x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

Los reyes son... los ciudadanos

Publicada el 05/01/2015 a las 06:00
No son los padres. Ni los de la patria ni los de la Constitución. En democracia (incluso en una monarquía parlamentaria), los reyes son los ciudadanos. Y no sólo porque decidan el Gobierno cada cuatro años, sino porque, pasito a pasito, al hilo de las no tan nuevas formas de comunicación y participación, van forzando cambios en la forma de 'ser' de la democracia y en el modo de ejercerla. Si desde la política, las instituciones, las élites del dinero o de los poderes mediáticos muchos no quieren darse por aludidos, es su problema. La cabalgata de la realidad se los llevará algún día por delante. Pero las soluciones urgen. De modo que este 5 de enero de 2015 quizás resulte oportuno enviar unos cuantos deseos a los reyes / ciudadanos, que somos todos.

1.- Exijamos transparencia

Lo cual no tiene grados, sino que, como define la Real Academia, lo transparente es “claro, evidente, que se comprende sin duda ni ambigüedad”. A menos bultos, más claridad. No hacen falta muchas leyes, sino suficiente voluntad. Toda actividad sostenida en todo o en parte con dinero público debe gestionarse de modo absolutamente diáfano. Si el rey-ciudadano pregunta, las administraciones públicas tienen que responder. El silencio administrativo es una coartada incompatible con la transparencia. Y el máximo nivel de claridad es exigible a todas las instituciones que existen por, para, gracias a… los ciudadanos. No hay excusa posible para ocultar cada detalle de las cuentas y el funcionamiento de la monarquía, el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, la CNMV, el Congreso, el Senado, los Gobiernos central o autonómicos, las empresas públicas…

2.- Exijamos responsabilidad

Quieren hacernos creer que en España se ha producido una especie de conjunción planetaria en la que se mezcla una frivolidad colectiva, una tendencia natural a la picaresca, una etapa de ‘vacas gordas’ en la que todos hemos vivido “por encima de nuestras posibilidades” y un posterior, conveniente e inevitable castigo que consiste en que tenemos que “apretarnos el cinturón” por lo mal que nos hemos comportado. Tal visión luterana de lo ocurrido tiene más que ver con intereses crematísticos que con la fe religiosa o con el rigor en la administración económica.

Pero lo más importante es que se trata de una trampa. Se trata (siempre se ha tratado) de disfrazar las responsabilidades individuales en la confusión de las supuestas culpas colectivas. Quien ejerce el poder es responsable de sus efectos y de sus defectos. El presidente de un partido no puede quedarse mirando a Cuenca como si no fueran con él los autos judiciales que señalan su financiación irregular o la corrupción generalizada en sus filas. El gestor de un banco no puede seguir disfrutando de una pensión millonaria cuando ha arruinado la entidad y a sus accionistas y ahorradores. Que cada vela aguante el palo que le corresponde.

3.- Exijamos justicia

No lo ha dicho cualquiera, sino el mismísimo presidente del Poder Judicial, el mismo que ha sacado a concurso la plaza del juez Pablo Ruz para meterle prisa con la Gürtel. Ha dicho que en este país la Ley está pensada para castigar a los robagallinas y no a los grandes defraudadores. Y el sacrosanto ‘sistema’ reacciona como si quien lo hubiera dicho fuera uno de tantos tertulianos.

Si es cierto (y así lo percibe la ciudadanía) lo que ha denunciado hace pocas semanas el presidente del Tribunal Supremo, debería haberse producido un escándalo político mayúsculo que derivara en una comisión parlamentaria encargada de planificar urgentemente una reforma legislativa destinada a hacer real lo que nuestra también sacrosanta Constitución sostiene: la justicia es igual para todos. Hágase. Si tan problemático y conflictivo es abrir un proceso constituyente, empecemos al menos por exigir que se cumpla ese ¿70 u 80 por ciento? del articulado constitucional que sigue sin cumplirse 36 años después.

4.- Exijamos respeto

Los ciudadanos-reyes somos mayores de edad, y eso aceptando que es arbitrario el establecimiento biológico de las mayorías de edad. ¿Estamos seguros de que Rafael Hernando o García Legaz o Arturo Fernández son más mayores de edad que el Pequeño Nicolás? Al menos no ofendan a la inteligencia. Negar la evidencia cuando está a la vista de todos es simplemente insultar, provocar y algo aún peor: confiar en el progreso del fanatismo como hilo conductor de las mayorías democráticas. Al parecer no importa la realidad si uno consigue engañar al suficiente número de votantes, o convencerlos de que es mejor mirar para otro lado que aceptar esa realidad. La Marca España seguirá fuera del marco de la normalidad democrática mientras la mentira en política salga gratis.

5.- Exijamos conocimiento

Van escuchándose cada día más voces que enfrentan la supuesta necesidad de una “revolución desde arriba” ante el riesgo de que se produzca una “revolución desde abajo”. Como en otros tiempos históricos. Y como si alguna vez hubiera habido en España una verdadera “revolución”. (Argumenta Santiago Muñoz Machado que en este país siempre se ha optado por procesos constituyentes o por golpes de Estado o por ambas vías combinadas, mientras otros países abordaban y digerían verdaderas revoluciones). Como enfrentaban sus argumentos Antonio Maura y Pablo Iglesias (I) hace más de cien años; como Ortega y Gasset o Azaña lo hacían unas décadas después.

Sí. Hace un siglo ya se hablaba de “arriba y abajo”. Y existían el caciquismo, y la compra de votos, y el encasillado y el bipartidismo. La medicina más eficaz contra la manipulación y los populismos es el conocimiento. La mejor salsa de la corrupción es la ignorancia. Exijamos educación y alentemos los méritos y las capacidades por encima del patrimonio personal o familiar. Menos José Ignacio Wert y más César Bona

6.- Exijamos tolerancia

Todos los factores están relacionados en la convivencia. Unos más que otros. La ignorancia permite la prepotencia de las élites, y la ausencia de conocimiento desata las pasiones y conduce al sectarismo. Y de sectarismos este país lo sabe casi todo. Por la derecha y la izquierda, por arriba y por abajo. Es también intergeneracional. Exijamos y practiquemos el frontispicio machadiano: “¿Tu verdad? No, la verdad; y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela”.

7.- Exijamos periodismo

Ya son pocos los que cierran los ojos a la evidencia de que la crisis de este país no ha sido económica sino sistémica. No ha sido (no es) sólo una crisis de la política o de las finanzas, sino también de los medios. Ha fallado toda referencia de credibilidad. Del rey abajo, nadie se libra.

Dicen los tramposos manuales de autoayuda que “toda crisis es una oportunidad”. Esos manuales suelen favorecer a quienes provocan las crisis y hacen dinero con quienes las sufren. Lo cierto es que la crisis de los medios de información tradicionales (muchos tan endeudados que han ido a parar a las manos de los propios acreedores) coincide con una revolución digital que no sólo permite sino que obliga a cambiar la forma de ejercer el periodismo. Adiós a los púlpitos y al sermoneo. Bienvenidos los pactos entre lectores y periodistas que dan valor a la necesidad cívica y democrática de un periodismo independiente, libre de ataduras con la gran banca, la gran empresa, los partidos o las familias políticas. Convenzámonos entre todos de que hace falta más que nunca un periodismo honesto. (Y no lo confundamos con la neutralidad o la equidistancia; hay aparentes o falsas objetividades muy bien pagadas o subvencionadas).

Dejemos ya de exigir y practiquemos. No es por reivindicar el manoseado eslogan kennedyano sobre lo que tu país te aporta y lo que tú puedes hacer por tu país. Pero es verdad que se trata de nosotros mismos. De nuestros hijos. De trazar una raya gruesa entre la descomposición de un sistema y sus posibilidades de regeneración. No son las urnas el único camino. Pero son un camino imprescindible. Y en 2015 (o desde el próximo mayo hasta el siguiente febrero, si Rajoy se empeña) se abrirán las urnas en ciudades, comunidades autónomas y finalmente en el Estado. Antes de introducir la papeleta existe la oportunidad, la necesidad, incluso la obligación de que todos nos exijamos (y practiquemos) al máximo: responsabilidad, transparencia, justicia, conocimiento, respeto, tolerancia… Todo eso que se construye cada día del mes y del año, a través de cada pequeña decisión, por medio de mínimas elecciones que, en la suma, pueden mejorar la convivencia y la democracia.

¡Feliz Cambio 2015!

Más contenidos sobre este tema




40 Comentarios
  • viaje_itaca viaje_itaca 10/01/15 16:30

    Vota a OTRO. Un partido cualquiera, pero distinto a los de siempre. Peor no lo puede hacer. Puede ocurrir que acabe defraudando también, pero hay más OTROS a los que echarles mano y largar también a estos. Lo que no puede ser es que un partido de gobierno la cague y no desaparezca de las instituciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tierrasaltas Tierrasaltas 09/01/15 08:55

    Claro y diáfano. Muchas gracias, Sr. Maraña. Pero apenas hay lugar para el optimismo, o siquiera la esperanza, porque tras las declaraciones del presidente del Poder Judicial, no se ha hecho ni se va a hacer nada; y tras el éxito de César Bona tampoco se va a hacer nada, desde el gobierno. Lo tendremos que hacer nosotros, entre todos, porque como dijo Ortega, en España, lo que no ha hecho el pueblo se ha quedado sin hacer. Así que al tajo, que tenemos mucho por delante. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Marivi Marivi 09/01/15 08:18

    Gracias por tu honestidad en el artículo que comparto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 08/01/15 16:29

    Las dificiles alianzas de medios de comunicación, que parece se convierten en bandos de las diferentes ideologias con sus afectos, sus filias y fobias, sus contradicciones, que la pela es la pela. La Sexta con el Mundo, con Zapatero, Chacon, Podemos, eso si, siempre que vayan en contra de El Pais, la cupula del PSOE y de Sanchez (Pedro). Con grandes dosis de soberbia de los que se han querido convertir en la biblia en pasta de la progresia (sin conseguirlo, se les ve la patita). Manca finezza.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • viaje_itaca viaje_itaca 10/01/15 16:32

      El autor original de esa frase, manca finezza, fue precisamente ¡un político italiano!. ¡Dios mío, quien va siempre a hablar (como de costumbre con esta frase)!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • José González José González 08/01/15 12:21

    ¿Cómo no suscribir todos y cada una de las frases del artículo? ¿Cómo no sumarse al entusiasmo y la aprobación de quienes lo han comentado ya? Sin embargo, yo quiero permitirme decir que, de las siete exigencias que el escritor plantea, la primera para mi es la que él formula como quinta: el conocimiento, la formación ciudadana. La que nos haga analíticos, críticos, dialogantes, tolerantes, exigentes. Esa es, de las siete, la base sobre la que las demás pueden construirse. Pero, en cualquier caso, me sumo a quienes han disfrutado del artículo y felicito con ellos al periodista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ela ela 08/01/15 00:11

    Ela dice: Excelente artículo, como siempre, no decaiga, que es un ejemplo para todos; vaya igualito que Chani.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • duende duende 07/01/15 13:12

    Gracias por el trabajo de ordenarnos tan bien y tan claro las ideas que nos bullen desordenadas en la cabeza. Feliz Año del cambio. Cualquier cosa será mejor que lo que tenemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • PADILLA PADILLA 06/01/15 23:33

    Sr. Maraña, un artículo estupendo digno de un gran periodista como es Ud.la buena gente dice grandes verdades y la palabra exigencia implica compromiso también. Hemos confiado en los que nos gobernaban e iniciativas como la suya y otros nos han ido abriendo los ojos, pero como bien dice, no tenemos que ser actores pasivos, tenemos que ser exigentes y dar un golpe en la mesa y asumir riesgos. Solo esa actitud propiciará el cambio. Feliz 2015

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 06/01/15 19:49

    ¡Caray! Caramba con nuestro director. Amén. No se puede añadir nada. Por algo me gusta infolibre. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 06/01/15 19:42

    Gracias por tu artículo. Conviene recordar continuamente el poder y el deber ciudadano. En nuestras manos están muchas cosas. Yo también deseo un feliz año de CAMBIO 2015.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión