x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Nacido en los 50

La era de los escorpiones

Publicada el 03/02/2015 a las 06:00
Sarkozy fue el primero en afirmar tajante: Tenemos que refundar el capitalismo. Tan grandilocuente aseveración sirvió como un compás de esperanza para los ciudadanos cuando se descubrió que grandes grupos financieros estaban vendiendo productos tóxicos, hipotecas subprime, envueltas en papel de celofán para que parecieran otra cosa, es decir, que las sacrosantas instituciones que forman el mascarón de proa del sistema capitalista, que reclaman libertad absoluta para operar en los famosos mercados de los que depende nuestra vida, exigiendo que el Estado no meta las narices en sus asuntos, esas corporaciones, aprovechaban la impunidad que les confería su amenaza permanente de hundir la economía global y con ella llevarnos al caos, para delinquir. Estaban vendiendo carne podrida recubierta de una fina capa de solomillo a precio del segundo. Se descubrió que los padres del Sistema eran unos delincuentes. Vaya descubrimiento, se dirán algunos, pues sí, se descubrió de forma oficial.

A partir de ese momento salieron a la luz, aprovechando el pánico, casos y más casos de corrupción y malas prácticas en las entidades bancarias que pudieron llevarse a cabo con la colaboración de las agencias reguladoras, calificadoras y auditoras mientras el gobierno de turno miraba para otro lado. Hasta las altas instancias de la UE se prestaron a falsear las cuentas, como en el caso de Grecia, para llevar el agua a su molino. Pasamos de golpe del prado de los unicornios rosas, al infierno que pintaban los flamencos.

Sarkozy fingió a la perfección que esta estafa le resultaba intolerable y sus palabras contra el capitalismo criminal sirvieron de bálsamo para inhibir una posible reacción enfurecida de las masas. Que fuera una de las cabezas visibles de la derecha europea la que cargara contra el sistema opresor y ladrón exigiendo su humanización relajaba al vulgo al punto que se llegó a creer una reforma desde dentro. Y así fue, la reforma se produjo, pero no en forma de solución, sino de puñalada por la espalda que se plasmó en la abolición de derechos fundamentales que habían regido la convivencia y el trabajo, encarrilando el mundo hacia propuestas de explotación que no se veían desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Es lo que se conoce como “doctrina del shock”.

Sarkozy cumplió a la perfección su papel. Ni siquiera hizo falta que su señora sacara la guitarra para amansar a las fieras.

Del mismo modo que los doctos padres de la Iglesia después de siglos dándole vueltas concluyeron “porque así conviene” que la virginidad de María es perpetua, antes, durante y después del parto, los omnipotentes padres del Sistema salieron de su cónclave afirmando la pureza de su negocio y la desfachatez del ciudadano que, al vivir “por encima de sus posibilidades”, lo había destruido todo. No se volvió a hablar de aquellas prácticas delictivas que arruinaron el sistema financiero, nada de los bancos y cajas que se escabulleron en la jauría para sacar sus vergüenzas a flote y aprovechar la carta a los Reyes Magos que les preparaban sus respectivos gobiernos para reflotar sus cuentas. No hubo responsable alguno de aquellas fechorías que arrasaron los mercados, dispararon las primas de riesgo y rebajaron calificación de los bancos. Todo quedó en una broma de mal gusto en la que se criminalizó al ciudadano que no tenía responsabilidad alguna y que ahora, según asegura nuestro presidente, tiene asumido que ha de pagar por las fechorías de esos prohombres. Y lo está haciendo con sangre, sudor y lágrimas.

La refundación del capitalismo se produjo, pero en el sentido opuesto, hacia una satanización y condena de la víctima, no del delincuente. Lejos de humanizarse, el capitalismo esta llevando al individuo por la senda de la esclavitud con un descaro y una crueldad sin precedentes.

Se aprovechó el tsunami que provocó la estafa del mercado financiero para acabar con el sistema de salud, de educación, la igualdad de oportunidades, la división de poderes, la independencia de los medios de comunicación, los derechos de los trabajadores y un largo etcétera que nos ha traído hasta una situación que los que mandan definen como reactivación económica y salida de la crisis, y los que no son adictos al régimen, de barbarie escatológica.

La connivencia del poder con la corrupción, sumada a la impotencia de una Justicia que se muestra ineficaz para atajar el problema, entre otras cosas porque sus altos cargos dependen de un Gobierno que los nombra a su antojo y sólo entre los más afines, que luego, por cierto, demuestran cumplir a la perfección con su cometido, vuelven la situación insostenible.

Ahora sabemos que los bancos suizos colaboraron en la creación de sociedades tapadera y la evasión de lo sustraído por los corruptos hacia paraísos fiscales, mientras las autoridades jurídicas de ese país dicen no apreciar delito alguno que les lleve a colaborar con nuestra justicia, con lo que se podría dar la traste con todas las investigaciones de casos como el de Bárcenas o el de Gürtel con decenas y decenas de imputados. Ya empieza a percibirse como un leve rumor lo que un tiempo será noticia, para que nos vayamos vacunando: se van a ir de rositas. No va a pasar nada. Entre prescripciones, defectos de forma, recursos, desimputaciones y unas cuantas maniobras más, todo quedará en una pesadilla. Alguno se comerá un marrón, claro, pero los que hicieron ese mundo posible, los que idearon una patria como una SL que hay que ordeñar cada mañana, quedarán impunes y listos para seguir adoctrinándonos sobre economía y ética desde sus púlpitos de los periódicos y la TDT.

Es probable que todo este juego de artificio creado a raíz de los escandalosos casos de corrupción quede en nada. En cualquier caso, habrá servido para demostrar la impotencia de las herramientas del Estado de derecho para atajar la prostitución y degeneración del Sistema Democrático que se está llevando a cabo desde el poder.

Por eso ya no caben los debates sobre si los que roban son una minoría, la cuestión no es esa. No se puede perder toda la energía en achicar agua y calafatear la barca porque lo que está podrido es la madera. Es el Sistema, amigo. Poco se puede hacer con un botiquín de primeros auxilios contra un tumor que crece.

¿Alguien nos va a explicar los efectos positivos sobre el bienestar de la sociedad que acarrea la venta de viviendas de protección oficial a fondos buitre? ¿Alguien sentará en el banquillo a los responsables de semejante atrocidad? Ese es mi voto.

La solución no vendrá de una reforma del Sistema llevada a cabo por los que han convertido ese Sistema en el peor enemigo del ciudadano.

Cuando la rana cruzó el río con el escorpión a cuestas, salvándole la vida al evitar que lo arrastrara la corriente, este la picó nada más posarse en la arena. Ante la mirada de incomprensión del batracio, el venenoso animal le aclaró: está en mi naturaleza.

Así son. Lo volverán a hacer si les dejan. Su única sorpresa es que la masa es más estúpida de lo previsto y no hace más que entregar el hacha al verdugo.
Más contenidos sobre este tema




42 Comentarios
  • Angels Angels 10/02/15 21:42

    ¡¡¡Que tiempos aquellos en los que "el gobierno de turno" y su presidente era por siempre alabado en los programas mas progresistas!!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • León León 08/02/15 17:47

    Gracias WYOMING tu descripción, es una copia exacta de lo que hemos vivido. Algún ser en letargo invernal seguirá creyendo que el poder económico es el que nos da trabajo y bienestar. El capitalismo es importante, SI, pero solo cuando obedece a una economía productiva; NO cuando la economía es puramente especulativa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 07/02/15 11:23

    El comtº nº 39 de Lunilla es en respuesta al nº 24 de Jaca 1930, respetuosamente, Molete

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • para3 para3 05/02/15 11:25

    Y seguirá siendo así mientras el miedo atenace a diversos sectores de esta deprimida sociedad incapaces de ver y analizar lo que está sucediendo. "Yo te voy a seguir robando y ngañando, pero ya me conoces. Los otros te van a llevar a la ruina con sus propuestas, aunque no te roben". La estrategia del miedo empieza a funcionar y la maquinaria se ha puesto en marcha contando con los medios de comunicación propios del gobierno y ajenos financiados por el gran capital. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AbeCCo AbeCCo 05/02/15 05:02

    Hasta cuándo seguiremos aguantando por encima de nuestras posibilidades. Gracias GW 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • joserato joserato 04/02/15 10:30

    Bien descrito. Tal vez por eso, Pascal (científico francés) lo intuyó y avisó: para quienes el dinero lo es todo, terminan haciendo todo por el dinero. La pasta es el triunfo, el prestigio y la rehostia en la sociedad de hoy.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • canario de los montes canario de los montes 04/02/15 08:15

    Muchas gracias GW por regalarnos tus opiniones; como siempre, expuestas con gran brillantez. Después de tantas opiniones tuyas leídas (Excelentes todas ellas), me pregunto : ¿ Cómo es posible que un licenciado en medicina, el Sr. Monzón, escriba de forma tan clarividente y el 98% de los licenciados en periodismo ( ciencias de la información ) no sepan hacer más que panfletos? : Algo pasa en las facultades de ciencias de la información.............................. o en los periódicos............... o, ¡vaya usted a saber!  en la sociedad en la que vivimos. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 04/02/15 07:24

    ¿Cuando hablamos de Sistema, hablamos del sistema democratico español?. Si hay propuestas ¿donde estan y que dicen?¿Se necesitan "salvadores" en vez de politicos?. Inseguridad mucha inseguridad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfama Alfama 04/02/15 00:43

    Me gusta. Con certeza vivimos en la era de los escorpiones, querido y energético Gran Wyoming

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • L´inconsciente L´inconsciente 03/02/15 20:38

    Me gusta leer tus artículos, en ellos se pueden decir más cosas pero dudo que se pueda decir más claro, quizá si, gracias. No me sorprende viniendo de ti pero tengo que decir que lo que más me gusta, quizá por deseado, es el grado de conciencia social que se aprecia en las respuestas. No quiero resultar ofensivo, hace unos años era impensable. Un texto como el tuyo provocaría reacciones disparatadas que hoy nos parecerían propias de un ser en letargo. “No se puede, es una utopía, las cosas son así “. Tarzán y Jane diciéndose “PSOE-PP” ;) Quizá esto de Podemos tenga algo de irreal pues al fin y al cabo los mimbres en forma de voto con los que construirá su proyecto son los mismos con los que se construyeron otras opciones que han resultado criminales para el país, la Humanidad y el planeta entero pero de una cosa estoy seguro, ahora somos muchos más y no quiero perder la oportunidad de agradecerlo. Gracias a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • phentium phentium 06/02/15 16:08

      Manipulacion disfrazada de informacion amigo. Simple y eficaz, sobretodo en mentes poco dadas al analisis. Hasta que el personal no   sepa leer, ver y escuchar una supuesta informacion y no sepa distinguir en ello y discriminar lo que es opinion (valoracion personal del autor) de lo que es informacion (relato de unos hechos comprobados) no conseguiremos que esta sociedad hispanica funcione mejor. En la mayoria de casos y excepto autores muy consagrados, las redacciones solo son "artilleria" al servicio de quien les financia.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión