X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Israel gana la guerra de las palabras

Publicada 01/05/2014 a las 06:00 Actualizada 30/04/2014 a las 21:53    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

Las palabras también están ocupadas, como la tierra. Hay un ejército que se encarga de destruir cualquier disidencia del pensamiento políticamente correcto. No se puede decir, por ejemplo, que Israel practica el apartheid o cualquier sistema que incluya segregación racial. El insulto está en decirlo, no en practicarlo.

Tampoco se dice 'territorios ocupados', referidos a los territorios palestinos de Cisjordania. Israel los llama 'territorios' sin más adjetivos. Borrar la realidad es otra forma de victoria. También se han ocupado las voces 'paz', 'negociación' y 'semitismo' porque los palestinos son también semitas. Todo antisemitismo debería incluirles.

 

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha suspendido las negociaciones con los palestinos porque han formado un Gobierno de unidad nacional entre Fatah y Hamás, grupo al que considera terrorista. La prensa repite la noticia sin preguntarse a qué negociaciones se refiere porque no hay ninguna en marcha desde hace años. Ya se llama negociación al mero anuncio de una posible negociación. Otra batalla ganada.


Netanyahu amenazó a los líderes palestinos si toman iniciativas unilaterales en la ONU. Lo dice quien las toma casi a diario con nuevas construcciones y ampliación de las colonias existentes en un terreno que no le pertenece según la legislación internacional. Mientras todo el mundo mira a Ucrania, nadie mira a Israel, nadie le exige el cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

 

El caso es que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, un hombre muy próximo a Israel como la mayoría de los dirigentes y políticos estadounidenses, ha empleado la palabra más prohibida: apartheid. Ni siquiera ha dicho que exista en Israel, sino que lo puede haber si no cambia el curso político. No la pronunció en público sino en una reunión privada de la llamada Comisión Trilateral.

Esta frase salió del recinto a través de una web, The Daily Beast y en pocas horas, Kerry tuvo que apresurarse a pedir disculpas. En el siguiente vídeo, un periodista pregunta a la portavoz del Departamento de Estado sobre la ofensa causada a Israel, no en qué se basó Kerry para pronunciarla. Para los palestinos, el apartheid existe. Para los israelíes, no.

 

Lo importante, más allá de las palabras ocupadas y los desmentidos de conveniencia, es que el jefe de la diplomacia de EEUU, el principal aliado de Israel en el mundo, lo piensa. Debe ser una idea en circulación. Kerry cree que Israel vive una deriva que puede conducir a una repetición de Sudáfrica. Hay otras personas con menos rango que piensan que Kerry fue extremadamente prudente y generoso porque ese sistema de segregación racial está en marcha desde hace tiempo.

El profesor Juan Cole explica en un post los cinco puntos que le hacen pensar que Israel es un Estado que practica la segregación.

Israel es un país complejo con un problema interno no resuelto: quiere ser un Estado teocrático o democrático. Parece tener ventaja el primero. Es un hecho que el país vive rodeado de enemigos, algunos deseosos de eliminarlo del mapa, y es un hecho que Hamás en la legítima lucha contra la ocupación ha practicado el terrorismo contra la población civil.

Desde el 11-S y, sobre todo, desde la muerte de Yasir Arafat, los palestinos han perdido estatus y fuerza negociadora. La última gran oportunidad fue la cumbre de Annapolis, que les prometió un Estado en 2008. Ahora hablar de dos Estados es casi un acto terrorista. La guerra de las palabras ha ocupado los Acuerdos de Oslo, el Cuarteto, al inefable Tony Liar, perdón Tony Blair.

Hay ministros israelíes, como Naftali Bennett, que hablan sin rodeos de la anexión de Cisjordania. No es un loco, solo un adelantado.

Oficinas de Cinfa

Toda la política de Israel desde hace décadas se dirige colonia a colonia a ese punto. Eduard Said tenía una respuesta genial: que los palestinos renuncien a la corrupta e inoperante Autoridad Nacional y pidan la nacionalidad israelí. Si Israel les aventaja en la guerra de las palabras, ellos ganan la guerra de los hijos. Para finalizar, una propuesta, elija su frase favorita sobre los palestinos. Quizá en alguna de esas frases históricas esté la posibilidad de una paz razonable, tanto en las palabras como en la tierra.



Hazte socio de infolibre



9 Comentarios
  • Faquir Faquir 03/07/14 18:49

    Israel gana en palabras y en las guerras, los palestino son colonizados en su propia tierra y viven  en 1 cárcel abierta. El que no quiere decir y reconocer eso, es  cómplice de crimen contra la humanidad. Porque ganan los israelíes ? Sabemos todos, porque? Es 1 país de mafiosos, críticas su barbaridad, te dicen antisemita, y en muchos países llamado democráticos, eso te puede costar la cárcel. Como han logrado, los que pueden pensar, saben como y porque?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • strongulado strongulado 04/05/14 16:23

    Bien por Chomsky! Una de las mentes más brillantes del mundo, y una persona honesta y valiente. Un orgullo para los judios decentes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Manuel_JF Manuel_JF 02/05/14 11:43

    Gracias, Ramón, por ayudarnos a "desalojar" el lenguaje ocupado por la mayor y más eficaz máquina de manipulación y propaganda ensayada hasta ahora: la que vela la verdad sobre la guerra de ocupación más larga, dolorosa y, al cabo, estéril... Lo que más me ha inquietado es el deseo de anexión de Cisjordania del ministro Naftali Bennett, que no conocía. Inquieta, sobre todo, porque como bien dices, está en la lógica de las cosas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ItxaP ItxaP 01/05/14 10:22

    (2) Israel utiliza 'Samaria y Judea' en muchas más ocasiones que 'territorios' para referirse a Cisjordania, territorio palestino ocupado. 'Samaria y Judea' engloba un concepto más colonialista, más judaizador porque no solo han judaizado tierra palestina, han judaizado incluso la idea de Estado (como dijo Yiftarhal). Annapolis 2007, una oportunidad sí. Una oportunidad con la que Ehud Olmert globalizó la pretensión sionista de 'un Estado para los judíos', único objetivo de Israel. Lo peor y más peligroso es que la narrativa sionista consiga transformar la causa judía en una causa sui generis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ItxaP ItxaP 01/05/14 10:21

    (1) Querido Sr. Lobo. No estoy de acuerdo con el titular elegido. Israel no gana la guerra de las palabras, quizás estuvo cerca de conseguirlo en los años 70-80 aprovechando las operaciones de las facciones revolucionarias palestinas que optaron por llevar a cabo acciones sangrientas y llenas de una carga emocional a las que en occidente no estamos acostumbrados. Todos estos años ha ido tirando del recurso de “terrorismo” facilitado por la toma de poder de Hamás en la Franja de Gaza, pero Hamás lleva tiempo frenando las actividades de la resistencia armada ey eso Israel lo sabe, pero no habla de ello. Israel no gana la guerra de las palabras porque, hoy por hoy, están cargadas de un extremismo de derecha violento incluso para sus propios ciudadanos israelíes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 01/05/14 09:58

    Las bases de la construcción son iguales en todos los Estados existentes..Negar a Israel su política de barbarie, es reconocer implícitamente los pecados propios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Co_Ra Co_Ra 01/05/14 08:53

    Sigo sin entender cómo, después de todo lo que han pasado los israelíes a lo largo y ancho del mundo y de la Historia, son capaces de repetir la parte más oscura de esa Historia en la piel de otros. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • cm cm 01/05/14 12:33

      Porque no han aprendido nada de su historia y su falta de empatía y crueldad con los palestinos lo demuestra. No han podido vengarse de sus verdaderos verdugos, Alemania, y lo pagan con el más débil que tienen al lado y al que quieren arrebatar su territorio y quitárselos de encima. Los palestinos viven en un campo de concentración nazi, pues esa es la ideología de los ultraderechistas israelíes. Sí, han sufrido mucho a lo largo de la historia, pero de víctimas han pasado a verdugos y les están arrebatando su dignidad reduciéndolos a números de los que hay que librarse, gaseándolos con todo tipo de armas prohibidas. Un genocidio en primera plana.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Co_Ra Co_Ra 02/05/14 09:47

        Y lo peor es que, según ellos, quien no está con ellos está contra ellos...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.