x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Análisis

El CIS, Rubalcaba y la herencia de ZP

  • La última encuesta del CIS, cuyo trabajo de campo se realizó a primeros de julio, muestra que Rubalcaba quedó convertido él mismo justamente en aquello que tanto denostó: la herencia más pesada de Zapatero

Ángel González Bardají
Publicada el 05/08/2014 a las 06:00
José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, este domingo 30 de junio en la sede federal, en Ferraz, en la entrega del I Premio Carmen Cerdeira al expresidente del Gobierno.

José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sede federal, en Ferraz, en la entrega de un premio.

EFE
La encuesta de julio del CIS cuyos datos se han dado a conocer este lunes marca el peor resultado para el Partido Socialista de toda la serie histórica (21,2% de voto estimado). Los resultados se agravan si se considera específicamente la intención directa de voto; un 10,6%, que desplaza al PSOE a la tercera posición, tras el PP y Podemos, que obtiene un 11,9%. El dato empeora incluso los funestos resultados de las elecciones europeas, en las que el PSOE obtuvo la peor marca de su historia reciente (23%). El mapa electoral que dibuja esta oleada del CIS presenta un PP erosionado pero resistente que se alza con el monopolio conservador y un área progresista sumamente fragmentada en la que el PSOE lleva las de perder ante el empuje de Podemos.

Como el trabajo de campo de la encuesta ha sido realizado entre los días 1 y 9 de julio, es decir cinco semanas después de las elecciones europeas, del anuncio de la dimisión en diferido del secretario general y de la convocatoria de un congreso extraordinario del PSOE, hay que considerar que esta oleada del CIS recoge el legado electoral y político del mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba y nada tiene que ver con la gestión de su sucesor, Pedro Sánchez, que resultó elegido días después de cerrarse esta encuesta que ahora conocemos. La pregunta es ¿cómo discriminar la parte del legado que corresponde a Rubalcaba de aquella que atañe a Zapatero?

La respuesta que se ha ido abriendo paso hasta fecha muy reciente en el seno del PSOE y en sus áreas de influencia es la inspirada por el ya exsecretario general y sus promotores y afines, entre quienes destacan los propietarios, columnistas y opinantes del diario El País, pero no solo. En síntesis, esta versión sostiene que la causa única y exclusiva de los desastrosos resultados electorales cosechados de forma insistente por el PSOE en los últimos años reside en “la envenenada herencia de Zapatero”. Rubalcaba no sería, por tanto, sino una víctima de Zapatero, acaso la última y más cualificada y desdichada.

Esta teoría mezcla el indiscutible desgaste ocasionado por las medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno socialista en mayo de 2010 con una aproximación simplista y maniquea a la figura de Zapatero, descrito como expresión de todos los males imaginables: improvisación, superficialidad, frivolidad, radicalismo opuesto al acervo felipista de raigambre socialdemócrata…

Quizás quien con mayor desenvoltura haya expresado esta teoría es Soledad Gallego Díaz (“seguramente Rubalcaba no tuvo mucha suerte cuando se tropezó con Zapatero y se integró en su equipo…” El País, 29 de junio de 2014). Así aparecen definidos los dos personajes: el frívolo Zapatero y el confiable y voluntarioso Rubalcaba. Cualquier persona poco versada en la historia reciente del PSOE podría pensar que Rubalcaba paseaba apaciblemente por el madrileño Parque del Oeste cuando su destino se cruzó con el de un irresponsable Rodríguez Zapatero que había salido a estirar las piernas desde su vecino despacho de Ferraz.

Brazo derecho y apoderado plenipotenciario de Zapatero


Dejando de lado los pormenores del “tropiezo” entre ZP y Rubalcaba, no cabe duda que Rubalcaba no fue un mero “integrante” de los equipos de Zapatero sino un elemento decisivo en su gestión de Gobierno: fue su brazo derecho y consejero más influyente durante la primera legislatura (2004-2008) en la que pilotó los dossieres más espinosos, como el fallido Estatut de Catalunya; y fue su ministro y apoderado plenipotenciario en la segunda (2008-2011). Hasta el punto de ser designado por el propio Zapatero vicepresidente primero en octubre de 2010 y candidato único a su sucesión en junio de 2011.

Sin embargo, la visión acerca de la posición y el papel de Rubalcaba no ha sido siempre la misma. Quienes lo consideran hoy una víctima póstuma de Zapatero lo veían como el antídoto perfecto contra los desvaríos de ZP; alguien dotado de cualidades tan providenciales (“inteligencia, profesionalidad, preparación, responsabilidad, convicción, solidez…”) como para neutralizar los desvaríos de ZP.

El día de octubre de 2010 en que se produce la designación de Rubalcaba como vicepresidente, El País proclama: “Zapatero se encomienda a Rubalcaba para rescatar al Gobierno y al PSOE”. A principios de enero de 2011, cuando las encuestas no dan señales de torcer su funesto rumbo, el periódico bautiza a Rubalcaba “La liebre eléctrica de Zapatero” y agrega “El vicepresidente muestra incomodidad por la creencia de que pretende disputar el poder a quien se lo ha dado”. Sin embargo, ese mismo día, uno de los barones más próximos a Rubalcaba, el extremeño Fernández Vara no disimula sus preferencias en el mismo diario: “Tengo tres candidatos (a líder del PSOE) : Alfredo, Pérez y Rubalcaba”.

Las encuestas no se dan por enteradas y la liebre eléctrica no acababa de arrancar; lo que no impidió que El País prosiguiese su cruzada y el 3 de abril insistiese: Rubalcaba es el candidato preferido, vaticinando una pronta recuperación del voto socialista si se eleva su rango y se le confían mayores responsabilidades.

Pero las encuestas (y los encuestados) son tozudos. Y sobreviene la derrota en las elecciones municipales y autonómicas de mayo. La interpretación de los promotores y aliados del vicepresidente es unánime: la dosis de Rubalcaba no ha sido suficiente. Es urgente desalojar a Zapatero (que previamente había anunciado que no concurriría a las siguientes elecciones generales) y entregar todo el poder a Rubalcaba.

Tras evitar cualquier engorroso procedimiento electoral, Rubalcaba es proclamado candidato electoral. Zapatero y los barones nominan como el 'mejor' y el único candidato a Rubalcaba, prorrumpe El País. Las encuestas tampoco reaccionan. Pero sí lo hace El País, que acude nuevamente para suplir el refuerzo que no aportan ni los votos ni los sondeos y exclama tras el acto de proclamación del candidato: “Rubalcaba supera la prueba del liderazgo”.

Pero en noviembre llega de nuevo el momento fatídico de las elecciones. Bajo el liderazgo de Rubalcaba, el socialismo cosecha el peor resultado de su historia en unas elecciones generales. No importa. El análisis ya está trazado de antemano. El 19 de noviembre, ¡la víspera de las elecciones que perderá estrepitosamente!, El País traza una nueva semblanza de Rubalcaba: El político imprescindible y lo describe como “el hombre competente y competitivo al que teme la derecha”.

Una nueva oportunidad

No ha sido suficiente. Hay que dar una nueva oportunidad a Rubalcaba que, liberado definitivamente del estigma de Zapatero, obrará por fin el prodigio. Y así es elegido secretario general del PSOE por un estrecho margen. ¿Y qué sucede desde entonces? Tras un efímero destello, las encuestas continúan deslizándose hacia abajo. ¿Cuál es entonces la explicación?¿Si Zapatero ha desaparecido de la escena, quién puede ser el culpable? ¡La herencia de Zapatero!, el espectro del expresidente se cierne sobre su heredero y lastra su despegue. En este punto existe una curiosa coalición entre los voceros del PP y la dirección del PSOE puesto que ambos atribuyen en estéreo toda la responsabilidad al exmandatario que ha renunciado a defenderse y se ha ofrecido como chivo expiatorio.

¿Cuál es el remedio que propone la dirección socialista? La espera y el olvido. Bastará dejar transcurrir el tiempo suficiente para que el olvido produzca su efecto balsámico y el desgaste del gobierno de Rajoy facilite el regreso del péndulo a su extremo opuesto, devolviendo la mayoría al PSOE.

Pero las encuestas se suceden y se reiteran. Y cuando hubieran debido mejorar, empeoran. En la oleada del CIS de abril de 2013 la intención directa de voto del PSOE se desploma por debajo del 14%, línea que nunca más volverá a superar (tras las generales del 2011 se movía en el entorno del 20%). En paralelo, la valoración de Rubalcaba se derrumba desde las cotas del 4 sobre 10 hasta un 3 sobre 10, nivel del que no volverá a recuperarse.

Por su parte, la confianza en el líder socialista desciende hasta cotas extremas (más del 90% de los encuestados manifiestan tener poca o ninguna confianza en Rubalcaba) y se mantiene en esa sima hasta el término de su mandato.

Para colmo de desdichas, el desplome electoral del PSOE se ha producido en paralelo a un ascenso del peso electoral de la izquierda, pero otras opciones, especialmente Podemos, están atrayendo a los votantes decepcionados.

El ejemplo británico

¿Era inevitable ese desenlace? La comparación con lo sucedido en otros países próximos parece indicar lo contrario. El Partido Laborista británico sufrió una estrepitosa derrota y sin embargo inició una recuperación sostenida que le ha situado en cabeza en los sondeos bajo el liderazgo de Ed Milliband, un ex ministro del mismo premier que fue castigado en las urnas, Gordon Brown. Otro tanto ha sucedido en Portugal, donde el Partido Socialista ha escalado a la primera posición en las encuestas tras un calamitoso final en el que no faltó siquiera la intervención del país por la troika comunitaria.

Una encuesta de GESOP para El Periódico realizada tras las europeas del 25 de mayo proporcionaba alguna clave para entender lo sucedido. La mayoría de los votantes y exvotantes socialistas manifestaban que la causa principal de desafección no radicaba tanto en las decisiones del pasado (“la herencia recibida”) sino en la falta de renovación y la ausencia de un proyecto alternativo.

Como quiera que sea, todas las encuestas, en especial la publicada este lunes por el CIS, reflejan una evidencia abrumadora: bajo el liderazgo de Rubalcaba el castigo soportado por el PSOE no se detuvo. Muy al contrario, ese castigo se renovó y se recrudeció. La sanción de los votantes a la oposición ejercida por el equipo de Rubalcaba ha llegado hasta el extremo de poner en riesgo la primacía de su partido sobre el voto progresista español y quién sabe si la supervivencia de la formación política a la que consagró su vida.

Finalmente, en una ironía del destino, Rubalcaba ha terminado siendo víctima de la estrategia que sus promotores y aliados urdieron para sustituir a Zapatero por el propio Rubalcaba. Una estrategia que consistió en exagerar tanto los defectos de Zapatero como las virtudes de Rubalcaba hasta convertir a ambos personajes en verdaderas caricaturas de sí mismos. Una estrategia que suponía, además, una enorme simplificación de los problemas económicos, sociales y políticos de España, reducidos a un déficit de liderazgo. Estrategia que finalmente sirvió más a los intereses de Rajoy y al Partido Popular que a los de Rubalcaba y a sus apoyos mediáticos y partidistas de la vieja guardia del PSOE.

De hecho, el argumento de la "herencia recibida" ha servido de excusa tanto a Rajoy para justificar su incapacidad para resolver los verdaderos problemas de España como a Rubalcaba para justificar la suya a la hora de resolver los verdaderos problemas del PSOE. Se diría que en eso consiste la paradoja de Rubalcaba: un número dos que alcanza el ascenso largo tiempo ansiado a número uno y que, tras lograrlo, se ve huérfano de un número uno a quien achacar los tropiezos propios. Rubalcaba ha vivido en la contradicción entre su necesidad de recordar y magnificar el problema de la herencia de Zapatero para justificar sus malos resultados y la necesidad de que se olvidara la herencia de Zapatero para poder remontar en las expectativas de voto. Incluso cuando comprendió que su electorado no estaba tan preocupado por el pasado como por el futuro, y a pesar del trabajo realizado en la Conferencia Política, no fue capaz de encarnar la renovación del PSOE.

Y así lo muestra este último sondeo del CIS: Rubalcaba quedó convertido él mismo justamente en aquello que tanto denostó, la herencia más pesada de ZP.
Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • Luisorro Luisorro 19/08/14 00:47

    Rubalcaba pasará la historia como el ministro del interior que acabó con ETA.  La mayor parte de los ministros no tendrán mas historia que la de su lamentable permanencia en el ministerio a no ser que hayan trincado, que les haría ser recordados como trincones que no llegaron a ir a la cárcel, que es donde van los de hurtos menores, por que al parecer son estos los que crean alarma social.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ferrermr ferrermr 06/08/14 11:49

    Rubalcalba ha sido una auténtica decepción política. Ha sido un excelente ministro de interior. Se presentó a la secretaría general del PSOE con un programa que supo presentar y, sin embargo, "desapareció" como jefe de la oposición. ¿Qué pasó?¿Todo fue marketing político o su equipo era pésimo? Toda esta legislatura el PSOE ha sido una caricatura y una burla para la clase obrera. Ahora bien, el futuro no es más halagüeño, con un dirigente bendecido por el PP más propio de un club de campo que de un barrio obrero con problemas básicos que solucionar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rubica rubica 05/08/14 23:54

    Es curioso ese desahogo, contra el partido que no gobierna. Es curioso qu se siga culpando al anterior gobierno, de lo que hace este . También es curioso que esta sociedad que se gasto el futuro de sus hijos, no asuma ninguna responsabilidad. Ahoa vulven a lo mismo. Por cierto, las inversiones en investigación,  energias renovables, becas, ley de dependencia, incremento del smi, pensiones más bajas, fin de eta, tve propia de una democracia, respet alas libertades y manifestaciones, etc. Es rel gobierno anterior. Es que ya vale de tanta critica sobre mentiras

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 07/08/14 20:16

      Rubica (Psoe) dice: "es curioso que esta sociedad que se gasto el futuro de sus hijos, no asuma ninguna responsabilidad."......Rajoy (PP) dijo: "Hemos comprado a crédito viajes al Caribe"...Manuel Pizarro, (expresidente de Endesa y exdiputado del Partido Popular) dijo: "Gastamos 60.000 millones más de lo que ingresamos. ... Vivimos 60.00 millones por encima de nuestras posibilidades"...PPSOE, muchos años de gobernar juntos...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • rubica rubica 07/08/14 22:28

        ¿Y usted que cree que significa el endeudamiento, si no es en bienes productivos, más que gastarse el futuro?. Que conozco muy bien el paño

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • BASTE BASTE 07/08/14 20:14

      El desahogo es con casi todos los partidos,los que han gobernado por participantes y los que no han gobernado por mirar a otro lado.En los años se democracia pactada que llevamos los casos de corrupción han existido desde el principio(flick-flock.Filesa,Roldán,máquinas tragaperras,pockemon,Bárcenas,Palau,banca catalana,caja Madrid,Naseiro,Valencia...y un larguísismo etcétera que va descendiendo por la pirámide hasta pequeños ayuntamientos)Con dineros en paraísos fiscales,tanto de los "dantes"(jamás investigados)y de los "tomantes"(poco investigados por no leer Forbes),con herencias,loterías y un sinfin de películas de serie Z.La realidad es que el personal está harto y el bipartidismo se va desmoronando poco a poco,quedando el esqueleto de los que todavía,en una forma u otra,siguen chupando de la piragüa y haciendo lo imposible por tratar de engatusar otra vez al votante.Si se vota a los mismos,más de lo mismo.Excelente análisis el de este artículo,aunque creo que la razón es otra.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • rubica rubica 07/08/14 22:32

        Se diferenciar muy bien entre quienes luchan contra la corrupción, dando medios y no poniendo zancadilla a los jueces que investigan, o cortan las cabezas que les molestan, o dejan sin financiación a la fiscalía anticorrupción. Yo no puedo permitirme que gobierne el PP y de Podemos, no veo nada que me haga pensar que recuperaremos, nada de lo perdido, tangible e intangible. Es UPyD , con coleta,

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • rubica rubica 05/08/14 23:48

    Escribe aquí tu comentario (máx. 1000 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 05/08/14 22:52

    Para los jovenes que tienen que emigrar o sufrir la esclavitud de unos contratos indignos, para los pensionistas que estan alimentando a sus hijos y a sus nietos y tiene un copago farmaceutico y muchos impuestos empezando por el IVA, para las mujeres que no encuentran un trabajo ni por casualidad y tienen que lidiar con la tristeza de no poder dar aveces de comer a sus hijos, para los mayores de 50 años que estan parados perpetuamente y les han robado la dignidad y la futura pensión, para los funcionarios que los han tratado como perros y causantes del mal del despilfarro, y para tantos y tantos ciudadanos que nos hemos quedado sin futuro el pse nunca tendra perdon. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TMM TMM 05/08/14 19:13

    Ahora parece que Zapatero es el culpable de todos los males del Universo. ¿Dónde estaba la sociedad civil? ¿Dónde los intelectuales? ¿Dónde los medios de comunicación? ¿Dónde los afanadores de dinero? ¿Dónde los más de 108.000.000 de billetes de 500 euros fuera del control del Banco de España? ¿Dónde la Iglesia escriturando propiedades a todo correr? ¿Dónde los economistas que no vieron venir la crisis? ¿Dónde las entidades financieras que prestaron a diestro y siniestro sin control alguno? Se equivocó, ¡claro que se equivocó!, pedro el mea culpa debemos entonarlo todos, unos en mayor medida que otros, pero todos. Se me olvidaba: casi todos los medios de comunicación son monocolores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alberto Sánchez Otero Alberto Sánchez Otero 05/08/14 10:50

    ¡Enhorabuena, Ángel! Tu artículo es muy certero. La ruina del "diario independiente de la mañana" y la del Partido Socialista van tan de la mano que parecen procesos indisociables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ateo ateo 05/08/14 10:45

    El PSOE todavía no sabe que es un muerto viviente al que únicamente le queda ser enterrado. Descanse en paz. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2014/05/y-luego-nos-sorprendemos-que-el-psoe.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 05/08/14 09:25

    Hay una conclusión clara de este artículo: en vez de plantearse hacer las cosas bien, el PSOE se ha planteado cómo colarnos una bola a los ciudadanos. Personalmente creo que esa tendencia es estructural. Ya tenemos a Pedro Sánchez repitiendo la jugada inicial de Zapatero: el desconocido que gana la secretaría. No creo que acaben ahí las coincidencias. Lo único es que ahora tienen la presión de una alternativa real a su izquierda. Probablemente a eso debemos que a estas alturas Rubalcaba no siga pensando en presentarse a las generales y aguantando que cada vez que recrimina a Rajoy algo en las cortes, éste le responda que él en el gobierno ha hecho exactamente lo mismo. Y es verdad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rmartine Rmartine 05/08/14 08:51

    Excelente artículo y conclusión. En épocas complicadas la gente de izquierdas busca una alternativa de gobierno, un proyecto de futuro, una ilusión creíble que le aporte esperanza. El PPsoe de Rubalcaba ni tenía proyecto propio y se desdibujaba dentro del PP. Parecía que el PSOE no tuviera militantes de nivel.  En una semana Pedro Sánchez ha empezado a demostrar que se podían hacer otras cosas. Que había potencial entre sus militantes. Fue consecuente y no voto a Junckers. Para poder soñar en frenar a Podemos yo miro a Parla. Prometió Sánchez que los procesados dimitirían. Hay una frase inglesa encantadora.  "Walk the talk", caminar lo hablado, o sea, cumplir lo que prometes. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión