x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

Coca-Cola versus Estado de derecho

Publicada el 20/01/2015 a las 06:00 Actualizada el 19/01/2015 a las 23:21
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La concentración de los grandes medios de comunicación en pocas manos, así como su pérdida de independencia al pasar a ser propiedad de grandes corporaciones que dan prioridad a los ingresos publicitarios frente al derecho a la información que asiste a los ciudadanos, ha logrado que el caso del cierre de la planta embotelladora de Coca-Cola de Fuenlabrada haya pasado casi desapercibido para la mayoría de la población a pesar de ser el paradigma del mundo que viene: un mundo sin derechos, con leyes elásticas y una justicia testimonial donde la policía puede actuar contra sus dictados.

Acostumbrados como estamos a que la clase dirigente, democráticamente elegida, como a ella misma le gusta recordar cada vez que toma una resolución que pisotea su propio programa electoral, gobierne a favor de los intereses de las grandes multinacionales, que en muchas ocasiones chocan frontalmente con los de los ciudadanos a los que debería representar, ya parecíamos curados de espanto, pero con este caso, el de Coca-Cola, se ha dado una nueva vuelta de tuerca, un paso hacia adelante en el desenmascaramiento de que asistimos a la abolición del sistema democrático tal y como lo entendíamos, basado en ese subtitulado que lo hacía sinónimo de Estado de derecho.

La ilegítima acción de los agentes antidisturbios golpeando a los trabajadores que llevaban casi un año acampados en la puerta de la fábrica, que tenían de su lado a la Justicia, que portaban la sentencia de la Audiencia Nacional que les daba la razón, echa por tierra el argumentario esgrimido noche y día por los responsables del Gobierno de que en un Estado de derecho todos estamos sometidos al dictado de ley. No se trata de una carga policial cuestionable por su violencia u oportunidad, sino de la inversión de su cometido al actuar contra las decisiones judiciales, impidiendo que se ejecute una sentencia que daba la razón a los trabajadores y que obligaba a la empresa a su readmisión e indemnización. Ante la obligación de cumplir la sentencia de la Audiencia Nacional, la empresa decidió desmontar la fábrica, primero de forma clandestina, y más tarde con la ayuda de la policía enviada por las autoridades de la Comunidad de Madrid.

La policía debería estar allí precisamente para lo contrario, para hacer cumplir la sentencia, para evitar que cuando los trabajadores, tal y como exige la ley, entraran por fin a ocupar sus puestos, no se produjera lo que ahora va a ocurrir, que la empresa argumente que la ejecución de la resolución judicial no es posible porque la fábrica no está operativa. La policía ha actuado contra los jueces y contra la ley al servicio de la multinacional. No sólo es incomprensible y antiestético sino de todo punto inadmisible. Hasta el abuso y el descaro deben tener medida.

No está de más recordar que los beneficios de esta empresa han sido espectaculares hasta el día del cierre, no nos encontramos ente un desgraciado caso de quiebra. El pulso a la Justicia ya estaba echado con la demostración de prepotencia que manifestó el presidente de Coca-Cola España a través de su cuenta de Twitter cuando, al conocer la sentencia que obligaba a la readmisión de los trabajadores y declaraba nulos los despidos, afirmó con rotundidad: “Las fábricas que cerraron seguirán cerradas, la sentencia se recurrirá y el ERE seguirá”. ¿Está claro?. Ante la reacción que tuvieron estas declaraciones en las redes sociales, volvió a echar un órdago: “El aparente triunfo sindical no lo es para los trabajadores: mientras los primeros brindan, los segundos rezan”. Es posible que los trabajadores creyentes rezaran para que se cumpliera la ley, pero es para eso, precisamente, para lo que debería estar la policía. De todos modos, la visión del presidente de Coca-Cola de los trabajadores de rodillas implorando a dios, aunque terrible, no es una fantasía. Parece que la inutilidad de los rezos es equiparable a la de esta sentencia de la Audiencia Nacional.

La sentencia no es “un triunfo sindical”, es una exigencia a la Coca Cola para que también ella, a pesar de su poder, se someta a las leyes que rigen nuestro país, las mismas que el presidente del Gobierno exhibe como único argumento cuando los catalanes le plantean su derecho a decidir. Me gustaría verle dirigirse al presidente de esta marca de refrescos con el mismo tono en el que se dirige al presidente de la Generalitat para exigirle que no rete al Estado de derecho, que no desafíe al Gobierno que emana de las urnas porque tendría que atenerse a las consecuencias. No, lo resolverán como hacen siempre en estos casos aduciendo que se trata de una empresa privada en conflicto y que no es de su competencia. Cuando se niegan a cumplir la ley, ya es de su competencia, señor Rajoy. Y es de su competencia porque es de nuestra competencia, porque es a los ciudadanos de este país a los que usted se debe, no a los dicterios de las grandes empresas. Usted puede ser neoliberal, pero la democracia no lo es y tiene una normas y unas formas, esas que usted exige a sus rivales políticos y a los ciudadanos. Mande a Soraya Sáenz de Santamaría a que dé una de sus clases de Barrio Sésamo con ritmo pausado explicándole a este señor nuestras leyes, nuestra Constitución, con ese tono de hastío de aquel que se desespera teniendo que recordar lo obvio, que le exija el respeto que le deben merecer tanto la ley que ampara su negocio como los ciudadanos de este país que han contribuido con su esfuerzo diario a su enriquecimiento, en lugar de enviar a antidisturbios a que apaleen a ciudadanos que defienden su puesto de trabajo sentencia en mano.

Tampoco estaría de más recordar la situación de crisis que atravesamos con millones de desempleados y salarios de hambre, y cómo se comportan los responsables de estas multinacionales que no se cansan de recordarnos en esas charlas-desayuno que dan en los hoteles que hay que arrimar el hombro: unos arriman el hombro y otros nos traen el hambre.

Mientras escribo este artículo unos setenta miembros de seguridad privada armados con pistolas y un furgón de perros rodean la fábrica para que continúe su desmantelamiento. Miembros de la policía secreta deambulan por la zona sin intervenir en este flagrante atentado contra nuestra ley y salta la noticia de la detención de Santi Potros, miembro de ETA, a las pocas horas de dictar la orden la Audiencia Nacional. Esa será la noticia del día: el Estado de derecho funciona.

Vuelvo a recordar que esta polémica carecerá de sentido cuando se firme el tratado de libre comercio entre EEUU y la UE (TTIP) y las sentencias de nuestras Audiencias estén por debajo de un acuerdo superior contemplado en ese tratado que, a pesar de las alarmas que crean las pocas cuestiones que se filtran, se sigue llevando adelante con total secretismo.

No tocan tiempos de promesas de subida de medio punto de las pensiones cuando nuestros representantes en el hemiciclo legitiman con su silencio un sistema donde Coca-Cola manda más que la Audiencia Nacional, donde la policía que pagamos sólo está al servicio de la ley en casos concretos. Ahora toca calentar la cera que cubra nuestros oídos para evitar escuchar los cantos de las sirenas, las amenazas del caos, los discursos apocalípticos. Toca una revisión de fondo. Algo tan sencillo como decidir en qué mundo queremos vivir, caiga quien caiga.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

33 Comentarios
  • tintarroja tintarroja 25/01/15 18:09

    Pues bien, amigo Gran Wyoming, en mi opinión vivimos una dictadura democrática. Suena raro, ¿verdad? Pues bien, se dice que es el sistema menos malo. Así pues, la justicia es sólo testimonial cuando no un cachondeo y no existe en realidad ni estado de derecho ni estado democrático. Pues yo entiendo por estado democrático un estado que emane de la participación popular, es decir "un estado popular". En España ni siquiera se ha ensayado. En el caso de Coca-Cola, creo que ni siquiera  tú cuentas toda la verdad, pues los responsables de la empresa dijeron que no se negaban a readmitirlos, sino que lo harían en otras plantas... En cuanto a la actuación de la policía, todos sabemos que actúan cumpliendo órdenes, aunque tengan que darle golpes a sus propios parientes...La democracia que tenemos en este país,  amigo mío,  no sólo es neoliberal, sino que es, en mi opinión una "dictadura democrática" para favorecer a los grandes monopolios y a la troika europea, al son de los cuales baila Rajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Africa61 Africa61 25/01/15 01:21

    gracias tío... me siento menos sola...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 24/01/15 19:26

    Gracias Wyo, como siempre. Pero lo único que me pregunto es: ¿cómo puede la justicia tolerar este incumplimiento en un estado de derecho?. En qué mundo estamos viviendo?. Lo vamos a seguir permitiendo?-

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Luis Mi Luis Mi 24/01/15 16:25

    Desde ahora ni una Coca Cola mas, se acabaron los cubatas, el ron solo que me sentara mucho mejor 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hartodjetas hartodjetas 24/01/15 11:15

    No es poca mierda: Una Monarquía impuesta en una Constitución exclusivamente retórica que propicia una Ley Electoral desproporcionada que concluyen en unos Gobiernos al servicio de las oligarquías que incuban Policías manipulando pruebas para inculpar a capricho junto a Fiscales defendiendo la criminalidad a instancias del Gobierno y Jueces prevaricando con el objetivo de favorecer a los poderosos mientras abundan Políticos hundidos en el fango de la corrupción y relumbran los Periodistas con la lengua pegada a la almorrana de quien le paga... ¡Marca España!... Mientras la chusma, a instancias de la carne de sacristía y los señoritingos del cortijo, sigue votando por el ¡Vivan las "cadenas"!... Desde Isabel y Fernando continúa este puto folklore... QUOSQUE TANDEM, DEXTRA PERVERSA, ABUTERE PATIENTIA NOSTRA? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • resteban75 resteban75 24/01/15 08:31

    Deberíamos empezar a escribir el guión de la película 4,5,6. Continuación de esa obra maestra que es 1,2,3 de WILDER y el mayor anuncio  de esa marca jamás  hecho,  pero ahora algún hijo del representante de trola-cola se debería hacer de PODEMOS... 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorge.melis jorge.melis 23/01/15 16:35

    pues yo seguiría bebiendo cocacola, pero no votaría más ni a éstos ni a aquéllos. panda ladrones! 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • PONCE PONCE 23/01/15 13:35

    !!!QUE BUENO ERES WYOMIN¡¡¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Julsman Julsman 23/01/15 02:39

    Me sumo al boicot de Coca cola....en cualquier caso es una porqueria asi que no me va a resultar muy complicado, como se ha dicho ya lo que al final les duele es la pasta......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Txuscolo Txuscolo 22/01/15 11:42

    Tomar esta bebida de unos empresarios egoístas, caprichosos y nefastos...  Nunca mais. Además de tener unas propiedades muy raras... este cura ya no volverá a pasa por caja una Coca-Cola. Ahí -si no venden- es donde mas les duele.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.