x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

‘Mujeres’


Publicada el 03/05/2015 a las 06:00 Actualizada el 02/05/2015 a las 19:49
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La poesía de Eduardo Galeano se hizo memoria, pensamiento y narración. Pasó del canto al cuento sin perder un segundo en explicaciones, o sea, sin perder un gramo de intensidad. Lo bueno si breve dos veces pájaro. Lo debió pensar así la hija del preso político que llevó a la cárcel un dibujo de pájaros. Los policías rompieron el dibujo por enemistad hacia todo lo que vuela. La niña llevó en la visita siguiente un dibujo con árboles y pequeños puntos entre las ramas. ¿Qué son estos puntos?, preguntó el padre. Ella explicó que se trataba de los ojos de los pájaros.

Es una de las historias que se recogen en Mujeres (Siglo XXI, 2015), el libro feminista de Eduardo Galeano. El escritor uruguayo necesitó mirar hacia la mujer en muchos momentos de su obra como una estrategia para mantener viva su propia rebeldía. “No hay tradición cultural –afirmó– que no justifique el monopolio masculino de las armas y de la palabra, ni hay tradición popular que no perpetúe el desprestigio de la mujer o que no la denuncie como peligro”.

Por eso Eduardo escribió sobre Nellie Bly, la mujer que demostró en un Pittsburgh decimonónico que el periodismo no era cosa de hombres, y dio la vuelta al mundo en setenta y dos días, y se hizo arrestar por robo para hablar de las cárceles, y luego pisó la locura para entrar en un manicomio y denunciar los tratamientos psiquiátricos de la época. También por eso habló Eduardo de las putas que cerraron un burdel en la Patagonia argentina para no acostarse con los soldados que habían reprimido de manera salvaje una huelga de peones. Fusilar cansa, pero más cansa la injusticia.

En fin, Eduardo Galeano habló de Frida Kahlo, Juana de Arco, Rosa Luxemburgo, Marie Curie, Matilde Landa, Violeta Parra o de las Comuneras anónimas que lucharon en las barricadas con un pañuelo rojo en el cuello, poniendo en peligro su vida junto a compañeros que les negaban el derecho al voto. Todas estas habladurías y muchas más se recogen ahora en un libro antológico que nos cuenta cosas de Mujeres.

La literatura de Galeano está llena de ideas. Schopenhauer afirmó que la mujer es un animal de pelo largo y pensamiento corto. Eduardo Galeano quiso llevarle siempre la contraria. Estaba cansado de soportar un mundo de avaricias largas y de ideas cortas. Su mejor manera de protestar contra el cacareado fin de las ideologías fue demostrarnos que las ideas son bellas, que hay pensamientos conmovedores, argumentos que son al mismo tiempo una forma de mirar con inteligencia y de hacer poesía. La literatura de Galeano unió la metáfora y la reflexión, encontró en la vida cotidiana un modo de contar la Historia y dominó el arte de la levedad profunda, de la brevedad sin fronteras.

Se encontró así con las mujeres al hacerse partidario de la piel del mundo y de la vida cotidiana. Y comprendió que era necesaria una palabra bella, pero de otra manera. Los malentendidos entre la poesía y la condición femenina brotan en el alma de la cultura machista. En la geografía de lo privado y lo público que articula las formas tradicionales del pensamiento moderno, la condición femenina y la poesía fueron asignadas al ámbito sentimental de lo privado, mientras que la razón y la condición masculina se destinaron al gobierno de lo público. Por eso Bécquer escribió su famosa declaración “Poesía eres tú” para responder a la pregunta de una mujer.

Eduardo Galeano sabe que no se trata de ser poesía, musa, sino de ser poeta, y para conseguirlo hace falta romper el orden, borrar fronteras y segregaciones, asumir palabra a palabra los sentimientos de lo público y las razones de lo privado hasta llevar la emancipación a los últimos pliegues de la intimidad. El pensamiento se hace entonces corazón y sostiene el sueño de las plazas públicas, y la memoria frente al olvido, y las palabras frente al mandato de todos los silencios.

Eduardo Galeano aprendió de las mujeres una forma de responder al poder. Si el poder intenta confinar en lo privado el mundo de los sentimientos, resulta necesario escribir y dar la batalla en el amor de la vida cotidiana y de la intimidad. Es un camino directo para asaltar lo público.

La lectura de Mujeres ha sido para mí una forma de vivir el duelo. Daba gusto hablar con Eduardo Galeano de política, periodismo, literatura, fútbol y mujeres.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • 0454 0454 06/05/15 12:10

    Simplemente "gracias por el artículo"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lourdes González Santos Lourdes González Santos 05/05/15 19:08

    Lo que da gusto es leer tus artículos. Suerte y un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aránzazu Aránzazu 05/05/15 03:51

    Esto de un escritor tenga que "mirar hacia la mujer en muchos momentos de su obra como una estrategia para mantener viva su propia rebeldía" es la versión moderna del "mirar a la mujer para aprender de la inocencia y mantener viva la pureza". La opción "feminista" de muchos hombres, y aquí García Montero no se escapa, a tenor del artículo, es la idealización sonsa de "la mujer". Ese ente no existe. Me decepciona ver cómo "el hombre" inteligente también cae en estas simplificaciones decimonónicas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Luis Luis 05/05/15 08:13

      ¿Y la experiencia histórica de la explotación? ¿Cuenta la historia?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Giordano Giordano 04/05/15 00:40

    Propongo a InfoLibre un experimento: durante algunos meses los artículos que escriba Raquel Martos que los firme Luis Arroyo y viceversa. Me pregunto si, por la omisión, les disgustaba a Luis García Montero y a Eduardo Galeano hablar de hombres.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 04/05/15 11:10

      Acaba de romper  la cristalería. Creo que eso es lo que se llama "pensamiento lateral".

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Giordano Giordano 04/05/15 20:55

        También podrían ser las preguntas incómodas de una crítica de la cultura.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Bacante Bacante 05/05/15 07:14

          Pues sí.Un saludo. 

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Irenepaz Irenepaz 03/05/15 16:46

    Señor  Sr. Garcia Montero, bonito articulo, por encima de los sexos esta la grandeza de la persona. Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • t.santiuste t.santiuste 03/05/15 06:58

    ¡SALUD  Y LIBERTAD E IGUALDAD ! desde la memoria para las mujeres y  los hombres buenos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 03/05/15 02:33

    Dentro de la sala se rien bastantes adultos. Una voz de niño pregunta que es eso. En The Avengers comentan el retorno del Derecho De Pernada. No se lo conté..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.