x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El vídeo de la semana

Con jefes así, ¿quién necesita al enemigo?

Publicada el 14/03/2015 a las 06:00

Morenés pide perdón a Zaida

Y al tercer día rectificó. El ministro de Defensa ha rebajado la tensión tras la bronca a costa del caso de la comandante Zaida Cantera.

Parece que esa Transición denostada por el anticastismo y cierta izquierda sin memoria se dejó algunos huecos o pasó demasiado deprisa por algunas instituciones. Es lo que tiene barrer la casa y dejarse arenilla debajo de la alfombra, o incluso levantarla para esconder la porquería.

El espectáculo parlamentario de un ministro de Defensa incapaz de defender a una oficial vejada y acosada hasta el límite de llevarla a desear abandonar su vocación porque no puede más nos da una pista de alguno de esos rincones que siguen sin barrer, de esos espacios en los que no ya la democracia, sino la más elemental sensibilidad hacia los demás tiene serias dificultades para establecerse. Y de lo poco que eso parece preocuparle al máximo responsable político del Ejército español. No se puede salir a una tribuna parlamentaria a decir que se defiende a las Fuerzas Armadas y no reconocer que quedan territorios por desbravar en esa institución que alberga, eleva y protege a un sujeto como Lezcano-Mújica que fue condenado a más de dos años por acosar a Zaida y que durante el tiempo en que estuvo imputado antes del juicio fue incluso ascendido a coronel siendo ministra de Defensa Carme Chacón.

Tan sucio es lo que ha pasado, que esta mujer que fue víctima del rijoso oficialote, terminó convirtiéndose en doble víctima por obra y gracia de la presión de sus propios compañeros de armas –hombres, por supuesto–que terminaron haciéndole la vida imposible.

Lo peor del caso, que ha vuelto a la luz impulsada en el Parlamento por una diputada de UPyD, Irene Lozano y la aparición de Zaida en el programa de Jordi Evole, capaz de resucitar muertos judiciales que nunca debieron enterrarse, es que ese ministro que en su arranque parlamentario no tuvo el valor de mirar a su subordinada que estaba en el hemiciclo, le negó amparo cuando la mujer, cansada de acosos machistas y de que compañeros de su acosador llegaran a urdir un plan para enviarla a presidio, fue a pedirle protección. Y siguió el acoso, y siguió el sufrimiento de una mujer cuya única falta había sido denunciar lo que cualquier ciudadana está obligada a denunciar.

Las Fuerzas Armadas españolas son de las pocas instituciones que aún conservan prestigio dentro y fuera del país. Pero es claro que siguen teniendo dentro personajes de la vieja escuela, militarotes cuarteleros y de cazalla, que confunden la superioridad con el dominio y el honor con la omertá. La comandante Cantera es el vivo ejemplo de que eso sigue sucediendo, porque de no ser así estaría deseando volver a su puesto. En el que, por cierto, y como recordaba esta semana la diputada de UPyD, podría llegar a perder la vida defendiendo la libertad y la seguridad de todos nosotros, incluidos el señor Morenés y todos los cuarteleros que le hicieron la vida imposible.

Morenés ha pedido perdón. Después de su evidente torpeza política, de su penosa intervención parlamentaria hablando de una tolerancia cero que no se cree ni él mismo, y sorprendentemente aplaudida con entusiasmo por no pocas parlamentarias populares, ha ido a una radio a excusarse y a decir que ayudará a la oficial.

A buenas horas, mangas verdes. Su obligación había sido ampararla desde el principio y acabar enérgicamente con los acosos y las presiones. No vale hacerlo cuando le han zurrado en el parlamento y el asunto ha irritado a una opinión pública que ha visto a un ministro de Defensa más cercano a los militares decimonónicos que al ejército moderno que decía defender.

El prestigio de las Fuerzas Armadas españolas no se custodia o se preserva mirando a otro lado cuando acosan a una oficial, sino acabando con los acosos de forma contundente y radical y terminando de una vez con esos rincones oscuros de cuarteles machistas y ultramontanos que siguen existiendo. Quien más daño ha hecho en este caso al Ejército ha sido precisamente el ministro de Defensa.
Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • Alfar Alfar 17/03/15 09:13

    De verdad que el ejercito español tiene prestigio y buena fama? Pues ultimamente estan saliendo unas cosas, y eso a pesar de su opacidad, que a mi me dejan estupefacta. Desde el transporte de cocaina en el buque escuela, pasando por la celebracion paellera del hijo de Tejero en el cuartel donde es dueño y señor, el descubrimiento de una red corrupta en una base cuyo nombre no recuerdo, del centro del pais, y ahora esto, lo del prestigio a mi me suena a autopropaganda injustificada.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bruna Bruna 17/03/15 09:14

      Sí, tienes razón en tu comentario. Dónde está ese prestigio que nos cuentan? Ha quedado bastante claro que en los cuarteles aún corren vientos del siglo pasado y aún del anterior, me atrevería a decir.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • tiago tiago 15/03/15 20:23

    ¿ Porque a muchos ciudadanos no  nos ha costado nada identificarnos y comprender la situación de la ciudadana Cantera? Ese es el devenir diario que sufrimos en nuestros puestos de trabajo de esos ejércitos que son las multinacionales donde los trepas, los arribistas los mediocres son los que triunfan, aplicando leyes promulgadas por una banda de corruptos que nos hacen retroceder al siglo pasado. Pero que podemos esperar con el ejemplo que nos da nuestra monarquía,  pues imagina del rey para abajo    

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dudu Dudu 15/03/15 13:32

    Pero es que el tal Morenés no tiene nivel ni para ser Ministro ni simple diputado.El páramo moral e intelectual de nuestros políticos les lleva a comportarse como son,no hay vuelta de hoja,la pregunta debería ser¨: ¿quién elige a estos impresentables?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CapitanRed CapitanRed 15/03/15 11:52

    Hay que barrer, hay que limpiar, sí, y los que hasta ahora no lo han hecho, tampoco después lo harán. así que ya sabemos, amigos, lo que no hay que votar. saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 14/03/15 22:51

    Juan Ramón, cuanta mierda más tiene que salir para que te enteres de una vez del "estado de desecho" que nos han dejado......????. Hace bien poco te indignabas con la denominación de "régimen del 78", esto es una parte de ese régimen, si no te has enterado !!!!!!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LAIE LAIE 14/03/15 20:50

    El sentido del HONOR para algunos militares sigue ligado a los coj...nes. El encubrimiento se asocia al compañerismo. El denunciante de un delito es un chivato. Estos son los principios que siguen rigiendo en un estamento donde la ley del silencio es el primer punto a tener en cuenta si no quieres que te hagan la vida imposible. En cuanto al...Ministro...¿que se puede decir de un ejemplar así? Y no nos lo contaron, él mismo se ocupó de demostrar su bajeza moral, humana, su prepotencia haciendo callar a los diputados...Este EJEMPLAR no tiene ni idea de las obligaciones de su cargo ni de lo que representan unos diputados elegidos por el pueblo. La democracia no va con él. Y no le preocupa. Lo suyo es vender armas, cobrar a fin de mes y creer que al ejército se le defiende con los mismos principios machistas que utilizan para trasgredir la leyes. Y Rajoy sin dimitirle, será porque piensan igual. Vamos, demócratas de toda la vida...!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La RAF La RAF 14/03/15 19:01

    Leído hasta el Comentario 9, quedando estupefacta porque recogen algunas noticias espeluznantes del poder de la ultraderecha... Quiero felicitar al Sr. Lucas por tan excelente artículo que comparto. El Sr. Ministro debería haber hecho los comentarios que hizo en la entrevista en Hora 25 (Cadena Ser) en el Congreso de los Diputados porque su actuación allí fue tan insolente e impresentable que, si tuviera vergüenza debería dimitir... No olvidemos la actuación de la anterior Ministra de Defensa en todo el "caso Zaida"... Le deseo lo mejor a la Sra. Cantera porque lo que ella ha pasado y está pasando es inimaginable, confío en que no se deje destruir por tan desalmados miembros de las fuerzas armadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • PADILLA PADILLA 14/03/15 17:01

    La rectificación de Morenes no creo q convenza a nadie, solo a los q comulguen con ruedas de molino, q por desgracia hay muchos. Y es q el hombre tuvo tiempo de sobra desde q se le requirió su presencia, para prepararse una intervención más digna , pero ya ha ido bien q se mostrara tal y como es: un prepotente y haciendo alarde de una seguridad q es la misma q exhibe este gobierno corrupto convencido de su impunidad ya q  mangonean sin rubor todas las instituciones. Tan acostumbrados están en hacerlo q alguien le recordaría después q pronto serán las elecciones y por eso ha hecho un amago de rectificación nada creíble. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LosCristos LosCristos 14/03/15 11:32

    Ministro dimisión y lo curioso las mujeres del PP aplaudiendo, pero qué podemos esperar de estos ejemplos. Nada porque sólo miran por ellos y los ciudadanos le importamos muy poco. Que dimitan todos los que aplaudieron un hecho tan bajo como un acoso sexual y laboral. Basura es lo que son.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jorge Cruz Jorge Cruz 14/03/15 10:40

    Cualquiera que conozca a algún militar sabe que el ejército es la institución más opaca del estado junto a la monarquía. Y lo es porque de no ser así no hubiera habido "transición a la democracia". El caso de Zaida es uno de otros tantos, con la diferencia de que en este caso la protagonista perdió el miedo a denunciar. En un país democrático con un ejército democrático, una víctima de abuso en el trabajo no tendría miedo a denunciar a su agresor, por muy alto rango que ostentara. No es que las victimas teman perder su empleo, que también, sino que conocen la impunidad con la que los gerifaltes de esta troglodita intitución actúan en España. Impunidad que permite el Ministerio de Defensa, y a los hechos me remito. La disculpa de Morenés ni es sincera ni obedece a un verdadero sentido de la responsabilidad; es un intento de lavado de imagen ante un año electoral. Ojalá podamos tener un gobierno valiente que acabe con la opacidad e impunidad en nuestro ejército.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión