X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Caníbales

Érase una vez un libro que no se podía leer sin prejuicios

Publicada 04/04/2015 a las 06:00 Actualizada 03/04/2015 a las 19:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 12

Érase una vez un libro que no se podía leer sin prejuicios o, mejor dicho, sin un único prejuicio: el prejuicio del pastón que se había pagado por sus derechos internacionales (hasta 500.000 dólares, dicen; que de dinero no se habla y, cuando se habla, tampoco se precisa demasiado).

Durante diez o doce días de enero, lo que dura una noticia de las largas, la gente cool hablaba de Milena. No de Milena y el fémur más bello del mundo, novela ganadora del Planeta, no. De Milena Busquets.

Tampoco hablaban de si su novela era buena, mala o regular (no la habían leído). Hablaban de dinero. Hablaban de si Milena se merecía ese dinero.

La novela de Milena se llama También esto pasará y en octubre, varios meses antes de que se publicara, había conseguido venderse en casi treinta países y con cifras de anticipo que los autores (y los agentes, y los editores) apenas imaginamos en los contratos de Ken Follet.

Qué feo hablar de dinero, insisto (así nos educaron y así nos va). Salvo que sea del que le pagan a otro y podamos dudar de que lo merezca. Si es el que pagan a otro, dudamos con mucha seguridad.

(donde digo “dudamos”, entiéndase “envidiamos”)

Durante diez o doce días de enero, no se pudo leer a Milena sin prejuicios.

Pero eso también pasó.

Pasó como pasan tantas otras noticias: porque llega algo más urgente, más morboso, más llamativo. Porque nos aburrimos de hablar de un libro que no hemos leído. Porque, poco a poco, nos damos cuenta de que lo que se paga por un libro no es culpa del autor ni mérito del libro, sino una mezcla de circunstancias (azar, talento, timing) y que olé sus ovarios y que lo disfrute.

Pasó porque el anticipo de Milena no le ha quitado nada a nadie. Repito por si acaso: no le ha quitado nada a nadie.

Pasó y a Milena la leímos los que leemos.

Su novela es una novela sobre la vida. O sea, sobre la muerte, el sexo, el amor, la amistad y el dolor. Una novela con un punto de vista y una voz femenina fuerte e insegura, salvaje a su manera. Una voz que merece la pena escuchar.

(Lo digo con toda la autoridad que me da haber publicado yo también una novela sobre el duelo y la muerte de la madre. Lo digo, pues, con ninguna autoridad más que la de querer los libros y leerlos).

Esa voz dice cosas que parecen frívolas e importan, como ésta:

"Antes de acostarme, veo que tengo una llamada perdida de Tom. No se la devuelvo, está buscando a alguien, pero no a mí".

Y dice también algo que se cita siempre que se habla de ella:

"Cuando era niña, para ayudarla a superar la muerte de su padre, a Blanca su madre le contó un cuento chino. Un cuento sobre un poderoso emperador que convocó a los sabios y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el emperador con una propuesta: «También esto pasará.» Y la madre añadió: «El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad.»"

El libro de Milena dice muchas cosas y las dice bien.

Igual que el nacionalismo se cura viajando, los prejuicios se quitan leyendo.


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Ernesto Salaberri Ernesto Salaberri 05/04/15 13:05

    Perdón, mi comentario anterior iba para otro artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ernesto Salaberri Ernesto Salaberri 05/04/15 13:04

    En todas las sociedades hay y ha habido violencia, xenofobia, discriminación, explotación. El ser humano tiene una necesidad congénita de sentirse superior a otros, de identificarse con una tribu que demoniza a las demás. ¿Aplicamos a estas características humanas el mismo criterio que el autor del artículo quiere aplicar a la religión?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 04/04/15 15:07

    Los prejuicios constituyen formas  de interpretar la realidad y en principio pueden aparecer con base real Sin embargo a menudo cocntinenen informaciòn errònea, exagerada o generalizaciones  accidentales (no comprobadas) fehacientmente). Si bien generalmente se señala  que estos surgen en base  a un conocimiento limitado  que se tiene de una situaciòn ; para algunos los prejuicios pueden  existir o,  (persistir) incluso  a pesar de un conocimiento profundo del asunto. Una de las caracteristicas mas  interesantes de elos sprejuicios es la dificultad de ser eliminados en tanto la persona cree en la veracidad de los mismos . Generaalmente los prejuicios se arraigan  en el pensamiento de las personas que, ¡con perdon! una estùpida convicciòn  impide aceeptar refutaciones.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 04/04/15 14:38

    Un prejuicio es el proceso de formaciòn  de un concepto o juicio sobre alguna cosa de forma anticipada. El prejuicio surge por conveniencia y para discriminar, descartar o dominar a otras personas o aceptar prefeerentemente sin ntener remordimientos y sin reflexionar. Si eso es bueno o malo, o si es una  opiniòn objetiva o subjetiva;  comunmentenes nuna actuitud hostil, o meenos frecuenetemente , a favor de ujna persona que pertenece a determinado grupo social, simnplemente por el hecho de poertenecer aa  ese grupo; la presunciòn que posee, las cualidadaes negativas o positivas atribuidas  por "malas" perrsonas al  mismo, la opiniòn se produce primero respoecto del grupo, y despues se incorpora al individuo.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 04/04/15 12:59

    Lo lei y disfrute. Me parecio ademas de muy bien escrito, una historia de amor y perdidas, sin tapujos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 04/04/15 11:54

    ¿?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • gusalo gusalo 04/04/15 14:38

      Jo'er, Analista, ¡vaya reaparición más lacónica! Supongo que no sería yo el único que te echaba de menos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Alfar Alfar 04/04/15 09:03

    Yo tambien he leido el libro sin conocer la polemica del dinero. A decir verdad, no me ha impactado, como me ha pasado con otros libros que he leido. Eso no quiere decir que sea ni bueno ni malo, si no todo lo contrario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 04/04/15 08:13

    Jobar. Txanoari tiene razón. Yo, por ejemplo, no he leído el libro. Cuidadito, Paloma. Me viene una pregunta a la punta de la lengua: ¿conoce o es pariente de la autora? Díganos qué relación tiene con ella para que lo entendamos . 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Xinista Xinista 03/04/15 23:32

    He leído hace muy poco este libro sin tener ni idea de que se hubiera pagado un pastón por sus derechos  así pues lo he leído sin prejuicios. En mi opinión se deja leer. Sin más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • txanoari txanoari 03/04/15 23:09

    "Pasó y a Milena la leímos los que leemos". Pretencioso, descalificador (?) e ininteligible.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.