atentamente a Javier Valenzuela(Aquí no hay impeachmer.Dice verdades como puños. Enhorabuena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 20/07/13 10:38

    A ver niños, hoy vamos a hablar de los gobiernos; venga, todos a la vez: Irán malo, Arabia Saudita bueno, Irán malo, Arabia Saudita bueno, Irán malo, Arabia Saudita bueno… ¡Muy bien! Ahora cambiemos de continente: Venezuela malo, Colombia bueno, Venezuela malo, Colombia bueno, Venezuela malo, Colombia bueno… ¡Ala! Galletitas OTANeras para todos…

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La RAF La RAF 20/07/13 10:05

    Estoy básicamente de acuerdo con el artículo, Sr. Valenzuela ¿para cuando la creación del "impeachment" en España? Recordemos el clásico "la mujer del César no sólo tiene que ser honesta sino parecerlo" aunque se tenga la mayoría absoluta. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CapitanRed CapitanRed 18/07/13 21:24

    El problema es el PP. No son demócratas, ni tan siquiera lo parecen. Para cuando la aplicación de la ley departidos? y al sustituto, listas contaminadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • IRENE IRENE 18/07/13 20:47

    me parece un articulo coherente y creó que los que han comentado no lo han leído con atención, todos sabemos como tildan a los citados en dicho articulo desde la prensa mas oficial, de autoritarios, y no sin razón, que Chavez nos gustará por cierto a mí también me gustaba, siempre me parecio que hizo mucho por Venezuela, no quiere decir que en sus manifestaciones públicas, no se mostrara con falta de tolerancia , bueno esta es mi mas humilde opinión que no pretende cabrear a nadie ni confrontar opinión. un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rafa 78 Rafa 78 18/07/13 19:30

    No lo veo tan mal artículo, es cierto que he leído artículos mejores de usted; pero, así como la democracia actual está acabada el periodismo tradicional está herido de muerte. Y sin embargo, -al contrario que en el parlamento- en InfoLibre sí parece que dan la cara: El Sr. Valenzuela respondiendo los comentarios y defendiendo su artículo es un claro ejemplo. Un último consejo -ante el nuevo periodismo-: Sr. Valenzuela, o argumenta mejor algunas opiniones, o simplemente, no las ponga: no aporta nada meter a chávez en el artículo, en cambio, enturbia y desvía de su principal argumento. Por otro lado, es risible meter a Putin, un Chávez, un Berlusconi, un Erdogan en el mismo saco, y más como comentaba: sin argumentar. Por otro lado parece que los lectores de InfoLibre son más críticos y no se lo tragan todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • muleyhassan muleyhassan 18/07/13 14:04

    Lo de meter a Chávez en el mismo saco que Erdogan, Berlusconi, etc, es vomitivo.   Es hilarante y patético que, sin embargo, tras haber incluído en ese grupo de dirigentes al ExPresidente venezolano, luego reclame para la "manifiestamente mejorable" democracia de España algunos de los muchos procedimientos que instauró el propio Chávez en su país para transformar la antidemocracia que existía hasta entonces en Venezuela, en algo mucho más parecido a una democracia (desde luego que la española). No sólo por eso se arruina el artículo, sino por el abuso de tópicos del mismo sesgo, como la "leninista disciplina de voto" que demuestran gran pobreza de recursos. No hace falta irse a la Rusia de hace 90 años para hablar de una presunta disciplina de voto en los soviets. Precisamente en el parlamento español tiene el ejemplo actual y a diario. Flojísimo nivel el de este columnista

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Belley Belley 18/07/13 10:43

    Parafraseando inopinadamente a Rajoy, se me ocurre comentar que todo en este artículo es verdad... salvo algunas cosas, de hecho, una sola. ¿Desde cuándo es lícito que un periodista supuestamente de izquierdas meta en el mismo saco a Putin, a Berlusconi o a Erdogan junto con Chávez? Tanto ha calado entre nosotros el discurso propagandístico vargasllosista para que nada menos que el director de TintaLibre se permita repetirlo como un papagayo?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Javier Valenzuela Javier Valenzuela 18/07/13 12:59

      Belley, agradezco su comentario y respeto su opinión, que es, por cierto, la de algunos de mis amigos personales. Yo, en cambio, siempre he tenido serias dudas sobre el fondo y la forma caudilliles del chavismo, pero no se inquiete: son dudas propias, nada que ver con la propaganda de Washington, la derecha hispanoamericana y un supuesto centroizquierda madrileño. Me repugnó el golpe de Estado contra Chavez, le reconocí al ex fallecido presidente que se sometiera a un referéndum revocatorio, que ganó, me pareció horrible la portada de El País con un falso Chávez agonizando y siempre me ha irritado en ese diario la descarada hostilidad ideológica y de interés en este asunto. Mis críticas al chavismo son propias, insist, fruto de mis reflexiones sobhre la democracia. Dicho lo cual, acepto que discrepamos respecto a Venezuela y me alegro de que estemos de acuerdo en lo demás. Un cordial saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Belley Belley 19/07/13 05:23

        Señor Valenzuela: En un país como España, donde el colmo del rojerío es la socialdemocracia, el periodismo de opinión (¿acaso existe otro?) funciona como un camino sembrado de minas que el lector debe sortear. Desde hace años yo utilizo un detector que hasta ahora no me ha fallado: le suena la alarma cuando en un artículo alguien mancha el nombre de Chávez. Su respuesta a mi comentario demuestra que InfoLibre no es, desde luego, ni El País ni El Mundo ni La Razón ni Abc, pero verba volant, scripta manent. Saludos cordiales.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Pintaius Pintaius 18/07/13 10:06

    Sr. Valenzuela, durante los gobiernos del finado Hugo Chávez, en Venezuela, como término medio, la ciudadanía acudió a las urnas una vez por año. Incluida la posibilidad de referendum revocatorio. Sistema democrático que, hoy por hoy, aquí ni nos atrevemos a soñar. Una de tres, ignora usted ese importante dato, se deja llevar por el pensamiento único OTANero, o actúa con maldad. Rasgos, cualquiera de ellos, deleznables en un periodista.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Javier Valenzuela Javier Valenzuela 18/07/13 13:03

      Pintaius: muchas gracias por su punto de vista. Le adjunto el comentario con el que he respondido a Belley: "Agradezco su comentario y respeto su opinión, que es, por cierto, la de algunos de mis amigos personales. Yo, en cambio, siempre he tenido serias dudas sobre el fondo y la forma caudilliles del chavismo, pero no se inquiete: son dudas propias, nada que ver con la propaganda de Washington, la derecha hispanoamericana y un supuesto centroizquierda madrileño. Me repugnó el golpe de Estado contra Chavez, le reconocí al ex fallecido presidente que se sometiera a un referéndum revocatorio, que ganó, me pareció horrible la portada de El País con un falso Chávez agonizando y siempre me ha irritado en ese diario la descarada hostilidad ideológica y de interés en este asunto. Mis críticas al chavismo son propias, insisto, fruto de mis reflexiones sobre la democracia. Dicho lo cual, acepto que discrepamos respecto a Venezuela y me alegro de que estemos de acuerdo en el resto". ¡Un saludo!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre