x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Una emigrante privilegiada

Publicada el 02/09/2014 a las 06:00 Actualizada el 01/09/2014 a las 23:50
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Durante las últimas semanas he conocido, a través de infoLibre, las peripecias personales de varios protagonistas de eso que el gobierno del PP llama "movilidad exterior", o "gusto por la aventura", y que el resto de españoles denominamos jóvenes emigrantes en busca de trabajo; ejemplos individuales de un colectivo que, según el Instituto de la Juventud, supone casi trescientos mil jóvenes obligados, entre 2009 y hoy, a buscar en el extranjero un futuro laboral y profesional que no han encontrado en España. Ninguno de ellos –como el resto de personas de cualquier edad que han optado por la emigración– figuran en las cifras del paro, ya demasiado vergonzantes, que se han hecho públicas este martes. Están fuera del sistema, "obligados a abandonar el país –según la Marea Granate– por los recortes en ciencia, en derechos sociales y la precarización del mercado laboral". Esta organización cifra en setecientos mil los jóvenes que han emigrado, y el Consejo de la Juventud y la organización Juventud Sin Futuro coinciden en que el 80 por ciento desearía volver, pero solo 14 de cada cien consideran viable el retorno.

Frente a los testimonios a que antes me refería, quiero hablar ahora de un caso que me atañe directamente: Soy el afortunado padre de una inmigrante privilegiada. Hace hoy un año la despedí en el aeropuerto de Barajas camino de la lista de embarque hacia Inglaterra. Dos meses antes, en vísperas de defender su proyecto de fin de carrera en la Escuela de Ingenieros de Caminos, había realizado un agotador examen de casi cinco horas –exclusivamente en inglés, off course– para ser admitida en una multinacional de Estados Unidos de Norteamérica, dedicada a proyectos de ingeniería; poco después la comunicaron que había sido seleccionada y que debía incorporarse al trabajo en unas oficinas de la empresa en las cercanías de Londres.

La primera sorpresa –al margen de que el sueldo anual, modesto pero profesional, superaba con mucho las paupérrimas cifras que en España suelen camuflarse como "año de prácticas", o "contrato de formación"– provino del aviso de que la multinacional ponía a su disposición una bolsa de mil libras "para gastos de desplazamiento e instalación" al margen del sueldo. Pronto supe que había tenido lugar un pequeño acto de recepción, y que entre las normas de trabajo se encontraba un horario flexible, dentro de unos márgenes, para que cada empleado pudiera compaginar mejor su vida laboral y personal; había incluso la posibilidad de "comprar" un cierto número de días extras de vacaciones con horas de actividad que excedieran las marcadas. La guinda, menor pero significativa, la ponía el cese de actividad a media tarde del viernes para que los compañeros pudieran confraternizar con unas cervezas, que el último viernes de mes corrían a cuenta de la empresa.

¡Y todo eso en una multinacional originaria del país emblema del capitalismo mundial! Tuve que apartar los signos de admiración y sorpresa, a la vez que me desembarazaba de viejos clichés: todo eso forma parte del capitalismo; de ese capitalismo, inteligente y eficaz, que busca maximizar beneficios por las vías de la innovación, del producto bien hecho, de la oferta competitiva y se aleja de la espiral funesta de retribuciones escasas, trabajadores descontentos y producción tan cuantiosa como mediocre. Ese capitalismo que hizo exclamar a Henry Ford, el creador de la marca de automóviles: "¿Bajar salarios? ¿Y quién comprará mis coches?". Lo que he conocido en España es otra cosa, la llamen como la llamen. Aquí se pasó de los cupos de exportación e importación en manos de los jerarcas del franquismo a la "cultura del pelotazo" a lomos de información privilegiada y especulación; se hablaba de "crear valor" con artificios financieros; de conseguir concesiones públicas, aunque hubiera que ceder un porcentaje al cargo o al partido que las repartía. Quien hablaba de trabajo bien hecho, de cumplir los compromisos adquiridos, estaba destinado al ostracismo; se trataba de ingenuos a los honestos, y el cinismo y las apelaciones a que "hay que trabajar más por menos para salir de la crisis" se convertían en la lógica de la corrupta cúpula empresarial. Y a ese entramado de abusos y explotación le llamaban ser liberal, "cumplir con las normas del mercado", "no gastar lo que no se tiene", "devaluar los salarios para ser competitivos"... Mantras a la moda para intentar engañar a quienes perdíamos derechos; técnicas para sustituir la rebelión por la resignación, coartada para el "sálvese quién pueda", aquí con el trabajo precario, la pensión o el mísero subsidio, o fuera con la citada "movilidad exterior" sustituta del Vente a Alemania, Pepe.

Cierto que todo ha cambiado, al menos en parte. El emigrante sin cualificación de los sesenta, representado por Alfredo Landa, ha sucedido en estos años "la generación más preparada de la historia": dos de cada tres emigrantes jóvenes tiene estudios superiores; otra cosa es que consigan un puesto acorde con su preparación. Y en este punto se da la gran paradoja que rompe con tópicos establecidos como verdades universales: la multinacional en que trabaja mi hija realiza buena parte de sus procesos de selección europea en España, y aquí solo examina a ingenieros titulados por la Universidad Politécnica de Madrid, un centro público cuya cualificación se sitúa varios escalones por encima de los de otros países europeos. La cruz de esta paradoja no es individual, sino colectiva. Formar a un ingeniero de Caminos en la universidad pública española tiene un coste, según las cifras que he consultado, de alrededor de trescientos mil euros. Un dinero sufragado con los impuestos de todos los españoles que, en otras condiciones revertiría en los trabajos especializados que desarrollarían en nuestro país y generarían riqueza... y que las empresas extranjeras (como en la que trabaja mi hija) obtienen sin haber aportado ni un solo euro en la formación.

No es el caso, individualizado y privilegiado, de mi hija; son decenas, centenares de miles de jóvenes que se han formado en España con un alto coste para todos, y que, a medio y largo plazo, van a crear riqueza en el extranjero. Un Gobierno que basa la salida de la crisis en la emigración y el turismo nos condena a un futuro al servicio de los países que sí practican una capitalismo inteligente y saben utilizar la capacidad y preparación de nuestros profesionales.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • pastoralemana pastoralemana 10/09/14 12:37

    Yo también soy la madre que ha tenido que despedirse de su hijo. Pero el mío se marchó a los mismísimos EEUU. Sin contrato, sin papeles. Como un espalda mojada (mejicano). En ese plan se van ya muchos españoles. ILEGALES. Allí un contrato y papeles no sale por menos de 10.000 $. Pero tiene trabajo, de lo suyo y otro para completarlo. Y curiosamente en dos meses, del que menos conocía, en la construcción, por encima de mejicanos y estadounidenses, a él, lo han hecho encargado, le han dado vehículo, teléfono y más privilegios. ¿Por qué? Porque los españoles son más serios, trabajadores y responsables. Ya le han pedido que busque más españoles para que se vayan a trabajar allí. ¡Preparamos gente para contribuir al avance de otros países! Y España cada vez más cerca del norte de África!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mamen mamen 05/09/14 19:14

    Me adhiero completamente a cada letra que vd. expresa y esos sentimientos he tenido  yo cuándo dejé a mi hija en Alemania y lo exprese en un articulo que publicó un medio local y que aprovecho para compartirlo aquí también http://www.eladelantado.com/opinionAmplia/7102/colaboracion

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Carlos Urrestarazu Carlos Urrestarazu 04/09/14 10:45

    Los de siempre, ese grupo de privilegiados que "se quedó con España" hace demasiados años y que ahí sigue, con la tolerancia de unos y el aplauso de otros, son los que mandan. A ellos no les importa lo que nos pase porque viven en otra dimensión, tienen más de lo que pueden gastar, mandan sin tener "el poder" político, sacan y meten, van y vienen...Eso es lo que hay.  Constatar esa realidad y decirlo es un desahogo, pero desahogarse no quita la soga del resto. Tenemos que quitárnosla y ponérsela, siquiera un ratito, a ellos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Retornado92 Retornado92 02/09/14 20:31

    Siempre he pensado que tenemos un patronato de especuladores, oportunistas, cuando no ladrones directamente, que acaso compensan la explotación de sus empleados con la endogamia feroz que practican con parientes y amiguetes, lo que nos lleva a jefes incompetentes que le hacen la guerra a la gente inteligente y bien preparada, por miedo a que les quiten el puesto... Es un círculo vicioso, y más que vicioso, infernal, pues condena a este país a tener siempre ejecutivos de mala muerte y gente válida descontenta porque se percata de lo que sucede por arriba... Si quieren un ejemplo, ahí tiene a Diaz Ferrán, gran jefe, modelo de delincuente, o al Arturo Fernández, ése que pagaba en negro a sus empleados, vicepresidente próspero al que han renovado impunemente la concesión de bares y restaurantes de Senado y Congreso, para que los puros sepan que así no se va al cielo...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • dlemadevesa dlemadevesa 02/09/14 11:28

    Enhorabuena por Tu articulo, cuanta razón tienes!! la cuestión, podremos algún dia cambiar este estado de cosas?? Cuando la gente se quitará la venda de los ojos o dejará de mirar para otro lado?'

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.