x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Este papa va a matar a Rouco Varela


Publicada el 01/08/2013 a las 06:00 Actualizada el 31/07/2013 a las 21:08
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

papa Francisco

Francisco toca la cruz que lleva al cuello mientras da una rueda de prensa a bordo del avión en el que regresó a Roma.

EFE


Las palabras del papa Francisco sobre la homosexualidad han dado la vuelta al mundo. Ocuparon titulares , desataron sonrisas y, sin duda, alarmas entre el clero más conservador y en algún cardenal ultramontano español que nos es muy cercano (físicamente, se entiende). ¡Qué diferencia de tono! El primero irradia bondad; el otro, mala uva, testosterona religiosa.

La novedad es que el jefe de la Iglesia Católica no considera la homosexualidad un pecado en sí misma. Aunque hablaba sobre todo de los sacerdotes gay (y de las monjas, se supone) tiene efectos en el mundo civil. Para Francisco, ser homosexual no es un problema; la cuestión está en el uso que se hace de esa orientación. ¿Los iguala entonces a los heterosexuales? Todo cura está sometido al voto de castidad, sean cuales sean sus gustos y tendencias. Parece un avance, aunque sea disfrazado de amabilidad.

Una frase dicha de pie en un avión de regreso a casa no es una encíclica, pero ofrece datos sobre la forma de pensar de este hombre, más próximo al párroco de pueblo que al príncipe Maquiavelo. Nada que ver con las dobleces que se atribuyen a la Curia vaticana, cuyo representante más visible es Tarsicio Bertone. De regreso de Brasil, bañado en multitudes como Juan Pablo II, Francisco tiene ahora la autoridad para impulsar un cambio, al menos una limpieza.

Jorge Mario Bergoglio no ha necesitado consultar tratados de fe antes de responder al periodista; se ha limitado a aplicar su sentido común y algo tan esencial como escaso: la humildad.

"¿Quién soy yo para juzgar?". Otra frase peligrosa, de doble y triple uso. Para juzgar hay que tener capacidad de juicio y ser misericorde, otro valor en desuso, también entre los religiosos.



Hay quien se atreve a proclamar que este pontífice va a revolucionar la iglesia, como hizo Juan XXIII con el Concilio Vaticano II. Otros advierten contra el exceso de entusiasmo de algunos medios. Sostienen que el papa no ha dicho nada nuevo sobre el asunto, que se es solo su manera de expresarse.



Es cierto que Francisco no ha movido un milímetro la frontera del dogma. No legaliza los homosexuales ni aprueba las bodas ni las adopciones. Tampoco que las mujeres puedan ser sacerdotes como en los inicios del cristianismo en los que hubo sacerdotisas e incluso obispas. Fueros los concilios posteriores los que determinaron qué era legal y qué ilegal, los que decretaron qué es ortodoxia y qué merecedor de hoguera. En la interpretación llega el rigor, los extremismos, el poder político. Sucede en otras religiones; también en las dictaduras.

En cuestiones de dogma todos los papas son conservadores; varían los decires, quizá el ordenamiento de las prioridades. Los papas son como los presidentes de Estados Unidos: se sientan en la cúspide de un sistema que no se deja cambiar, que vigila al nuevo presidente, que bloquea sus políticas. Si ese bloqueo fracasa se pasa al plan b. El margen siempre es estrecho para el papa o para Obama.



Para los laicos y ateos las palabras de un papa católico, teóricamente dirigidas a más de 1.165 millones de personas, son importantes; contienen carga política que afecta a sus libertades, protegiéndolas, incautándoselas.

En España, por ejemplo, una versión decimonónica de la Iglesia, la que encarna el cardenal Rouco Varela, tiene influencia en un Gobierno que se declara católico y dispuesto a enmendar la enseñanza pública y aconfesional para darle gusto al príncipe de la iglesia. Rouco no debe estar muy feliz con Francisco. Lo que no es bueno para Rouco es bueno para el resto de la humanidad.

Suena bien que un papa jesuita diga que uno de los problemas de la Iglesia es que sus obispos no pisan la calle. Sucede también a los políticos, todo el día encaramados en su coche oficial de la casa pagada al escaño regalado por quien hace las listas. Y le sucede a los periodistas que con los recortes de gastos y de atrevimiento se han convertido en hombres y mujeres orquesta todo el día detrás del ordenador oliendo calle reducida a unos pocos megabytes.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • A2ugr A2ugr 06/08/13 22:04

    a mi me pareció estupendo cuando les "soltó" lo de lo "mangoneos" jaja, que realidad¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Desilusionado Desilusionado 05/08/13 23:05

    Mientras que el título del artículo no se vuelva al revés (no me refiero a Rouco n concreto) y le pase lo mismo que a Juan Pablo I...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rita rita 03/08/13 13:47

    Mientras ese papa "tan progresista " no llame a sus colegas españoles y les obligue a renunciar a los miles de millones que reciben todos los años gracias al famoso concordato, apelando a la laicidad de los estados y a que no se puede continuar esquilmando a un país en ruina económica ,para continuar engordando a otro que está muy, pero que muy bien cebado...-. mientras eso no ocurra todo es marketing, puro marketing.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juana Juana 02/08/13 09:05

    De todos modos no hay que olvidar que la Iglesia es la multinacional, económicamente hablando, mas grande del planeta tierra, que tiene su sede en ese estado tan pequeño llamado Vaticano, que ha tenido y tiene connivencia con las mafias.Lo mejor sería, si de verdad quieren cambiar o hacer algo para la mayoría de los desheredados que dicen representar que se dejaran de tanto oropel y se pusieran a "trabajar" como ellos dicen, por el bien de esos católicos y en definitiva para la humanidad, lo demás es pura palabrería y un Papa  sigue a otro + -

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ramona sánchez ramona sánchez 01/08/13 13:51

    Este artículo de mi admirado Ramón Lobo me ha parecido genial, pienso como él aunque no sepa expresarlo tan bien como lo hace él. Tanto este papa como Obama es lo mejor que nos podía pasar a los ateos progresistas. como sé que abolir las religiones del planeta o instaurar el comunismo mundial son puras utopías por lo menos que al mando de dos instituciones tan poderosas como inamovibles como son la iglesia católica y el capitalismo estén en manos de gente con dos dedos de frente es muy de agradecer.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Uber die gegen Uber die gegen 02/08/13 11:48

      Bueno , yo no lo veo tan claro como tu (ramona) , es cierto que se agradece la diferencia de discurso de obama y el nuevo papa con sus antecesores , pero ahi estan los drones y guantanamo para recordarnos (como con mariano y alfredo) que lo unico que cambian son las palabras y los modos , porque los hechos , siguen la misma trayectoria . Para nuestra desgracia

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ateo ateo 01/08/13 12:46

    “Aunque la mona se vista de seda mona se queda” dice el viejo refrán castellano, así que el papa mientras no desmantele la mafia católica y cierre el Vaticano seguirá siendo el reyezuelo medieval de un estado teocrático, intransigente, discriminador, sexista y colaboracionista con genocidas fascistas varios. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/05/por-favor-que-alguien-medique.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rafkkaga Rafkkaga 01/08/13 11:50

    No sé cuánto durará o le dejarán durar pero mientras dure... DURACELL.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión