x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
VERSO LIBRE

Hoy es siempre todavía


Publicada el 23/02/2014 a las 06:00
Antonio Machado

Antonio Machado.

Más que acomodar las cosas, la ética dificulta los argumentos con su claridad. Para fundar una tranquilidad mentirosa, que es siempre la tranquilidad del poder injusto, las sociedades pretenden dividir a sus ciudadanos en dos especies: los que se engañan a sí mismos y los que engañan a los demás. Pero llega la ética y nos avisa de que engañarnos a nosotros mismos es engañar a los demás y engañar a los demás supone engañarnos a nosotros mismos. Somos una conversación, palabras de ida y vuelta.

La ética nos enseña que sentir es una forma de pensamiento y pensar el modo más humano de sentir. Si nos sirven las copas del bien y del mal, vivir con respeto no supone elegir así como así, de buenas a primeras, el bien ofrecido en bandeja. Se trata de dudar dónde está el veneno, de dudar sobre el bien y el mal para hacernos dueños de nuestras palabras. El sí y el no ceden el paso al vamos a ver, vamos a tomarnos en serio el momento de la decisión. Los valores desestabilizan con frecuencia la lógica prevista por la sociedad. Los valores salvan a la palabra de esa banda de tambores y cornetas que utilizan los tribunos para llamar la atención y exigir el consenso. Tener cuidado con lo que se aplaude y lo que se niega: es la lección que Antonio Machado convirtió en poesía. Debajo de cualquier retórico hay un sargento chusquero. El sargento chusquero que todos llevamos dentro.

Alejarnos de las certezas nos desorienta, nos convierte en unos perdidos. Pero saber perder no significa renunciar a la victoria. Elegir en conciencia una derrota no supone contentarse con la épica de los perdedores. Estar lejos, casi solo, exiliado, vencido, tampoco es lo mismo que sentirse fuera de lugar. Cuando aceptamos que somos lo que somos, nada más y nada menos, se comprende mejor lo que queremos conservar y los que perdemos, lo que damos y lo que recibimos. Se abre además una relación distinta con el tiempo. El pesimismo y el optimismo desaparecen como razón de vida. El triunfo deja de ser el argumento de la decisión. Empieza el orden de los valores.

Hoy es siempre todavía. Es el proverbio de Antonio Machado que recordé delante de su tumba, en Colliure, el pueblo francés en el que murió hace ahora 75 años. Cuando Rafael Alberti recibió la noticia aún luchaba en Madrid contra los militares golpistas. Pero dio la República por perdida. Otros escritores republicanos como Francisco Ayala y María Zambrano sintieron un mismo vacío. Machado, heredero de la Institución Libre de Enseñanza, había fijado la dignidad social en la alianza de la educación, la cultura y el trabajo. Esta fe le hizo envejecer a contracorriente. Mientras otros compañeros de generación, muy revolucionarios en su juventud, se iban haciendo conservadores, don Antonio comprendió que la libertad resultaba inseparable de la justicia social y la economía, tan inseparable como los sueños de la realidad. Su vocación de sentir y de pensar al mismo tiempo, lo situó al lado de aquellos que estaban sufriendo.

En medio de la desbandada final, cuando salía al exilio por la frontera francesa, fue detenido con palabras secas. Mal está el mundo allí donde se secan las palabras. El escritor Corpus Barga tuvo que explicar de quién se trataba y mostrar documentos oficiales del Gobierno para que no lo encerrasen en un campo de concentración. Era el destino normal de los españoles que huían del fascismo. Machado viajaba con una madre enferma, él mismo estaba envejecido y enfermo, caminaba hacia la muerte inmediata en una posada extranjera. La atención respetuosa al significado de don Antonio parecía más que lógica. Pero la separación del poeta y de su gente representó el verdadero final del sueño republicano. La alianza de la educación y el trabajo estallaba como un espejo roto.

Hoy es siempre todavía. Saber elegir una derrota ante la tumba de Machado, ponerse por voluntad en el lugar de los vencidos, supone aceptar una tradición que no es optimista ni pesimista. Se trata de no sostener el relato en los triunfos, sino en las convicciones. Abro una vez más las páginas de Juan de Mairena y busco en el pasado motivos para recuperar la confianza en un futuro sin sargentos chusqueros. La verdadera libertad no está en decir lo que pensamos, sino en pensar lo que decimos. Los que nos invitan a despreciar la política sólo quieren hacer su política sin nosotros. Nada justifica el desprecio a un ser humano, porque ningún adjetivo tiene más valor que el hecho mismo de ser humano. La poesía es hospitalaria porque sabe ponerse en el lugar del otro y no deja al otro sin lugar. El tú es tan fundamental como el yo. Palabras de Machado, palabras que no conviene olvidar si queremos convivir con el futuro y con el pasado sin renunciar al hoy. Flores rojas, amarillas y moradas en la tumba de Antonio Machado. Hoy es siempre todavía.
Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • BARET BARET 18/03/14 19:00

    El día que los restos de Machado tengan su merecido lugar en España, los españoles seremos más dignos. La vida misma de Machado es poesía, pero nuestra prosa cainítica no ha sido hospitalaria. Ha deja a D. Antonio sin su LUGAR entre nosotros. Sigue desterrado de su Sevilla. Y eso, pese a la vacuna de la lectura de su poesía, y de su prosa poética, no nos exonera tampoco a muchos de nosotros. Gracias por este artículo emocionante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • espino espino 27/02/14 09:18

    Me satisface enormemente leer las pequeñas reseñas que hacen mención de una figura tan importante como el poeta Machado con motivo del 75 aniversario de su muerte. No obstante me apena en mayor proporción la poca trascendencia  que tiene en nuestro país escritores de esta talla, y otros  que no menciono, que se quedan relegados en los departamentos de las universidades, en los libros de bachillerato, pero sin ninguna influencia y sin reconocimientos institucionales desde los máximos organismos detentadores de la cultura de nuestro país. Siento una profunda tristeza observar como la Cultura , máximo exponente agitador de nuestra conciencia como ciudadanos , se embota , se aturde y se difumina , convirtiéndonos en monigotes ignorantes del mundo en que vivimos 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jua carrera jua carrera 25/02/14 14:11

    El telediario de la 1 le dedicó un minuto al gran poeta y ese minuto consistió en unos niños todos de uniforme,recitando algún poema. El sargento chusquero que el director de informativo no lleva dentro sino fuera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Carlos Urrestarazu Carlos Urrestarazu 24/02/14 17:28

    D. Antonio Machado, siempre ligero de equipaje, conversador consigo mismo porque dios nunca contesta, fiel a sus valores, a sus principios, espléndido escritor...Nos hacen falta muchos Antonios Machados en este país que deja escapar su vida por el sumidero de la banalidad y la falta de compromiso

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Estrella Estrella 24/02/14 01:03

    Fiel a sí mismo, a sus convicciones así era, según nos cuentas. Y qué hay del s.xxi? Seríamos unos insensatos si no nos mojásemos también por nuestras convicciones: para una(NO al dominio de unos sobre los otros, NO a la trata). Para tí, estos o aquellos valores... Ahora es la hora de Europa. Debemos procurar un cambio en el funcionamiento de las instituciones , construir algo más ideológico, más social. Resolver, de una maldita vez, entre todos los ciudadanos europeos, la crisis económica y financiera En cuanto al otro y al yo: al yo y el otro...! ummm¡ Creo que nos engañamos, dejamos de sernos fieles cuando nos cohibe el miedo, y que engañamos a los otros con la apariencia, las apariencias, con lo que parece ser y no lo es Somos una conversación con nosostros mismos, no una conversación de ida y vuelta

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 23/02/14 18:14

    La felicidad, se encuentra a una conversación de distancia...Este artículo ha sido copa de tinto de crianza. Gracias..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • IRENE IRENE 23/02/14 16:24

    Me gustaría Luis, que algún día hicieras un articulo a Miguel Hernández otro grande de España. un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mrosa mrosa 23/02/14 14:08

    Te agradezco que le hagas este homenaje a Don Antonio. Me gustaría tener el don de palabra que tú tienes para explicar que a mí todavía se me encoje el corazón con las palabras de Serrat "murió el poeta lejos del hogar, le cubre el polvo de un país vecino", al más español de todos, al mejor. Y también con la imagen de Antonio Machado con su madre enferma, obligado a abandonar su patria, derrotado, pero sin compartir del todo el destino de sus compatriotas derrotados porque él no va a un campo de concentración, a él le dejan morir "dignamente", solo, fuera de la victoria, apartado de los derrotados, único.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 23/02/14 04:25

    Muy de acuerdo con el artículo, salvo que la primera parte no es aplicable a todo el mundo.Demasiada gente hay, que no alcanzaría a entender o cuando menos a compartirlo: Más que acomodar las cosas, la ética dificulta los argumentos con su claridad. Para fundar una tranquilidad mentirosa, que es siempre la tranquilidad del poder injusto, las sociedades pretenden dividir a sus ciudadanos en dos especies: los que se engañan a sí mismos y los que engañan a los demás. Pero llega la ética y nos avisa de que engañarnos a nosotros mismos es engañar a los demás y engañar a los demás supone engañarnos a nosotros mismos. Somos una conversación, palabras de ida y vuelta.  Esto que digo, es desde mi elemental visión de la realidad que percibo.Claro que yo soy una persona poco ilustrada,mas en cambio, he atravesado muy diversas circunstancias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Luis Luis 23/02/14 09:57

      Gracias, amigo. Tendré en cuenta tu comentario. La claridad es un valor machadiano. Saludos cordiales. Luis

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión