x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la tramoya

¿Qué carajo hacía ahí Margallo?

Publicada el 25/09/2015 a las 06:00
Antes de empezar el debate con Junqueras, Margallo ya lo había perdido. Porque ver ahí sentado al ministro de Asuntos Exteriores de España, frente al número dos de la Generalitat catalana, en total igualdad de condiciones, daba carta de naturaleza al relato separatista. Calaluña hablaba cara a cara a España. De tú a tú. No eran Mas y Rajoy, pero casi.

El espectador, consciente o inconscientemente, asumía con el símbolo de los dos señores sentados frente a frente, con simetría total, el dramatismo de dos entidades iguales en juego de suma cero: o gana una o gana la otra. Un regalo para los indepes. La cesión del Gobierno al caramelo envenenado de 8TV demuestra la poca altura y la nula visión de Rajoy. El presidente ha dejado durante cuatro años que el asunto creciera y creciera. Él suponía que el suflé bajaría, pero se ha convertido en un plum cake de esos grandes largos de tragar. Años antes ya había actuado con la prepotencia sabida, cuando en la Plaza Mayor de Chinchón, Madrid, como en cientos de otras plazas, el PP recogía firmas contra el nuevo Estatut. O cuando se les decía a los catalanes en un vídeo que son buena gente porque "hacen cosas".

Después de los agravios vino el desdén. Rajoy recibía a Mas en Moncloa después de la Diada sólo para decirle que no, y para permitirle a él que se hiciera la víctima. Todo el pueblo catalán llamando a la puerta del Estado para negociar y se nos da portazo. Esa era la historia y Rajoy bien que se empeñó en hacerla creer.

Y después del desdén, sin embargo, el apocalipsis. Juncker, Obama, la banca, la patronal, la Comisión Europea, el Ministerio de Hacienda, el ministro de Interior, el de Justicia, ahora el de Exteriores... Todos ellos advirtiendo del desastre de la separación de manera tan inverosímil como las fotos de las cajetillas de tabaco. Los fumadores vemos esas bocas negras y desdentadas, o esos cigarrillos con forma de pene flácido, y nos decimos: "Ya será menos. Ni mi boca está tan mal, ni lo otro tampoco". Es una conocida táctica de las tabaqueras que aún las autoridades no han sabido desactivar.

Una vez sentados ambos con el siempre servicial Josep Cuní en el centro, un interesante "debate de altura," como tituló La Vanguardia. Interesante puede, pero inútil también. Porque tanto uno como otro tiraban de argumentos tan contradictorios, que resultaba imposible saber quién decía la verdad. Eran dos jugadores de tenis echando cada uno bolas a la pared de atrás. ¿Es verdad que una Cataluña independiente estaría a la altura de Palestina, como defendió Margallo? ¿Es verdad que una Cataluña independiente resolvería su pertenencia a la Unión Europea tan fácilmente como las antiguas repúblicas soviéticas, como afirmó Junqueras?

Ninguno decía verdad porque la verdad de lo que pasará no la sabe nadie. Su verdad, la de Junqueras y la de Margallo, es decir, la de Mas y la de Rajoy, depende de actores y circunstancias que ellos no controlan. Lo que suceda, como siempre pasa en la Historia, depende de factores que los actores no pueden medir con precisión. A estas alturas, Mas ni siquiera sabe si sus socios le dejarán ser presidente después del resultado del domingo.

Esa es, en mi opinión, la verdadera irresponsabilidad de Mas: que se ha puesto a jugar sin estudiar las consecuencias reales de su juego. Y que luego ya no ha podido parar. Tres elecciones en cinco años, un lío monumental, pataletas impostadas de niño chico ante la supuesta incomprensión de Madrid, emociones desbocadas en actos públicos reivindicativos que elevaron la tensión y la apuesta en la ruleta...

Por no hablar de la vergüenza que nos provoca Rajoy: incapaz de contener el desafío, frío como un témpano de hielo ante la sensación de agravio que cunde entre los catalanes, torpe en los movimientos, insensible ante las emociones. Con lo fácil que habría sido exaltar desde el Estado las ventajas de la unión, celebrar los vínculos históricos y culturales, reformar la financiación autonómica que a nadie contenta, cambiar la Constitución...

El resultado ahí está: dos líderes ensimismados, Más y Rajoy (o Margallo y Junqueras), en conversación incomprensible por disparatadamente contradictoria. Dos maquinistas borrachos que ya ni quieren ni pueden echar el freno que evite el choque de sus respectivos trenes.
Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 27/09/15 13:03

    El colmo de la mendacidad: Ess el mensaje de los falsos profetas y sus seguidores; Todo el mundo puede mentir. El mèrito no es demasiado grande, pero solo el todopoderoso puede hacerlo impune. El poeta legitima la mentira por su belleza, como por su leegitimidad el amo  la consagra ante el esclavo, elo padre ante el hijo, o el Gobernante ante los gobernados. La estètica y la moral  utilizadas legitiman la falta de la verdad si, y solo si,  el mentiroso ocupa una posicion de poder artistico y social, frente al mentido. La arelativa del inferior al superior es peligrosa para ala relaciòn de dominio, debe ser cuestionada. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AlfonsoRL AlfonsoRL 25/09/15 22:51

    Lo que me choca sobremanera  (posiblemente `porque no entiendo alguna clave) es como al señor Iceta le están produciendo dividendos sus puestas en escena, las que se aplauden, se jalean, se imitan, etc. y sin embargo otras de más o menos igual factura que  utilizó el Sr. Carmona en la  anterior campaña por la alcaldía de Madrid, le costaron al propio Carmona, en primer lugar, pero también al PSOE. muy caras. Es cierto que las elecciones, en cuanto ejercicio  (poco) de actividad democrática, no tiene por qué aparecer como algo tétrico, pero lo que vemos ahora es - a mi juicio - poco edificante. Otra cosa será que quién "gane" estas elecciones  (todos las ganaran, según veremos) "tiren la casa por la ventana" y canten, rían, bailen, etc. pero antes, más seriedad y menos contorsìonismos raros, creo que es mejor.,, 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Lunilla Lunilla 27/09/15 10:22

      ¡quiero y  no puedo!...es uno de los logros a los que nos conduce el no conocernos a nosostros mismos. No es asì en esta ocasion lo que ele ocurre al Sr. Iceta , del PSC: Nos demuestra con mucha sencillez que quiere y puede-  ante la apresiòn social hacia el èxito, a sido de todos los candidatos, en su representacion quien mejor ha sabido interpreta su papel en todos los sentidos, sintiendose ademas como "pez en el agua" con total  sencillez. El quiero y no puedo, adopta diversas formas de actuar, incluyendo  la de hacer el "INDIO" y vanagloriarse de ello recalcitrantemente comoles ha ocurrido a  otros personajes del "evento". El Sr. Mjguel Iceta candidato del PSC ha sido quien a protagonizado - en mi opiniòn-  ha sido quien mejor ha presentado su candidatura, con el saber del conocimiento, la profesionalidad y el decoro de la sencillez ente los demàs de esa su CANDIDATURA.  Molete.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Dudu Dudu 25/09/15 20:40

    Todo lo que sea debatir,siempre es bueno,y el no a la independencia tiene mucho recorrido en Cataluña. Si se quedan en su casa o se van a la playa los paridarios del sentido común,ganara si no la independencia,sí la perpetua disputa que a muchos nos tiene hartos.Hay que pararle los pies a Mas y compañia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LAIE LAIE 25/09/15 17:09

    Vd. es periodista? Porque a cualquier periodista le hubiera encantado ser el árbitro en un debate como éste. Pero para eso hay que ser imparcial, respetuoso y olvidarse de los prejuicios. Como catalana, agradezco mucho que el sr. Margallo haya tenido la suficiente seguridad en si mismo y en sus convicciones y una falta total de prejuicios como los que vd. expone en su artículo y venir a debatir con el Sr. Junqueras. Al menos el sr. Margallo lo ha intentado. Ha sido todo un ejemplo de democracia, respeto y progresismo. Quizás si más españoles aprendieran de él , no hubiéramos llegado a este punto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Loles.0 Loles.0 25/09/15 13:18

    Es el más listo del gobierno, por eso lo mandaron.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maimdt maimdt 25/09/15 11:51

    tenía razón Iñaki Gabilondo hace meses antes de las últimas elecciones habidas en España, sobre el tema catalán, que lo estaban obviando y dejando para que se olvidara...sin prisas,vamos. Ya se cansarán de pedir, de hablar y todas esas gilipolleces que decían y dicen los del gobierno, y ahora qué? Ahora hay que arrastrarse a cualquier personaje para que les diga que no se separen, que tal y que cual..han dejado estos deberes para el mismo día del examen y les va a pasar factura, si no ahora, en noviembre seguro. Y eso les va a pasar por ser malos responsables en la dirección de todo un país..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 25/09/15 10:49

    No entiendo este artículo. Yo creo que los dos fueron valientes en sentarse a debatir (Margallo, incluso, en contra de su partido). Usted dice que no valió para nada. Resulta que la campaña se está centrando en cuál sería la posición de una Cataluña independiente en Europa y usted considera inútil un debate entre el ministro de asuntos exteriores de España y el más que probable futuro vicepresidente de la Generalitat. No valió para nada por qué ¿Porque no se pusieron de acuerdo? ¿Por qué tienen posiciones muy distintas? Por eso se llama debate señor mío. A lo mejor para usted son más interesantes los "debates" monocolor de la primera. Lo dicho, no entiendo este artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 25/09/15 10:29

    El Debate, en TV de pago..Ahora ya conocida en toda España,  con famosa presentadora emigrada...Esto estaba latente desde 1978. Sin embargo,  se subieron al carro PSOE mientras les aupaba dentro de Europa. Rajoy no es González..Los Pujol están en una situación angustiosa. Han liberado las aguas tranquilas sin rumbo y se las han apropiado para su venta..El tiempo va en SU CONTRA..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • LAIE LAIE 25/09/15 17:11

      ???? Que críptico!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • R12 R12 25/09/15 09:53

    Al menos pudimos ver un debate educado y, algunas veces, elocuente. Estamos demasiado acostumbrados a ver espectáculos vergonzosos de gente sin educación ni principios dando gritos e insultando al adversario. Otra cosa es que sirviese para algo, aparte de para el gol que han metido los independentistas al gobierno. No creo que se haya despejado ninguna duda de la gente que aun no se ha posicionado en este asunto. Totalmente de acuerdo con el autor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • anollers anollers 25/09/15 08:07

    Excelente artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión