X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

El establishment español es bisexual

Víctor Lapuente Publicada 10/11/2014 a las 06:00 Actualizada 09/11/2014 a las 18:27    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

En su fabuloso artículo “El contrato social se ha roto”, Ignacio Sánchez-Cuenca ofrecía una original, incisiva y meditada explicación del ascenso de Podemos. No sólo es la corrupción, argumentaba, sino que se “explica sobre todo por la fuerte erosión del 'contrato social'”, la ruptura de las “normas difusas de reciprocidad y justicia que hay en toda sociedad civilizada”. Creo que es un diagnóstico certero y que apunta al problema principal de las “reformas estructurales” del gobierno del PP –tan alabadas por tantos observadores de fuera–: que se ha aplicado “el bisturí sin anestesia”, dejando “caer a las familias más vulnerables”, con un “desmantelamiento de los servicios de dependencia, entre otras muchas consecuencias fatales”. El concepto de contrato social debería ser de discusión obligatoria en cualquier debate de fondo sobre la situación actual y hay que agradecer a Sánchez-Cuenca que lo ponga en la mesa.

El problema con el argumento de Sánchez-Cuenca es que mezcla una crítica legítima –la falta de anestesia– con otra, a mi juicio, más dudosa –que el bisturí no fuera necesario–. Se puede querer, como muchos de los intelectuales del “establishment español” a los que se refiere Sánchez-Cuenca en su artículo quieren, bisturí y, al mismo tiempo, anestesia. Y vitaminas y calmantes y una dieta rica y equilibrada. De hecho, creo que un gran número de los intelectuales a los que se refiere Sánchez-Cuenca –que, a su entender van de La Razón a El País en una simplificación que gustará mucho a los simpatizantes de Podemos, pero creo que es injusta– quieren una política más sofisticada del binomio reformas-austeridad al que se refiere Sánchez-Cuenca como si fueran dos políticas siamesas. Y, en líneas generales, en periódicos como El País han aparecido tantos ataques a la austeridad como defensas de la necesidad de acometer reformas estructurales.

Algunos incluso hemos combinado ambas ideas diciendo que España necesita políticas a la derecha de lo que propone el PP en reformas desreguladoras y, al mismo tiempo, un estado del bienestar a la izquierda de lo que defiende el PSOE. Esta combinación heterodoxa, esta “política bisexual”, entiendo que tiene poco eco en España. Y, entre otras cosas, ello es debido a la mentalidad frentista y polarizada: o estás con las reformas y los recortes o estás con las no-reformas y los no-recortes. Estar en medio penaliza mucho en España. Y artículos como el de Sánchez-Cuenca me temo que alimentan aún más esta mentalidad frentista.

Meter a todos los reformistas en el mismo saco –“el consenso del establishment español”–, etiquetarlos a todos como defendiendo lo mismo es un error. Obviamente, todo depende de a quienes incluye Sánchez-Cuenca en ese grupo, algo que no queda claro en su artículo. Pero, precisamente, esa brocha gorda es un rasgo característico de la mentalidad frentista ibérica, que tan exitosamente ha recuperado Podemos (y que, a mi juicio, es un factor clave para entender su éxito): hay una casta político-intelectual con una agenda neoliberal. Ciertamente, muchos intelectuales españoles han defendido políticas impopulares, pero, con la salvedad de algún extremista que sí seguiría el estereotipo de intelectual descrito por Sánchez-Cuenca (bueno, y el Gobierno del PP, claro, que en este clima polarizado se ha salido con la suya: bisturí sin anestesia), el paquete de reformas más austeridad no es muy popular. Por lo general, se desea anestesia, y mucha.

Por ejemplo, no es disparatado pensar que incluso la Comisión Europea –que suele encarnar al Mal absoluto para Sánchez-Cuenca– hubiera aceptado un plan socialmente más justo que el plan del gobierno del PP –que implica miles de millones para los bancos y descuida a los más desfavorecidos–. No es irreal pensar que se podría haber negociado algo distinto –por ejemplo, uno que hubiera implicado un pequeño coste para los bancos, sus accionistas y depositarios, a cambio de cosas tan sensatas como dar comida al hambriento y cobijo al sintecho–.

La visión –no sólo de Sánchez-Cuenca, sino de muchos otros– de que unas supuestas élites político-intelectuales nos han intentado vender una receta económica entera y cerrada no es cierta, por los siguientes motivos. En primer lugar, hay intelectuales distintos defendiendo reformas distintas (unos la han tomado con el contrato laboral, otros estamos con la reforma de la administración, etc..). En segundo lugar, no creo que la mayoría de las reformas propuestas sean impopulares en el sentido de que la mayoría de la población se opondría a ellas (sobre todo, si se explican meridianamente). Muchas son más bien impopulares para ciertos intereses creados, ya sean insiders en el mundo empresarial o insiders en el mundo laboral. En tercer lugar, como he comentado más arriba, un gran número de estos reformistas “de inspiración tecnocrática” defienden reformas, pero no austeridad. Muchos están a favor de una "política bisexual". De hecho, es significativo comprobar cómo, a diferencia de otras crisis del pasado, un gran número de liberales españoles no alaban el modelo anglosajón sino el danés. De hecho, hay posiblemente más intelectuales liberales que nunca en España defendiendo impuestos altos a la danesa.

En cuarto lugar, creo que para mejorar la calidad del debate deberíamos enterrar –o utilizar con mucho cuidado– términos tan generales como “austeridad”. Creo que se puede ser progresista –de hecho, creo que sólo se puede ser progresista de verdad– y defender que se puede recortar cierto gasto público en España, para poder invertir en otro gasto público. Si consideramos que cada partida a la que etiquetamos como “social” (otro adjetivo a eliminar de los análisis sobre los presupuestos) como sagrada corremos el riesgo de acabar como Francia, que tiene un problema enorme: un gasto público mucho más alto que Alemania... pero menos redistribución: el dinero público beneficia a quienes menos lo necesitan.

Toda la evidencia apunta a que nuestro gasto es también poco redistributivo. Con lo que sí, y aunque esto me hará menos popular que Zapatero, meter la tijera también es de izquierdas. Este mantra –que el artículo de Sánchez-Cuenca sólo hace que magnificar– de que todo recorte es malo es otro ejemplo más de ese pensamiento polarizado y tribal que nos invade. Me recuerda, al revés, a la aversión que tienen los republicanos americanos a todo tipo de aumento de los impuestos y que ha llevado al país al borde de la bancarrota. Aquí, y en países como Francia, podemos estar pronto en un precipicio simétrico.

En conclusión, me entristece ver cómo esta mentalidad frentista no sólo no desaparece, sino que, como en EEUU, va in crescendo en España. Es una pena porque, a mi juicio y creo que al de muchos otros que nos sentimos cada vez más pequeños (y solemos vivir fuera, por cierto), España necesita reformas liberales y, además (de hecho, es una condición), una mayor justicia social. Llamadme iluso, pero el capitalismo eficiente o "justo" (no de amiguetes) que propugnan muchos de esos reformistas tan criticados por Sánchez-Cuenca necesita de mucha justicia social. El gran ganador de todo esto es el PP, al que le viene de maravilla esta polarización y que intelectuales “bisexuales” sean machacados por esa impureza tan imperdonable en este país que es pensar que los de la otra acera ideológica a lo mejor tienen razón en algunos temas.

Espero que este artículo sirva para que algún "bisexual" –alguien que algún día haya pensado que algunas reformas propuestas por los empresarios (o incluso el PP) tienen sentido– salga del armario. Si no es así, como mínimo, aceptemos que los poquitos que quedan en España también tienen derecho a la existencia política.

                                                                                                                                                                      *Víctor Lapuente es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford. En la actualidad, enseña e investiga en el Instituto de Calidad de Gobierno de la Universidad de Gotemburgo



Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Miguelete Miguelete 29/11/14 15:06

    Nos dice el Sr. Lapuente que es partidario de combinar políticas a la derecha del PP en reformas desreguladoras y, al mismo tiempo, un estado del bienestar a la izquierda de lo que defiende el PSOE. Esta postura, dice, no se entiende por la mentalidad frentista y "politizada" que tenemos en España. Sr. Lapuente, las que para Vd son insuficientes medidas desregularizadoras tomadas por el PP, han llevado a nuestro pais a un retroceso en el estado de bienestar de varias décadas. Con estas medidas hay ganadores y perdedores. De estas diferencias sale el frentismo. Estas políticas crean el frentismo. Nos dirá Vd. que como no se han tomado todas las desregularizaciones necesarias ... No es serio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • txanoari txanoari 11/11/14 00:18

    Por la boca muere el pez y los "rodeos" del autor para defender sus "recomendaciones", junto a alguno de los vocablos usados (insiders) y la denuncia del " frentismo ibérico", le sitúan en la órbita de los "consejeros espirituales" cuyas apuestas anteriores a 2008 nos llevaron al "2008" y cuyas recomendaciones posteriores nos han traído hasta "aquí"; eso sí, todo bajo nuestra exclusiva responsabilidad porque nunca hemos llevado mujeres bien aceptar consejos, ni hemos tomado la "medicina" recetada en las dosis prescritas. Ya se sabe que, además de frentistas, sólo funcionamos según el dicho aquél de "la letra con sangre entra".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • sipina sipina 10/11/14 17:30

    A mi me parece que la claridad del mensaje es parte esencial en el discurso de un articulista. En tanto que el artículo del Dr. Sanchez Cuenca se lee fluidamente, siento decir que el correspondiente al Dr. Lapuente es engorroso, no tanto por su contenido como por su estilo. También me llama la atención la seguridad con la que el Dr. Lapuente se refiere a la España bipolar y, de aquí, frentista; me pregunto dónde están los datos para sostener tal afirmación. Finalmente, los comentarios de #1 Ignacio Paredero creo que son bastante acertados: al ser la Economía una ciencia empírica, ¿cúal experiencia ha mostrado que la austeridad (en gastos sociales, recortes en sueldos, etc.) solucione los problemas que dicen (los interesados en aplicarla) resuelve? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Toño Inares Toño Inares 10/11/14 11:06

    Oxford está muy lejos de España y de la  economía real. La posible idoneidad y bondad de las posiciones defendidas por el liberalismo de izquierda no es probable que encuentren respaldo en un momento en que la sociedad no ve el fruto del sufrimiento involuntario al que ha sido sometida mediante amputaciones salvajes de una  variante española de la política neoliberal, que supongo que otra vez para nuestra vergüenza pasará a la historia como el capitalismo español de amiguetes. Cada vez veo mas personas rebuscando lo que sea en los cubos de basura y con ellas, con sus amigos y con sus familias no hay ningún contrato social que valga.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Uber Uber 10/11/14 09:06

    Que decepcion con lo bien que empezaba , tratando de hacer de lo obvio algo... ..que?? O es solo por molestar? Porque ya me diras , preguntale a cualquier persona de cualquier signo si es bonito despilfarrar y a ver que te dice . O lo mismo no lo he entendido .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ignacio Paredero Ignacio Paredero 10/11/14 08:17

    1) El chiste con los "bisexuales" no tiene mucho sentido, pero más allá de eso...   2) El discurso de "lo racional es lo que digo yo" y "lo racional es ni una cosa ni otra, algo intermedio" tiene nombre: UPyD. Y no es cierto, claro.  3) La austeridad es un diagnóstico, que implica, en el agregado, reducir el gasto público. Parte de un diagnóstico equivocado (el problema es el (mal) gasto público), y lleva a dolor y sufrimiento, paro y decrecimiento. Nunca ha servido para lo contrario, salvo en esos casos de la "austeridad expansiva" que son como unicornios: en realidad fotos de caballos en el momento exacto para que parezcan unicornios.  4) Si el gasto en nuestro país es poco redistributivo, se puede revisar, claro. Pero ¿por qué tiene eso que implicar que se debe recortar? Nadie tendría problema en que se reduzcan ciertas partidas y se aumenten otras más redistributivas, pero eso no es ni lo que se pide, ni lo que se hace.  Podría seguir, pero se me acaban las letras :)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • diegosg diegosg 10/11/14 12:04

      Estimado Ignacio, de verdad ¿"Nunca ha servido para lo contrario"? ¿Recortar gastos, cuando estos superan los ingresos, nunca ha servido para nada? ¿Tampoco para sanear las cuentas y empezar un crecimiento sostenible? Me parece que su opinión no sólo contradice la historia económica de cualquier país, municipio, empresa o familia, sino que además va contra todo sentido común. El excelente artículo apunta justamente a esta mentalidad frentista y polarizada que está impregnada en la sociedad, incapaz de ceder en lo más mínimo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • viaje_itaca viaje_itaca 12/11/14 08:58

        No diga chorradas: la estrategia más correcta no puede verse en abstracto. Una cosa es dejar de gastar en cosas inútiles y otra muy distinta es lo que conviene hacer. Si nadie hubiera gastado jamás más de lo que ingresaba, la boyante economía occidental jamás hubiera sido posible. Se basa justamente en eso, que es la base del crédito. Repásese un libro de historia económica.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Giordano Giordano 10/11/14 09:50

      Quizás para inventariar el espectro del comportamiento sexual de los intelectuales habría que identificar, además de a los bisexuales, a los homosexuales, los heterosexuales, los onanistas, e incluso a los castos. Aunque lo más divertido, siempre intelectualmente hablando, sería los practicantes de la orgía en grupo; sin olvidar a quienes intercambian parejas. ¡Lo que ganaría la ciencia económica si cayeran los tabúes metales! Puede incluso que se alumbrara un nuevo paradigma económico al servicio de las personas y del medio ambiente. Por ahora, lo único acreditado es que el “establishment” (casta en castellano) español es proclive a la promiscuidad con cargo a las tarjetas black y a los paraísos fiscales. ¡Ah, y la transexualidad PPSOE!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Irenepaz Irenepaz 10/11/14 12:06

        Yo me apunto a la orgia. Un saludo. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • viaje_itaca viaje_itaca 10/11/14 09:11

      Me ha quitado mucho de la boca y lo ha dicho además ampliado. Poco que añadir salvo el autobombo del autor en cuanto a la capacidad de equilibrismo: todo es que los bancos cedan un poco y pueden estar dispuestos a hacerlo sin resistencia. El poder de los denominados genéricamente mercados es insignificante, así que tenemos en nuestra mano hacer maravillas. Los UPDos son unos maestros de la manipulación burda.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.