x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




opinión

El martirio de Rouco Varela

Publicada el 07/11/2013 a las 06:00 Actualizada el 07/11/2013 a las 01:18
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela.

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela.

EUROPA PRESS

Hace tiempo que sufro por el alma del cardenal de Madrid Antonio María Rouco Varela, tan fuera de juego en los nuevos aires romanos. Para él debe ser un verdadero martirio teológico. También sufro por el nacional-catolicismo español que debe andar despistado con el papa Francisco. Las páginas de Religión de algunos diarios conservadores son un ejercicio de equilibrismo y a veces de censura soterrada.

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, tan beligerante con el Gobierno de Zapatero, resolvió hace tiempo sus problemas con Bergoglio: “Los católicos siempre estamos con el Papa, sea quien sea”.

Los críticos de Francisco, que abundan en la izquierda latinoamericana, sostienen que todo es pose, una impostura calculada, tal vez genial; también afirman que el Cónclave (tal vez espiado por la NSA, el ojo del dios norteamericano) sabía lo que hacía al elegir al cardenal argentino.

Tras el vendaval polaco y el apocamiento del intelectual Ratzinger, la Iglesia necesitaba aire fresco para frenar el vaciamiento de las iglesias. Por eso eligió un papa párroco, de aspecto humilde y verbo sencillo, como el venerado Juan XXIII, el último pontífice en poner más o menos boca abajo la Iglesia con su Concilio Vaticano II. Estos críticos afirman que el Papa argentino no modificará una coma en los asuntos más controvertidos, que lo suyo es palabrería.

 

Los últimos movimientos de Bergoglio podrían desconcertar a estos críticos de la izquierda y sumarles a los ya descolocadísimos fieles de la derecha, con el Opus Dei y los Legionarios de Cristo al frente del estupor. Ambas organizaciones ultracatólicas están muy presentes en el Gobierno de Mariano Rajoy.

La última del papa es el lanzamiento de una encuesta global para conocer la opinión de sus feligreses en asuntos tan candentes como el divorcio, el aborto y los matrimonios gays. Aún no sabemos si las preguntas moverán comas, pero la iniciativa vaticana es inaudita. Tampoco sabemos cómo será el procedimiento de la consulta, si esta será científica o uno mero debate, si lo opinado por las bases llegará directo hasta Francisco o serán los intérpretes como Rouco los encargados de dar forma al asunto.

La sola mención de estos asuntos levanta sarpullidos y dispara rumores de todo tipo, sobre todo los relacionados con la mujer: ¿habrá cardenalas? ¿Se reabrirá el asunto del celibato? La prohibición de matrimonio para los curas tuvo una razón económica: evitar que sus familias heredasen y garantizar que esos bienes pasasen a la Iglesia. Con un grave problema de vocaciones sacerdotales, la Iglesia que parece impulsar Bergoglio no es tan rígida en casi ningún asunto, al menos en el debate. Menos tabúes, más reflexión.
En estos tiempos de corrupción, de clases políticas desprestigiadas, de saqueo económico industrializado, de intelectuales apaniguados y de gran apocamiento ético-moral, una voz valiente se deja escuchar, se deja querer. Esa fue la esencia de la Teología de la Liberación, la cercanía a los que sufren, la denuncia de las causas del sufrimiento. Su demonización por Juan Pablo II dejó a la Iglesia latinoamericana en desventaja con las sectas evangélicas que venden milagros televisados.

Que los fieles reflexionen es una novedad en una religión que ha basado su poder en la nula reflexión, en la escucha atenta de la interpretación masticada y digerida de los textos sagrados por parte de las personas autorizadas para interpretar. No sé si tiene algo que ver con la quietud de carácter, cobardía que diría Arturo Pérez Reverte en Salvados, del pueblo español que ve cómo le esquilman los derechos desde una paciencia franciscana, valga la redundancia. Que se anime a los fieles a pensar por sí mismos, aunque sea un solo día, ya es un acto casi revolucionario.

Enrique Serbeto fue corresponsal de ABC en Moscú. Siempre cuenta esta anécdota: un profesor de Historia animó a sus alumnos a hacer un examen atrevido. Era el periodo de la perestroika y la glásnost. Les animó a pensar por sí mismos, sin repetir las consignas del PCUS. Todos hicieron un esfuerzo menos uno. Cuando el profesor le preguntó en público ¿es que no tiene ideas propias?, el alumno respondió: "Sí, pero no estoy de acuerdo con ellas".

Lecturas obligadas:
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • sstalossegss sstalossegss 08/11/13 19:59

    No entiendo como la gente no deja de creer en estos"ensotanaos iluminaos", a la par que "supercheros oscurantistas", a la misma vez que deja de creer en los Reyes Magos de Oriente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jhal Jhal 07/11/13 22:48

    El dia que vea que las iglesias y todos los 100.000 ínmuebles que tienen en España (a que son millonarios, eh!) se utilizan como hospitales, bibliotecas, centros de ancianos, centros para la ciencia, universidades para todos y/o centros sociales, entonces me creeré cualquier cosa que digan estos individuos. Mientras tanto simplemente mienten.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Paco Martin Paco Martin 07/11/13 22:21

    "del pueblo español que ve cómo le esquilman los derechos desde una paciencia franciscana" Esta es la clave. Porque tenemos esta paciencia? Porque intentamos equilibrar con nuestra solidaridad una situación causada por un gobierno ilegitimo que traiciono a sus votantes al incumplir todos y cada uno de los puntos de su programa electoral? Tiene razon Reverte y tenemos irremediablemente los que nos merecemos? Desde el extranjero donde vivimos, asistimos indignados a lo que ocurre en España, asombrados de lo distintos que somos a los demás pueblos europeos que jamas tolerarían a un gobierno como el del PP de Rajoy, Cospedal, Montoro, Wert, Mato, etc. Que os/nos pasa españoles????

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 07/11/13 16:09

    El Papa Francisco me da pena, entre las paredes vaticanas, un prisionero. Rodeado del lujo más grande que haya existido jamás. Cómo salvar su alma y no perder su vida..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • baldos baldos 07/11/13 10:29

    Magnifico articulo, Ramón, pero las ideas liberales del Papa Francisco, se llevará pos delante a tanto retrogrado, que se creían que la única verdad era la suya, y que conste que yo soy agnóstico, pero me empieza a caer bien este Papa, por lo que desespera, a Rouco, Martínez Camino, entre otros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La RAF La RAF 07/11/13 00:38

    ¿Será posible que la Iglesia Católica deje de considerar a sus fieles un rebaño y les permita su libre albedrío? Gracias por su buen periodismo, Sr. Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Maria garcia Maria garcia 07/11/13 10:29

      Que libre albedrío. No existe.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.