x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




VERSO LIBRE

El derecho a la admiración

 

Publicada el 27/04/2014 a las 06:00 Actualizada el 26/04/2014 a las 13:25
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Una de las energías decisivas de la literatura nace de la capacidad de admiración. El tiempo solitario y minucioso va componiendo una biblioteca íntima, la memoria sucesiva de un deslumbramiento. Mirar las baldas y sentir los recuerdos literarios significa pasear por el aprendizaje de la vida. Los lectores hemos compaginado los adoquines y las aceras de las ciudades con las calles de papel. También tuvimos la experiencia del amor, el miedo, la cólera, la muerte, la duda o la felicidad con un libro en las manos. Nuestros autores y nuestra admiración forman parte de un sentido de la pertenencia.

Las autoridades actuales de la pedagogía parecen muy enemistadas con la memoria. Oyen la palabra memoria y sacan un decreto como se saca una pistola. Hay que potenciar las habilidades, dicen, la capacidad de interpretación y decisión a la hora de sacar un billete de metro, dicen, los usos prácticos de la vida, dicen. Yo no digo que un alumno deba ser un archivo muerto en el que se vuelquen datos, fechas, nombres y palabras cerradas. ¿Pero está la memoria en contra de la habilidad y la interpretación? ¿No es la herencia viva de un saber recibido la que nos permite unir el conocimiento a la realidad para caminar de forma cultivada con el presente?

Me da miedo: los que se niegan al uso de la memoria en el estudio pueden parecerse a aquellos que aconsejan el olvido de la historia para borrar los antecedentes penales de los poderosos. ¿Los muertos de una dictadura? Punto final, no recordemos, no abramos heridas, no busquemos la verdad, vivamos en un presente muy habilidoso, pero sin valores, o sin memoria del valor, o sin el valor y la capacidad de admiración que contagia la memoria.

Debo sentirme viejo, pero me gusta recordar mis esfuerzos adolescentes por aprender de memoria los poemas de Federico García Lorca. Leía en voz alta, memorizaba los versos, intentaba buscar la lógica de las palabras, su por qué. Comprendía así las elecciones del poeta y luchaba contra el olvido (de sus sorpresas, de sus imágenes, de su muerte). Aprender un poema de memoria no suponía separarme de la vida, sino llevarme la poesía a la vida, guardarla conmigo a través de las calles y de la edad. Y citar después un verso recordado era citarme con el autor en un lugar y una hora precisa, igual que nos citamos con un amigo para ir al cine o para discutir de política.

La capacidad de admiración tiene su historia y por eso aprender a admirar es también un ejercicio de memoria, un tomarse en serio lo que somos, las raíces de nuestras ideas y nuestra sentimientos. Sin memoria, no hay habilidad práctica que no se confunda con una metodología de la obediencia inmediata. He aprendido a lo largo de mi vida muchos poemas de memoria, me los he aprendido poco a poco. En esta época de descrédito, sigo cultivando la capacidad de admiración. Se trata de una memoria principal entre todas mis vocaciones.

Las épocas dominadas por el descrédito imponen el impulso negativo como único equipaje. Nos paralizan con su estrategia de rencores. Todos los político son iguales…, todo es una mentira y una corrupción…, esto no hay quien lo arregle…, nada merece la pena… El decreto de lo negativo consolida un relativismo moral con fuerza de dogma y nos exime con su absolutismo de cualquier responsabilidad. El descrédito no sólo resalta el mal, sino que hace invisible lo que conviene mirar, lo que merece la pena, el lado hermoso de la vida, aquello que debe defenderse, que nos compromete con la realidad. La memoria y el derecho a la admiración son la mejor vacuna contra la indiferencia.

En el Palacio de Congresos de Granada, asistí ayer sábado a un concierto dedicado a Federico García Lorca y a la defensa de la Vega de Granada, nuestra tierra histórica de cultivo, que lleva años sufriendo el maltrato de las piquetas y los ladrillos de la especulación. Admiro la música de Lara Bello, de la familia Morente, de Paco Ibáñez, de Lagartija Nick, de Miguel Ríos. Admiro a García Lorca y al trabajo que Laura García Lorca desempeña en su Fundación. Admiro a Teatro para un instante. Y me gusta recordar al muchacho que paseaba por la Huerta de San Vicente, por la Vega de Granada, y aprendía de memoria los versos de su poeta preferido.

Esos versos van conmigo, luchan contra la parálisis del descrédito, me responsabilizan. La Vega de Granada ha sufrido un largo infortunio. Pero unos ojos adiestrados en la admiración me ayudan a ver lo mucho que queda, todo lo que puede salvarse, aquello que merece la pena defender. No sé abandonarme a la renuncia. Admiro a los que educan en una pedagogía del compromiso humano. ¿Es posible armonizar la economía, la ecología y la cultura? Hago memoria, dejo el balcón abierto, escucho a la tierra y oigo una voluntad que me obliga a contestar que sí.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • Maria garcia Maria garcia 03/05/14 15:59

    Cada persona nace con unas cualidades propias, aunque hay que desarrollarlas..No sabemos cuando van a hacer falta, pero están ahí por algo..El trabajo de Padres consiste también en salvaguardar esas joyas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jua carrera jua carrera 30/04/14 15:07

    Gracias otra vez,sin memoria no somos nada,recuerdo que Primo Levi se recitaba los poemas aprendidos en la infancia para vencer al horror. Habilidad sin memoria ,seriamos sólo simios. Claro,es lo que quieren

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irma Irma 28/04/14 00:48

    Leer a Luis García Montero no es solo un placer, sino un aprendizaje de ideas bien argumentadas que no pierden de vista el compromiso humano con el que tanto se identifica Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 27/04/14 20:45

    La única memoria que respetan es la del ordenador. Esta memoria no replica, no discute, no usa su contenido para educar razonando. Sólo nos sirve para documentar nuestra curiosidad o necesidad de aprender.¿¡Pero qué seríamos sin memoria? Simplemente lo que ellos quieren que seamos, borregos. Estos preciosos animales no discuten y siempre caminan con la cabeza baja. Gracias por este artículo Sr. García Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lucía Oliveira Lucía Oliveira 27/04/14 18:26

    Muy buen artículo. me gusta esa apología de la memoria que enlaza con la defensa de la cultura, entre otros valores humanos. Una sola objeción, de tipo ortográfico. Cuando dices " su por qué ", tenías que haber escrito " su porqué"; un despiste lo tiene cualquiera, ¡muchacho!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Quitrailo Quitrailo 27/04/14 12:15

    La memori y el valor de las "humanidades" (y sus correspondientes asignaturas dentro del sistema educativo), son dos de los valores que quieren que perdamos. Excelente artículo, señor García Montero, un PLACER leel sus artículos en Infolibre

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 27/04/14 10:38

    El Suelo en sí está degradado..para que cobre su dignidad, ha de poner agrícola detrás..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jjosse jjosse 27/04/14 09:09

    Que el descrédito no se lleve la ilusión. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.