x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

La dignidad del pueblo

Publicada el 04/03/2015 a las 06:00 Actualizada el 03/03/2015 a las 18:54
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En la barahúnda de comentarios sobre el acuerdo alcanzado entre Grecia y el Eurogrupo, han pasado más bien desapercibidas las insólitas declaraciones del presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, realizadas durante la sesión plenaria del Comité Europeo Económico y Social del 18 de febrero. Aunque la prensa se hizo eco de ellas (por ejemplo, aquí), creo que la legión de analistas que habitualmente opina sobre asuntos europeos no le ha dado la importancia que merecen.

Me imagino que ha sido así porque las palabras de Juncker resultan tremendamente incómodas para nuestros eurófilos patrios, cuyo europeísmo ingenuo, granítico e incondicional parece algo ridículo a la luz de las críticas que, con total naturalidad, expresa el presidente de la Comisión sobre la manera en que se han llevado a cabo los rescates de los países endeudados.

Más en ridículo queda todavía el Gobierno español (con Luis de Guindos y José Manuel García-Margallo a la cabeza) alineándose con Alemania y el resto de países acreedores en contra de una negociación abierta con Grecia. Esa especie de dureza sobrevenida resulta totalmente impostada y solo revela el terror de la derecha del sur de Europa a que el Gobierno griego demuestre que se pueden hacer las cosas de otra manera.

¿Qué dijo Juncker exactamente en su comparecencia? Pueden verlo íntegro aquí (se puede oír en su lengua original, francés, pero también doblado al inglés). Hacia el minuto 4 de su comparecencia, inicia su crítica. Reconoce primero que fue un error dejar el asunto de Grecia en manos de los funcionarios de la troika (formada por la propia Comisión, el BCE y el FMI), como si se tratara de un asunto meramente técnico, sin implicaciones políticas.

Durante el mandato anterior de la Comisión, se permitió que los altos funcionarios de las tres organizaciones que forman la troika trataran a los gobernantes griegos democráticamente elegidos (y, por extensión, a los de los otros países intervenidos) como si fueran unos meros subordinados que tenían que acatar las políticas que se les dictaba.

Tendrían que haber sido políticos, o al menos los máximos responsables de la troika, quienes dialogaran y negociaran con los gobiernos nacionales, frente a la imposición unilateral. Así, además, se habría evitado que llegara a la cúpula de la troika información incorrecta y sesgada sobre el desarrollo de los países intervenidos. Juncker confiesa que no eran del todo conscientes de las consecuencias tan negativas que estaban produciendo las políticas de ajuste.

Al subrayar la imposición tecnocrática que ha acompañado a los rescates, Juncker se sincera y afirma que “se ha pecado contra la dignidad del pueblo”, especialmente en Grecia, pero, añade, también en Portugal e Irlanda, los otros dos países intervenidos. Y admite que su toma de postura actual puede resultar “estúpida” teniendo en cuenta que antes de presidir la Comisión, él dirigió el Eurogrupo, en el que se decidieron los rescates, las condicionalidades y el alcance de la solidaridad europea.

Sí, Juncker ha hablado de “la dignidad del pueblo”. Son sus palabras literales. No lo ha dicho un demagogo de Podemos, ni un populista xenófobo del Frente Nacional francés, sino el responsable máximo de la Comisión y anterior presidente del Eurogrupo, un conservador democristiano.

En España, quienes desde hace años vienen defendiendo una postura crítica hacia las políticas del Eurogrupo han sido descalificados y tachados de “radicales” o “trasnochados”, sobre todo cuando la crítica se expresaba apelando a la soberanía democrática de los Estados nacionales.

La línea “oficial” del establishment español sobre Europa establece que la democracia nacional tiene que someterse a lo que se decida en las instancias supranacionales; para dicho establishment, la idea de soberanía es tan solo una ficción, un vestigio decimonónico, que ha dejado de operar políticamente, por lo que cuanto antes nos reconciliemos con el nuevo marco europeo tecnocrático de decisión, más a la altura de los tiempos nos encontraremos.

Juncker ha puesto las cosas en su sitio. Y lo ha hecho apelando a valores típicamente europeos: en su opinión, no puede considerarse que la única visión válida sea la de los países acreedores. Tampoco, por cierto, la de los países deudores. Se trata de oír todos los puntos de vista e incorporarlos en una negociación multilateral. Ese ha sido siempre el espíritu europeo y no lo que hemos vivido estos años, en los que se ha sustituido la negociación por el diktat de los acreedores.

Lo más interesante del discurso de Juncker es el reconocimiento de que la gestión de la crisis del euro ha socavado los principios europeos. Cuando en los años ochenta y noventa del pasado siglo se impulsó el proceso de integración europea, se hizo en nombre de la competitividad global, pero también en nombre de la solidaridad entre los pueblos europeos y de la preservación de un modelo social europeo. ¿Qué ha quedado de aquella solidaridad? ¿Y del modelo social europeo? ¿Alguien se atrevería a decir hoy a los griegos, los portugueses o los españoles que la UE representa un modelo social?

En España no hemos tenido un debate a fondo sobre la deriva tecnocrática e insolidaria de la UE, ni sobre su descarado sesgo a favor de los países acreedores. No solo eso: en 2012 hubo una presión enorme por parte de nuestro establishment (economistas liberales, grandes empresarios, analistas políticos, etc.) para que el Gobierno solicitara el rescate del Estado y fuéramos intervenidos por la troika: mejor intervenidos que soberanos. Es ese establishment que enarca las cejas con mezcla de incredulidad y displicencia cuando oye hablar de la “dignidad del pueblo”.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • Jaca1930 Jaca1930 05/03/15 09:06

    La dignidad de los pueblos no puede ser producto de una concesión de las élites económicas y de sus capataces políticos. Ha de ser conquistada por sus ciudadanos. Y muchos de éstos parecen desconocer tal concepto. Por desgracia.... 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 04/03/15 19:51

    La reacción de España es "típicamente española", ser más del norte que los del norte, más alemanes que los propios alemanes, en definitiva "Aparentar lo que no somos", que es lo que nos ha traído hasta aquí. "Todo esto", pensando que, si nos hacemos "amigos de los ricos" nos querrán más, así somos de gilipollas, y lo hacen los del PP, pero tampoco habría mucha diferencia si le tocara al PSOE.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • esfera esfera 04/03/15 14:29

    Ejem.,.Me gustaría saber la magnitud que tiene el pecado,mortal o venial, para poder discernir el significado de la frase: " se ha pecado contra la dignidad del pueblo" , pronunciada por un demócrata- cristiano ,el Sr. Juncker,ya que en su discurso de buenas intenciones y mala praxis política de la UE, al delegar sus funciones en la troika ,auspiciando austericidio y la colonización de los países sometidos ,rescatados y   sobrendeudados.Nada más que el reconocimiento de llevar a millones de personas a la situacion de miseria, pobreza,y en muchos casos hasta la muerte. Sin embargo, no dice lo más importante, algo que sería de justicia y resuena en la mente de todos los defensores de los DDHH, de los demócratas: LA REPARACIÓN del daño causado  a la dignidad del puebloy el cese inmediato del planteamiento de esa política asesina.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Irenepaz Irenepaz 04/03/15 18:26

      Luego rezan un padrenuestro y perdonados. Así son los catolicos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • TOTOFREDO TOTOFREDO 04/03/15 19:46

        Así son los "meapilas"......

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • breco breco 04/03/15 13:23

    Creo que paulatinamente los pueblos, al menos en el sur de Europa, empiezan a querer romper ese circulo malefico que los grandes poderes facticos han creado para irnos quitando mas derechos y libertades. Soy optimista. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 04/03/15 12:54

    Ah! pero ya nos vamos ha emancipar de EEUU. Todo esto es más complejo señor Cuenca. Pero me ha gustado su articulo. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 04/03/15 08:04

    Resistir el acoso mediatico por parte de imputados de la corrupción,  precisa tener, de pasta especial..Los suertudos, habiendose beneficiado, de una vida de hotel de 5 estrellas no se arredran ni un apice de sus trece. En Grecia no hay.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 04/03/15 07:12

    La universidad griega, es gratis..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • txanoari txanoari 04/03/15 00:53

    No deberíamos perder de vista las condiciones políticas,  económicas y sociales en las que se construye la Europa social; deberíamos tener presente los acontecimientos que originaron las carnicerías del siglo XX; deberíamos tener presente que valores y a quiénes representan el sr. Juncker, la sra. Merkel, el sr. Rajoy,  el sr Cameron.  Poco podemos esperar de los "grandes" medios de comunicación españoles, salvo el ser las voces de sus amos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.