X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

Psicopatología política: informe clínico sobre el Partido Popular

Publicada 19/11/2014 a las 06:00 Actualizada 19/11/2014 a las 19:40    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 33

Sujeto: Partido Popular (alias PP).

Fecha de nacimiento: 1989.

Cuadro clínico general: cleptomanía, depresión acompañada de episodios histéricos de euforia, pérdida del principio de realidad, bulimia financiera, terrores diurnos, trastorno lingüístico (disfasia, xenoglosia y farfulleo).

Historial

El Partido Popular nace de los estertores del franquismo, en octubre de 1976, bajo el nombre de Alianza Popular. El hecho de que tenga siete padres (los llamados siete magníficos) no facilita un proceso educativo normal. Su medio familiar se ve profundamente alterado con la llegada de las primeras elecciones democráticas. Sufre rechazo en las urnas en 1977 y pasa una adolescencia complicada, generándose una tensión permanente con el electorado español. En 1989 atraviesa una crisis aguda de personalidad, de ruptura con los siete padres, que se salda con un cambio de nombre y con la entrada en la edad adulta. En esos años, el partido se deja bigote. Aunque modifica su aspecto externo, mantiene las prácticas viciosas que provenían de la infancia. Opera con fuerza el principio de represión, que oculta ante el Yo los deseos subconscientes de búsqueda compulsiva de dinero, financiación ilegal, creación de un sistema de contabilidad paralela, etc. Estos elementos reprimidos terminan somatizándose años después en forma de abscesos barcénicos, disfasia e incluso xenoglosia (habla en lenguas desconocidas), tal y como queda de manifiesto en el discurso de Doña María Dolores de Cospedal sobre la indemnización simulada y en diferido del señor Bárcenas.

El paciente lleva una vida relativamente normal entre 1996 y 2000, pero el estrés de la mayoría absoluta rompe su equilibrio emocional. Si bien en esos años es capaz de atraer a los mejores intelectuales del país, a los que abduce en un frente maniaco contra los nacionalismos periféricos, el grueso de la ciudadanía reacciona con ira ante los primeros episodios de desfiguración de la realidad por parte del PP (caso Prestige, guerra de Irak, etc.). No obstante, la crisis más profunda se produce tras el atentado del 11-M, cuando se aprecian claros elementos delirantes y paranoides.

La victoria en 2011 hacía presagiar una vuelta a la normalidad psíquica, pero la dureza de la legislatura ha acabado reproduciendo las más alarmantes alteraciones de personalidad en su seno.

Alteración conductual: aplauso improcedente

El PP muestra una alteración profunda en la práctica del aplauso. A nuestro juicio, este comportamiento, que nunca ha sido observado en ningún otro paciente a lo largo de la historia clínica, pertenece a la familia de los actos fallidos (Fehlleistung, parapraxis), en los que el inconsciente traiciona al sujeto obligándole a hacer justo lo contrario de lo que se proponía.

El primer caso observado de aplauso improcedente tiene lugar en marzo de 2003, cuando los diputados del grupo parlamentario popular se ponen en pie y celebran con aplausos y jolgorio la decisión de que España participe en la guerra de Irak, a la que se oponía el 90% de la sociedad española. Cabe mencionar que el PP pudo haberse inspirado en el episodio protagonizado por los dirigentes del PSOE cuando acudieron a la cárcel de Guadalajara para aplaudir y vitorear a Don José Barrionuevo y Don Rafael Vera en el momento de su ingreso en prisión.

En la presente legislatura, el primer trastorno de aplauso se detecta con motivo del anuncio realizado por el presidente del Gobierno de los mayores recortes sociales de la historia de la democracia en julio de 2012. Los diputados del PP, puestos de pie, mantienen una ovación cerrada durante casi un minuto, como si Don Mariano Rajoy hubiera hecho una hazaña histórica (véase aquí). Aquel fue el mismo pleno en el que Doña Andrea Fabra, contagiada por el entusiasmo de sus compañeros, profirió el grito “¡Que se jodan!”, destinado a los parados que sufrían un recorte en el subsidio de desempleo.

El fenómeno inverso al del aplauso a destiempo se detecta en el abucheo improcedente: así ocurrió recientemente con los gritos con que fueron recibidas por la bancada popular las palabras de Don Pedro Sánchez sobre pobreza infantil. Varios diputados utilizaron expresiones sarcásticas, como "¡ooooh!", haciendo burla de los niños que pasan hambre en España (véase aquí).

La patología del aplauso improcedente se reproduce en parlamentos menores. Recientemente, los diputados del PP de la asamblea de la Comunidad de Madrid aplaudieron largamente al consejero de Sanidad, Don Javier Rodríguez, por sus declaraciones sobre Doña Teresa Romero, la enfermera contagiada de ébola (véase aquí). Este vídeo resulta especialmente interesante, pues el periodista Don Gonzo preguntó a los diputados por las razones de su aplauso, demostrando con claridad que se trataba de un acto fallido: ninguno de ellos fue capaz de dar cuenta de sus actos.

Fuera de parlamentos también se manifiesta el problema, quizá en grado aún mayor. El episodio más grave hasta la fecha de la patología aquí descrita tuvo lugar en la convención del Partido Popular sobre Estabilidad y Buen Gobierno, que tuvo lugar en Extremadura. Dicha convención se celebró a la vez que se destapaban los vuelos de Don José Antonio Monago a Tenerife, a visitar a Doña Olga María Henao, pagados a costa del erario público y disfrazados de viajes de trabajo. Toda la cúpula del PP aplaudió a rabiar al señor Monago, a quien se presentó como un paladín en la lucha contra la corrupción, emocionando al susodicho, quien rompió a llorar ante el apoyo inquebrantable de su partido (véase aquí).

Las palabras de aliento y apoyo del presidente del partido, Don Mariano Rajoy, a Don José Antonio Monago son otra manifestación sintomática del mismo acto fallido que da lugar al aplauso improcedente. Debe recordarse que Don Mariano ya hizo declaraciones muy similares a propósito de dirigentes del PP que posteriormente fueros imputados o condenados por la Justicia: Don Jaume Matas ("Vamos a intentar hacer en España lo que Jaume y todos vosotros hicisteis en Baleares", dijo en 2004), Don Francisco Camps ("Yo creo en ti. Y estaré detrás de ti, delante o al lado, me da igual", 2009), Don Luis Bárcenas (mediante SMS, “Luis, sé fuerte”, 2013) e incluso Don Carlos Fabra, el papá de Doña Andrea (“Fabra es un ciudadano y un político ejemplar”, 2008).

Diagnóstico

Algunos analistas han considerado que el aplauso improcedente podría formar parte de un complejo narcisista no superado. A nuestro juicio, ese punto de vista es equivocado. El aplauso, que ya se observa en algunas especies superiores de simios, debe interpretarse en el caso que nos ocupa como una descarga de energía orientada a acallar un comportamiento que es desaprobado por el Yo consciente. El aplauso improcedente de los diputados del PPes un fenómeno dominado por el instinto del Tanatos: sólo se observa en la historia del PP cuando su supervivencia electoral está en cuestión. El Ello del Partido Popular fuerza el aplauso a decisiones que llevan al paciente al suicidio político. Cuanto más perjudicial para sus propios intereses es la decisión que se toma, más fuerte y cerrada resulta la ovación del Partido Popular.

Terapia

No hay precedentes en la terapia de esta psicopatología política. Como tratamiento en el corto plazo, se recomienda a los diputados del Partido Popular que acudan al Parlamento de la nación (y a los actos del partido) con guantes de boxeo, manoplas u otros adminículos que silencien el sonido que producen las manos al chocar entre sí. No obstante, si se desea erradicar por completo la pulsión de aplaudir en el momento más inoportuno, el paciente debería someterse a una cura de desintoxicación: tras examinar el caso en profundidad, creemos que el paciente debe permanecer alejado del poder durante los próximos 74 años.

Tarifa

Según lo acordado entre este gabinete psicológico y el paciente, el presente informe se facturará sin IVA y se pagará con dinero procedente de la caja b del Partido Popular. Por el descuento del IVA, se ha he rebajado el coste de hora de trabajo de 400 a 375 euros. Teniendo en cuenta que se han invertido 246 horas, el PP adeuda a este gabinete la cantidad de 92.250 euros. El tratamiento específico de la disfasia de la señora Secretaria General, Doña María Dolores de Cospedal, sobre el finiquito de Bárcenas, es cortesía de este gabinete.


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • hartodjetas hartodjetas 02/12/14 21:36

    Rajoy (investidura): "Mi finalidad no es salvar al país de la ruina en la que lo ha hundido la anterior administración de sinvergüenzas. No es ese mi elemental propósito, sino que, íntima y ardorosamente, en el PP deseamos contribuir al trabajo de saqueo con que se vacían las arcas del Estado, aspiración noble que ustedes tienen que comprender es la más intensa y efectiva que guarda el corazón de quienes conformamos el PP. Robar no es fácil. Para robar se necesitan determinadas condiciones que creo no tienen todos. Ante todo, se necesita un cinismo perfecto, y en el PP nos sobra, no lo duden. En segundo término, se necesita ser antisocial, y en el PP también lo somos señores. Saber venderse oportunamente, no desvergonzadamente, sino 'evolutivamente'. Y créanme, señores, seremos ladrones, pero antes de vender el país por un plato de lentejas, créanlo, preferiríamos ser honrados. Valoren la magnitud de este sacrificio y verán que soy el perfecto candidato a presidir este Gobierno. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • José González José González 23/11/14 13:40

    Después de un ataque de risa que casi me desencuaderna, de dio un bajón que casi me suicido. Dado que necesito estímulos fuertes para no morir de asco, seguiré leyéndole.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Toño Inares Toño Inares 23/11/14 09:02

    Lo que peor llevo es el grito de la presunta hija del capo tuerto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Joaqvk Joaqvk 22/11/14 03:57

    Muy bueno, ingenioso y crudamente realista aunque creo que el diagnóstico es mucho más grave y complicado. Si incluimos complejo de superioridad y ego desmedido, creencia en ser el referente moral, esas actitudes también tienen lo suyo, sólo hay que mirar a Esperanza Aguirre y el circo de Madrid o de Valencia, al señor Ignacio González, señor del ático marbellí, o a Alberto Fabra, señor de los imputados de la Comunitat. Ni con todo el dinero que aún guardan en Suiza podríais curarlos, jajaja. Mi terapia: vuelta a la vida normal, a trabajar y a ganarse la vida con honradez, que muestren un poco de vergüenza y humildad y se alejen de la política si no quieren seguir haciendo más daño. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Plateado53 Plateado53 21/11/14 19:08

    Esta es su Enfermedad.- Ya ha Empezado la Cacería a PODEMOS   el Motivo Todos lo Sabemos, Lo mismo Hicieron con Felpe y lo Consiguieron. Dale Caña Pablito Iglesias, Que no te cortan esos a Ti ni la Coleta Cada día que va pasando somos Mas contra mas te Odien mas Subirás Ole ese tío de Coleta  Que pega tiros sin Escopeta Vayamos a por esos Corruptos Que ya les están Temblando hasta los Cojones por que se les acaba el Royo si tu te Pones

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CapitanRed CapitanRed 21/11/14 09:14

    diágnostico correcto, y también el tratamiento correspondiente. saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Co_Ra Co_Ra 20/11/14 20:50

    ¡Niquelao! :-D

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Eibaruztarra Eibaruztarra 19/11/14 21:51

    Esta afección esta diagnosticada hace muchos años y se la conoce como "Síndrome del Ovacionador Enfervorizado" (SOE, que curioso !!), creo que fué el Dr. Forges quién lo diagnosticó, y curiosamente se da en TODOS los partidos del hemiciclo, con mayor presencia en los que detentan PODER, "aunque no se saben todavía las causas".  Hace años, antes de que tuviéramos "Estado de Desecho", y a falta de tratamiento cubierto por la SS.SS., se reunían de forma masiva en la Plaza de Oriente, y se reventaban las manos, aplaudiendo lo que fuera, daba igual. el caso era dar rienda suelta a su deseo de APLAUDIR.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Ja Tellez Ja Tellez 21/11/14 05:55

      Eibar.... Tan bueno como el articulo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • losdel38 losdel38 19/11/14 20:26

    ....Sr. Sanchez Cuenca,yo no sabia que la  Psicopatologia era una enfermedad muy contagiosa,que un tal Barcenas la cojio en el seno del PP ,este Sr. metio la mano en un bolso que estaba en un Banco y mas tarde casi todos   ( creo que las Sra/es. de la limpieza son los unicos que estan limpios )...hasta el jefe un tal Rajoy arias el Padrino esta contagiao.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lucía Oliveira Lucía Oliveira 19/11/14 20:08

    Muy buena esa carga de ironía. La expresión " aplauso improcedente " es genial.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre