x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Mickey Mouse contra Corea del Norte

Publicada el 05/12/2013 a las 06:00 Actualizada el 04/12/2013 a las 23:25
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Soldados surcoreanos haciendo guardia en la frontera entre Corea del Norte y del Sur.

Soldados surcoreanos haciendo guardia en la frontera entre Corea del Norte y del Sur.

EFE
 

Corea del Norte no debe ser un buen sitio para vivir. No es que tenga muchas noticias de primera mano para sostener esta afirmación, sin duda temeraria, pero los síntomas no son nada alentadores. Se trata de un país en el que todo el mundo piensa igual para evitar la cárcel o la muerte, o seguramente ni siquiera piensa, que las ideas las carga el diablo. Un gigantesco gulag con armas nucleares en manos de una persona impredecible.


La noticia esta semana es que el pequeño Jong-un, de apenas 30 años, ha destituido a su tío, el poderoso Jang Song-Thaek, de 67 años, mano derecha de su padre, número dos del régimen y el hombre que le ayudó en 2011 a asumir el poder pese a la aparente resistencia de algunos sectores del Ejército. Destituido y en paradero desconocido, una combinación que no suele deparar nada bueno en las dictaduras. La noticia procede de los servicios de espionaje de Corea del Sur, habitualmente bien informados sobre el Norte.



 
Hace unos meses ya corrió el rumor de desavenencias en la cúpula. La crisis de los misiles de primavera, cuando el joven dictador amenazó con atacar EEUU y a Seúl con armas nucleares, pudo labrarse en estas disputas internas, debido a su necesidad de mostrarse capaz, desafiante como su padre y su abuelo. La noticia incluye otro dato: dos de los colaboradores de su tío fueron ejecutados. Se les acusó de corrupción.

Parece que Kim III se consolida en el poder de Pyongyang. No hay nada sólido que permita confirmar esta impresión, solo síntomas, suposiciones. Así son la mayoría de los gulags, se interpretan por las ausencias en la foto oficial.

Hay dos libros que explican bien este mecanismo del terror, creo que ya citados en esta columna: La hija de Agamenón/El sucesor, de Ismaíl Kadare (Alianza) y Una tumba para Boris Davidovich (Acantilado), de Danilo Kis. Se trata de dos escritores mayúsculos.



Corea del Norte es una dictadura estalinista hereditaria, un país anclado en los años 30. No hay Internet ni móviles ni televisión por satélite. Nada de contacto con el exterior. Es un mundo amurallado, sin grietas que acepta un turismo de cuenta gotas, siempre vigilado. Solo se ve lo que se desea enseñar, no hay relación posible con la población. Sin contaminación extranjera, el régimen somete a su población a un lavado de cerebro colectivo y permanente que deja la novela 1984 de George Orwell en un juego de principiantes. Aparentemente no hay fisuras ni disidencias. Si las ha habido están en los campos de concentración y en los cementerios. Los desfiles y ejercicios realizados por enormes masas de obedientes muestran una sincronización aterradora, una prueba de que detrás hay un régimen paranoico.


Al fundador de la saga, Kim Il-sung, que sobrevivió a la guerra de Corea en los años 50, le sucedió su hijo Kim Jong-il, el paradigma del dictador caprichoso e imprevisible. A su muerte subió al trono su hijo menor y nieto del primer Kim, Kim Jong-un. Cada Kim se empeña en demostrar que puede estar peor de la cabeza que el anterior.

Corea del Norte tiene armas nucleares y una actitud militarizada. Fue uno de los países que componían el eje del mal de George Bush: Irak, Irán y Corea del Norte, una ocurrencia de la Casa Blanca para justificar el derrocamiento de Sadam Husein. Irak ya cambió, por las armas. Ahora se enfrenta a una partición por el norte Kurdistán y a las bombas de grupos suníes, posiblemente relacionados con la guerra en la vecina Siria. Irán hace esfuerzos por salir del atolladero de las sanciones con un pacto nuclear que aún necesita asentarse.

De los tres enemigos declarados solo queda Corea, el único que tiene tratamiento VIP. No por la cordura de sus nuevos dirigentes, ni por las posibilidades negociadoras, ni por la influencia de China, su patrocinador último, sino porque Corea del Norte es el único de los tres malos oficiales que de verdad tiene armas nucleares. Ellos tienen las bombas atómicas, es cierto, pero nosotros tenemos Disney. Es una batalla ganada por Mickey Mouse y compañía.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Pintaius Pintaius 09/12/13 10:41

    ¿A qué viene hablar ahora de Corea del Norte? ¿Acaso han amenazado con bombardear a alguien como hacen otros a cada nada? ¿Por qué no nos cuenta algo sobre el paralelismo habido, allá por 2010, entre el estado prebélico de las dos Coreas y la determinación del recién elegido primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, a desmantelar las bases militares estadounidenses de Okinawa? Le diré, ya para terminar, que yo no me siento cómodo en esta España semidemocrática, ni formando parte del agresor club OTANero, ni cercano a la «ley del más fuerte» yanqui. Tampoco me siento cómodo colaborando económicamente con un medio de información en el que se escriben artículos tan casposamente besatraseros con el poder establecido como el suyo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 09/12/13 10:40

    Parece, señor Lobo, que no está usted por la labor de responder a mi pregunta. Puede que le importe un carajo lo que opinen los lectores del medio en el que escribe, o acaso su tiempo sea demasiado valioso como para interactuar con la plebe. Por lo tanto no queda más que suponer a quiénes engloba su «nosotros». Tal vez se refiera usted a las sociedades «occidentales», como nuestra España, que elige libre y soberanamente su destino; a los países OTANeros, a los que tanto gusta exportar su democracia a lugares como Honduras o Libia, por poner dos ejemplos distintos en sus formas; o simplemente se sienta usted obnubilado por la cultura estadounidense, líder mundial y único país que ha utilizado esas bombas atómicas contra ciudadanos japoneses, por el simple hecho de «mostrar músculo» ante los soviéticos. Y lo hizo dos veces.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • habash habash 05/12/13 19:59

    tu última frase es lamentable

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 05/12/13 12:09

    «Ellos tienen las bombas atómicas, es cierto, pero nosotros tenemos Disney». Oye, Ramón, como socio de este medio de información tengo una importante duda que me gustaría aclarases en cuanto te sea posible, si lo tienes a bien, claro está: cuando en esa frase dices «nosotros», ¿a quién te refieres?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 05/12/13 09:50

    Much@s de l@s que se autoproclaman vegetarian@s, no lo son en realidad. No se puede ser asesin@ a ratos..Es frecuente la pregunta: Pero comes pescado, .. Y pollo?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.