x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la Carga

Carromero como síntoma


Publicada el 05/11/2013 a las 06:00 Actualizada el 04/11/2013 a las 23:16
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El nuevo secretario general de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, Ángel Carromero.

El nuevo secretario general de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, Ángel Carromero.

EUROPA PRESS
La semana pasada la prensa informaba de la elección de Angel Carromero como nuevo Secretario General de Nuevas Generaciones del PP de Madrid.

¿Se acuerdan de Carromero? Saltó a la fama por el accidente de tráfico ocurrido en Cuba en el que murieron los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero. Carromero era el conductor. Fue detenido y condenado a cuatro años de prisión por homicidio imprudente. Gracias a un convenio firmado entre Cuba y España sobre ejecución de sentencias penales, el Gobierno de Rajoy consiguió que el reo regresara a España tras haber cumplido 159 días de prisión en Cuba. Aquí disfruta del tercer grado.

El aspecto más interesante de Carromero, sin embargo, no es su implicación en el accidente cubano, rodeado todavía hoy de confusión. Lo verdaderamente llamativo es lo que, a partir del accidente, hemos ido sabiendo sobre el personaje. Encarna de forma asombrosamente exacta los tópicos que circulan sobre el político español. Es como si reuniera en grado máximo todos los rasgos que han llevado al descrédito y la deslegitimación de la clase política.

Primero nos enteramos de que Carromero, antes de viajar a Cuba, se había quedado sin puntos y que la DGT había iniciado los trámites para retirarle el carné de conducir. Acumulaba 42 multas desde 2009, muchas por aparcamiento indebido, otras, más graves, por exceso de velocidad o por usar el móvil mientras conducía.

Los estudios no son el fuerte de Carromero. Como buen niño de derechas, se matriculó en ICADE en el doble título de derecho y administración de empresas, pero no pudo con ello y abandonó. Ya bien colocado en la política, el dirigente popular consiguió por fin un título en derecho, aunque haya tenido que ser por la Universidad Católica de Ávila y con casi 30 años.

Carromero trabajaba como asesor en el Ayuntamiento de Madrid, a las órdenes de la concejala de Moratalaz, Begoña Larrainzar, con un sueldo de 50.000 euros anuales a pesar de no tener estudios universitarios hasta fecha bien reciente. Una bicoca. Tras el escándalo de Cuba, se ha situado en un puesto más discreto como asesor del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento.

Intentó tener una actividad más allá de la política: en 2009 abrió un gimnasio en el barrio de Salamanca de Madrid, el Vanitas Fitness, pero no le salieron bien las cosas. Hoy está cerrado. Al parecer, la sociedad que creó para gestionar el gimnasio tiene deudas con Hacienda.

Resumiendo: Carromero es un joven de clase acomodada, del barrio de Salamanca, que fracasa en los estudios, entra en política con 23 años y consigue un sueldo muy considerable en el Ayuntamiento de la capital, más del doble del salario medio en España y por encima de lo que cobra, por ejemplo, la mayoría de profesores universitarios en nuestro país.

Ante la existencia de Carromero, la tentación natural consiste en despotricar contra los políticos profesionales. Puesto que, según una percepción muy extendida, los políticos, en lugar de actuar como servidores de lo público, son un conjunto de aprovechados, que disfrutan de privilegios, que se protegen unos a otros, y que viven estupendamente a costa de la ciudadanía, lo mejor que podemos hacer es desembarazarnos de los políticos profesionales. En la versión radical, la alternativa pasa por formas de democracia directa que hagan innecesaria la representación política. En la versión conservadora, la alternativa son los técnicos (el gobierno de la tecnocracia), ya sean empresarios, economistas o funcionarios europeos.

Hace unos días, en la sección de Luces Rojas de infoLibre, Braulio Gómez nos advertía sobre los riesgos que genera el político amateur, el independiente que un día decide entrar en política y descubre que todo es mucho más complicado de lo que pensaba y que carece de las habilidades necesarias para moverse en ese mundo. Estoy de acuerdo con la tesis del autor. No hay nada intrínsecamente negativo en que una persona dedique su vida a la política. El problema, en todo caso, es que haya tantos políticos que son malos “profesionales”.

En este sentido, lo que llama la atención es que los Carromeros estén sobreviviendo a la crisis económica. Que antes de la crisis la política estuviera plagada de Carromeros era, hasta cierto punto, comprensible, pues la gente estaba a otra cosa y hacía la vista gorda con la corrupción y el abuso de poder, muchas veces porque entendía que los tejemanejes de los partidos estaban ligados a la inacabable prosperidad. No se entiende, sin embargo, que después de cinco años de crisis, tras la irrupción del 15-M, las encuestas mostrando un rechazo generalizado de la ciudadanía a los dos grandes partidos y con elevados niveles de insatisfacción con la democracia, los Carromeros sigan en sus puestos. ¿Por qué no se produce una limpia? ¿Por qué los partidos no se deciden a librar lastre clientelar de una vez?

En nuestro país se tiende a enfocar el asunto de la corrupción, el clientelismo y la falta de eficiencia política por el lado de las leyes, los procedimientos y las instituciones. Las reformas que se proponen hablan de incentivos, de endurecer los controles, de aumentar el castigo, de introducir mayor transparencia, etc. No quiero decir que esta perspectiva no sea interesante y necesaria, pero creo que resulta ingenuo pensar que con este tipo de medidas vamos a resolver nuestros problemas. No debe olvidarse, en este sentido, que lo que mejor explica la presencia del mal gobierno, la corrupción y el clientelismo son sobre todo características sociales y no institucionales.

Hay algunos rasgos, como la desigualdad económica, el bajo nivel educativo y la ausencia de confianza social, que tienen una fuerte asociación con la corrupción y el mal gobierno. Algunos resultados curiosos de la investigación comparada muestran, por ejemplo, que los niveles de lectura de periódicos y los niveles bajos de educación tienen una relación muy estrecha con la corrupción (aquí y aquí).

Desde este punto de vista, España reúne todas las condiciones para tener malos indicadores en corrupción y calidad de gobierno. Nuestro país puntúa alto en desigualdad económica en el contexto europeo. Además, se lee muy poca prensa (ya sea en papel o en digital) en relación al resto de Europa occidental. Los niveles de confianza social son de los más reducidos de la OCDE. Y, fundamentalmente entre las generaciones mayores, los niveles educativos son muy bajos, según acaba de constatar el estudio PISA para adultos. Esta combinación de factores es letal y no se arregla únicamente mediante reformas institucionales, como dan a entender quienes defienden que cambiando la Ley de Partidos y reformando los procedimientos administrativos conseguiremos librarnos de la corrupción (por ejemplo, aquí).

La política española es un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos. Los Carromeros no caen del cielo. El problema de la combinación de factores que sufrimos en desigualdad, información política, confianza social y educación, es que la presión social no es lo suficientemente fuerte como para evitar comportamientos irregulares y abusos de poder. Los políticos se sienten impunes y no tienen suficiente temor al castigo electoral y la reprobación social. De ahí, según defendí en un artículo anterior, que la impunidad se haya transformado en el principio rector de la vida política española. Si estamos gobernados en estos momentos por una trama corrupta de intereses con apariencia de partido político, se debe a que la presión social no alcanza el nivel necesario. Puede que esto esté cambiando con la crisis, pues la irritación con la mala política ha aumentado considerablemente, pero ahí tienen a Carromero, recién elegido secretario general de las Nuevas Generaciones del PP en Madrid. Y no pasa nada.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • Jhal Jhal 16/11/13 09:01

    Y ahí sigue, ¿cuantos Carromeros hay? Me aterroriza saber la respuesta. Me refiero a los mayores, sí a esos Zaplana, Botella  y cia. ¿O acaso no fueron ellos jóvenes, se 'enamoraron' de la política, se alistaron en sus partidos y desde allí, nosotros los españoles les financiamos su escalada personal hasta la cumbre para que desde allí destrozaran y malversaran nuestro patrimonio y dinero? ¿Cuantos 'Carromeros' hay ahora? ¿Cuantos destrozan lo público desde dentro, desde sus cargos públicos? Es el cáncer de nuestra democracia, es la metástasis del cáncer. Deberíamos pensar en otro nombre a nuestra democracia por que no lo es. ¿Justicia? Sólo para los de arriba. ¿Impuestos? Sólo para los de abajo. ¿Servicios públicos? Para nadie y paga de tu bolsillo. ¿Crímenes? Los enterramos en fosas comunes. ¿Libertad? Ninguna, sólo la que impone una religión, la católica. Y así consiguen 'la igualdad', eliminas al resto y todos iguales.  ¿A cuantos cachorros de 'Carromero' estamos amamantando?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tintarroja tintarroja 07/11/13 20:58

    Desde luego comparto con el autor que los ciudadanos no hacemos suficiente presión para hacer desaparecer a los Carromeros. También hay que tener en cuenta que el resto de Europa tiene una tradición democrática muchísimo más justa que la española, por eso muchas cosas de las que están ocurriendo aquí son impensables en un país civilizado. El problema de la desigualdad económica nunca se arreglará si no se cambia EL SISTEMA, puesto que el origen de todos los males es la desregulación del capitalismo sino las mismas bases de éste, que permite en su origen la desigualdad entre las personas. Pero, eso sí, ofreciendo hipócritamente el estado del bienestar. ¿Pero qué clase de bienestar y para quién? Personalmente creo que una auténtica revolución está pendiente, de lo contrario los que se dicen servidores de los ciudadanos seguirán con sus políticas perversas y llevándose nuestro dinero a Las Antillas. Es de todo punto indignante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Vijay Vijay 06/11/13 16:40

    Ya lo dijo Rajoy en su entrevista : "Eso no se puede demostrar".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angel Angel 05/11/13 13:15

    Muy acertada, en el mejor estilo carpetovetonico, de discernir el tipo de politicos en dos conceptos extremos y antagonicos. Uno los idealistas de la democracia directa, otro los tecnocratas. Dejas pocas esperanzas. En realidad las cosas nucna son asi de extremas, una cosa es la radicalidad en los conceptos a emplear o apliar otro el extremo. Una cosa es la direccion de una gestion, la mesa de decisiones, es decirla LABOR POLITICA. Otra bien distinta es la profesionalidad de los tecnicos que deben ejecutar esas decisiones y directrices, es decir los FUNCIONARIOS que no pueden ser despedido. Y otra, las reglas de jeugo, laconstitucion, leyes y reglamentos que garantizan el estado de derecho. Y todas las partes se hayan sujetas al imperio fiscalizador de la division de poderes. Y otra cosa es lo que existe en españa, en que todo lo hacen los politicos y sus amigos empleados en la administracion publica. Juntos son varios millones que garantizan el ganar las elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • baldos baldos 05/11/13 11:40

    Así, esta se desacreditada la clase política, en esta país, de verdadera vergüenza, sólo falta nombrarle, docto Honoris Causa, de la DGT.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 05/11/13 10:59

    Carromero es un peligro al volante..Y es asesor municipal..Desconozco su valía a la hora de sumar votos para el PP. Ahora bien, tengo el convencimiento de que a muchos votantes del PP les causa rechazo por el desprecio a las leyes, de tráfico.. Existe cierta relatividad a la hora de ver las cosas. L@s vegan@s vemos a todos los seres sintientes iguales..Pero eso no lo ven los carnívoros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.alonso M.alonso 05/11/13 09:57

    Vergonzoso, nauseabundo. No podemos permitir que esta gente siga gobernando

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • marlboro marlboro 05/11/13 09:34

    Es descorazonador.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Belley Belley 05/11/13 07:42

    España no es un país. Es una desgracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.