x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

La libertad no mata, los fanáticos, sí


Publicada el 08/01/2015 a las 06:00 Actualizada el 07/01/2015 a las 23:13
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Charlie Hebdo

Impacto de bala en las inmediaciones donde se produjo el ataque.

REUTERS
Oficinas de Cinfa

Están por un lado los muertos –entre ellos los dos policías que protegían la sede de Charlie Hebdo, el director de la publicación, Stéphane Charbonnier (Charb) y varios de sus dibujantes estrella: Cabu, Wolinski y Tignous–, y están por otro los principios. Y los heridos, y el dolor; también la rabia.

A los muertos se les rinden honores, memoria, funerales, enterramientos o crematorios, según lo considere cada familia. Lo único que no puede caer bajo ninguna bala es la esencia de lo que somos, los valores sobre los que nos sustentamos, entre ellos la libertad de expresión. Sin ella se impondría el miedo, el silencio, la sumisión. Si el límite fuera Mahoma, cualquier religión o intransigencia, lo será todo, también el presidente del banco que financia tu periódico, el Gobierno de turno que insufla vida a través de anuncios oficiales o subvenciones, el poder en cualquiera de sus formas. Esta es la teoría; todos estamos de acuerdo, pero se trata de un asunto complejo que exige ir más allá de las emociones.

Antes de que avance en el texto, un recordatorio: la viñeta que encabeza el texto pertenece a David Pope, supongo que nos perdonará la licencia. Resume el combate libertad-barbarie.

La credibilidad de un medio depende de los lectores, de años de trabajo y de fidelidad a unos valores periodísticos. La credibilidad se pierde en un santiamén. Ese prestigio se construye con transparencia e insobornabilidad. Charlie Hebdo siempre rechazó las ayudas oficiales; también, la publicidad. Su salud económica, su libertad, dependía –y depende– de sus lectores. Ahora los va a necesitar más que nunca.

Oficinas de Cinfa

El ataque contra la sede de la revista en el día de su consejo de redacción, cuando estaban todos sus periodistas y dibujantes, es un acto planificado, no casual. En uno de los vídeos difundidos en las redes sociales y medios digitales, uno de los asaltantes grita "¡Alá es grande!"; también se escucha "hemos vengado al profeta Mahoma", "hemos matado a Charlie Hebdo". El sello yihadista es incuestionable. Francia es uno de los países europeos que más voluntarios extranjeros aportan al Estado Islámico. Tenemos un problema.

Oficinas de Cinfa

No es el primer ataque contra esta revista satírica que publicó en 2006 las caricaturas de Mahoma junto al periódico conservador danés Jyllands-Posten. Aquellas 12 viñetas provocaron una oleada de críticas y manifestaciones en el mundo musulmán, además de ataques contra intereses occidentales, sobre todo daneses y franceses. Todo parecía orquestado, parte de un jugo mayor. Los manifestantes protestaban contra lo que no habían visto.

Varios medios europeos publicaron las viñetas, o algunas de ellas, en solidaridad, entre ellos la revista francesa Le Canard Enchainé, más próxima a lo que en España es Mongolia, la noruega Magazinet y el diario France Soir. La mayoría de los grandes medios internacionales optaron por proclamar la libertad de expresión pero sin incluir viñetas. Fue especialmente hábil el dibujante francés Plantu de Le Monde, que creó una figura de Mahoma con una frase de apoyo a la libertad de expresión.

Oficinas de Cinfa

También existe hoy un debate en los medios y las redes: ¿Debe haber límites al humor, a la libertad de expresión? ¿Es inteligente provocar a los asesinos? ¿Es autocensura no hacerlo? Resulta curioso leer a destacados representantes de la intolerancia de la derecha española, aquellos que no pierden ocasión de insultar al contrario, enarbolar la defensa de la libertad de expresión. Fluye un tufo islamófobo; nunca defienden el mismo derecho si se habla de Israel.

Julio Maset
Durante aquella crisis de las viñetas escribí sobre ello en el blog Aguas Internacionales, que mantenía en El País antes del deceso periodístico de su autor, ya me entienden http://blogs.elpais.com/aguas-internacionales/2012/09/mahoma-y-la-libertad-de-expresion.html. ¿Es temerario desafiar a los fundamentalistas locos que habían intentado volar la revista? ¿Se puede expresar la crítica de otra forma más sutil? En el post incluí un dibujo de Carlos Latuff contra el director de Charlie Hebdo, y que ha resultado profético. Latuff ha publicado un segundo tras el atentado en el que considera que la revista es otra víctima de Oriente Próximo. 

i+d+i Cinfa
En aquel texto ofrecí datos, a menudo contradictorios, para fomentar un debate; es la intención de todo lo que escribo: permitir que el lector saque sus propias conclusiones. ¿Cuáles son las suyas?

Defiendo que el límite de la libertad de expresión está en los tribunales. Si a un rey no le gusta lo que se publica de su hija no ordena la muerte de un periodista, como mucho presiona a la publicación, algo que también es lamentable. No es lo mismo matar que manipular desde el poder.


Estamos ante un debate esencial: la fe, las emociones, el fanatismo. La religión católica no dispone de la Inquisición, vivimos tiempos en los que el laicismo, que es la expresión máxima de respeto en democracia, trata de colocar la religión en la esfera privada del individuo, que es donde debería estar.

Las religiones nacen, se expanden y se contraen, como los seres vivos que las interpretan y siguen. La religión, la cultura y la ciencia tienen cierta incompatibilidad. A más incultura y menos educación siempre hay más intolerancia. La tradición está por encima de la ley. Sucede en Pakistán, Arabia Saudí o Afganistán.

Si sabemos lo que hace el Estado Islámico en Siria e Irak y sabemos que se nutren de miles de voluntarios extranjeros, muchos de ellos europeos que van y vuelven, no parece sensato jugar a la provocación extrema. ¿O sí se debe buscar el límite? Está en juego algo más que la vida de unas personas, la seguridad. La esencia de Charlie Hebdo es no ceder un centímetro.

Oficinas de Cinfa

En Occidente si algo te ofende tienes varias opciones: no comprar la revista, no leerla, denunciarla ante los tribunales. Aquí no volamos por los aires ni decapitamos a los diferentes. Ahora no, pero hasta hace no tanto éramos igual de salvajes.


Es importante que en casos tan dramáticos como este no perdamos de vista que entre los valores que defendemos están también la presunción de inocencia, el derecho a un juicio justo, a una defensa letrada. También es importante que recordemos algunas cosas esenciales: los delitos los cometen las personas, no las religiones, las razas, los países. Caer en la islamofobia, o en la censura, sería la mayor de las derrotas. Un dibujo de Charlie Hebdo de octubre de 2014 ayuda a aclarar este punto: en él se ve cómo los radicales tratan de degollar en nombre de Mahoma al mismo Mahoma al grito de infiel. La religión es solo la excusa, no el motor.

Termino con un dibujo de uno de mis dibujantes favoritos: Le Raul. Solo consiste en elegir una consonante de las dos disponibles. Parece baladí, pero en una de ellas está la base de todo, de la libertad y de la esperanza de poder usarla. ¡Fuerza Charlie Hebdo!

Oficinas de Cinfa

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • LANZAROTE LANZAROTE 10/01/15 10:04

    Partiendo de mi condena absoluta a estos ataques, creo que identificar Islam con estos fanáticos es como identificar a la Iglesia católica con los Legionarios de Cristo o el Ku-Klus-Kan. Hay un mundo de fanatismo y otro de la razón, la mejor política antiterrorista sería articular una política que evite la desesperación que lleva de la razón al fanatismo. ¿Recuerdan la llamada de atención que supuso la quema de coches en la periferia de Paris? Guettos como éstos están por todas Europa. Estas segundas generaciones están partidas, no son de allí ni de aquí, son terreno fácil para los fanatismos de todo signo. Occidente está en gran parte actuando como un bombero pirómano.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MUTX MUTX 09/01/15 17:47

    Un viejo refrán dice, donde fueres haz lo que vieres, esta gente después de dos generaciones de vivir en Europa no se ha integrado, no respetan nuestras costumbres, con el burka puesto una mujer pierde su identidad y nosotros tenemos que callar y otorgar que eso se haga. Sinceramente no es ser más progresista aceptar el islam, lo progresista es combatir su arcaísmo su credo fanático y aquí en Europa ya no toleramos tribunales religiosos de ninguna religión. Que practiquen lo que quieran, pero con respeto y sino que se vuelvan a África.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pintaius Pintaius 09/01/15 14:06

    Las gentes de bien deberían estar en contra del terrorismo. De todo tipo de terrorismo. Que dos personas entren en un local con fusiles de asalto y maten a doce personas, por la (sin)razón que sea, es terrorismo. Que tres personas se reúnan en una isla para terminar con la vida de cientos de miles porque su gobernante es un impresentable, también lo es. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América... Imponer nuestra «democracia», nuestro sistema económico o nuestra forma de ver la vida a bombazo limpio a lo largo y ancho del mundo mundial, también lo es. Cometer actos terroristas de falsa bandera para atemorizar a la población de tu propio país, www.youtube.com/watch?v=h5xjLqKFufk (atentos al final del documental), también lo es. Y como dicen que dice la biblia: Quien siembra viento, recoge tempestades. Mantener acojonada a la población francesa, y española que nosotros sepamos, porque dos asesinos hayan cometido un crimen no sé lo que es...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ateo ateo 08/01/15 20:03

    Si cedemos al espurio respeto a las creencias, primero dejaremos de publicar viñetas porque ofenden a algún creyente, luego deberemos vestir a nuestras hijas, madres o esposas con un saco negro porque su presencia provoca al piadoso pervertido, después habrá que acudir puntual y obligatoriamente a la mezquita, pagoda, templo o iglesia que se nos asigne porque nuestra ausencia siempre insultará a algún fervoroso acólito y al final se acaba viviendo en el Afganistán o el Irán de los ayatolas, en el Tíbet de los opresores lamas del siglo XX o en la Europa del Medievo. Así que, o nos podemos a blasfemar con más energía o acabaremos viviendo en una pesadilla en donde el increíble batiburrillo de creyentes nos impongan sus absurdas y dementes ideas, con el resultado final de dejar de ser ciudadanos del siglo XXI para volver a ser humillados vasallos del siglo IX. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2011/10/feliz-dia-de-la-blasfemia.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manuel1947 manuel1947 08/01/15 18:31

    En mi opinión, la religión como fé que es, mueve montañas. No solo es excusa, es un poderoso motor para el hombre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • codosero codosero 08/01/15 18:02

    Leo tus escritos en todos los periódicos que te encuentro.Tu artículo   me deja algo perplejo en la frase.La religión es la excusa, no el motor. Tengo mis dudas que sea así exactamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • talía talía 08/01/15 11:39

    Cualquier religión  es la cobertura y justificación de muchas atrocidades y abusos a lo largo de la historia y parece que seguimos igual, de todos modos todas las acciones sean las que sean y las terroristas entran en el mismo saco, siempre benefician a alguien, pensemos a quién o a quiénes, desde luego a la gente de "a pie" NO, que vemos cómo nos van restringiendo las libertades en aras de una ficticia seguridad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Karma Karma 08/01/15 10:40

    Muchas gracias por este artículo tan reflexivo que nos hace pensar más allá de la condena y el horror de estos asesinatos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • canario de los montes canario de los montes 08/01/15 07:15

    "A más incultura y menos educación siempre hay más.................. religión"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 08/01/15 01:23

    Propongo salir en pelota viva en cuanto haga bueno. El cuerpo humano desnudo es como la cruz a Dracula. Ese es nuestro error: confundir fe con supersticion. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.