X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

Irresponsables, demagogos, parias

Publicada 24/02/2015 a las 06:00 Actualizada 23/02/2015 a las 19:39    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 50

Se condena a Grecia por negarse a votar a sus verdugos.

Europa no es proyecto común, es una apuesta política por la creación de un orden nuevo, llámese como se llame, en donde no tienen cabida los derechos elementales que forjaron los cimientos donde se sustenta el mundo en que vivimos. Es evidente que en ese plan neoliberal, desarrollado ahora que el Partido Popular Europeo domina en la mayoría de los países integrantes de la Unión, donde se impone la voluntad de Alemania sin restricciones, no se cuenta con los ciudadanos. No se está construyendo un proyecto para los europeos, sino a la medida de las ansias expansionistas, una vez más, de una potencia hegemónica que no parpadea a la hora de someter a otros pueblos a condiciones que rozan la esclavitud.

Del recientemente elegido Gobierno griego se dirán muchas cosas, pero en ningún caso se le podrá hacer responsable del desastre al que se enfrenta y que es consecuencia, exclusivamente, del seguimiento ciego de las políticas impuestas por sus socios del norte.

Grecia entró en la Unión Europea sólo por su interés estratégico. Para que encajara en el molde y cumplir las condiciones que le exigían, Kostas Karamanlis, el entonces primer ministro y líder de Nueva Democracia, aliada natural de la CDU alemana presidida por Ángela Merkel, contó con la asesoría de Mario Draghi, que entonces era vicepresidente de Golman Sachs Internacional, para falsear las cuentas de su país y ocultar el déficit real, maniobra que condujo a una crisis financiera de la que no han levantado cabeza. Una vez que se descubrió ese fraude que ha tenido unas consecuencias devastadoras, su muñidor fue aupado a la presidencia del Banco Central Europeo por los que ahora se muestran intransigentes en negociar una forma digna, humana, democrática, con la que el Gobierno griego pueda cumplir con “los compromisos de sus antecesores”, así como con los contraídos con su electorado.

Ese Banco Central Europeo del que Merkel dijo recientemente que es independiente, pero “que debe evitar todas las señales que puedan debilitar la voluntad de hacer reformas”. ¿Voluntad de hacer reformas? Esa es su voluntad, no la nuestra. Algún día dirán que elegimos esas reformas voluntariamente. Lo que está ordenando la señora Merkel es que el Banco Central Europeo no se salte sus indicaciones, que no son sugerencias, son órdenes. Esa, y no otra, es la independencia del BCE. Reformas, por cierto, rechazadas por los expertos en economía porque, lejos de paliar las consecuencias de la crisis que sufren los ciudadanos, las acentúan. Reformas por las que se disculpan periódicamente sus impulsores cuando ven los resultados, pero de las que no están dispuestos a apearse en su voracidad insaciable. Vivimos la paradoja de que los responsables del desastre piden compensaciones y responsabilidad a las víctimas.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble, pone los puntos sobre las íes en definir lo que será ese nuevo orden mundial al proclamar sin reparo: "Lo siento por los griegos, han elegido un Gobierno irresponsable". No es difícil leer el subtexto: “Y van a pagar por ello”. Así de sencillo. Responsables, debemos suponer, eran los gobiernos que han sumido a Grecia en una crisis sin precedentes condenando a su pueblo a la miseria. No escuchamos su voz quejándose de la estafa del maquillaje de las cuentas griegas que llevaron a cabo sus socios de Nueva Democracia en el Partido Popular Europeo, no le parecía irresponsable, por lo visto, ese sistema de corrupción en el que sus queridos colegas responsables estaban sumidos.

Irresponsables son aquellos que levantan la voz contra los que hunden a su pueblo en la miseria. Irresponsables son los que no aceptan imposiciones con una prepotencia colonial que exige el cumplimiento de unas obligaciones contraídas a espaldas de la voluntad popular. Irresponsables son los que se quejan de que el dinero de las ayudas vaya a tapar las estafas de los bancos mientras la deuda cae sobre las espaldas de los trabajadores. Irresponsables son los que se resisten a renunciar a la educación, la sanidad y a las pensiones que se han ganado al construir con su trabajo y sus impuestos un sistema que dinamitan los especuladores al servicio de la “economía liberal”. Irresponsables son los que ponen el grito en el cielo cuando las familias más pobres son desahuciadas con violencia para entregar sus viviendas a los “fondos buitre” que los ponen en el mercado a precio libre y se forran a costa del sufrimiento de nuestros vecinos. Irresponsables son los que han creído en que la democracia era posible y pretenden elegir libremente quién quiere que les represente. Irresponsables son los que no admiten el chantaje del capital ni las amenazas de las instituciones europeas que creían a su servicio. Irresponsables son los que miran perplejos cómo ministros de otro país les exigen unas condiciones inaceptables ante la pasividad de los que tienen que hacer cumplir las normas elementales de este juego democrático. Irresponsables son los que sienten náuseas al ver cómo los próceres de su patria, envueltos en la enseña nacional, la venden al mejor postor. Irresponsables son los que sienten la humillación de ver la benevolencia con la que juzga la Historia a los que han puesto el patrimonio de un país en manos de las multinacionales para que hagan negocio con la vida de los ciudadanos. Irresponsables son los que sufren día tras día un sistema de corrupción que se perpetúa en las instituciones por encima de la ley. Irresponsables son los que asisten estupefactos al espectáculo de impunidad en el que actúan los grandes delincuentes financieros. Irresponsables son los ciudadanos que conservan la decencia de indignarse ante los que permanecen en sus sillones una vez descubierta su trama de latrocinio, encubierta, amparada y patrocinada por su Gobierno, que es recibido con los brazos abiertos en la Unión Europea por su compromiso, responsable, en la sumisión a las reformas estructurales profundas que generan pobreza, paro y dolor a su pueblo. Irresponsables son los que claman contra un sistema político cuya única misión es atenuar la respuesta ciudadana con leyes de sometimiento y represión. Irresponsables son los que aspiran a que la otra parte, la que se encarga de administrar la Justicia, cumpla de una puñetera vez con su compromiso, ya que de compromisos hablamos, en lugar de someterse a los intereses de esos políticos corruptos. Irresponsable es el que pide a los que alzan la voz exigiendo el cumplimiento de los “compromisos” que hagan balance de dónde cogieron nuestro mundo y adónde lo han llevado con su intransigencia, sus maniobras especulativas y su voracidad usurera. Irresponsables son, en fin, los que creyeron en las palabras, las promesas y los compromisos de los responsables.

Mientras escribo este texto, los políticos “responsables” siguen negociando en secreto, de espaldas a los ciudadanos, el TTIP, el tratado de libre comercio entre Europa y EEUU que perseguirá a los países que se opongan a los “legítimos intereses de las empresas”, convirtiendo lo que llamamos elecciones democráticas en un acto testimonial, simbólico, como el Día de la Mujer Trabajadora o el de la Constitución.

Estos neoliberales, a los que antiguamente se definía con términos más precisos, se hicieron con las riendas de Europa prometiendo poner su habilidad gestora al servicio de un proyecto colectivo. Mintieron. Se han quedado con todo. No han dejado títere con cabeza. Han generado pobreza, hambre y desempleo como no se conocía desde hacía generaciones. Ahora quieren abolir con sus leyes la poca libertad que nos queda. El mercado de la política es el único que no es libre, ya no se puede elegir sin caer en la irresponsabilidad, porque la única opción responsable es la que vela por los intereses del amo. A eso hemos vuelto, ya sólo nos queda escoger la puerta de salida o la de la celda.

Señalemos a los ladrones, a los racistas, a los xenófobos, a los que creen en un orden superior, a los que quieren esclavos al servicio del Capital. No son las águilas en busca del botín, son los buitres que persiguen la carroña de lo que han destruido los que hoy vuelan sobre nuestras cabezas. La historia se repite, esta vez sin tanques, más rentable, más acorde a la era de la productividad.

Demagogia y populismo, ése es el espacio de los miserables, de los que viven por encima de sus posibilidades, de los irresponsables, de los parias de la tierra. Es nuestro espacio. Defendámoslo.

Nos quedan las ideas, nos queda la palabra.


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • ela ela 06/03/15 11:23

    Ela dice: Lo has bordado, has acertado de lleno en todo como siempre; la pena es que el pueblo o parte de el no se entera o no quiere enterarse, hay causa suficiente para decir basta ya y tomar medidas drásticas, que vean nuestro hartazgo y debemos estar dispuestos a movilizarnos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hartodjetas hartodjetas 02/03/15 22:03

    Las ansias expansionistas de una perversa Alemania hegemónica han figurado desde siempre en el frontispicio histórico de los teutones. En la actualidad y, tras las debacles perpetradas durante siglos  en Europa por sus dirigencias en sus ínfulas imperialistas, podríamos resumirlo como que en el espíritu de la Merkel se conjugan la apestosidad de Bismarck, la agresiva testarudez del Kaiser Guillermo y el satanismo de Hitler, tres caudillos imbricados en infeliz y trina armonía que, a lomos de esta abestiada valquiria insisten sin cejar en el viejo sueño ario de conquistar Europa, y en esta ocasión jugando arteramente con la economía de los pueblos, favoreciendo el neoliberalismo criminal y apostando contra los europeos más desasistidos.     

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 27/02/15 20:55

    Y nos queda el humor, Wyoming.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Marivi Marivi 27/02/15 14:21

    Comparto totalmente. Es una información totalmente objetiva.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria Jose Maria Jose 26/02/15 18:10

    Magnifico articulo, felicidades a Wyoming y a Infolibre

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 26/02/15 09:07

    En más de una ocasión he comentado, en este y otros medios, que esto no es , ni más ni menos, que la implantación del IV Reich y que como bien comenta el Sr. Monzón los tanques son más caros y su rendimiento es menor. Si Hitler se suicido por la masacre que había generado la pregunta es obvia ¿Cuando se quitará del presente Frau Merkel?. Gracias por este, encendido de indignación, artículo que al menos define que no somos ni tontos ni borregos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • aretauro aretauro 25/02/15 19:41

    Muy bien Wyoming,muchas gracias por tu implicación y q tomen nota algunos periodistas,qse ocupan de otras nimiedades de la futura clase política que sufrirá  en nuestro país las mismas consecuencias q las de Crecía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • eltabanero eltabanero 25/02/15 19:17

    El modelo neoliberal de capitalismo tutelado por la Troika (Bundes-Panzer-Bank), versión aberrante e improductiva socialmente del capitalismo, en su incontrolado exhibicionismo de antropofagia económica está devorando a su hijo predilecto... el consumo, al que siempre utiliza como objetivo imprescindible y necesario -su coartada- para justificar su beneficioso y rentable -para pocos- modelo económico. Sacrificado el hijo -el consumo- por la codicia de un modelo paternal económico al servicio de élites, el resto, "los primos", cargamos con sus resultados: paro obsceno, deuda imposible, saneamiento bancario, recortes sociales básicos, pérdida de derechos, caída de salarios y lo más indignante humanamente, carencias básicas indispensables... pobreza la llaman. Sorprende ahora como algunos mentores del invento... ¿empiezan a reconocer ¡a buenas horas! su fracaso?:  “La austeridad es una pieza más del verdadero problema: el empobrecimiento de la población por la deflación” http://cort.as/PM

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tontxu Tontxu 25/02/15 10:44

    “La historia se repite, esta vez sin tanques, más rentable, más acorde a la era de la productividad”. Estás pecando de ingenuo, estimado Wyoming. No dudes que si fuere necesario utilizarán la fuerza militar, la OTAN, para amedrentar, para sofocar cualquier intento de resistencia. Arrasarán cualquier primavera sin contemplaciones. Solo hay que ver como el fascismo europeo es apoyado por todas las cancillerías europeas allá donde los pueblos se resisten, con la inestimable ayuda del aparato logístico y económico de los EEUU. Ese fascismo, que no es otra cosa que el brazo armado del capitalismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Victruma Victruma 25/02/15 09:11

    Excelente articulo Wyoming, como siempre. Hay que ir recordando, de poco en poco, todas estas cosas porque, ya lo vimos ayer, nos van a bombardear desde sus privilegiadas posiciones de poder con las bonanzas conseguidas estos años y en nada tenemos aquí el único instrumento que tenemos para echarlos a patadas y libranos de su "protectora" representación: las elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.