X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

La irracionalidad de la percepción del riesgo

Publicada 27/03/2015 a las 06:00 Actualizada 26/03/2015 a las 22:31    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

Cuando un avión se estrella y mueren sus pasajeros, comienza la correspondiente liturgia social, política y mediática. Se declara el luto por las víctimas nacionales y las banderas ondean a media asta. Los políticos visitan los lugares y los medios recurren a los controladores aéreos, los pilotos, los ingenieros y los psicólogos que tienen a mano para explicar lo que sucedió.

Entre esas explicaciones, siempre se reclama la que tiene que ver con el riesgo. La afirmación es siempre la misma. Volar en avión es mucho más seguro que ir en tren y en coche y en moto. Los datos son contundentes. Sin embargo, la percepción social e individual de riesgo no sigue criterios racionales. Lo describe muy bien Dan Gardner en su libro de 2009 Risk, the Science and Politics of Fear.

Hay en primer lugar una fascinación por parte de los medios de comunicación con los sucesos nítidos, concretos, limitados en el tiempo en contraste con los que se diluyen en el tiempo o en la inconcreción. Más aún si hay detrás de ellos un agente diabólico, como en los atentados terroristas o, como se sospecha ahora, en la persona de ese piloto que parece haber decidido estrellar el avión de Germanwings en los Alpes franceses. En palabras de Gardner:

"Los accidentes de carretera no son como los ataques de terroristas. No se cubren en directo en CNN. Los expertos no discuten hasta la saciedad sobre ellos. No inspiran películas de Hollywood ni programas de televisión. No son alimento de políticos en campaña. Y por eso en los meses que siguieron a los ataques del 11 de septiembre, mientras los políticos y los periodistas se preocupaban sin fin por el terrorismo, el ántrax y las bombas, la gente que abandonó los aeropuertos para estar más segura frente al terrorismo, se accidentó y sangró hasta morir en las carreteras de América. Y nadie se dio cuenta".

Según estimaciones oficiales, el incremento del transporte por carretera en las semanas siguientes al 11-S provocó 1.600 muertes adicionales. El ataque a las torres se saldó con 3.000 muertos. El miedo a volar, con 1.600.

Sentimos más riesgo cuando nosotros no tenemos el control de la situación. Por eso no percibimos que conducir nuestro coche sea más arriesgado que viajar en un avión que pilota otro. Sentimos más riesgo también por la pura apariencia de las cosas, aunque no merezcan racionalmente temor. Muere más gente cada año electrocutada por árboles de Navidad o por infecciones en los hospitales, que por mordeduras de tiburón, pero nadie teme entrar en un hospital o poner el arbolito. Le tenemos más miedo a aquello cuyo funcionamiento no conocemos, como nos pasa con la ingeniería genética.

Tememos más aquello que produce efectos en poco tiempo que lo que los produce a medio o largo plazo. Por eso es más temible una central nuclear que el cambio climático. O el ébola que la gripe. Aunque gripe y cambio climático sean mucho más letales que ébola o centrales nucleares.

La percepción del riesgo está lejos de ser resultado de un análisis racional y sopesado. Es fruto de convenciones culturales, tamizadas también por el manejo simbólico que se percibe en los medios de comunicación.


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 28/03/15 12:15

    "Sentimieento de dolor" . ¡Centrate!  tienes que neutralizar ese dolor, una verdad con la que tendràs que enfrentarte. Lo que tienes que saber hacer es darte cuenta que con pensamientos controlados puedes cambiar  o mitigar lo malo a lo bueno. Todos tus sentimiento vienen de pensamientos e impulsos en tu cabeza..que te dicen..-algo està bien o mal- como si "quemase"; con el dolor lo que  tienes que hacer, es decirte que no duele; el dolor y los seentimientos solo son pensamientos acumulados en tu interior, ambos pueden ignorarse, hasta cierto punto, no te harà invulnerable, pero te harà mas duro y menos temeroso:  el seentimiento es frio, y  no debe llevarse a  cabo con mente, cuerpo y alma en estado debil. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 28/03/15 01:28

    [...]Considero que si solamente nos quedamaos bajo la irracionalidad de la percepciòn del riesgo, ya desde la Revoluciòn Industrial y la apariciòjn del Capitalismo; Y  bajo el discurso del progreso, los  Trabajadores han venido pagando un alto precio al Capital a cambio de su Salario. Es evidente que  el discurso, es tan irracional como la percepciòn del Riesgo que debatimos. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 28/03/15 01:26

    Vaya vaya, con que se autosuicidado. Estaba bajp tratamiento, y estándo de baja, se va el payo a trabajar. Aquí eso no paewaría, lo evitan las mutuas: ¡ ah no! que lo que estas impiden es que el trabajador deje de trabajar, por cualquier depresión. Que aprendan loa Alemanes dew nuestras mútuas;  ¿ o tampoco sive para el caso ?. No me aclaro, me parece que estoy un tanto espeso. Ahora no es sin en realodad lo oí, o fue mi imaginación que me hizo una jugarreta. Sea lo que fuere, al parecer, en esto como controlar la formación y seguimienrto del historial de los pilotosa ) en tantas otras cosas, los gobiernos delegan sus reponsabilidades a la empresa privada yclaro, aunque los Alemanes son mas serios que nosotros, tampoco es cuestión de impedirle a alguien que esta de baja, el que trabaje si el lo desea. Igael se huvbieran ahorrado de pagarle el tiempo trabajado estando de baja; ¿ ah, que finalmente no se lo ha pagado ?. Claro, como que no tiene que respodser ante su gobierno, pasa esto

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 28/03/15 07:56

      Aunque se trate de un asunto tan trágico, en esta sala se agradece la ironía -:) 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Lunilla Lunilla 28/03/15 01:19

    Con la llegada de la Revoluciòn Industrial y El Capitalismo, comienza a tomar fuerza la divisiòn del  trabajo desplazando la figura del artesano, y con ello haciendose  màs patente, si cabe,  la desigualdad social y la deshumanizaciòn del trabajo ( Final del Siglo XVIII).Esta situaciòn  conduce a la apariciòn de las grandes Ciudades, el enriquecimiento de los patrones y la alienaciòn  de la clase trabajadora; Unido todo ello a un surgimiento de los movimientos (marxista) y Sindicalista como respuesta al nuevo tipo de Sociedad que emerge:   La Sociedad INdustrial del Siglo XVII-XVIV,  la concepciòn que el Capitalismo tiene del trabajo es frecuentemente criticada por Marx; al considerar que eel trabajo como factor productivo y generador de riqueza es externo al individuo, cqareciendo de cualquier tipo de  naturaleza interna, laas condiciones laborales  que se acompañan eran a todas las luces infrahumanas, situaciòn esta que se intenta justificar bajo el discurso del progreso. Molete

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pablo Marmol Pablo Marmol 27/03/15 17:47

    Evidente, personalmiente siempre he dicho que no subio a un avión porque tengo un miedo "racional" a algo que si se para, se ve afectado por la ley de la gravedad, muy gravemente, valga la redundancia, y que si yo piloto el avión, la cosa cambia y entonces no hay problema. También me pasa con las motos,el parapente o los ascensores. Si tuviese una necesidad perentoria de trasladarme en avión, lo haría pero si se puede evitar eligiendo el coche no hay duda. Igualmente con los teleféricos cuando escalaba en Alpes y no había más remedio se hacía, siempre esperando el ansiado momento de poner el pie en tierra. Las estadísticas están muy bién pero las causas letales del cambio climático van directamente relacionadas al uso de la aviación comercial. Las centrales nucleares, al margen de que un accidente importante tendrían consecuencias catastróficas, matan antes, durante, y miles de años después de su utilización, con el agravante de que pueden ser sustituidas por energias limpias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 27/03/15 14:52

    Es frecuente que haya quién califique de irracional las cosas que no entiende. Vale que hay menos accidentes de avión que de coche, pero ante el accidente de avión uno está completamente indefenso, mientras que un conductor prudente, para los desplazamientos que hace, y que no necesariamente se tienen que contar por kilómetros, sino por las necesidades que con ello se satisfacen, puede disminuir mucho el riesgo que él asume. Metafísica cartesiana, se llaman este tipo de falacias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 27/03/15 14:46

    Esa circunstancia ya se diò. EL 11.11.2001 ; ¿que viene ahora...? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 27/03/15 12:13

    El hecho que vaya a costar mucho utilizar un aeroplano, no es singular..Habra que saber,si la prisa era por discernir rapido entre opcion mas terrorifica aún..que un yijadista lograra acceder a piloto..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Odioloido Odioloido 27/03/15 09:42

    Que buen artículo y que bien escrito. Enhorabuena Arroyo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gusalo gusalo 27/03/15 09:26

    De acuerdo en general con la tesis del artículo. No obstante, si alguna vez lo releo, me saltaré el penúltimo párrafo donde se comparan como opuestos las centrales nucleares con el cambio climático. Las centrales nucleares tienen unos riesgos aterradores que sus vendedores –todos grandes empresas o científicos a su servicio– tratan de minimizar sugiriéndonos que son las menos perjudiciales para el cambio climático, olvidando el problema de los residuos y, sobre todo, haciéndonos ver que son imprescindibles, mientras ponen todo tipo de zancadillas al desarrollo de las energías renovables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre