x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Y se rompió el espejo de Esperanza


Publicada el 30/05/2015 a las 06:00 Actualizada el 29/05/2015 a las 22:53
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Aguirre dice ahora que gobernaría con Carmena si rechaza constituir "soviets en los distritos"

Aguirre dice ahora que gobernaría con Carmena si renuncia a propuestas como "constituir soviets en los distritos".

La semana trajo lo esperado para casi todos menos Esperanza Aguirre. Esperaba Esperanza ganar la Alcaldía de Madrid sin que en su convicción se pudiera colar por fisura alguna la menor de las dudas sobre el particular. Se iba a llevar de calle los votos, iba a disfrutar de un paseo triunfal sobre las urnas entre vítores de entusiasmo y emocionados sollozos de un pueblo de Madrid necesitado del liderazgo poderoso e incuestionable de la gran Esperanza del PP, aclamada con un triunfo arrollador que situaría su nombre y sus valores en lo más alto de la historia de la derecha española de toda la vida.

Era lo que a gritos pedían los madrileños después de esa etapa más que cuestionable de la señora de Aznar al frente del consistorio: queremos esperanza, Esperanza. Más aún cuando su compañera de viaje era esta chica mona, modernita y proabortista que había pasado de gestionar la policía a postularse para gobernar esa Comunidad de Madrid que en tal alta posición había colocado ella, Esperanza.

Entre el pasado de la Ana del relaxincap y el presente sinsustancia de la Cristina centroizquierdista, Esperanza se veía como la gran esperanza conservadora. La reina de Cenicienta mirándose a un espejo que le devolvía la imagen de una lideresa incuestionable y vencedora. Más aún cuando frente a ella tenía a esa “coalición de perdedores” (sic) que amalgamaba a rojos extremos, socialistas perdidos y algún liberal naranja que aunque lejano también podría ser considerado advenedizo.

Nadie iba a toser a Esperanza. Todos se inclinarían ante Esperanza. El futuro se abría luminoso y prometedor a la mujer que tras dejar el Gobierno de Madrid como el mejor de los posibles en manos de su heredero natural, sería la mejor alcaldesa de la Villa y desde allí ascendería a La Moncloa para situarse donde la historia coloca a las grandes mujeres de la política como Margaret Thatcher.

Nunca pensó que acaso ese sueño no dependiera sólo de su voluntad. No imaginó que sus cálculos no se basaban tanto en la realidad como en la imagen que de sí misma se había compuesto en tantos años de ejercicio político con tan poca autocrítica como valor a su alrededor para decirle lo que estaba haciendo mal. No previó que haber ganado el poder tras el tamayazo –ahora se van a cumplir diez años de aquella “traición” de Tamayo y Sáez– , haber clausurado el ciclo vital más activo y plural de la televisión pública de Madrid, haberse rodeado sin enterarse de lo más granado de la corrupción popular en Madrid y haber ninguneado a su “predecesora” en la Alcaldía madrileña y a su “compañera” a la Comunidad iban a costarle peaje alguno. Era inmune, era la más grande, era la Esperanza del PP.

Todo se rompió en pocas horas. Las urnas decidieron que no habría paseo militar ni vítores ni sollozos. Paseo sí, hasta en bici si me apuran, pero nada de aclamaciones ni de historia. Su lista fue la más votada, su partido el que más apoyos cosechó, pero los números no salieron y esa fuerza popular no alcanzó la dimensión que esperaba Esperanza. Y peor aún: ¡Cristina Cifuentes podría gobernar!

Conclusión: como amante herida y despechada respondió poniéndose en evidencia, plantándose en el camino frente a la “coalición de perdedores” para tratar de desmembrarla, romperla, e impedir que reinara la inesperada y soviética Cenicienta. Llegó hasta a ofrecerse a gobernar con ella con tal de que no fuera la alcaldesa.

Aunque a día de hoy no está aún claro quién y cómo ocupará la Cibeles, es evidente que Esperanza no será, como no será escuchada para gobernar, ni en su partido levantarán un pedestal a su presente y su futuro. Tendrá que pasar su duelo y acaso se recupere, pero habrá de dibujarse nuevos sueños.

Y si escritos como éste pueden parecerle desconsiderados o hasta carentes de respeto –por lo cual le pido amablente disculpas–, que revise sus dimes y diretes, sus declaraciones y gestos de los últimos cinco días. Quizá descubra que de todo lo que se ha dicho y escrito sobre ella, lo peor, lo más cruel y doloroso para su imagen y su presente, es lo que ella misma ha sido capaz de hacerse tras la ruptura del espejo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

23 Comentarios
  • nicanor nicanor 03/06/15 18:09

    Lideresa has dado lecciones de lo que pasaria en inglaterra con tus adversarios, aplicatelo a ti, vete a tu casa y en ti vida haras un favor mas grande a la ciudadania.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Toño Inares Toño Inares 02/06/15 13:07

    "Pulvis cinis et nihil" que dirían los latinos. Polvo, ceciza y nada. A otra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • luismi luismi 02/06/15 09:26

    Lo mejor que se puede hacer con esta mala persona es no hacer ningún caso de lo que dice. Lo único que se merece es el desprecio más absoluto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • resteban75 resteban75 01/06/15 22:55

    Triste destino el de Esperanza, mendigar seguir en el ajo recibiendo mamandurrias. ¿Por cierto, no leo ahora nada del excelentísimo premio nobel sobre Aguirre, no? Escribirá muy bien, pero vamos, ¡qué ojo!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gviel gviel 01/06/15 16:28

    Esto es de psicología general. Consejos y pautas para saber cuando debemos saber que nuestro tiempo se ha acabado.Claro, me refiero a la gente que anda en los "candelabros".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jucasade jucasade 01/06/15 13:23

    Vaya por dios. Esperanza no sabía que los domingos, descansa el espíritu santo y que la divina providencia está de vacaciones en Ibiza. Que alguien la informe la menos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfar Alfar 30/05/15 18:37

    A mí me gustaría, que los próximos sueños que se dibuje, sean sacar a sus nietos a pasear, que bien bonitos son, aunque ella no los conozca, porque seguramente tienen niñeras inglesas. Por cierto que estoy un poco preocupada, lleva 48 horas callada, y eso no es normal.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • eltabanodeio eltabanodeio 02/06/15 18:07

      La debe tener su familia atada a la silla, y la boca sellada con cinta americana. El Tábano de Ío

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Giordano Giordano 30/05/15 12:16

    «Tendrá que pasar su duelo y acaso se recupere, pero habrá de dibujarse nuevos sueños». En el fondo de estas palabras veo la misma consideración y respeto hacia Esperanza, aunque con estilo más literario, que las que le dedicó Manuela Carmena cuando dijo que le gustaría hablar con ella para superar las diferencias porque creía en la reinserción. La descomposición psicológica de Esperanza puede ser el anticipo de la descomposición política del PP, para el que también vale la frase inicial.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LosCristos LosCristos 30/05/15 09:38

    Pero que pena que no se hubiera clavado los cristales, por sinvergüenza por engañar a la gente, en fin es lo que realmente se merece dicho personaje. Desaparecer de nuestros entornos y dar explicaciones devolviendo todo lo que haya ayudado a llevarse. Intolerante y descarada que se creía?, que el pueblo la respetaría eternamente. Pues ya ha visto que no. Demasiados votos a sacado, para ser una mala persona.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Manolo Garcia perez Manolo Garcia perez 30/05/15 10:48

      Los cristales los llevas clavados en el orgullito...no la veis bastante cabreada? Su mente está confusa y su maldad...suelta!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • MASEGOSO MASEGOSO 30/05/15 09:17

    El epitafio que Joaquin Reyes le dedicó en el intermedio es, simple y llanamente, la mejor respuesta que a sí misma debería hacerse la condesa. En la vida no siempre se esta en la cumbre y, bajar de vez en cuando a la base, es apreder por uno mismo la situación a la que nos enfrentamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.