x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

La otra impunidad




Publicada el 02/04/2014 a las 06:00 Actualizada el 01/04/2014 a las 20:54
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato

EFE
Creo que la pestilencia de la corrupción no es tan dañina como la impunidad que la acompaña. Resulta tremendo haber descubierto que el PP lleva décadas financiándose ilegalmente, pagando sobresueldos en negro y defraudando a Hacienda. Pero más tremendo y desmoralizador resulta todavía que el PP continúe gobernando España como si no hubiera pasado nada, con el correspondiente destrozo de las bases de la democracia representativa. De este asunto ya me he ocupado en algunas colaboraciones pasadas en infoLibre (por ejemplo aquí).

¿Hasta qué punto este fenómeno de la impunidad es específicamente político? Sin negar que quizá se dé con más intensidad en la política que en otros ámbitos, me gustaría mostrar, mediante una simple lista de ejemplos, que la impunidad está muy extendida en nuestra vida pública.

Comencemos por los empresarios. Tenemos el caso recientísimo de la reelección de Arturo Fernández como presidente de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE. Baste recordar que los propios trabajadores de su negocio denunciaron que recibían parte de sus salarios en negro. Los escándalos que persiguen a Fernández son múltiples (recuerden, por ejemplo, sus generosas donaciones a Fundescam, una de las tapaderas de la financiación ilegal del PP), pero ahí lo tienen, reelegido por los empresarios de Madrid. ¿Cómo puede representar a los empresarios alguien que defrauda a la Seguridad Social?

Ya nos hemos acostumbrado a los excesos de las grandes empresas, donde una élite de consejeros y altos directivos se embolsan en forma de salarios, pensiones y comisiones cantidades estratosféricas de dinero. Se blindan con contratos que contemplan indemnizaciones millonarias en caso de despido, mientras proclaman gravemente que los trabajadores deben ganar menos y que el mercado laboral es demasiado rígido.

Carlos Fonseca, en su reciente libro Tipos Infames, hace un repaso exhaustivo de estos excesos. De todos los ejemplos que pone, quizá sea el de Rodrigo Rato el más llamativo. El antiguo político, tras el hundimiento de Bankia, cuyo rescate ha costado más de 20.000 millones de euros, ha sido contratado, con cargos de diferente responsabilidad, en Telefónica, el Santander y Servihabitat (la inmobiliaria de Caixabank). Impunidad en estado puro.

Si pasamos del mundo de la empresa al del periodismo, nos encontramos también con que las malas prácticas salen gratis. Se pueden traer a colación múltiples episodios, unos más anecdóticos, otros menos. Hermann Tertsch grabó una crónica sobre el “fracaso” de la huelga general del 14 de noviembre de 2012… antes de que esta tuviera lugar. Y ahí lo tienen, diciendo estupideces a diario con tono de santa indignación.

El director de Abc, Bieito Rubido, declaró en la Cope que Eduardo Madina “simpatiza más con lo que representa ETA que con lo que representa el PP”. Que una bajeza así le haya salido gratis y que sus colegas continúen dirigiéndole la palabra es bastante revelador de la degeneración profesional del periodismo en España.

Pero sin duda el caso más llamativo es el del diario El Mundo. Este periódico, bajo la dirección de Pedro J. Ramírez y Casimiro García Abadillo, lleva años mintiendo e intoxicando sobre el atentado del 11-M. Han pagado a algunos de los implicados en el caso para que cuenten bulos que alimenten sus teorías conspirativas y han destrozado la vida de algunos policías con sus campañas de desprestigio, pero ahí están Ramírez y García Abadillo, dando lecciones de ética política y periodística a diario. En un país un poco menos encanallado, estas dos personas habrían tenido que abandonar la profesión hace mucho tiempo.

Si nos vamos al mundo de las letras, tenemos a un académico de la lengua como Arturo Pérez-Reverte condenado en firme por plagio. Muy edificante, sobre todo si tenemos en cuenta que esta persona escribe las mayores barbaridades contra nuestra clase política (ejemplos aquí y aquí). Sus compañeros de la Real Academia y sus amigos escritores no han pedido su dimisión. Él, lejos de pedir perdón o abandonar el cargo, arremete contra todo el que se atreve a criticarle, dando un ejemplo tan o más lamentable que el de los políticos pillados con las manos en la pasta.

En el fondo, hace bien, pues el plagio es práctica habitual en las letras españolas, sin que hasta el momento haya tenido muchas consecuencias para los plagiarios. Además de Pérez-Reverte, tenemos a Luis Racionero, que fue director de la Biblioteca Nacional, Luis Alberto de Cuenca, que fue Secretario de Estado de cultura, Lucia Etxebarria (plagiaria multi-reincidente), Jorge Bucay… y, por supuesto, Ana Rosa Quintana.

Un inglés que se vino a vivir a España ya de adulto me comentó en una ocasión que uno de los aspectos que más le chocaba de nuestro país era la extraordinaria capacidad de aquellos que han ganado presencia en la vida pública para permanecer en su posición indefinidamente. Si un empresario, político, periodista o escritor llega a ser bien conocido y establece las adecuadas relaciones con el establisment, formará parte del mismo hasta el día del juicio final, con independencia de que su obra decaiga y deje de estar a la altura de lo que la sociedad demanda. Se produce así esta impunidad generalizada tan característica de la vida española que alcanza en el campo de la política su expresión máxima pero que resulta fácilmente detectable en muchos otros ámbitos de la esfera pública.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

15 Comentarios
  • canario de los montes canario de los montes 06/04/14 10:04

    Muchas gracias Sr. Sánchez-Cuenca por decir de una forma tan fácil, fluida y contundente lo que muchos pensamos y "maldecimos". Gracias por irnos enseñando. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lucía Oliveira Lucía Oliveira 05/04/14 13:24

    Muy buen resumen de esas otras impunidades. Lo malo es que a los aludidos no les afectan las críticas lo más mínimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • IRENE IRENE 04/04/14 21:25

    Sus artículos son aire fresco esclarecedor, la ciudadanía esta cansada y deprimida, todos los días atreves de los medios de comunicación , se nos dice lo idiotas que somos al consentir que tanta impunidad campe a sus anchas el fatalismo como una aptitud dominante se esta instalando estamos huérfanos de oposición y de intelectuales que digan todos los días como salir de aquí.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maca Maca 03/04/14 00:34

    Sr. Sánchez-Cuenca, gracias. Tenía verdaderas esperanzas que un escritor pudiera decir lo que pensamos una gran mayoría de españoles (espero). Esta mañana al ver la petición de la Fiscalía de la Audiencial Nal., sobre la pena al Díaz-Ferrán por organización criminal para esconder su patrimonio y eludir el pago a los acreedores de su grupo empresarial, que le acusa de este delito, además de blanqueo, alzamiento de bienes y concurso fraudulento, por lo que pide que sea condenado a 15 años de prisión.También reclama que pague una multa de 5.120.000 euros. El Fiscal del E le puede pedir que devuelva todos los dineros para pagar a los trabajadores de Marsans, sus bienes para pagar al Estado, por los préstamos de Bankia, que nuestro Preste., manejando nuestro dinero como si fuera suyo, hace que seamos los contribuyentes, nosotros los trabajadores, los que lo hemos prestado, los que no podemos cobrarlo, porque "sus jueces", sólo piden la devolución al que robó 10 €, + ó - para comer. Maca

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 02/04/14 18:48

    Extraordinario y lúcido artículo, aunque me produce una honda amargura por lo que esclarece. Todos/as conocemos la realidad de nuestro país y no obstante, actuamos como si no la conociésemos. Recuerdo el libro de José Saramago sobre la CEGUERA. Ceguera RESPONSABLE es la que tenemos los ciudadanos si no cambiamos nuestra mirada y actuamos en consecuencia

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • La RAF La RAF 03/04/14 00:45

      Exactamente y totalmente de acuerdo... Sólo a través de las elecciones (evitando el bipartidismo, las mayorías absolutas, la abstención: voto nulo antes que en blanco) se podrá actuar contra la pérdida de los derechos fundamentales: trabajo, vivienda, sanidad, educación, servicios sociales, pensiones, derecho de manifestación, defensa de la decisión de la mujer sobre su cuerpo, etc.)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Gurugu Gurugu 02/04/14 17:20

    Enhorabuena por decir tanto con tan pocas palabras. Me gustaría añadir que con todo lo que sale cada día, con todas las imputaciones, muchas de ellas claras, y todos esos imputados no sólo tranquilos en su día a día,  sino cada vez más echaos p'alante como decimos los de aquí ( gran canaria), con la ayuda cada vez más clara del gobierno y de la propia justicia, no entiendo como en todos los pueblos de España no salimos a la calle de una vez por todas, pero para quedarnos en ellas hasta que solucionemos este disparate que nos lleva ( si no estamos ya) a la esclavitud. Saludos Gurugu

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Maca Maca 03/04/14 00:43

      Me parece muy bueno tu comentario. Lo que propones no debes olvidarlo, "porfi", pero cuando haya menos frío. Cada día pienso lo mismo; quizá por lo mayor que soy. Sigue igual Gurugu, para que todos podamos seguirte. Un saludín. Maca

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Maria garcia Maria garcia 02/04/14 12:13

    Sobre el juicio final, en eso radica bastante el sistema español de siempre..dejar en manos de otro el trabajo sucio..Mantener miles de almas encerradas sale carísimo.. Antes se resolvía echándolas. En el exilio tenían oportunidad de empezar de cero, si sobrevivían al trayecto que se curraban. Son much@s l@s que claman la pena de muerte por delitos ajenos.. Solo pensarlo se relamen de gusto. Con este panorama, criticar la labor de El Mundo por servir de válvula de escape a todo golpista viviente, es pensar que la responsabilidad ética es una figura retórica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ConchaSabater ConchaSabater 02/04/14 10:17

    Me gusta el artículo, estoy de acuerdo en todo excepto en lo relativo a Arturo Pérez-Reverte. Meter a esta persona en el mismo saco que el resto de individuos aludidos no me parece aceptable, por decirlo suavemente. Es más, sólo basta leer los dos artículos suyos a los que haces referencia para argumentarlo. El plagio lo ha negado y su extensa obra demuestra de sobra su talento y su juicio certero y brillante.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Erchegu Erchegu 11/04/14 16:13

      También suscribo tu comentario y el autor del articulo debería poner en entredicho esa afirmación ya que aunque es cierto que fue condenado en firme por la audiencia provincial de Madrid, fue absuelto en las tres sentencias anteriores y la de la Audiencia siendo no recurrible dejó mucho que desear.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Capitán Trueno Capitán Trueno 05/04/14 11:34

      Suscribo totalmente tu comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Juan Delmundo Juan Delmundo 02/04/14 03:19

    ¡¡¡ I M P U N I D A D !!!  Este término, al parecer, no define delito alguno y, por lo tanto, el código penal no lo contempla. Así que,,,,,,,,, ¿que mas les da a LOS IMPUNES?. Además, los impunes saben que cometen sus impunidades en un país donde se adolece de MEMORIA. Es decir, no importa qué pasó ayer si hoy tiene comida, casa, coche, etc. etc........ (Duele, pero es el reflejo de gran parte del electorado español). Como se han perdido totalmente los valores mínimos de la ética y el respeto al prójimo (aquí se ha demostrado que TODO VALE), pués ya parece que todo da igual. Bueno,,,,,,, pues veamos (si seguimos vivos) adonde nos lleva esta actitud mayoritaria de NO SALIR A LA CALLE TODOS, en lugar de permanecer "La Mayoría Silenciosa" en sus casitas......... Un saludin

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 02/04/14 03:00

    Magnifico artículo, que toca múltiples aspecto de la sociedad española.La gente está acostumbrada desde hace mucho tiempo.a tragarlo todo.Da igual en que terreno o campo sea,pues en cada uno de ellos,encontraremos a quienes solo tienen en cuenta el resultado, aunque este sea una operación espurea.Lo peor del caso es,que además se sienten ofendidos y amenazan, a quienes cuestionan y señalan el hecho.Bueno, en algunos casos, como por ejemplo en el  del recientemente elegido presidente de la patronal Madrileña, no se corta en reconocer que está imputado en el caso Bankia.Amén de eso, también le toca de cerca, la estafa de la patronal,en el caso de los cursos  a los parados.En este puto país, solo la pagas si eres de izquierda,o cuando menos progresista. Vegüenza dnos re, el juzgan tan duramente a nuestros mas genuinos representantes ,ser  tan venbolentes

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.