x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la tramoya

Unionistas sin hogar

Publicada el 24/07/2015 a las 06:00
Se va calentando el ambiente. Los protagonistas conocen bien los plazos, ya perentorios. Tras el previsible parón de agosto, el 11 de septiembre, con la gente aún bronceada y despistada, veremos en la Meridiana de Barcelona una nueva exhibición nacionalista en la Diada. Ese mismo día, fíjate tú qué casualidad, comienza la campaña electoral para las elecciones autonómicas, que se pretende sean en un referéndum para la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

No debe descartarse un conflicto político grave, si Rajoy se hace el machote antes de sus propias elecciones generales del invierno y aplica el artículo 155 que permite “adoptar las medidas necesarias” para obligar a Mas y Junqueras al “cumplimiento forzoso” de sus obligaciones. Dios quiera que los niveles de testosterona de Rajoy se mantengan en sus bajos niveles habituales… y que se reduzcan los del president, que suelen estar, por el contrario, por encima de lo saludable.

Pero lo más probable es que, de nuevo, este camino hacia la Tierra Prometida de la independencia, vuelva a quedarse en una exhibición grandilocuente de símbolos, sin consecuencias mucho mayores. Hay que recordar que, según el último sondeo del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat, la mitad de los catalanes no quiere la separación. Sería una locura proclamar la secesión en contra de la mayoría sociológica de Cataluña.

Sorprende que esa mayoría social se vea tan poco y que su voz se escuche tan baja. Ese ha sido un logro indiscutible del independentismo. Los soberanistas tienen un símbolo que se ve en cada rincón: en los balcones, en las manifestaciones, en las carpetas de los estudiantes, en los coches y en las pulseras y las chapas de la solapa. Para quien la luce es motivo de orgullo y de unión. Es la estelada, esa bandera que unió al separatismo catalán de principios del siglo XX con la independencia de Cuba. Por contra, el unionismo –que por no tener no tiene ni nombre– no cuenta con tal fortuna. La senyera es demasiado ambigua, la rojigualda agresiva y centralista y la bandera europea de las 12 estrellas no quiere decir nada que no pueda decir cualquier otro.

El separatismo –que así es como deberían llamarlo los unionistas– tiene un relato épico y unificador, que está por encima de la ideología: la construcción de un nuevo Estado europeo próspero y libre, que ponga fin a las humillaciones y los desafectos de España. ¿Y qué contrapone el unionismo? ¿El statu quo? ¿El mero respeto a la Ley? ¿Una cosa incomprensible llamada “federalismo”?

El secesionismo –otro nombre posible que oponer al del “independentismo” o “soberanismo”– tiene claro cuál es su enemigo: el PP y Rajoy, que son los del “no”. Los que “no entienden a Catalunya”, los que no reconocen que hay un problema. Con más o menos sutilezas, el enemigo se extiende “al Estado”, es decir, a “España”, a la que solo se cita como entidad ajena y distinta de “Catalunya”. De manera que quienes están contra la independencia están contra Cataluña. Es una falacia monumental, pero funciona para crear el maniqueo necesario en una apuesta política que finalmente se dirime entre un “sí” o un “no”.

El sujeto político de los separatistas es “el pueblo catalán”, que quiere liberarse del yugo español. ¿Y cuál es el sujeto del unionismo? Naturalmente, debería ser ese mismo “pueblo catalán” que, como mínimo en ese 50%, quiere seguir siendo también español. Pero quienes quieren seguir siendo españoles y catalanes al mismo tiempo, deberían extender la hermandad al resto de España. Y el resto de los españoles, que de forma abrumadora sienten respeto, afecto y admiración por Cataluña, tiene que corresponder a sus hermanos catalanes, dando muestras públicas de esos sentimientos. Como hicieron millones de ingleses con los escoceses.

Quizá en algún momento, la mayoría unionista de Cataluña y también la del resto del Estado sean capaces de romper la espiral de silencio tan minuciosa e inteligentemente generada por el separatismo catalán. Será necesario construir los símbolos, los lugares, los afectos y los argumentos básicos para extender un mensaje orgulloso, positivo, casi festivo, a favor del “sí”: del sí a la unión, del sí a la convivencia generosa, del sí a Cataluña dentro de España y a España dentro de Cataluña.

De momento, en la crucial batalla por los símbolos, el independentismo gana de calle. Los separatistas llevan meses preparando “su” próxima Diada, y ya tienen lugar de celebración y camisetas preparadas. Mientras, los unionistas no tienen ni qué ponerse ni a dónde ir.
Más contenidos sobre este tema




29 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 30/07/15 21:32

    ..............Durante la Guerra de sucesion  (1.714 que origino la abolicion de los fueros, los Catalanes que participaban en las guerrillas se servian de " un santo y seña" para desenmascarar a los impostores con un trabalenguas....viene a decir algo asì..."Dieciseis jueces de un juzgado comen  higado de un ahorcado".  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 30/07/15 19:44

    ........."Despues de un año he podido volver a disfrutar del buen acogimiento que esa tierra Catalana me hace; y debo deecir que me siento afortunado de haber podido disfrutasr de las Ramblas de Barcelona de la PLaza de Cataluña y de tantas cosas mas que he podido ver, tambien he podido disfrutar de  toda la buena gente que allì he encontrado. ccomo anecdota, transcribo  un trabalenguas que dicen en esas tierras que el que sea capaz de decirlo ya sabe "parlar" Catalan:  " Setze jutges d'un jutgat fedge d' un penjat" "si el pentat si es d'espenta el setge tuttes d' tuttal menten  d'un d'espentat. Espero haberlo transcrito  bien.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 30/07/15 11:13

    viene del anterior....[....] Hiela por donde ella pasa todo noble germen de ideal: zarzagàn del entusiasmo; Los hombres  rebajados por la hipocresia viven sin ensueño, ocultando sus intenciones, enmascarando sus sentimientos daando saltos como el eslizòn , tienen la certidumbre intima aunque inconfesa de que los actos son indignos, vergonzosos, nocivos, arrufianados, irremediables; por eso es insolvente su  moral: Implica siempre una simulaciòn.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 30/07/15 11:05

    ........La hipocresia es el arte de amordazar la dignidad, ella hace enmudecer los escrùpulos en los hombres incapaces dd resistir la tentacion del mal, es sfalta de virtud para renunciar a este y de  coraje  para asumir su responsabilidad. Es el guano que fecundiza los temperamentos vulgares permitiendoles properar en  la mentira; como esos arboles cuyo ramaje es mas frondoso cuando creceen a inmediaciones dela ciènaga.  sigue..................

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 29/07/15 08:37

    .......Por otro lado: Tener un Presidente que no deja de fumar puros y dejat pasar el tiempo, amante de la doce far niente, que le gusta destripar a la clase trabajadora, es una verguenza par5a un Pais, pero si  a ello le sumaas la cobardia, es que tienes un prepotente peluche al frente. El peor de los miedos  del politiquillo es al que diran, que pensaran de mì. Recuerdo uno de estos miedos qaue le salio a Rajoy , fue en el Senado, cuando espetò compungido y con esos ojos salidos de las orbitas, casi gimiendo, ¡que iba a hacer yò!; Que el Sr. Mas me amenazò ¡jolin!, no podia hacer otra cosa, - es que casi me pega- (esto mas o menos novelado , pero sucedio asì). Pero se veeia el miedo que supuso estar  en la misma habitaciòn con alguien , con el que no compartes  absolutamente nada pero que parece convencido de sus ideas. Eso le aterro al Presidente, personas de caracter y resolutivos. Vamos que en el Senado se viviò unos momentos de patio de colegio. ¡Y asì estamos!....Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 26/07/15 17:32

    El Populismo "no es malo", siempre y cuando el Gobierno tenga ingresos"monumentales" de fuentes propias y eternas,  asì puede pasarse repartiendo dadivas por los siglos de los siglos, y sera siempre aclamado como un gobierno salvador por las clases populares. Pero si  no es asì debera  echar mano de las riquezas de otros; Esto aparte de injusto  es inconvenieent( ya lo probamos a final de los 90) con  un Gobierno del PP hasta nuestros dias que pagandolo estamos al Capitalismo. Desestimula la economia, el CVapital emigra y deja a la gente sin trabajo y con la mano extendida. Este es el Populismo mercantilista, el del Capitalismo Popular (recuerdan)  ya conocido y padecido; Y ahora los hay que nos vienen en contraposicion con el populismo demagògico...¡Quieren mas...!. NO queda otra que volver la vista hacia el Socialismo; la Socialdemocracia, analicen la cuestiòn ssuya es la decisiòn .¡Esta es la solucion! Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 26/07/15 17:14

    ¡Por favor! ectifico..banidad..mejor "Vanidad" con "v".....Banalidad si que es con "b" pero aqui  no viene al caso.  ¡Gracias!   Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 26/07/15 17:07

    Cada naciòn tiene su historia, con los dias memorables y  con sus simbolos, sin embargo en los ùltimos tiemepos -ahora- llamados del "desencanto posmoderno" - por decirlo asì-  ; del desencaanto posmodernista de la globalizaciòn- tambien y del visible " maquiavelismo", etc.; los simbolos han perdido bastante representatividad espititual que loss caracterizaba ( acaso se les  temia...?) pues que quieren que les diga ¡ Vaya pusilanimidad!. Claro quee no es por culpa de los simbolos o, ¡¿sì..?!. o acaso del mal entendimiento y la nefasta utilizaciòn que se hace de ellos en aquellos circuitos politicos por causa de "nefastos" personajes de nuevo y viejo cuño, que abusan de sus "neuras y diatribas" para ¡joder! a los demas poara demostrarnos quien la tiene mas "larga la lengua y la banidad" ¡estupidos! Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 26/07/15 13:04

    ........rectificar error- ultima linea-  "dilucidaran" - queda mejor.  Perdon  y ¡gracias!   Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 26/07/15 11:53

    El Mito de la Independencia de Cataluña: La estrategia del President Mas, es mantener de forma  permanente la tensiòn entre la Generlitat y el Gobierno de Madrid-. Es la ùnica alternativa que posee pata que los catalanes  se olviden de la quebradiza situaciòn .econòmica la cuestion migratoria y  el entorno social  tan necesitado de ayuda. Mientras se hable de nacionalismo, catalanismo, indeependencia y fluya el muy estudiado enfrentamiento con elo gobierno Central; y este no cese en su postureo, y los medidos catalanes ò nò, los foros de debate y medios locales se encuentren entretenidos olvidando los problemas normales del Pais enfrascados en Independencia si  Independencia nò;   El Sr. Mas gana tiempo y nadie critica su gestiòn...¡¡ Vaya par de sujetos- este que menciono y el otro que ¡NO! !!. Seeñores aqui les dejo, antes de iniciar el diificil y extenso texto del "Hombre Confuso" y el mito de la Independencia de Catalunya; Que Vds. mismos lo diludizaran mejor. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión