x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

La palabra maldita, “soberanía”

Publicada el 18/03/2015 a las 06:00 Actualizada el 18/03/2015 a las 00:01
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La crisis económica y política de los Estados europeos está adoptando formas muy distintas en cada país, que van de la antipolítica al nacionalismo xenófobo, pasando por el populismo. En Italia la antipolítica ha obtenido resultados impresionantes de la mano del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo. En Grecia, un partido a la izquierda de la socialdemocracia ha alcanzado al poder. En España, Podemos amenaza el tradicional dominio de PP y PSOE. En Francia, el Frente Nacional aparece en primera posición en las encuestas. En el Reino Unido el Partido de la Independencia (UKIP) disputa la hegemonía a conservadores y laboristas.

A primera vista, los problemas en cada país son distintos: a veces, la crisis política se manifiesta como una crisis de legitimidad producida por la corrupción generalizada y la colusión entre poderes económicos y poderes políticos. En otras ocasiones, el tema dominante es la inmigración. Por supuesto, la crisis económica (y su principal manifestación, el paro) está presente en todos los casos.

Vale la pena intentar profundizar y mirar más allá de estos problemas, no porque sean superficiales, sino porque por debajo de los mismos pueden detectarse cambios tectónicos que ayudan a entender qué es lo que está pasando en muchas de las democracias europeas.

Lo que tienen en común todas las fuerzas políticas que he citado anteriormente, ya sean de derechas o de izquierdas, es una reclamación de mayor soberanía nacional. Por ejemplo, esa demanda está presente, desde luego que con matices distintos, pero de forma muy visible en ambos casos, en el discurso del Frente Nacional de Marine Le Pen y en el de Podemos. Hay una voluntad de recuperar la capacidad de acción que se supone que todo cuerpo político debe tener para decidir su futuro.

El establishment europeo se resiste a reconocer la existencia de este problema. Según una argumentación recurrente, la soberanía es un concepto caduco, que responde a un paradigma superado, el de los Estados soberanos que se constituyeron a raíz del Tratado de Paz de Westfalia de 1648. La globalización y, sobre todo, el avance de la integración europea, serían la prueba de que la soberanía es una quimera en los tiempos que corren. La nostalgia por la soberanía no sería sino una forma residual y reaccionaria de “nacionalismo”. Aquellos que reclaman soberanía no habrían comprendido por dónde sopla el viento de la historia: en las actuales condiciones, la recuperación de la soberanía sería una aspiración ilusoria, que solo puede producir frustración y melancolía.

La soberanía, entendida en términos absolutos, como el poder supremo de un cuerpo político para decidir por sí mismo sin injerencias ni cortapisas, es, sin ninguna duda, un imposible. Pero no es preciso utilizar un concepto de soberanía que, por exigente, se vuelve inoperante en términos políticos. Podemos entender sin ningún problema que la soberanía es una cuestión de grado, que la soberanía se puede fragmentar y que su ejercicio puede ser compartido.

La soberanía puede tener una lectura puramente estatalista, de afirmación del Estado frente a las interferencias externas, pero admite también una interpretación democrática, según la cual la soberanía posibilita el principio de autogobierno. Es decir, el principio de que las decisiones colectivas que se tomen sean resultado de la agregación de las preferencias de los ciudadanos (y no de las de los expertos, los mercados, o los grupos de poder corporativo).

Desde una idea no absolutista y democrática de la soberanía, el proyecto de integración europea no suponía necesariamente una quiebra del principio de autogobierno. Sumando esfuerzos y tomando decisiones en común, los Estados podrían conseguir con mayor eficacia los fines que sus ciudadanos deseen perseguir. En la medida en que los ciudadanos de los diversos Estados estuvieran de acuerdo en unos fines comunes, ceder soberanía y perseguir dichos fines conjuntamente podía ser una vía más eficaz que actuar unilateralmente.

El objetivo de la cesión de soberanía consistía en hacer posible la formación de un actor político y económico que pudiera manejarse en la época de la globalización y que tuviera como rasgo distintivo, frente a Estados Unidos, China y los países emergentes, el llamado “modelo social europeo”.

A la luz de la experiencia de estos años de crisis, creo que hay que dar por muerto ese proyecto. El experimento ha salido mal. Asociar la unión monetaria al “modelo social europeo”, mientras vemos cómo la desigualdad y la pobreza se extienden alarmantemente por los países más vulnerables de la eurozona, suena a sarcasmo. Tampoco puede decirse que el proyecto de integración haya servido para crear un coloso económico que compita de igual a igual con Estados Unidos y China. El decepcionante desempeño de la UE durante la crisis pone dolorosamente de manifiesto las limitaciones económicas de la unión monetaria.

Desde el punto de vista democrático, lo que observamos es que la soberanía nacional ha sido sustituida no por un orden democrático supranacional, sino por la tecnocracia de la Comisión y el Banco Central Europeo. La pérdida de soberanía ha generado un problema de “impotencia democrática”: los ciudadanos perciben que con independencia del ejercicio democrático, las políticas vienen determinadas por poderes no representativos, que no rinden cuentas ante la ciudadanía por sus decisiones.

La democracia nacional, de este modo, ha perdido la capacidad de conformar las decisiones colectivas a partir de las preferencias ciudadanas: aunque los gobiernos sigan siendo elegidos mediante votación popular, las políticas que ponen en práctica vienen determinadas por instancias no representativas.

La derecha conservadora y liberal se encuentra relativamente cómoda en este estado de cosas, que institucionaliza un orden neoliberal, muy alejado del famoso “modelo social” que nos prometieron en los años noventa del siglo pasado: en estas condiciones tan favorables, la derecha desdeña el debate sobre la soberanía.

Por su parte, la socialdemocracia, que se implicó a fondo en la construcción de la unión monetaria, se resiste a reconocer la existencia de un déficit de soberanía. De ahí la vehemencia con la que los socialdemócratas repudian cualquier alusión a la soberanía y el autogobierno democrático: tratan de quitarse el problema de encima acusando de “nacionalista” a quien cuestione el orden supranacional de la UE, asimilando la crítica al proyecto de integración europea a la xenofobia y el populismo.

Lo que la socialdemocracia no parece entender es que la demanda de soberanía se transforma en xenofobia y populismo precisamente porque la izquierda moderada no quiere hacerse cargo del problema real y objetivo de pérdida de poder democrático en las sociedades europeas. En una huida hacia adelante, la solución socialdemócrata a la Europa profundamente disfuncional en la que nos encontramos hoy pasa por reclamar “más Europa”, aun sabiendo que en el corto y medio plazo esa dosis adicional de “Europa” no va a venir, al menos en el sentido en que los socialdemócratas podrían desear.

Para superar su crisis de credibilidad, los partidos socialdemócratas deberían adoptar una posición crítica acerca de una unión monetaria que institucionaliza y blinda un modelo económico neoliberal y tecnocrático. Así se lo ha recordado, en un discurso memorable, Mark Blyth (el autor de Austeridad. Historia de una idea peligrosa) a los dirigentes de la socialdemocracia alemana (aquí en español, aquí en inglés). En ese modelo neoliberal tecnocrático, la soberanía y el auto-gobierno democrático no tienen cabida.

Deberíamos poder debatir sobre soberanía democrática sin que nos caiga el estigma de “nacionalismo reaccionario”, “populismo demagógico” o “euroescepticismo xenófobo”. Ceder soberanía no es intrínsecamente malo para un orden democrático bajo ciertas condiciones. Ahora bien, cercenar el principio de autogobierno en beneficio de instituciones tecnocráticas y reglas constitucionales que blindan una cierta política económica es una ofensa a la democracia.

Ahí está el origen de los problemas políticos que se dan en tantos países europeos actualmente. Los liberales y conservadores se sienten a gusto en este terreno, mientras que la socialdemocracia se resiste a reconocer que haya un déficit de soberanía. En estas condiciones, no puede sorprender que los extremismos ganen terreno.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • Barruelo Barruelo 21/03/15 14:16

    Haber si nos entendemos y decimos las cosas como son y no como tu las piensas .podemos piensa que las personas y su dignidad esta por encima de los poderes económicos que ven bien todo lo que sea hacer que el dinero es el que tiene siempre la razón a consta de lo que sea.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 19/03/15 11:45

    Muy interesante su reflexión. ¿Para ´cuándo ese debate que propone?. ¿Querrán nuestros representantes realizarlo?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AmErICaNo AmErICaNo 19/03/15 00:35

    Una visión muy analítica y ordenada de como se pueden entender los momentos que nos tocan vivir. Me gustó el discurso de Mark Blyth. No cabe duda que este es un momento donde está en juego el modelo que determinará el futuro de millones de personas, la claridad y el acierto de las políticas que aporte la socialdemocracia serán vitales en la configuración del mismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Goyo Escalante Goyo Escalante 18/03/15 17:39

    Ud. plantea el problema, pero a mi entender, no lo circunscribe en su objetivo, Efectivamente existe cesión de soberania, pero la pregunta que hay que hacer es ¿para qué? y ¿dónde? La democracia es el gobierno que se da la 'demos', es decir el pueblo para que se realicen sus deseos ciudadanos. La pregunta es muy sencilla ¿se puede hacer eso hoy, en un mundo globalizado? ¿Quién gobierna hoy y que intereses defiende la política? Pues tristemente hay que concluir: "lo que se defiende hoy en lapolítica son los intereses de los poderosos, de los bancos, de las grandes corporaciones, etc.". Según mi criterio, los polititicos son 'siervos' al servicio de los intereses que les mandan defender. Habla Ud. de los países del sur: Italia, España, Portugal, etc, creo que debe añadir al pueblo alemán, a los ciudadanos de a pié alemanes, quienes no creo que esten libres de sufrir la crisis. ¿La UE para qué? Si para defenderse contra los poderosos, para hacer que nuestros deseos se defiendan. Unidos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 18/03/15 14:12

    La UE es un proyecto muerto. No es posible la democracia sin demos, sin una solidaridad entre sus miembros, y en Europa no puede existir. Es la misma estupidez de Marx cuando proclamó el internacionalismo proletario, que ya se vio bien que no había tales carneros a la primera ocasión. Los humanos tenemos vínculos con quién los tenemos. Sin ellos, a la más leve nos enfrentamos. Por supuesto que no puede existir una soberanía absoluta, sino que hay que ejercerla con vocación de apertura, lo que puede implicar cesiones (por ejemplo, simplemente el derecho internacional) pero la estructura en la que nos basemos debe permitir un efectivo control democrático. No todas valen; las que no valen acaban necesariamente en usurpación de poder. Y acabar diciendo que no se suele contemplar la ruptura o salida de la UE. Efectivamente, es difícil y peligrosa, pero la guerra que ni se plantea jamás se gana. Y nos va mucho en largarnos del engendro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Nicasio Nicasio 18/03/15 12:46

    Gracias por sus reflexiones, siempre aprendo algo gracias a sus artículos. Me surge una duda que, si tiene tiempo, quizás pudiera abordar: Al final del séptimo párrafo presenta usted una tríada (los expertos, los mercados, o los grupos de poder corporativo) como si fuesen entes distintos ¿No son, en el fondo, lo mismo? Se me ocurre que los grupos de poder corporativo se nutren de los expertos para controlar los mercados. Los primeros tienen marca, los segundos nombres y apellidos y los terceros, los mercados, son etéreos, omnipresentes y todopoderosos pero, por inmateriales, no son responsables de nada. Gran invento este de "los mercados".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • miquelga miquelga 18/03/15 09:47

    JUSTICIA SOCIAL, es lo que reclamamos los que estamos en contra de la troika y de las politicas populistas y antisociales de los que nos han gobernado hasta ahora el psoe y pp; estos son los populistas mentirosos. Estoy muy cabreado con tanto analista de plumin que se deja en el tintero lo que le interesa. salut.-

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 18/03/15 09:32

    LA SUPRANACIONALIDAD: Es un sistema Polìtico en el cual determinados Estados ceden parte de sus atribuciones de Gobierno a Organismos Interncionales que afectan a mas de una Naciòn . El caso de UNION EUROPEA. La Comunidad Europea es el Pilar Supranacional de la Uniòn;  Las decisiones tomadas en  el seno de sus Instituciones no pueden ser robocadas por los Estados miembros, de estaa forma las normas tienen prioridad sobre el Derecho Nacional y deben de ser aplicadas, son vinculantes ene cuanto a sus objtivos, aunque en ocasiones se deja  libertad a los  Estados Miembros en cuanto a su aplicaciòn . Por ello se dice que en la COMUNIDAD EUROPEA hay cesiòn de SOBERANIA. Siguen siendo palabras, "pero estas y otras màs, son las que hay" Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 18/03/15 09:01

    SOBERANIA: Es el derecho que tiene el pueblo a elegir a sus Gobernantes, sus Leyes y a que sea respetado su Territorio. SOBERANIA NACIONAL:  Es el concepto que le dà todo el poder a la Naciòn; es decir a los Ciudadanos; estos lo dejan constantacia en la Constituciòn, que le ceden el poder al Estado. SOBERANIA POPULAR: La Constituciòn Española de  1.978 en  su art. 1.2 afirma;  La Sobrenia  Nacional reside en el Pueblo Español, del que emanan los poderes del Estado. El Pueblo constituye el Estado y debe despues controlarlo y cambiarlo si lo cree conveniente. Der aquì  ha derivado como una hipertrofia conceptual el "populismo" que afirma el derecho limitado de las mayorias populares a imponer  su voluntad en toda la Sociedad, pasaando por encima de las  minorias, de los expertos y de las èlites. Todo esto solo son palabras, pero ¡ojo! son de nuestra propiedad, son nuestras palabras, mejor o peor expresadas pero son "nuestras" discutamoslas con sensatez a partir de ellas, hay muchas màs.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 18/03/15 08:16

    Yo carezco de soberanía, Y Usted..Aunque mediante una serie de variables independientes, se quedan aceptables las condiciones de vida. Mantenerla, tiene un coste efectivo en numerosos administradores y normas..Mientras no haya Evolucion hacia una responsabilidad individual la Politica sirve de defensa mas que de represion. No me interesa dormir con un ojo abierto por si uno decidiese tirar la puerta abajo..Educacion, Educacion, Y Mas Educacion..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.