X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cristales rotos

La educación ‘Trivial’

Publicada 02/09/2013 a las 06:00 Actualizada 01/09/2013 a las 18:49    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Es muy llamativo que el debate sobre la educación en España, en el que se ha invertido bastante tiempo, apenas haya abordado la cuestión de cómo se estudia en nuestro país. Hay reflexiones sobre si nuestro sistema educativo requiere más dinero público; sobre si el profesorado debe mejorar su formación; sobre si se exige lo suficiente en las aulas; sobre las materias que se deben incluir; sobre si se debe unificar contenidos en los distintos territorios; sobre si hay que ampliar el espacio dedicado a tal o cual disciplina; o sobre si es bueno que haya controles de evaluación externos. Sin embargo, con alguna excepción, como Fernández-Villaverde y Garicano que consideran, con razón, que nuestro sistema educativo es excesivamente memorístico, no hay prácticamente opiniones sobre lo que para todos, no sólo padres y madres, debería constituir el asunto nuclear: ¿aprenden nuestros niños y jóvenes del modo adecuado?

Mi respuesta, no sé si compartida, es que no lo hacen. El sistema educativo español peca de dos grandes males: sustentarse en la premisa de que cuanto más, mejor, y Trivializar el aprendizaje, es decir, transformar la educación en el juego del Trivial Pursuit. Los dos males están concatenados. Por un lado, el sistema español tiene verdadera obsesión por convertir a los estudiantes en enciclopedias vivientes. Los programas educativos para cada materia pretenden abarcar el conocimiento universal: si son ríos, todos los de Europa; si son capitales, todas las del mundo; si es historia, de la edad de piedra a nuestros días; si es literatura, las fechas, lugar de nacimiento y muerte de los grandes escritores (se hayan leído o no); sin olvidar la exhaustividad en el conocimiento de minerales, plantas, flores, etc.

Si el planteamiento del sistema educativo es cuanto más, mejor, la forma de aprender del estudiante se asemeja forzosamente al juego depregunta-respuesta sobre fechas, nombres o hechos del Trivial Pursuit. El proceso de aprendizaje tiende a ser mecánico, en vez de reflexivo. Al fin y al cabo, las capitales del mundo o los ríos de Europa sólo pueden aprenderse de memoria.

Otros modelos educativos, como el británico o el francés, son mucho más selectivos en los contenidos de las distintas materias. Son sistemas en los que aprenderlo todo es secundario porque lo fundamental es aprender a aprender. Por ello, mientras una niña española de 12 años memoriza todas las capitales del mundo para poder responder correctamente en el examen, un inglés de la misma edad elige un país e investiga sobre su historia, su geografía y su cultura. Y mientras un adolescente en España estudia la historia de la filosofía, desde Platón a Hegel, un joven francés razona, por ejemplo, sobre si ‘las ciencias sociales son o no una ciencia’. Por supuesto, el estudiante inglés o el francés sabrá menos que el español, es decir, tendrá menos conocimiento enciclopédico (también, eso sí, menos memoria), pero habrá aprendido a investigar y, sobre todo, a pensar por sí mismo.

¿Por qué, en mi opinión, es peor el modelo educativo español que el británico o el francés, en cuanto a la forma de estudio? Por un lado, porque nuestro sistema es excesivamente tortuoso para el alumno. Hay que ser muy disciplinado o tener mucho amor propio para memorizar con 12 años todos los ríos de Europa. No todos los niños son capaces, pero no porque les falte inteligencia; quizás simplemente les sobre rebeldía. El proceso de aprender contiene siempre un lado arduo, pero cuanto más estimulante sea, más pasión por el conocimiento se inculcará al alumno. En este sentido, el verdadero fracaso del sistema educativo español podría estar más en lo soporífera que a veces resulta la manera de estudiar que en otro tipo de factores. A este respecto conviene leer las tesis de José Saturnino Martínez, en Estructura Social y Desigualdad en España, publicado por la Fundación Alternativas y Catarata, donde argumenta precisamente que una de las causas del alto fracaso escolar en nuestro país podría estar en las excesivas exigencias del sistema educativo.

Por otro lado, en la era tecnológica en la que vivimos, tiene mucho menos sentido que antes el aprendizaje memorístico. En pocos años, el porcentaje de personas con acceso a Internet alcanzará a la practica totalidad de la población de nuestro país. Esto significa que todos tendremos siempre a mano una enciclopedia. Saberse todo de memoria ya no nos hará más competitivos. Ahora más que nunca debería importarnos que los niños y los jóvenes españoles sean capaces de pensar por sí mismos, de tener iniciativa, de arriesgar y de inventar. Quizás no sea casualidad que los ámbitos en los que más despunta España en creatividad sean precisamente aquellos que no forman parte de los programas de estudio de los colegios o institutos, como es el caso del cine o la alta cocina. Los españoles podemos ser tan creativos como los demás. Pero el sistema educativo no nos ayuda. Permitamos que las nuevas generaciones dejen de aprenderlo todo y empiecen por fin a aprender a aprender. DesTrivialicemos, por favor, la educación.


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • algoritmoLucal algoritmoLucal 25/09/13 15:01

    Por fín, se aborda este asunto desde la base y se toca el alma del por qué de esta deficiencia crónica . Y al hilo de esta reflexión, recuerdo otra muy importante en un discurso de David F. Wallace en el kenyon Collage : " ... ser lo bastante consciente para elegir a qué prestas atención y cómo construir un significado desde la experiencia. Porque si no eres capaz de hacer este tipo de elección cuando eres adulto, estarás totalmente colgado. Pensad sobre el viejo tópico que dice que, entre comillas, la mente es un empleado excelente pero un amo terrible". Es decir, aprender no solo a pensar, sino a elegir qué pensar. Y algo más, que siempre me ha guiado a la hora de estudiar, de manera natural, desde que era muy pequeño: no basta memorizar; si no sabes poner un ejemplo o "pintar" lo que has estuadiado, entonces no has aprendido nada. Entiéndase por "pintar" según el contexto: relacionar, dibujar, demostrar matemáticamente, imaginar, describir, et

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Yuli Yuli 13/09/13 15:51

    Muy buen artículo, sí señor. Aunque como buena conocedora de 4 sistemas educativos muy muy diferentes - no por haberlos investigado, sino por haber estudiado en sitios muy dispares - me gustaría puntualizar algo que me parece inexacto sobre el sistema educativo español. Tiene que ver con la afirmación del estudio citado del Sr. Martínez. Y probablemente se debe a una elección inexacta del término, pero no considero para nada exigente nuestro sistema educativo. ¡En todo caso es pretenciosos! Pretende dar unos conocimientos casi enciclopédicos a unos niños que desde hace algún decenio viven con un agudo síndrome del emperador, precisamente porque no se le exige nada. Ni que sean responsables de sus actos, ni que pongan en practica sus conocimientos, ni que sean consecuentes con lo exigen (que no piden). Pero es que, de entrada, ¿a quién se le ocurre jugarse la educación de sus hijos permitiendo que cada nuevo gobierno la modifique a su conveniencia? ¡Eso es una irresponsabilidad total

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Abelius Abelius 03/09/13 13:01

    No puedo estar más de acuerdo. Las comparaciones son odiosas, dicen, pero en este caso hay que dejarse de odios y utilizarlas para saber cómo podemos mejorar. Algo falla en la educación cuando deja de lado a personas "rebeldes", perfectamente capaces de razonar, aprender e inventar, cuyo único delito es cuestionarse porqué han de pasarse seis y ocho horas al día sentados en un pupitre escuchando la charla de un docente, esté perfectamente preparado o no (yo no dudo que lo estén). Mi caso, por ejemplo... abandonando los estudios a los 15 años para retormarlos con 38 años en la Open University de Reino Unido. Antes lo intenté con la UNED, y efectivamente choqué contra el muro que aquí se describe: una absoluta obsesión por abarcar lo inabarcable. Y sin embargo, con el programa inglés he redescubierto lo que es la pasión por aprender y estoy sacando notas que nunca antes conseguí en la escuela española. ¿Alguien me lo explica? ¿O es suficientemente evidente que tenemos un problema...?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jhal Jhal 03/09/13 08:05

    Gracias por tu articulo. No es un tema del que tuviera un conocimiento, y me ha ayudado a conocerlo en base a tu opinión y a la experiencia de los otros comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mrosa mrosa 02/09/13 22:13

    Soy maestra, de 51 años, llevo 30 años trabajando y quiero decirte que has puesto el dedo en la llaga.  Muchas gracias por explicar con tanta claridad lo que muchos pensamos. Poner en marcha un sistema educativo basado en la experiencia y la investigación de forma eficaz no es ni fácil ni barato. Un cambio así tampoco se puede organizar en poco tiempo para lucirse en una legislatura. Yo he perdido la esperanza de poder participar en los años que me quedan de trabajo en un sistema educativo moderno, que potencie las capacidades de los alumnos y eficiente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • sacra sacra 02/09/13 20:29

    Totalmente de acuerdo. Nuestro sistema educativo debe fomentar la iniciativa personal y la creatividad, el pensamiento crítico, la solidaridad, el análisis y la autonomía del alumno. Sin duda, se necesita reflexionar muy   sobre ello. Propongo empezar por la propuesta de K. Robinson: http://m.youtube.com/watch?v=fkBzLlYlc64&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DfkBzLlYlc64

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La RAF La RAF 02/09/13 16:39

    Complementario sobre mi anterior comentario: Si desde que tenemos la Carta Magna cada gobierno ha generado una nueva ley de educación ¿Tienen realmente nuestros gobernantes alguna intención de que la enseñanza pública forme ciudadanos libres? ¿No será que el principal objetivo de los citados sea la privatización de la enseñanza para que solamente los pudientes puedan tener formación como a principios del siglo XX ? ¿Cuántos países de nuestro entorno han actuado tan descabelladamente? Es bien sabido que los países con democracia real tienen una buena ley de educación [Finlandia (*)]... Seguro que su (*) sistema educativo podría adaptarse a las necesidades de España teniendo en cuenta las opiniones de los docentes con vocación y dedicación... ¡POR UNA ESCUELA PÚBLICA DE CALIDAD!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La RAF La RAF 02/09/13 09:23

    Magnífico artículo, Sra. Barreiro ¡Mucha salud!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.