x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Tres estupideces que convirtieron un asesinato racista en un conflicto nacional

Publicada el 22/08/2014 a las 06:00 Actualizada el 21/08/2014 a las 22:21
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Quienes han vivido en Estados Unidos una temporada conocen bien las paradojas del país. El mismo que buscó la igualdad en los años 60 con una política valiente de traslados masivos de ciudadanos blancos a zonas de población negra, y viceversa, y que inventó la "discriminación positiva" para favorecer el acceso de los negros y otras minorías a la educación voluntaria, a la universidad y al empleo en las grandes empresas e instituciones. El gran país que así logró avanzar en la igualdad de ingresos y amplió la clase media afroamericana desde principios de los 60 hasta los primeros años del siglo XXI. El país que tiene un presidente de color más oscuro que la media. No como América Latina, por ejemplo, cuyos presidentes, con alguna rara excepción, siempre han sido más blancos que sus ciudadanos. El país más políticamente correcto de todos: allí es difícil oír comentarios racistas, y casi imposible leerlos o escucharlos de la boca de los respetables líderes y medios de opinión del país.

Sin embargo, en Estados Unidos hay zonas de auténtica segregación racial de facto. No hace falta buscar muy lejos. En Washington D.C. el centro es un paraíso de la integración multicultural. En unos cinco kilómetros cuadrados en el entorno de la Casa Blanca conviven pacíficamente profesionales uniformados con trajes oscuros y camisas blancas de todas las partes del mundo. Pero a ningún blanco se le ocurriría traspasar la frontera que dejan las otras tres cuartas partes de la ciudad aislada en su marginalidad. Por supuesto, esas zonas están habitadas exclusivamente por negros. Las calles de Nueva York, paraíso de la diversidad, son en realidad una isla cuya representatividad real ha sido mil veces exagerada en el cine y la televisión. Basta con coger el metro hacia el norte una decena de estaciones y asomar la cabeza para comprobarlo. O mirar la enorme desproporción que hay entre los vagabundos negros que deambulan por los dos lados de la ciudad, o los de cualquier otro color. Lamentablemente, como señala un artículo recientísimo del Times, la desigualdad entre blancos y negros ha vuelto a ampliarse desde hace una década y media, poniendo fin a los años virtuosos previos.

Cambiando de tema: quienes han vivido en Estados Unidos saben también que con la policía mejor no jugar. Saben que allí puede funcionar el arquetipo del policía estúpido y arrogante que refleja bien el jefe Wiggum de la Policía de Springfield, en Los Simpsons. Ese tipo obeso y poco escrupoloso que aun siendo un pobre hombre se cree importante por lucir unifirme. El modesto policía local que sin embargo se aplica en sublimar tonterías y menospreciar lo realmente importante. También funciona en la calle americana, y probablemente más aún en los remotos municipios del interior, ese otro arquetipo: el del sheriff implacable, de gatillo fácil. El que, literalmente, después de pararte por pasar en diez millas por hora la velocidad permitida, con una linterna en la mano izquierda ilumina primero tu retrovisor y luego tu cara, mientras con la derecha agarra la pistola en su cartuchera para pedirte la documentación.

La historia y el mito de Estados Unidos se han construído sobre la base de esa idea: la del imperio de la Ley hasta sus últimas consecuencias, incluyendo un derecho asumido de la población a su propia defensa contra los criminales, y la pena de muerte o la cadena perpetua para casos extremos. Ningún país del mundo desarrollado tiene más población en la cárcel.

La tensión racial real existente en Estados Unidos, tan alejada de la supuesta paz oficial, y esa peculiar visión, casi cómica para un europeo, de la seguridad y del papel de la policía, explican en parte que se hayan cometido estupideces como las que hemos visto en los 13 días que dura ya el conflicto en Ferguson, Misuri, a partir del asesinato de un joven de 18 años desarmado y acribilllado por un policía blanco con seis tiros: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

Primera tontería: aplícale al asesino la presunción de inocencia y, por tanto, a la víctima la presunción de culpabilidad. Eso puede incluir la referencia a que el joven había robado unos cigarrillos en una tienda –aunque rápido se demostró que el policía no tenía ni idea de eso– o que se resistió a entrar en el coche o se rebeló contra el agente. Y así, en lugar de arrestar al agente siquiera por precaución y hasta que se dirima su responsabilidad, te limitas a suspenderle en sus funciones manteniéndole el sueldo.

Segunda: para controlar las revueltas en las calles, vistes a tus agentes, compañeros del presunto asesino, casi todos ellos blancos, como si estuvieran en Afganistán combatiendo con el Ejército. No vaya a pudrirse en el almacén todo ese caro material SWAT (máscaras antigas, carros blindados, armas automáticas, rifles de asalto, gases lacrimógenos...). Es difícil infraestimar la dimensión simbólica de ese despliegue. Los policías supuestamente dedicados a ayudar a sus conciudadanos se convierten de pronto en fuerzas de ocupación blanca de un territorio negro. Como explica un politólogo especialista en teoría de juegos, John Patty, es evidente que lo único que logras con ese el toque de queda y el despliegue nocturno es elevar el coste de salir a la calle a protestar. Exactamente lo que quieren los manifestantes: cuanto más cuesta salir a la calle más valor tiene hacerlo. Cualquier ministro de Interior europeo algo avezado sabe que lo mejor para extender una protesta es tratar de apagarla con violencia.

Y tercera estupidez: detener a periodistas. No han sido muchos: apenas media decena. Pero sus detenciones han animado a 45 medios a escribir quejándose de la obstrucción de su derecho a informar. Algunos destacados reporteros internacionales que han sufrido el hostigamiento, han ofrecido al mundo esa imagen tan grotesca del primer país del mundo como si fuera una trinchera de Oriente Medio.

Supongo que no seré el único que vive estos días esos sentimientos contradictorios con respecto al país donde se encuentra el pequeño suburbio de Ferguson, Misuri. Estados Unidos: el país de Martin Luther King y de Obama y el fiscal general Holder, también afroamericano, que estos días trata de apaciguar los encendidos ánimos de la comunidad negra. Pero también el país del agente Wiggum, el descerebrado policía de Los Simpson. Ni siquiera él actuaría con tanta torpeza y tanta insensibilidad, despertando a los fantasmas del racismo después de que un agente blanco disparara seis tiros, seis, sobre un pobre chico negro desarmado de 18 años, que estaba a tres días de empezar la Universidad.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • +mad +mad 24/08/14 03:21

    El Pentágono abre la puerta al golpe de Estado militar en EE.UU. http://es.rt.com/oFp "La instrucción, emitida en febrero pasado pero que ha salido a la luz esta semana, altera las leyes sobre la participación de los militares en la reinstauración del orden público dentro del país, permitiéndoles reprimir la desobediencia civil sin previa autorización presidencial." La página 16 del documento reza: “…los comandantes militares federales tienen derecho en circunstancias extraordinarias de emergencia en las que la autorización previa del Presidente es imposible y las autoridades locales son incapaces de controlar la situación, a participar temporalmente en las actividades necesarias para calmar los inesperados disturbios civiles a gran escala"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • +mad +mad 23/08/14 04:45

    seguro que en América Latina tienen una visión distinta de lo que comentas en este artículo: -http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=81094 -http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=81098

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • +mad +mad 23/08/14 16:16

      mas sobre este tema. ¿El ejercito de Estados Unidos puede intervenir detro del propio territorio de Estados Unidos? (las cosas ya no son como antes): -http://es.wikipedia.org/wiki/Guardia_Nacional_de_los_Estados_Unidos -http://www.abc.es/internacional/20130308/rc-obama-puede-emplear-drones-201303080230.html -http://cenic.jimdo.com/operaciones-militares/revolucion-en-usa/

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • molete molete 22/08/14 21:23

    Obama, segun Giordano, dice...Hay pocos hombres afroestadounidienses que no han tennido laexperiencia de que  los sigan cuando estan comprando en una tienda,  Porque Obama no viaja a  Ferguson Opino que este final  comentado representa un retruecano retòrico, ò asì me lo parece. En otro comentario entre la distinciòn  delo que se considera Politicamente correcto,  la segregaciòn y la Politica Econòmica, pues soklo sed me oc urre que son tres conceptos, que ya de por sì  cada uno por separado  tiene  su propia è importante enjundia como para frivolizar analizando aqui y ahora sobreun concepto serio dentro de la tragedia, que incluso se deprenede el propio titular. lo que si con mucho respeto, desde mi posiciòn de Ciudadano, pienso que con legitimo afàn siempre  en nuestras acciones Polìticas, humanas, etc.  perseguimos la Verdad Absoluta como ùnico objetivo, sin pensar que ello nos impida disfrutar de las Verdades relativas. No se trata de rendirse LA VERDAD ABSOLUTA NO EXISTE, ·perdone

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • serpiente serpiente 22/08/14 21:00

    Me ha gustado mucho su artículo y que para los que aún se creen que los EEUU son como en la pelis, se enteren de lo que pasa allí, creo que no es casualidad lo de la militarización policial al estilo egipcio....según alguna teoria de la conspiración pretenden provocar cualquier situación ciudadana, como en Boston hace un año matando a aquellos pobres chechenios acusandolos de terrorismo, para escalvizar a la población, van probando y experimentando que es lo que siempre han hecho, dentro y fuera del pais. La ley antiterrorista de Bush en vigor aún, vale para todo, y es la coartada para someter a los ciudadanos, con Obama la cosa va a peor. La parte positiva es que ahora hay mucha más información y ya no engañan a nadie.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CapitanRed CapitanRed 22/08/14 20:25

    Sí, en los USA un polícía puede matar a un negro inpúnemente, no como en España que al no ser recistas dá lo mismo negro que blanco, la pasma siempre se vá de rositas. En cuanto a periodistas apaleados creo que también les llevamos la delantera. en fin, es lo que pasa por tener un gobierno facha.saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 22/08/14 15:26

    Las imágenes de la Policía sorprenden mucho. En Asia y Europa van pertrechados hasta las cejas. Enfrente masas desarmadas. Palos o piedras son todas sus armas..Alli sale la Guardia Estatal con carros de asalto. Enfrente ciudadanos con licencia para matar en legitima defensa. Alli son Adultos..Aqui Papa presidente se cree el dueño del destino de gentes de paz. La posesion de armas de fuego es un derecho al que muchos renunciamos por temor. Alli no hay carta blanca.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 22/08/14 11:13

    Existe el mito de que EEUU es el campeón de la democracia. Recordemos las múltiples y sangrientas intervenciones en América Latina para guardar su patio trasero en la senda de sus intereses, o la intervención, militar o por asonadas golpistas, en Oriente Medio para robar petróleo. Muy democrático, sí señor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CrisTower CrisTower 22/08/14 10:06

    Extraordinario relato de la situación y contrastes en el país mas rico del mundo...y con el mayor número de indigentes también.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 22/08/14 04:55

    Muy bien expuesta la problemática. No solo el agente Wiggu, es el prototipo, si no que ya en muchas películas y series norteamericanas, ya se refleja. Y no creo que porque los directores y guionistas sean unos reivindicativos, si no porque no pueden sustraerse a la realidad imperante

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Giordano Giordano 22/08/14 02:39

    Obama: "Hay muy pocos hombres afroestadounidenses en este país que no han tenido la experiencia de que los sigan cuando están comprando en una tienda" / ¿Por qué Obama no viaja a Ferguson? / http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/08/140820_eeuu_obama_ferguson_viaje_holder_tsb.shtml. / 5 cifras para entender la desigualdad racial de EE.UU. / http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/08/140814_eeuu_desigualdad_racial_ferguson_misuri_tsb.shtml

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.