X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

La ceguera de las élites europeas

Publicada 07/07/2015 a las 06:00 Actualizada 06/07/2015 a las 23:16    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

Tras la convocatoria del referéndum, las élites europeas, irritadísimas con Tsipras, lanzaron toda clase de críticas y amenazas a la consulta. Que si era un referéndum confuso y tramposo, que si no había tiempo suficiente para deliberar, que los referéndums solo se pueden realizar para ratificar un acuerdo ya cerrado, que la ciudadanía no estaba preparada para tomar partido, que el Gobierno griego había jugado mal sus cartas, que se podía haber llegado a un acuerdo con un equipo negociador mejor preparado…

Lo peor, con todo, fueron las amenazas lanzadas por tantos políticos y analistas del establishment. Los mismos que acusaban a Tsipras de jugar con las bajas pasiones del electorado griego, no dudaron en meter el miedo a los ciudadanos helenos anunciando que si se rechazaba el acuerdo ofrecido por “las instituciones” (la Troika), se abandonaba el euro e, incluso, la propia UE. En esta estrategia de coacción entraron todos, el presidente de la Comisión, el presidente del Parlamento europeo, políticos alemanes, dirigentes del PP, sesudos comentaristas que viven de la cosa europea, etc.

Creo que muchos no han entendido bien lo que estaba sucediendo en Grecia: con un país arrasado tras cinco años de políticas de ajuste, una grave crisis humanitaria y una situación financiera límite, el Gobierno de Syriza no tenía ningún arma negociadora para evitar que la Troika exigiera una extensión de los programas de recortes a cambio de continuar financiando a Grecia. Ante su debilidad extrema, el último recurso con el que podía contar el Gobierno de Tsipras era el apoyo ciudadano. De ahí que, en este caso al menos, no tuviera sentido plantear un referéndum de ratificación: eso se puede hacer cuando hay una negociación de igual a igual, no cuando una de las partes está con respiración asistida y la otra amenaza con retirarle el tubo.

Las instituciones acreedoras no han querido reconocer que sus condiciones no funcionan. Han hundido la economía griega y ni siquiera han resuelto el problema de la deuda. Cuesta encontrar economistas razonables fuera de la Troika que justifiquen las condiciones que se querían imponer a Grecia. En una muestra de arrogancia fatal, la Troika ha preferido usar su posición de predominio para no rectificar, aun si eso suponía condenar a una sociedad a una miseria prolongada, sin futuro. Las reformas necesarias para que Grecia tenga una economía fuerte sólo podrán llevarse a término en condiciones de crecimiento y con políticas sociales, no con el desmontaje del Estado. Sólo así se darán las condiciones políticas para que las reformas tengan la necesaria legitimidad y aceptación social.

La principal lección que deberían extraer la Troika y el establishment europeo es que las reformas fracasan si se imponen bajo coacción. Los tecnócratas se resisten a asumir que sus reformas no son democráticamente sostenibles. Para la tecnocracia, la democracia es una molestia, un obstáculo que debe ser pasado por alto, pues ellos, los expertos, saben lo que hay que hacer, aunque la realidad refute una y otra vez sus tesis. Debería subrayarse que el principal responsable de que, por primera vez desde la posguerra, un partido a la izquierda de la socialdemocracia haya ganado unas elecciones generales es la propia UE. Ha sido la ceguera de las élites europeas lo que ha provocado la radicalización de la sociedad griega, el triunfo de Syriza y el rechazo popular del acuerdo propuesto por la Troika. 

Syriza ganó las elecciones con el 36% del voto, pero ahora el “no” ha cosechado un apoyo del 61%. Las élites, con una mezcla de pasmo e incredulidad, miran el resultado y no dan crédito, sin reparar en que son ellas las que han conseguido este resultado tan sorprendente. Han logrado que la inmensa mayoría de la sociedad griega rechace sus propuestas incluso bajo amenaza de salida del euro y en medio de un corralito bancario.

La tentación más peligrosa en el corto plazo es que los halcones del bando acreedor decidan enseñar a los griegos que así no se hacen las cosas. Aunque no pueden expulsar a Grecia del euro, sí que pueden estrangularla financieramente, forzando al Gobierno a tener que emitir bonos y pagarés para hacer frente a los pagos y evitar una quiebra total del sistema. Sería una salida de facto. Esto daría satisfacción a los más duros y produciría alivio entre los círculos que defienden que Grecia nunca debió ser admitida en la eurozona. Pero eso, a mi juicio, supondría el fin del proyecto de integración europea, pues se violarían todos sus principios constitutivos acerca de la cooperación y solidaridad entre los Estados miembro, y produciría una quiebra irreversible entre países acreedores y deudores.

Si se supera esa tentación, la UE puede volver a la cordura y, si bien con mucho retraso, reconocer que no se puede gestionar la crisis del euro como lo ha hecho hasta ahora. No se trata de dar la razón en todo a Grecia, sino de negociar desde presupuestos razonables y compatibles con el funcionamiento de la democracia representativa.

La UE podría transformar la negativa griega en una oportunidad para superar la tentación tecnocrática en la que han caído las instituciones europeas. Con el pretexto de que resulta necesario evitar la ruptura de la eurozona, se debería alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes, en el que se dejen de lado los dogmas dañinos en política económica que han llevado a Grecia a su actual y penosa situación y se reestructure la deuda de una vez. Los negociadores tendrán que arrancar al Gobierno griego un programa realista y factible de reformas, pero siempre y cuando dicho programa sea compatible con el crecimiento y permita aliviar la catástrofe humanitaria que sufre aquel país. Es lo menos que se puede exigir a una Unión Europea que lleva años decepcionándonos a muchos que en otro tiempo la apoyamos.


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Artero Artero 11/07/15 01:29

    Supongo que Sipras, va tener algún problema con sus socios de gobierno, a la hora de aprobar la nueva propuesta que presenta a la Troika, ya que esta, es peor punto de negociación, que la que tenían sobre la mesa, antes del referendum. Que no se para que gaitas se convocó, total para hacer caso omiso de lo que se planteaba o proponía, y ademas, se podían haber ahorrado el corralito, de haber aceptado a negociar sobre la base de la propuesta dce la Troika, que incluso, era hasta mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • A O G A O G 08/07/15 13:06

    La verdad que cuando vi el resultado al 60% del recuento de los resultados, me pareció que algo no funcionaba bien en el status quo de Europa. Me pareció increible que fuera a ganar el NO después de las muestras de sondeo, después de que todos los dirigentes europeos apostaran por el sí. Pero lo que me pareció más incrieble era la ceguera de estos líderes. Que en España fueran una piña los que mandan a favor del SÍ lo entendía, pero lo que me dejó perplejo fue la postura de los dirigentes europeos. Se me ponen de punta los pelos, cuando recuerdo con que facilidad el PP PSOE se pusieron de acuerdo para cambiar la constitución para adaptarla a las exigencias Europeas. Como dice tu artículo ceguera de las autoridades europeas y lo que me pone mal cuerpo por lo que me toca ceguera de las autoridades españolas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 08/07/15 09:15

    Aparte de los recortes, que son muchos y dolorosos ¿Grecia ha hecho reformas de su sistema economico y tributario?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 09/07/15 08:30

      Y entonces, ¿a qué le llama usted reformas?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • eltabanero eltabanero 07/07/15 21:56

    La prioridad de los tecnócratas financieros de la Troika con el soporte cómplice -a costa de sus ciudadanos- de todos los gobiernos excepto Grecia y gran parte de sus mass media afines, no es lograr una gobernanza eficaz que articule un modelo armónico y equilibrado europeo. Lo que los inquieta es el mantenimiento de un "euro seguro" para mantener su poder de intimidación financiero frente al mermado poder democrático en Europa. Merkel, versión alemana de "la dama de hierro" y su "BundesPanzerBank", vuelven a a arrasar Europa. El palmero mayor del Eurogrupo, el tal Mariano Rajoy, con las manos recalentadas de tanto aplauso servil. Por cierto, ¿conoce el tal Mariano la insostenibilidad de la deuda española?. Su Ley Mordaza: ¿no es una ley de represión preventiva frente a las tensiones de la nueva ola de recortes que tras el oasis electoral de las generales se avecina?. Como dice Krugman el "si" griego -aplíquese a España- era más temible por que garantizaba más austeridad y más recortes

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 07/07/15 21:38

    La tentación tecnocrática no es tal tentación en la UE, sino puro resultado necesario de semejante invento. No es solucionable a corto, medio ni largo plazo (al larguísimo quién sabe) el déficit democrático porque para ello sería necesaria una solidaridad mínima entre todos los europeos, que mal que bien se va dando en los estados-nación. No hay demos común, de modo que es facilísimo convencer a los alemanes de que los del sur somos unos capullos y viceversa. El resultado no puede ser otro que el dominio de los lobbies y que nos coloquen a sus hombres, esos que se suelen llamar tecnócratas intentando disimular su parcialidad de base a favor de las élites financieras. Ciertamente los estados-nación no pueden permanecer como estaban ante la globalización, pero engendros como la UE no son la solución. De hecho, son un gravísimo problema añadido. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rafael María Rafael María 07/07/15 19:24

    Ya era hora de se pusiera algo de sentido común y se pusiera negro sobre blanco lo que hau que advertir a los gobernantes europeos. Gracias por el artículo. ¿Será posible que se realiza tamaña autocrítica en una institución tan comprada como la europea y tan poco democrática? Quiero contribuir con una energía favorable a milagros como el que necesitamos. ¿Y si Francia e Italia se aliaran para crear un espacio mediterráneo  junto con Grecia..? ¿Podría surgir una alternativa más progresista y viable para los pueblos europeos? Ya está bien de que los poderes fácticos nos gobierne ¿desde la sombra?Las fuerzas alternativas europeas deberías hacer algo más para dar salida a la cuestión griega, y con ella, dar un avance hacia la evolución de nuestro continente. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfa Alfa 07/07/15 13:07

    Excelente artículo, al que me uno a sus razonamiento

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Arkanoid Arkanoid 07/07/15 12:55

    Lo dificil de comprender para un ciudadano de a pie, sea español, griego o aleman, es que la UE se limite a decir que los giegos son unos inútiles y unos gorrones. cualquiera entiende que desde que Grecia fue intervenida es la Troika la que da las órdenes, y desde Papandreu a Samaras se limitan a cumplir y obedecer.  Estas ordenes han sido simplemente erróneas y fallidas, pero aquí sólo se echa la culpa a los griegos y nunca a la UE que es quien realmente falló al diseñar el plan. Ahora con la llegada de Syriza se pretende un plan, otro, cualquiera que evite repetir los reiterados errores y la UE, que no la Troika, se niegan a escucharles. Digo NO la Troika ya que Lagarde se ha pasado al bando de Syriza en los últimos días, todavía no sabemos por orden de quién, aunque lo sospechamos... pero la UE sigue erre que erre, sin reconocer ningún error por su parte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manuel romero mesa manuel romero mesa 07/07/15 12:40

    Suscribo el artículo al completo, y me hago una reflexión . ¿Quienes son los "tecnocratas"? Si son personas ajenas ala democracia, o que les molesta, esta claro que no son lo mejor para resolver los problemas que tenemos las personas, por otro lado quien los ha puesto a ahí a esos tecnocratas, no ha podido ser el populacho, mas bien habrían sido los financieros y otras gentes que hacen malvivir a las personas decentes ( parafraseando a Rajoy). Cuando se convocó el reeferendum, inmediatamente algunos de los próceres europeos, dictaminaron que como iba a salir el si, se proponía que los técnicos gobernaran Grecia. Todo esto me lleva a que en la actualidad, la mayoría de los gobiernos del sur de Europa, están mediatizados por la tecnocracia, que no son otros que los mamporreros del gran capital, y no olvidemos que el gran capital vive de p m con el fascismo. El final de la reflexión es que el fascismo esta instalado en las élites europeas, y que así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Victruma Victruma 07/07/15 12:11

    Completamente de acuerdo con el artículo; también creo, y deseo, que si finalmente y por desgracia, los "halcones" de este desaguisado deciden estrangular definitivamente al pueblo heleno, lo que seguramente provocaría lo del "botón rojo de la bomba nuclear" ( el primero que lo tire, que piense que TODOS perdemos), muy probablemente la ciudadania se daría cuenta de "a qué juegan" estos que controlan la UE y la desafección al sueño europeo se vendría abajo como un castillo de naipes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.