x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Corrupción y pobreza en el país de Boko Haram


Publicada el 15/05/2014 a las 06:00 Actualizada el 14/05/2014 a las 22:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios


Cuando hablamos y escribimos sobre Boko Haram, el grupo que ha secuestrado a 200 niñas, se nos olvida hablar y escribir sobre el contexto, es decir, sobre Nigeria, el país en el que surgen. No es algo que se pueda separar. Existe una causa-efecto. Nigeria es el Estado más poblado de África, la economía más potente y el más rico según las estadísticas; ya saben, esa disciplina que entiende de números, nunca de personas.


Es el más rico porque tiene petróleo a espuertas. La riqueza, que incluye gas natural y minerales estratégicos, no sirve para transformar el país en un lugar habitable y seguro para su población. Nigeria carece de infraestructuras y de un tejido social y económico capaz de generar trabajo para la mayoría de su población. El petróleo fluye en el delta del Níger, donde la contaminación medioambiental ha arruinado la vida de millones de personas . El petróleo es un maná para las petroleras extranjeras y para los dirigentes nacionales corruptos. Hay grupos armados en ese delta que acosan a las petroleras, exigen rescates e inversiones en sus aldeas. Nigeria no es un país fácil, en él late un alma violenta.



Si la economía no funciona, la injusticia es rampante y escasea la educación, es fácil que surja el fanatismo. También, la delincuencia. Laos, la capital económica, es un lugar inseguro. Es un círculo vicioso: sin seguridad, no hay inversiones; sin inversiones, no funciona nada. El Gobierno del presidente Goodluck Jonathan no parece capaz de garantizar esa seguridad, tampoco de acabar con Boko Haram.

Nigeria está dividida entre un norte de mayoría musulmana y hausa y un sur más cristiano y yoruba en el suroeste, e igbo en el sureste. Si no fuera por el petróleo, el norte se habría desprendido del sur sin problemas. En los años 60, los igbos quisieron ser independientes y llamarse Biafra. Fue la primera guerra con hambrunas retransmitida por los medios de comunicación. De aquella tragedia en la que murieron más de un millón de personas surgió Médicos Sin Fronteras y la idea del intervencionismo humanitario que tan mal se ha resuelto en las crisis posteriores.

El norte musulmán ha impuesto la Sharia, la ley islámica, alejándose de la visión menos rigorista de la religión, más sincretista y relacionada con las religiones locales, que es la que primaba en esta zona de África, antes de que Arabia Saudí se dedicara a introducir el wahabismo, una versión dura del islam que reduce a la mujer a un decorado, como sucede en Afganistán con los talibanes. En Afganistán nos resulta intolerable; en Arabia Saudí, casi un asunto interno. El petróleo saudí hace milagros.


Boko Haram es solo una versión torcida de una visión fanática de la religión. Tiene cierto predicamento en el Estado de Boro, donde nace y tiene sus bases, debido a la pobreza y corrupción reinantes. Cuando nada funciona, cuando el Estado es el primer problema, es fácil dejarse engatusar por soluciones mágicas. La represión del Ejercito ha sido indiscriminada, con matanzas, fosas comunes y crímenes sin investigar. Los militares han utilizado el secuestro de esposas de militantes de Boko Haram como arma de guerra. El secuestro de las 200 niñas es una escalada más en una espiral de locura y sangre. Nigeria no es un país ejemplar en la defensa de los derechos humanos.


El líder del grupo, Abubakar Shekau, se parece a Joseph Kony, el sanguinario guerrillero ugandés que campa a sus anchas por Sudán, Congo y República Centroafricana. Como él, parece un iluminado, un loco armado. Kony tiene un ejército compuesto por niños robados (más 50.000 en 20 años, según Unicef), cree en los espíritus y dice ser su interlocutor. Su poder es la locura, la arbitrariedad. Antes de que Abubakar Shekau liderara Boko Haram, el grupo tenía como jefe a su fundador, Mohamed Yusuf, muerto en una comisaría después de haber sido expuesto a los medios en aparente perfecto estado de salud.


Contra Shekau y Kony se ha empleado Internet y las redes sociales. Al ugandés le dedicaron un vídeo; al nigeriano, una campaña masiva bajo el hashtag #BringBackOurGirls en la que ha participado hasta Michelle Obama.

Oficinas de Cinfa

Matar a un líder enloquecido no garantiza nada. Para combatir el fanatismo y el terrorismo es necesario acabar con sus bases ideológicas, construir un país que funcione, que invierta y eduque. La obsesión de los extremistas contra la educación, sobre todo en el caso de la mujer, demuestra que ese es el camino. La educación, como la ciencia, deja sin espacio vital al fanatismo y a la manipulación.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • jesusito jesusito 21/05/14 14:47

    Vd , si fuera su homónimo en animal de cuatro patas se moría de hambre, tan difícil es entender que las niñas les importan un carajo a los yankis, que es la excusa perfecta para apropiarse de algo que les ha salido rana en otros paises. Casualidad de las casualidades hoy una bomba mata a 118 nigerianos, les falta menos de 96 horas para apoderarse del país. Veo que vuecencia no ha leido "CONFESIONES DE UN GANSTER ECONOMICO", lealo y dejará de escribir tantas chorradas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 15/05/14 11:35

    Claro que sí, sr. Lobo, qué violentos son los nigerianos. Acosar a las petroleras para que inviertan en las aldeas… hasta ahí podríamos llegar. Una contundente intervención OTANera que ponga orden es lo que sin duda se merecen. ### El delta del Niger tiene una extensión similar a dos veces Catalunya, donde las petroleras internacionales, que poca culpa tienen de lo que ocurre en Nigeria según usted, periodista (?), pues ni siquiera se las menciona por su nombre, han vertido a lo largo de los años el equivalente a 20 Prestige. Impunemente. Convirtiendo un paisaje de tierras agrícolas, bosques y acuíferos, con gran valor en biodiversidad en el que vivían más de 30 millones de personas, en un negro lodazal. Impunemente, insisto. ¿A quién beneficiará más tener a un gobierno corrupto en ese país? ¿Quiénes corrompen a ese gobierno? ¿Quiénes financian, arman y apoyan a ese gobierno para que siga en el poder?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 15/05/14 04:09

    En Afganistán, la Mujer es Esclava..GRACIAS a la Religión. No parece urgente que se tomen medidas contra la esclavitud femenina a corto plazo..Si no es ético pagar por sexo, no lo será en ningún caso. Ni tan siquiera cuando se esconda bajo un contrato de matrimonio. Si alguien posara en la playa tal y como lo hacen LAS modelos de ropa, con gesto de placer obsceno, sería causa de risa o escarnio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 15/05/14 03:54

    Hay un error en Lagos..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.