X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

Tres consecuencias de la crisis griega

Publicada 22/07/2015 a las 06:00 Actualizada 21/07/2015 a las 19:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 12

Sobre la crisis griega se ha escrito ya prácticamente todo lo que se puede decir y desde todos los ángulos posibles. El acuerdo alcanzado el 13 de julio se ha examinado línea por línea; todos los economistas han hecho oír sus opiniones, la mayoría de ellas bastante o muy críticas con las exigencias de los acreedores; los analistas del establishment se han cebado con la estrategia errática de Tsipras; y mucha gente ha expresado su malestar por la forma en la que se ha tratado al Gobierno griego.

Me gustaría señalar, yendo más allá del caso griego, tres consecuencias que ha tenido esta crisis.

La primera es que, por fin, se ha configurado un principio de esfera pública europea. Hasta ahora, los asuntos europeos eran de interés para altos funcionarios, grandes ejecutivos, políticos, grupos de interés, corresponsales en Bruselas y el conjunto de expertos, analistas, consultores y demás que se dedican a los asuntos europeos. El resto de la población mostraba más bien cierta despreocupación, incluso en momentos que se suponen álgidos como las campañas electorales al Parlamento Europeo.

Todo esto ha cambiado con la crisis griega. La situación ha sido tan dramática que por unos días una masa enorme de europeos hemos estado hablando, con bastante apasionamiento, de un asunto propio de la UE que nos atañe a todos (por lo menos en la eurozona). Hemos asistido a un debate muy intenso, celebrado simultáneamente en múltiples idiomas, que tardará tiempo en cerrarse. La prensa de cada país ha dedicado generoso espacio a este asunto y se han publicado decenas de artículos al respecto, criticando unos a la troika y al Eurogrupo, otros (los más) el comportamiento de Tsipras y Syriza, y los biempensantes en medio diciendo que todos han cometido errores. En general, se ha visto que hay al menos un doble conflicto: uno entre las ciudadanías de los países acreedores y los deudores y otro entre ciudadanos y élites europeas.

Bienvenido sea en cualquier caso este debate. Resulta crucial para que surja un instrumento de control de las decisiones que se toman en la UE. Es de justicia que uno de los pensadores que más tiempo llevaba reclamando la necesidad de una esfera pública de alcance europeo, Jürgen Habermas, se haya convertido durante la crisis en la conciencia crítica de Europa (y especialmente de Alemania).

Con la apertura de la esfera pública supranacional, son muchos los ciudadanos que han abierto los ojos sobre el funcionamiento de la UE. Aunque habrá que esperar a los datos del Eurobarómetro y otras encuestas para saber cuál ha sido el impacto final sobre la opinión pública, resulta evidente que se ha producido un cambio de tono, incluso entre gente que siempre había tenido convicciones europeístas graníticas pero que en esta ocasión ha hecho notar una irritación considerable con los mandatarios del Eurogrupo y de la troika. Son muchos quienes han considerado que se ha ido demasiado lejos con Grecia, sobre todo porque no está claro que la dureza de las condiciones impuestas, que supondrán un nuevo aumento de la pobreza, vaya a funcionar como sus promotores esperan. La imagen que han dado la troika y los líderes del Eurogrupo es la de unas élites que han perdido contacto con la realidad y son incapaces de reconocer que sus recetas no funcionan. Los errores, las provocaciones y las contradicciones del Gobierno de Tsipras, que ciertamente los ha habido, no pueden tapar la ceguera y dogmatismo de la otra parte.

Son muchos, por lo demás, quienes piensan que se ha dado un salto cualitativo, que se han desfigurado los principios constitutivos de la integración europea: aunque estábamos acostumbrados a negociaciones agónicas a cara de perro, los miembros de la UE al menos se habían comportado como iguales. Con Grecia se ha perdido la inocencia. Se ha tratado a los griegos sin respeto democrático alguno, convirtiendo al país en una suerte de protectorado de la troika y el Eurogrupo.

Por último: el desenlace de la negociación con Grecia ha puesto de manifiesto con especial crudeza el poco peso que tienen los procedimientos democráticos en la resolución de los conflictos europeos. La actuación del Banco Central Europeo ahogando las finanzas griegas para forzar un corralito sin llegar a provocar el colapso bancario (véase este artículo imprescindible de Simon Wren-Lewis) es la mejor muestra de cómo se ha deteriorado el funcionamiento de la UE. Una institución sin legitimación popular ni sujeta a control democrático alguno ha sido el principal instrumento de coacción con el que conseguir que Tsipras y los suyos capitularan. Si los griegos no atendían a las exigencias de los acreedores, se les expulsaba de facto del euro cortando la financiación a los bancos.

Si bien el caso griego es extremo, refleja con gran exactitud lo que he llamado el fenómeno de la impotencia democrática: el sistema institucional de la unión monetaria impide que funcione correctamente el principio del autogobierno democrático, según el cual las decisiones colectivas deben tomarse en función de las preferencias ciudadanas. Los ejecutivos están gravemente limitados por un sistema de reglas e instituciones no representativas que les fuerzan a hacer ciertas políticas al margen de lo que quieran sus ciudadanos (excepto en casos, como el de Alemania, en los que las preferencias de la opinión pública están alineadas con dicho sistema institucional). Ha ocurrido en muchos países del área euro, si bien el efecto ha sido más visible en los países más dependientes, es decir, en España, Italia, Portugal y, sobre todo, Grecia. Que el recurso desesperado a la opinión pública por parte de Tsipras se considerara en las esferas de la UE una ofensa inaceptable, y que el resultado del referéndum solo haya servido para endurecer la postura de los acreedores, quienes para parar los pies a Tsipras han llegado a utilizar la amenaza de expulsión temporal del euro, revela que los pilares de la construcción europea están carcomidos.


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 31/08/15 16:26

    ............."Muchas de las personas que protestaban saabian que solo estaban comenzando una larga fase de lucha contra unas agresionessocieles mas duras que las sufridas hasta ahora bajo un gobierno de centro izquierda, saben  que a la represion policial que estaan sufriendo se le sumaràn reperesiones salariales,  en pensisones,  y jubilaciones, en mas alos de trabajo,  en meno servicios pùblicos, en mas impuestos, en maas sacrificios diarios que tambien son  formas de violencia y agresiòn". Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 31/08/15 16:04

    Vana ilusiòn de los que dicen ser la autentica izquierda- incluso asi se dice por estos lares (mucho cuidado,¡ojo Garzon y Cayo Lara! (Grecia como lecciòn);L 17de Luio 2015- Son detenidos por  la policia docenas de manifestantes de eun gobierno que se dice de izquierdas cuando protestaban contra la  claudicaciòn  de ese gobierno frente a las muy duras exigencias del capital financiero internacional. Esta y otras manifestaciones populares se realizaron  al poco de conocerse que Syriza habia aceptado un  plan de austeridad ny brecortes sociales. lo que empeoraba el que poco antes estaba een debate  en Brudelas. Las protestas, las cargas policiale y el malestar s dando inicio aceptar o rechazar las exigencias del  Capitalismo Financiero del hemiciclo, en el parlamento un partido que se dice de Iqdas. como Syriza, totalmente cuarteado sabia que en la calle sectores  lo que estaba ocurriendo entre sectores revolucionarios y populares empobrecidos, por un gobierno que se dice de izquierdas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • icaria icaria 27/08/15 17:45

    Aeropuertos, bancos , astilleros, y ..........Grecia es de sus elites y de los amigantes neoliberales alemanes es su gran negocio. La gente no cuenta y la Democracia, se la pasan por ..........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Makarenko Makarenko 26/08/15 12:20

    Hay que salir cuanto antes de la trampa europea en que nos han metido. El ordoleberalismo alemán ha conseguido imponer sus principios en la construcción del " orden" europeo con la inestimable colaboración de los mal llamados socialdemócratas. A los que por cierto parece acercarse ahora Tsipras. Ver para creer!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 23/08/15 09:11

    El anteùltimo acto de la a"farsa" Griega- aùn queda varios por desvelar- presenta al antièroe Tsipras en su devenir como personaje tragicòmico nvuelto en la ajada clàmide de su dimisiòn del gobierno heleno. Cualquiera que sean las razones esgrimidas para explicar la dimisiòn  y la convocatoria de  nuevas elecciones de un modo mas airoso al real-  La oportunidad de deshacerse de la plataforma de izqdas.  y del 30% de diputados de Syriza desleales a su programa claudicnte ante el capital eeuropeo. El momento justo entre la recepciòn  de los primeros flujos monetarios del tercer rescate y antes de  que se noten  los efectos de las nuevas politicas antisociales. ¿Reaalismo politico conjugando con la  voluntad de sacar a Grecia adelante...?... "chi lo sà" . Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • phentium phentium 29/07/15 21:08

    Hace tiempo que me hago una pregunta: ¿De donde obtienen sus fondos el BCE y el FMI?. Entiendo que aparte de especular con un dinero que no es suyo (nada nuevo en el quehacer diario de cualquier banco) debe nutrirse de aportaciones de los "socios". Y de momento Grecia sigue siendo uno de ellos.entado este principio me sigo preguntando: ¿A cuanto ascienden las contribuciones de Grecia a esos fondos a lo largo de su existencia?. Es un simple baance de andar por casa. ¿Realmente le sale a cuenta a Grecia permanecer en ese sistema¿. ¿Y a los demas, nos sale a cuenta?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Milkhouse Milkhouse 26/07/15 06:51

    Lo que ha quedado claro es que hay que salir corriendo del Euro que es una maquina de triturar colonias de Alemania... Y marica el último...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sasha Sasha 23/07/15 12:58

    Yo he aportado mi punto de vista aquí: http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2015/07/23/rendicion_total_seguro_35792_1043.html Ciertamente hay mucho en juego y la balanza se está empezando a inclinar hacia un lado en el que casi nadie calculaba que se podía inclinar... Lo que sí que es cierto es que pronto se revisarán esas medidas hacia los griegos, hacia sus cadenas: como poco se las cambiarán por unas no oxidadas, pero es posible que se las aflojen mucho. Me parece que Tsipras ha conseguido un triunfo inesperado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Cuervo Ingenuo Cuervo Ingenuo 24/07/15 10:25

      Sospecho que tienes razón, y más aún depués de leer las declaraciones de Junker (ver noticia en este mismo periódico). Creo que a partir del año que viene se empezará hablar de la reestructuración de la deuda.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • LANZAROTE LANZAROTE 22/07/15 10:02

    Acertado resúmen. En cuanto al conflicto entre la ciudadanía de los países acreedores y la de los deudores, creo que si se explicase claramente que lo que "nos deben los griegos" a los ciudadanos europeos ha sido por el favor que nuestros gobiernos le han hecho al lobby financiero, que era quien realmente tenía el problema con la deuda griega después de haber hecho negocio con la misma, la opinión sería muy diferente. Es fundamental no confudirse de enemigo. La ciudadanía, ya sea del norte o del sur de Europa tenemos el mismo adversario: es el poder económico (no elegido por los ciudadanos) quien ordena a nuestros políticos. Gracias a los griegos hemos podido ver que "el rey está desnudo". Hay que resetear Europa. Lo decía Anguita enlos años 90: se precisa una política fiscal común y un banco europeo con el mismo papel que la Reserva Federal en EE.UU.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Macrons Macrons 22/07/15 07:59

    Lo de la "configuración un principio de esfera pública europea" lo encuentro muy optimista. Ahí está el impresentable comportamiento de partidos que se dicen progresistas, como la mayoría de las socialdemocracias europeas, sin cuyo apoyo a los prestamistas, el incalificable espectáculo de acoso y derribo al pueblo griego hubiera sido imposible. De los medios de comunicación de gran audiencia, más vale no hablar, porque su postura ha dejado clara su absoluta supeditación al poder. El plan de Wolfgang Schäuble era (y sigue siendo) expulsar a Grecia del euro. Pensó que el Gobierno griego no admitiría condiciones tan inaceptables como insostenibles en el tiempo. Ahora tendrá que esperar que el plan colapse algo más, pero no será mucho tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • BASTE BASTE 22/07/15 08:41

      Totalmente de acuerdo,es ampliar la agonía de un desahuciado.¿Con qué fin?:Chuparle hasta la última gota.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.