x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

¿Por qué no nos vamos del euro?




Publicada el 14/05/2014 a las 06:00 Actualizada el 13/05/2014 a las 22:03
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Monedas de euro.

Monedas de euro.

El Gobierno de Rajoy ha conseguido que el debate en España se centre en la evolución de la coyuntura. Aquí anda todo el mundo discutiendo si la economía va a crecer en 2014 por encima o por debajo del 1%, y si la variación de la tasa de paro registrado es mejor o peor que el año pasado.

Esta perspectiva resulta bastante miope. Cualquier analista que quiera diagnosticar la situación del país pasará por alto este debate de vuelo corto. Los datos verdaderamente importantes, los que conforman la situación presente, son estos: una tasa de paro del 25%, que tardará muchos años en bajar del 20%, una bajada salarial muy extendida pero especialmente profunda en las familias con menos ingresos, cuya renta disponible se ha reducido en más de un 15%, un aumento sin precedentes de la desigualdad, un Estado muy endeudado como consecuencia de la caída de ingresos y el rescate a las entidades financieras, crédito insuficiente a las PYMES y un deterioro dramático de los servicios públicos.

Llevamos ya seis años arrastrando esta penosa situación y no hay visos de que vaya a mejorar significativamente en los próximos años. Es cierto que hemos salido de la recesión. Pero todo indica que nos espera un periodo largo de crecimiento bajo o estancamiento. La crisis, como bien se sabe, es especialmente dura en los países endeudados del sur. Las instituciones de la Unión Europea (UE) y los países acreedores (con Alemania a la cabeza) han impuesto unas políticas a los países endeudados que comprometen su desarrollo futuro.

Para restablecer los equilibrios del área euro (por ejemplo, en las balanzas por cuenta corriente), se ha optado por someter a estos países a una devaluación interna brutal. Solo cuando la imposición de las políticas de austeridad era ya irreversible, decidió el BCE levantar la presión de la prima de riesgo. Digámoslo sin rodeos: Alemania y el BCE han utilizado la prima de riesgo para doblegar cualquier resistencia de los Estados a los sacrificios que consideran ineludibles para salvar la unión monetaria. La UE ha preferido esta línea de actuación, que beneficia a Alemania sobre todo, antes que negociar un cambio en las reglas disfuncionales de gobierno del euro.

Por lo demás, las instituciones europeas y el grupo de países acreedores se han negado a aprobar medidas sencillas que alivien las condiciones de los países del sur. No estoy hablando de lo que de verdad habría que hacer (celebrar una conferencia de los Estados miembro para acordar una solución al problema de la deuda que aplasta a las economías del sur), sino de medidas ortodoxas como rebajar el valor del euro, aumentar la inflación al 2 o 3% y mutualizar parte de la deuda (eurobonos), medidas todas ellas que podrían hacer más aceptables los ajustes que se están realizando en el sur y que ahora están llegando a Francia e incluso a Holanda. Algunas de estas medidas, que hoy suenan casi utópicas, estaban a la orden del día antes de que los países europeos se metieran en la trampa del euro y las ponían en práctica tanto gobiernos socialdemócratas como conservadores.

Muchos analistas extranjeros se sorprenden de la sumisión de los países del sur ante este estado de cosas. El debate fuera de nuestras fronteras es muy distinto del que tenemos en España. Lo que no se entiende desde fuera es por qué hemos aceptado que la supervivencia del euro esté por encima del bienestar de los ciudadanos. Y por qué los países del sur no presionan para cambiar unas reglas de juego que les resultan tan desfavorables.

Recomiendo encarecidamente la lectura pausada y atenta del mejor análisis que conozco sobre la crisis europea, a cargo de Fritz Scharpf (No Exit from the Euro-Rescuing Trap?). Scharpf es, desde hace décadas, uno de los estudiosos más prestigiosos del proceso de integración europea. Es, además, alemán y socialdemócrata. No ha destacado nunca por propuestas radicales o insensatas. No es tampoco un jovenzuelo de ideas locoides e ingenuas: tiene ya 79 años. Su diagnóstico es bastante sombrío:

“Los gobiernos de los países con una balanza de cuenta corriente positiva que se benefician del régimen actual no tienen incentivos para cambiar sus posiciones; por su parte, los gobiernos deudores, que preferirían un régimen basado en transferencias solidarias, carecen de poder negociador para cambiar los acuerdos a los que están atados”.
 
Ante esta situación, sólo ve dos salidas: o bien un salto adelante en la unión política en virtud del cual se imponga la regla de mayoría a escala europea, o bien una amenaza unilateral de abandono del euro. La primera la ve improbable e indeseable: improbable porque no cree que los ciudadanos europeos estén dispuestos a sacrificar sus democracias nacionales en beneficio de una democracia europea e indeseable porque, si de verdad funcionara el principio de mayoría, los conflictos de intereses serían tan profundos que se acabaría rompiendo la UE.

La segunda es la que examina con más atención: a su juicio, la única forma de conseguir que los países acreedores y las instituciones de la UE acepten renegociar las reglas de la unión monetaria consiste en que los países deudores lleven a cabo acciones que pongan en peligro el equilibrio actual. La perspectiva de un abandono del euro abriría una crisis de tal magnitud que la UE preferiría renegociar las reglas de juego.

En la misma línea de Scharpf, en el pasado he defendido en varios artículos la necesidad de que España se plante de una vez en las instituciones europeas. Sólo así se crearán las condiciones para un cambio efectivo. La postura que, me parece, deberían defender los países deudores es esta: sí a una unión monetaria perfeccionada, en la que se establezcan unas reglas más justas, incluso si eso requiere transferir más poderes en política económica a la UE; pero, en caso de que ese avance no se produzca, abrir un debate y, si así lo considera la mayoría, marcharnos del club del euro.

Si los países de la unión monetaria quieren realmente conservar la moneda única y hay una amenaza seria de salida por parte de los socios del sur, los primeros no tendrán más remedio que aceptar la renegociación del actual diseño institucional.

Estamos ya en campaña electoral europea. Es la ocasión para lanzar un debate profundo y franco sobre nuestra situación en la UE y en la unión monetaria. Sin embargo, la clase dirigente española no quiere entrar en ese debate. Prefiere seguir con las loas a Europa, con el europeísmo acrítico de las últimas décadas, sin explicar nunca qué debemos hacer si el mantra de “más Europa” no se materializa. Recordémoslo una vez más: no se conseguirá una unión monetaria más justa apelando desde la tribuna del Parlamento europeo a la bondad del europeísmo.

Hace falta una estrategia política para provocar el cambio en la UE. Y hablarle claro a la ciudadanía de qué haremos si nuestras demandas caen en saco roto y todo sigue igual: ¿Nos quedaremos esperando años y años? La clase dirigente se puede permitir una larga espera, pues su bolsillo apenas se ha visto afectado por la crisis económica. Pero en el resto de la sociedad hay demasiada gente que ha sufrido innecesariamente y no tiene sentido que siga haciéndolo en nombre de la lírica europeísta.

Parece urgente abrir un debate en el que todos expliquen no sólo a dónde queremos llegar en la unión monetaria, sino también cómo lo vamos a hacer, y que indique cómo deberíamos reaccionar si los objetivos no se alcanzan. Por desgracia, no parece que la campaña electoral de estos días vaya a servir de mucho para ese debate.



Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

15 Comentarios
  • jjcp0023 jjcp0023 22/05/14 00:23

    La beneficiada no es Alemania sino las elites económicas alemanas y de los países del sur. Los perjudicados no son los países del sur sino las clases populares del sur y del Norte. Si alguna vez existiera un gobierno en un pais (¿¿Grecia??) que respondiera a los interese de las clases populares si que podría utilizar el arma de dejar el euro. No necesitamos mas "europa", ni mas unión bancaria, sino Otra Europa y un banco central que actúe como ultimo prestamista impidiendo la especulación monetaria y de la deuda. Recuerdo una frase de un político alemán - no recuerdo quien - que cuando hubo un ataque al marco dijo textualmente "pueden hacer lo que quieran, nosotros tenemos la maquina de fabricar marcos"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kapunto kapunto 19/05/14 23:09

    Es un poco absurdo que si un pais pobre quiere protestar lo unico que hace es avisar que puede salir de la moneda. Justo lo que necesitan los paises ricos para prepararse ante una posible salida y obtener una salida reforzada. Al final ningun daño para el rico y mucho para el pobre. Es mucho mas efectivo inyectar liquidez sin el control del BCE. Para cuando se dieran cuenta habria tal falta de credibilidad en la moneda que o se hundiria totalmente o se llegaria a un acuerdo de estabilidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miyuko Miyuko 18/05/14 11:35

    Ya que nos tienen por un poco locos  e indisciplinados, podíamos jugar esa carta.  Los locos del sur  están dispuestos  a romper la baraja e implosionar el euro. Al menos hacer verosímil esa opción  a frau Merkel  y mister Draghi. Ya sabemos que no es lo mismo salirse del euro que no haber entrado o haberlo hecho al estilo UK manteniendo su moneda. Pero casi por reducción al absurdo,  la única posibilidad de  cambiar las cosas ahora mismo fuera   hacerles creer que vamos en serio: que o se cambia la política  o esto se va por los aires. Empezar a jugar fuerte junto con Italia; y que si ellos están muy preocupados con la inflación y el déficit nosotros lo estamos con el desempleo y el sufrimiento de la gente. Pero para eso necesitaríamos otra clase política. A veces una se pregunta, escuchando  algunas declaraciones  triunfalistas, si es que siguiendo el test de Hare, hay   más de un psicópata escondido en este gobierno.  De insensibilidad  hacia  el sufrimiento ajeno sí dan muestras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • 359gcu 359gcu 16/05/14 19:59

    Es que no solo es la economía es también el malestar y la división de los ciudadanos. El canibalismo social y laboral, la imposición de normas constunbres y religión, de unos sobre otros, el cinismo la mentira el cacique o, la culpabilizacion e identificacion de grupos minoritarios como enemigos del estado "fascismo puro y duro desarrollándose" mientras nos dicen que mantengmos la esperanza de que vamos en la buena dirección. No si en contra dirección no creo que ballamos pero sin rumbo determinado valla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Goyo Escalante Goyo Escalante 16/05/14 14:29

    Es importante el planteamiento porque se llega al fondo del problema, pero seguimos con la hojarasca de las frases y de las máximas o slogans políticos. Hay varias cosas que empezamos a dar por ciertas: hemos tocado fondo (porque más abajo no se puede ir); Europa está dividida entre norte y sur (deudores y acreedores); los partidos (todos hablan de ir a Europa a cambiar las reglas de juego (¿es esto posible? ¿no saldrá Alemania con el Tribunal Constitucional o el Supremo para paralizar los acuerdos que no le interesan?); es necesaria, y a mi entender, la unión de los países del sur y, por así decirlo, confederarse para proteger sus intereses y hacer un mercado "solidario" entre ellos que les posibilite: defenderse de los acreedores (que les impliquen en los riesgos que han compartido con la deuda entre ambos), fomentar el comercio entre ellos y repartirse, como ayuda, los beneficios de su trabajo. Solo de esa manera, en mi opinión, saldremos adelante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Fernando Alomar Fernando Alomar 14/05/14 20:31

    Posdata: ¿Cambiará algo de eso saliendo del euro?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Fernando Alomar Fernando Alomar 14/05/14 20:19

    Aún cuando es un enfoque bastante coherente, vuelve a caer en el victimismo, en el 'pobrecitos los desvalidos del sur'. Aparte de los recortes y la devaluación salarial, ¿hemos mejorado en algo -por muy escaso que sea ese margen- dentro de lo que está en nuestras manos? ¿Se ha erradicado la corrupción? ¿Se está potenciando el I+D con programas a escala nacional/local? ¿Se está potenciando la formación de los trabajadores y parados menos cualificados? ¿Se está facilitando la creación de empresas -no el mal chiste de los autónomos? ¿Hay un plan para majorar la educación a largo plazo -no sólo con vistas a Pisa, sino con énfasis también en las humanidades-? ¿El PSOE -en los pocos sitios donde tiene algo de poder o influencia- está haciendo algo más que ir a rebufo del PP y tragarse todos sus tóxicos humos? Saludos. Fernando S-C

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ismarenna ismarenna 14/05/14 18:42

    Estando totalmente de acuerdo con el fondo del comentario de Sánchez-Cuenca, ya quedo a la espera de su segunda y esclarecedora parte, en la que seguramente, le dedicará mucho espacio, para explicarnos de una forma clara y compresible para todos, que hacemos con los llamados "Mercados".....porque como son los que de verdad, de verdad, tiene "la sartén por el mango" y los políticos dependen de ellos seguro, que nos indicará el camino a seguir para lograr nuesros deseos de una España mejor. ¿Porque los "mercados", si existen,verdad Ignacio??

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Irenepaz Irenepaz 14/05/14 21:49

      Yo tambien espero un segundo analisis del profesor, donde nos explique que hacemos con los mercados y con la socialdemocracia europea tan mansa, y los movimientos de izquierda europeos  seran capaces de sostener el puñetazo del primero. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • ismarenna ismarenna 15/05/14 10:07

        Nos queda entonces, solo orar, para que el profesor nos ilumine sobre los "mercados",porque, él seguramente sabe quienes son y lo más importante, conoce los volúmenes de dinero que mueven y desd dónde los mueven. Estoy seguro, de que tendremos oportunidad de leer algo basado en hechos objetivos, sobre los que realmente mandan en el mundo......esperemos, orando......

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • ferrermr ferrermr 14/05/14 17:50

    "Es cierto que hemos salido de la recesión" para los que no somos economistas esta frase suena como un insulto. Un puñetazo en todo el ojo y, además de recibirlo, no podemos protestar. Si miro a mi alrededor solo veo quebranto y llanto, en cambio tenemos una casta política, en especial los dirigentes, que están ciegos y sordos pero no mudos. Nos hablan bien por su boca bien por sus medios de comunicación de lo excelente que está España y que no podemos protestar. Las próximas elecciones europeas serán más de lo mismo. Casi ningún partido ni político está interesado en mitigar el sufrimiento ciudadano. Ellos siguen en las alturas y estar "aplastados" es la demostración de nuestra incapacidad para subir como ellos. Por tanto, ¿existe solución a nuestro dolor?¿Podemos cambiar algo más allá de los eslogans?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pues123 pues123 14/05/14 17:44

    (continúa) La UE es una unión monetaria y nada más. No existe una unión política, social o fiscal ni se la espera y sus instituciones son de baja calidad democrática. No creo que amagar con nuestra salida para que nos aflojen el collar sea la solución si a la vuelta vamos a seguir con las mismas reglas de juego. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.