x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Y sin embargo se mueve

No creo en la ciencia

 

Publicada el 01/10/2015 a las 06:00 Actualizada el 30/09/2015 a las 22:56
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Yo no creo en la ciencia. No creo en ella como quien cree en Dios. No tengo fe en la ciencia como quien adopta los preceptos de una religión. Yo defiendo la racionalidad. No acepto como cierta una afirmación si no está sustentada por suficientes pruebas empíricas. Busco la realidad más objetiva posible, la verdad sin sesgos. O al menos, eso intento.

No soy una ciencinazi, como proclaman algunos por las redes sociales. Ni estoy pagada por el diablo Monsanto ni por una maligna farmacéutica. Aunque reconozco que con la birria que cobra un periodista autónomo más de un día deseo vender mi alma al mejor postor con tal de poder llegar a fin de mes sin sudores fríos.

Sucede que la ciencia trata de encontrar el conocimiento honesto. Las conclusiones no siempre son del gusto de todos. No siempre las prospecciones destrozan un paisaje natural ni los fertilizantes de síntesis envenenan el planeta. Tampoco la wifi daña directamente nuestra salud ni los transgénicos nos provocan tumores ni la homeopatía cura. No hay evidencias.

Claro que la ciencia moderna se equivoca. Eso sí, en el mismo grado en el que interviene el hombre en su gestión. Los científicos son humanos, y como tales uno de sus rasgos habituales es la falta de integridad. Los científicos han trabajado en la búsqueda ridícula de propiedades excepcionales en cada uno de los alimentos que las grandes empresas buscan comercializar. O han intervenido en el desarrollo de armas brutales para la guerra. Los hay que han engañado vilmente, como el médico Andrew Wakefield, que extendió la falacia del vínculo entre la vacuna triple vírica con el autismo para embolsarse el dinero del desarrollo de una inmunización alternativa. Y no olvido la lacra de los científicos activistas, que de igual manera que los periodistas activistas, distorsionan deliberadamente datos para justificar su posición ideológica, seleccionan y ensalzan los hechos que concuerdan con su argumentario.

Pero la ciencia moderna nos trae sobre todo avances inimaginables. Ha logrado frenar las enfermedades infecciosas gracias al descubrimiento de los antibióticos a principios del siglo pasado. Con las vacunas ha ido más allá y se han erradicado enfermedades que diezmaban a la población, como la viruela. Hace 61 años el doctor Joseph Murray asumía el reto de realizar el primer trasplante del mundo, fue de riñón y todo un éxito; hoy los trasplantes están a la orden del día y se trabaja ya en el diseño de órganos a la carta a partir de células madre. Hemos decodificado el ADN, hemos llegado a la Luna y vamos hacia Marte, hemos construido un acelerador de partículas que recrea condiciones tan energéticas como las del Big Bang; o más increíble aún, hemos averiguado cómo mover objetos con la mente ayudados por la tecnología.

No creer en la ciencia nos ha llevado hasta este punto del camino. Será el severo escepticismo el que nos empuje a recorrer el resto de la senda del progreso. Los límites no los pone nuestra imaginación; los límites los pone la inversión en I+D.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

20 Comentarios
  • javiordel javiordel 07/10/15 11:47

    Creo que infoLibre ha crecido con esta colaboración que permite cubrir un espacio que no tenía suficientemente atendido. Creo la puede hacer mejor diario. A partir de hoy espero que se amplíe y mejore la cobertura de información, análisis y opinión de asuntos científicos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 04/10/15 09:05

    Que razon tienes Jaime. Yo anyadiria que a igual que nos ensenyan desde pequenyos muchas asignaturas, algunas con fines bastante perversos, deberia haber una dedicada al cuerpo humano. Imaginate los conocimentos sobre si mismo que obtendrian las nuevas generaciones. Imaginate lo que se podria ahorrar en sanidad y en temas de alimentacion que tanto estan degenerando el planeta, pues la gente sabria cual es la mejor medicina; la nutricion. El problema es que esto es demasiado revolucionario y no da beneficios economicos. Es darnos demasiados poderes. Gracias a todos los que habeis ayudado ha rebatir este articulo. No podemos tolerar que se enganye a la gente de esta manera tan sumamente cruel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaime Richart Jaime Richart 03/10/15 20:26

    Hablando de evidencias evidentes y de evidencias soterradas... Como no existe, no podemos saberlo, pero valdría la pena investigar de qué manera influye la Medicina en la longevidad, por ejemplo, y de qué otra manera induce la mortalidad; es decir, cuánto fracaso se cobra la ciencia médica. Nunca lo sabremos, pues solo conocemos casos aislados. Pero os aseguro que tengo un estudio de ciento veinte genios de la música y otros tantos pintores célebres de un periodo que abarca desde el siglo XVI hasta el siglo XX, y el promedio de vida son en ambos casos de 61,7 años, los primeros y de 61,5 los segundos. El resto de los mortales morían prematuramente como chinches por causas diversas. Mi conclusión es que la nutrición, la higiene y la creatividad son factores mucho más importantes para vivir más y mejor que la propia Medicina, causa, como digo, probablemente de muchas más enfermedades y muertes, inducidas, o no de lo que se cree... 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 03/10/15 18:08

    Primera cagada: confundir ciencia con la idea platónica de ciencia: ciencia es lo que hacen los que a ella se dedican. Es un método, que en un medio social tiene posibilidad de conseguir cosas maravillosas, pero también, como toda razón del hombre, genera monstruos. Es que la ciencia es algo que necesariamente ha de generar el hombre. Y, cuando de algo no hay evidencias, eso no significa que sea falso. Tampoco había evidencias de que el tabaco causara cáncer y otras cosillas. Ni de que los coches diesel contaminaran muchísimo más de lo que decían. No había evidencias del cambio climático. Por supuesto, una proposición sin bases empíricas no puede darse por absolutamente cierta, pero ha sido tremendamente cierto que una proposición se dio por cierta sobre bases empíricas falsas. Lo dicho, tras la idea metafísica de la ciencia se oculta la idea metafísica de progreso infinito, pese a las múltiples pruebas empíricas de que el progreso consume los recursos del planeta y estos son limitados. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • taxista y rojo taxista y rojo 20/02/16 12:50

      Sacas conclusiones que no van implícitas en el razonamiento de América. Tú si cometes un error, que es patir de una posición y buscar a partir de ella su justificación.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Jaime Richart Jaime Richart 03/10/15 15:24

    Ya está todo descubierto y ya está todo conocido. Y lo que falta por saber es tanto, que ya no le vale la pena a la humanidad seguir intentando conocer más si a cambio no se mejoran sus condiciones de vida ordinaria.  Lo que necesitan de la Ciencia -allá donde se identifique como tal- el planeta y la Humanidad, es decir la vida actual y real sobre la tierra, es el esfuerzo que no se hace: tratar de encontrar la piedra filosofal del comportamiento humano indeseable localizado en la inteligencia de grupo; y al efecto dos fórmulas: una capaz de suprimir la pulsión de violencia y egoísmo extremo que conducen a hacer la guerra y a acaparar; y otra que conjure de una vez la abismal desigualdad entre los seres humanos. Y luego, poner un puñal en el pecho la propia Ciencia a los responsables del mundo para que ingieran el bebedizo resultante. El resto, incluidos los artefactos infinitos fabricados y los que están en espera de salir de las factorías hacia un planeta saturado a punto de estallar o entrar en el invierno nuclear, está demás...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Josep Marchena Josep Marchena 03/10/15 07:33

    La confusión entre la ciencia y el cientificismo (la creencia ciega en la ciencia y sus virtudes) es la base de este artículo. La primera frase es un buen ejemplo: "No tengo fe en la ciencia como quien adopta los preceptos de una religión. Yo defiendo la racionalidad. No acepto como cierta una afirmación si no está sustentada por suficientes pruebas empíricas. Busco la realidad más objetiva posible, la verdad sin sesgos" - Es evidente que esta afirmación no tiene sentido. Nadie puede aspirar a rehacer todas las pruebas o comprobarlas, entre otras cosas porque no dispone de los medios ni del tiempo. Debemospor ello confiar en lo que dicen los investigadores sobre ciertos temas como los transgénicos, la energía nuclear, el cambio climático, las vacunas, los antibióticos, el DDT, la nanotecnología o la evolución humana. Y esta confianza no puede ser ciega. Es un asunto muy complicado que exige prudencia y aprendizaje de las experiencias pasadas: ¿Qué hacer cuando hay polémicas entre los científicos? (situación nada extraña) ¿Y cómo distinguir estas polémicas de las creadas artificialmente por los intereses de las grandes corporaciones? Por otra parte, hoy gran parte de la investigación científica se desarrolla en laboratorios privados de las grandes empresas. Hemos visto lo que es capaz de hacer con el medio ambiente y con los "datos empíricos" una empresa como Volkswagen - También recordamos todos lo que hicieron las tabaqueras (negando la relación entre cáncer y tabaco) o las industrias farmacéuticas (la vergüenza de la talidomida es solamente un ejemplo reciente). Y habría que pensar todas las zonas de ignorancia que quedan sin investigar porque no hay fondos para ello, bien porque a las empresas no les interesa o porque los estados han hecho dejación o claudicado al discurso neoliberal en el terreno de la I+D. Es preciso discutir las relaciones entre ciencia, tecnología, sociedad y medio ambiente en un sentido más elaborado de esa parodia cientificista que recoge este artículo y tantos otros de divulgadores de la ciencia poco despiertos o interesados. No es ciencia lo que se defiende, sino pura ideología neoliberal o cientificismo rancio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 02/10/15 19:56

    América, no se equivoca usted con la lacra de los periodistas y científicos activistas. Fíjese si es tal la lacra para ellos que a muchos les hacen desaparecer del mapa… Sobre antibióticos no tengo dudas sobre su efectividad en muchos campos. Hasta a mis gatos los curo muchas veces con Vibracina. El problema es que también son utilizados para el engorde de animales que después comen ustedes, lo que parece ser una causa de que cada vez sean menos efectivos. También le podría hablar de su abuso cuando yo era un niño. En mi caso fueron totalmente injustificados. Menos mal que al menos me libre de la Talidomida. medicamento que una vez prohibido en el mundo, se siguió vendiendo en España durante 16 años ( Fuente: Onda Cero ) con las terribles consecuencias que todos conocemos. Todavía recuerdo un compañero de clase con sus bracitos. Lástima, ahora tendría esa máquina para mover objetos con la mente. O tal vez no. Supongo será carísima. Sobre el famoso acelerador de partículas , recrea unas condiciones tan energéticas que muchos científicos firmaron un manifiesto en contra de su construcción por las imprevisibles consecuencias que podría traer. Además, ¿no le parece insultante construir esa carísima máquina de enorme consumo tal y como está el mundo? La Luna. Que cada uno crea lo que quiera, pero mi humilde opinión es que nunca llegaron. No me baso en los documentales que explican el tema, algunos muy buenos. No hacen falta análisis muy profundos para llegar a esta posibilidad. Incluso le diré que si hubieran sido los Franceses el tema lo vería un poco diferente. Lo que sí que tengo claro es que yo no voy a Marte. Yo voy al trabajo, a ver a mi madre, de vacaciones igual al Pirineo. Pero mejor pregunte a los refugiados que están intentando llegar por el destino de su billete. Disculpe si utilizo a esta pobre gente, pero su triunfalismo plastificado me sobrecoge. Nada más, América. Solo una cita creo que del maestro Eneko Landaburu sobre el secreto de la larga vida. “Doctor Alegría, Doctor Nutrición y Doctor Descanso”. Se que a veces no es tan fácil tener este equipo médico, pero inténtelo. Queremos seguir viendo por mucho tiempo sus bonitos ojos. Un salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 02/10/15 19:51

    Que sutil es siempre lo de “no hay evidencias “. América, ¿le gusta bucear? Mire, si quiere alquilo un velerito y la llevo a zonas donde hacen prospecciones submarinas. Ahora, no olvide llevarse unos buenos tapones para los oídos, pues para descubrir el oro negro utilizan niveles de sonido superiores al de una bomba atómica ( fuente La Vanguardia) que resultan aún más terribles en un medio líquido. Imagínese como se debe deleitar la fauna marina con semejante discoteca, pero claro, “ no hay evidencias “. Hablemos un poco de pipi. No de Pipi Langstrump. Aquella pequeña heroína con tanto trasfondo. James Lovelock, un científico inglés, ponía como ejemplo de los lazos existentes entre todos los seres vivos el pipi. Decía o dice (ya lo he matado) , que al cuerpo humano o al de los animales les supone un gran gasto energético el convertir el nitrógeno a líquido para después expulsarlo a través de la orina y que por lo tanto, la única justificación de semejante derroche era la fertilización de la tierra. Ya sabe que los principales nutrientes de las plantas son Nitrógeno, Fosforo y Potasio. Yo, como soy un poco primitivo, lo primero que me vino a la cabeza fue la costumbre que tienen los perros y algunos humanos de hacer pipi en los árboles. O sea, que igual no debo culpar al perro del vecino del olor de las ruedas de mi coche. El animalito hace lo que puede… Bueno, en definitiva, le quiero decir que esos fertilizantes, transgénicos y las diabólicas semillas terminator, rompen todo esta maravilla de la que formamos parte. Soluciones a todo esto existen , pero los intereses económicos y de control de los individuos son más fuerte. Sobre vacunas hay muchísimo escrito yo recomendaría el libro "SANO Y SALVO (Y LIBRE DE INTERVENCIONES MEDICAS INNECESARIAS”. Sus autores son médicos normales (sin rastas que tanto asustan) con un curriculum y una experiencia envidiable. Nada tiene que ganar con esta publicación. En todo caso, buscarse problemas. Si no recuerdo mal, también hablan de la utilización del ADN con fines lucrativos basándose en la propensión de algunos individuos a ciertas enfermedades. (continua)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 02/10/15 19:50

    Vaya, comento demasiado tarde. Como siempre corriendo. Que pena que si todo fuera como debe ser solo tendría que correr la mitad. O menos. América, yo soy un científico pero de esos caseros. De esos de garaje que aburren a su mujer. De esos que si necesitan un láser se van al bazar chino de la esquina. Le digo esto para que sepa un poco el perfil de la persona que a continuación escribe. Comenzando por su necesidad de pruebas empíricas para el conocimiento de la verdad, creo que debería tener en cuenta que cuando hay dinero a ganar o a perder no suelen aflorar muchos escrúpulos. No le digo que todas las pruebas sean falsas, pero sí que hay muchas vampíricas. Fíjese en el caso de VW que encima parece ser que es solo la punta del iceberg. De todas maneras creo que el ser humano debería ser algo más humilde al decidir si algo es cierto o si funciona. Por decir algo que dicen los que saben, solo vemos un tanto por ciento no muy elevado de la composición del todo y si nos vamos a física cuántica parece que es un poco aquello de “sí, funciona pero no se muy bien el porque”. América, no venda nunca su alma. Como dice el Dalai Lama, “ never give up”. Siempre hay alguien dispuesto a ayudar en estas situaciones. Familia, vecinos, amigos. No se donde vive usted, pero por ejemplo el Ayuntamiento de Barcelona va a destinar a ayudas sociales alrededor de 100 millones de euros. Además piense que venderse a Monsanto podría generarle a la larga una terrible carga moral. Piense en el agente naranja (https://es.wikipedia.org/wiki/Agente_Naranja), en las semillas suicidas que “suicidan” miles de agricultores cada año sobre todo en India. Esto por citar un par de cosillas. Solo tiene que picar Monsanto en Google si quiere tener pesadillas. Sobre las malignas farmacéuticas, por recordar así deprisa, podríamos citar la lucha por los genéricos contra el SIDA en Sudáfrica y también los 60000 euros que vale salvar un enfermo de hepatitis C. O sea, que ni hablar de venderse. Si hace falta ya haremos una colecta en Infolibre. (continua)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • daniel Gil Pérez daniel Gil Pérez 02/10/15 18:39

    Afirma la autora que “No siempre las prospecciones destrozan un paisaje natural ni los fertilizantes de síntesis envenenan el planeta. Tampoco la wifi daña directamente nuestra salud ni los transgénicos nos provocan tumores ni la homeopatía cura. No hay evidencias”. Conclusión peligrosa: Podría hacer pensar en que mientras no se presenten pruebas contundentes contra una determinada aplicación tecnocientífica, debemos autorizarla. Así se autorizó el DDT que envenenaba la cadena trófica, o los freones que provocaron el “agujero” de la capa de ozono. El Principio de Precaución exige que sean las innovaciones las que aporten pruebas suficientes de su inocuidad, para evitar la aplicación apresurada de una tecnología, cuando aún no se han investigado suficientemente sus posibles repercusiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • MLA MLA 31/03/16 23:12

      Sí, yo también veo contradictoria esa parte. Que no haya evidencias no significa que no exista daños, simplemente que no se han encontrado evidencias de ellos y no se sabe si existen o no. Lo veo como un fallo en la argumentación. Es evidente que las prospecciones petrolíferas van a cambiar el ecosistema de la zona de alguna manera, y que rociar un insecticida afectará a la población de insectos diana de la zona y a la tierra sobre la que se ha rociado. Decir que eso es bueno o malo depende del ojo del que lo mire.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.