x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
VERSO LIBRE

Las personas normales


Publicada el 20/10/2013 a las 06:00
Me gusta el novelista norteamericano Richard Ford. Leo su último libro, Canada (Anagrama, 2013), y me conmueve la historia de un adolescente obligado por los giros bruscos de la realidad a perder la inocencia de manera angustiosa. Sus padres forman un matrimonio normal, pero de pronto se convierten en los atracadores de un banco.

Los matices de la novela ponen, claro está, en cuestión ese de pronto. Los recuerdos, las historias personales, algunas escenas conservadas en la memoria, iluminan antecedentes y señalan un proceso. Pero se trata de una elaboración que sólo cobra sentido después de que los padres del protagonista se metan en un coche y crucen las carreteras de Dakota del Norte para atracar el Agricultural National Bank de Creekmore. Antes, con toda su historia a cuesta, podían representar el papel de la pareja convencional formada por un exmilitar de las fuerzas aéreas y una profesora de literatura con pretensiones líricas. Sus dos hijos, sus casas, sus traslados, sus desavenencias, entran en la normalidad, que es un territorio, como se sabe, poco pacífico y lleno de serpientes de cascabel. “Cuanto más posponga calificar a mi padre de criminal nato, más precisa será esta historia”, afirma el protagonista.

Conmueve seguir los recuerdos de un niño o un adolescente que busca una segunda oportunidad después de que su vida quede rota. Conmueve acercarse a ese punto de no retorno que delimita el antes y el después de un destino. Pero como cada lector arrastra en los ojos sus obsesiones, y yo vivo ahora en un país que necesita cambiar de rumbo con urgencia, me he instalado desde el principio en la quiebra, el modo en el que una postura ordinaria convive con la opuesta o el momento en el que las personas normales se consagran al crimen.

Las crónicas periodísticas están llenas de ese tipo de asombros. Cuando se produce un asesinato, los vecinos del culpable suelen hablar de su sorpresa. Nadie se explica cómo una persona tan normal ha podido dar cuarenta puñaladas o apretar el gatillo de forma compulsiva contra la víctima. Ninguna sospecha en el sol de las mañanas de domingo, la panadería, el quiosco de prensa o el ascensor de la casa. El asesino saludaba con cortesía, dejaba el paso a las señoras y cargaba con la bolsa de la compra o la maleta del anciano. Y de pronto… En la normalidad sonríen los maltratadores, los violadores, los asesinos, la estafa, el ladrón, el terrorista, gentes con buenas palabras y con hijos que llevar al colegio.

Claro que las sorpresas van casi siempre en la misma dirección. De la normalidad a la catástrofe, de la buena educación a la sangría, de las actitudes corteses al cadáver. ¿Qué pasaría si ocurriese lo contrario? Si de pronto, un día cualquiera, en una calle o una plaza cualquiera, el viento cambiase de dirección y las veletas marcaran hacia la alegría en vez de señalar la indignidad y la tristeza. Imaginemos una crónica periodística en la que se contara que el especulador se ha convertido en un activista solidario, el avaro en una persona generosa, el corrupto en un ciudadano avergonzado que pide disculpas por sus actos y dimite de sus cargos, el indiferente en un corazón preocupado y el miedoso en un ejemplo de coraje cívico.

No nos quedemos cortos a la hora de imaginar unas elecciones llenas de asombro. Después de mil protestas contra la injusticia, el paro, la corrupción y la indignidad laboral en España, la gente suele votar a los dos partidos mayoritarios que han protagonizado la corrupción y la política neoliberal causante del paro, la injusticia y la indignidad laboral. ¿Y si un día nos llevásemos una sorpresa agradable y la gente dejara de votarlos? Personas normales que de pronto se convierten en votantes decididos a cambiar las cosas.

Todo es posible. Richard Ford nos ha contado en una novela muy recomendable, Canada, la historia de Dell Parsons, un adolescente que de la noche a la mañana se convierte en el hijo de unos atracadores de banco. La vida puede sorprendernos al revés. Nosotros podemos sorprendernos a nosotros mismos.
Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • Estrella Estrella 25/10/13 09:52

    No creas! a algunos narcisistas(sin llegar a la psicoatía) se les ve venir, conocemos de su enorme YO. Unas elecciones asombrosas...sin duda mujeres en la pole

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • valpaco valpaco 24/10/13 13:03

    Luis creo que para mi y para mi familia la vida nos ha sorprendido y hasta aquí hemos llegado. En todas las elecciones desde que hay democracia hemos votado al PSOE. Desgraciadamente hasta la fecha no nos hemos dado cuenta del engaño persistente en los años que nos han manipulado y engañado.    En las próximas elecciones votaremos todos a la izquierda pero de verdad.  Lo que lamentamos es que dicha izquierda no acuda toda unidad a las elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miguelo Miguelo 24/10/13 08:20

    No pienso votar a ninguno de ellos. Pero me pregunto: cambiará algo si me abstengo, si renuncio a mi derecho al voto, si no participo?. Para nada, es más, estarán encantados de que las voces críticas se queden en casa, se escondan en la comodidad. He escuchado bastante a los "puros" que nunca votan para dejar las cosas como están, que se queden en su torre de cristal que yo votaré, no se a quien, muy a la izquierda, quizá nulo, pero votaré.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • urrraca urrraca 23/10/13 20:54

    Aquí está una persona normal, tan normal que después de elección, tras elección, votar y votar, siempre a partidos que decían estar con los que menos tienen, ya se cansó. En las últimas elecciones no voté y en las próximas, ante el panorama desolador que presenta la escena política, tampoco participaré. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 21/10/13 20:50

    Lo del PP y el PsoE es como lo del poli bueno y el poli malo en las pelis yanquis: uno te da un cigarrillo y el otro una buena hostïa, pero los dos tienen como patrón a la misma organización (oligarquía financiera) y los dos persiguen el mismo objetivo: amedrentar(nos) al populacho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 20/10/13 12:04

    La unión de partidos antes de las elecciones, no es síntoma de optimismo..Aquí solamente se critica el sistema, no se exponen alternativas, no vaya a ser que las copie el Gobierno...Cuando se trabaja para nota, no suele haber sorpresas..Aporto mi grano de arena: El veganismo es la única vía para Todos...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • VictorMB VictorMB 20/10/13 11:46

    Yo votaría al que parezca más honesto y también comprometido por el país. Si me equivoco puedo rectificar en las siguientes elecciones. Veo más irresponsable abstenerse, votar en blanco, nulo, PP, PSOE, UPyD, CiU, PNV, ERC, IU, etc. que votar al desconocido Partido de Juan Gómez: con los otros hemos llegado hasta aquí, cada uno en su propio saco de miserias. Ya se sabe, tropezar no es malo, encariñarse con la piedra si.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Angel Angel 20/10/13 13:05

      Asi llevamos 40 años votando, y nuestros representantes leugo votan en los parlamentos los reglamenteos que han secuestrado y vendido nuestro presente y futuro. Yo no quiero votar para que un rey, califa, rpesidente o mada mas haga lo que le de la gana. Yo qquiero votar para que entre casi todos construyamos un sistema que no nos lo puedan robar, en base a los fondos de colonizacion ( cohesion les llamaban). Donde un manda mas no haga y lgisle lo que le de la gana, y los funcionarios, veladores de la aplicacion correctas d elas reglas de juego democraticas, sean todos rsponsbles ante los diversos poderes de toda estructura democratica, y en ulitmo lugar antes una sociedad civil real. Lo que importa no son los gestores, reyes, califas, presidentes, politicos y señores feudales y caciques varios, sino una estrucutra de division de poderes democratica, con responsabilidades por sus actos. Tu vovleras votar a la misma mierda que nos han robado el presente y futuro de lo hijos, yo no.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • VictorMB VictorMB 20/10/13 13:51

        Creo que no has entendido lo que he querido decir: es de irresponsables seguir votando a los que nos han metido en esto. Por otro lado hace falta instituciones más transparentes y democráticas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Pintaius Pintaius 20/10/13 11:28

    «¿Y si un día nos llevásemos una sorpresa agradable y la gente dejara de votarlos?» El ejemplo lo tenemos en Euskadi donde la Izquierda Abertzale ha logrado cotas de poder inimaginables hasta hace relativamente poco tiempo. Si la Izquierda (a la izquierda del PsoE) presenta una única candidatura caben esperanzas. Si eso no ocurre en las próximas elecciones habrá que meter la dignidad ciudadana en un baúl con siete cerraduras y tirar las llaves al mar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pinko Pinko 20/10/13 10:23

    No se si soy normal o no; ¿me puede indicar qué tengo que votar?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Luis Luis 20/10/13 14:43

      Querido Jjose, no te creas que me hace ninguna gracia identificar al PP y al PSOE. Sé, además, que hay matices. Pero si queremos tomar medidas contra la ley hipotecaria, contra las reformas laborales y contra el Concordato con la Iglesia, por ejemplo, ¿podemos cerrar los ojos ante la responsabilidad del PSOE? De qué parte caen sus votos en el Parlamento.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Angel Angel 20/10/13 13:07

      Desgraciadamente a nadie, todo esta atado y bien atado. Y si lo hubiera le darian trabajo en alemania bien pagado, le harian consejero , o desapareceria en cal viva. Pero vota algo. No se que, pero algo. La abstencion es la jaula de los cobardes

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jjosse jjosse 20/10/13 10:19

    Querido Luis un artículo magnífico como siempre. Lástima que en la parte final aproveches para poner al mismo nivel a PP y PSOE. Y esto es a todas vistas, injusto. claro que los socialistas han cometido errores, pero ya han rectificado en una parte de ellos y están en pleno proceso de transformación. Descartar sin más al PSOE supondrá entregar el poder a la derecha durante muchos años más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión