x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Y sin embargo se mueve

Estocada a la experimentación con chimpancés

Publicada el 08/10/2015 a las 06:00 Actualizada el 07/10/2015 a las 18:42
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mirar a un chimpancé a los ojos es mirarse en un espejo. Hemos tardado una eternidad en darnos cuenta. Estos grandes simios tienen cultura propia, sienten empatía, guardan duelo cuando un compañero querido muere, son creativos y usan decenas de herramientas. Son nuestros parientes más cercanos; la evolución nos separó hace tan solo 6 millones de años. Con ellos compartimos el 98% del genoma. Son precisamente estas similitudes biológicas las que los hacen valiosos para la investigación médica, pero a la vez someterlos a tal padecimiento supone un mayor dilema moral.

Hace un mes entraba en vigor en Estados Unidos la normativa que dificulta sobremanera la experimentación con chimpancés. El Servicio de Pesca y Vida Salvaje clasificaba esta especie como en peligro. Desde ese momento sólo se autorizan investigaciones que beneficien a la especie en estado salvaje. Es ilegal vender tejido, líneas celulares o sangre de chimpancé. Para realizar cualquier trabajo científico invasivo con estos animales hay que solicitar un permiso especial.

Nadie ha solicitado ese permiso. Todas las investigaciones biomédicas con grandes simios están paralizadas. Los estudios que estaban en marcha –comprobaban la eficacia de un antiviral contra la hepatitis B y fármacos contra el sida– han terminado precipitadamente. Los estudios sobre procesos cognitivos y conductuales con estos simios, también están congelados, reinventando sus objetivos para que se ajusten a la nueva norma.

Esta parálisis no solo tiene que ver con la burocracia. Hay miedo entre los científicos a la reacción de los grupos radicales de defensa animal. Nadie quiere ser el primero en solicitar un permiso por no llamar su atención. No quieren sufrir su acoso ni el saboteo de sus investigaciones.

En Europa hace ya diez años que los dos centros que usaban chimpancés para experimentar dejaron de hacerlo. Así que los grupos animalistas han subido el siguiente escalón y azuzan a los científicos que usan macacos. Los hay que han tirado la toalla. En España está prohibido experimentar con chimpancés desde 2013. No supuso un gran cambio puesto que aquí no se hacían experimentos biomédicos con ellos. La prohibición tampoco fue una iniciativa propia, tan solo se traspuso la directiva europea.

¿Qué perdemos si no experimentamos con chimpancés? Nada. Son contados los casos en los que el valor científico y médico derivado compense el coste moral.

No son tan buenos modelos biológicos como se creía. Los son para estudiar la hepatitis y poco más. El ejemplo definitivo de su poca utilidad sucedió a finales de los ochenta en Estados Unidos. Un equipo de científicos inoculó VIH a casi 200 chimpancés para investigar en busca de claves con las que combatir la epidemia de sida. En contra de sus previsiones los chimpancés no desarrollaron la enfermedad. Los años corrían y los chimpancés pasaban una vida miserable encerrados en un laboratorio. Durante 13 años esperaron, pero no padecieron la enfermedad. Fue un fracaso científico y moral. Nadie salió beneficiado por la tortura de los chimpancés.

A raíz de este episodio, en 2000 el presidente Bill Clinton firmó una ley que estableció una pensión vitalicia para los chimpancés que fueran sometidos a investigaciones biomédicas. Gracias a ello, son retirados a santuarios, donde comparten espacio con compañeros que proceden de circos, estrellas publicitarias y mascotas mal avenidas.

Allí los expertos en comportamiento primate tratan de recuperar lo irrecuperable. Los chimpancés sometidos a estudios biomédicos arrastran trastornos mentales tras una vida de aislamiento en un laboratorio bajo un férreo control. La depresión se apodera de estos seres y el estrés postraumático no les abandona hasta el fin de sus días.

La pesadilla para los chimpancés puede regresar en cualquier momento. La sociedad occidental guarda un as en la manga. La prohibición se levantará si impide hacer avances significativos en estudios de dolencias que suponen una amenaza grave para la vida humana. En Estados Unidos hay reservados unos 50 ejemplares para este fin.

Ahora los occidentales podemos sumergirnos en la profunda mirada de este gran simio y pensarnos algo dignos. Al menos hasta que de un puñetazo rompamos una vez más el espejo en mil pedazos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • unbeing unbeing 11/10/15 11:08

    "Son contados los casos en los que el valor científico y médico derivado compense el coste moral." Supongo que se trata de un desliz porque si no, habría que explicar quién es el encargado de contar esos casos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sofocles Sofocles 09/10/15 02:02

    ¿Os imaginais a una raza de alienigenas con gigantescos cerebros que llega a la tierra? Imaginaos que nos dicen: vamos a experimentar con vosotros igual que haceis con los animales... Y nosotros respondieramos: !Pero si nosotros somos inteligentes! !No podeis hacernos eso! Y ellos dijeran: Yo hago matematicas en 7 dimensiones de cabeza... la distancia entre vosotros y nosotros es muchisimo mayor que entre un humano y un chimpace... asi que os trataremos igual que los tratais :D Justicia poetica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 08/10/15 21:23

    Volviendo al tema del artículo, yo no me creo con derechos para pedir semejantes sacrificios a los animales. Es más, el ser humano se ha creado un submundo en el que no solo se conforma con hacer estas aberraciones si no que también se las hace a si mismo. Enfermedades que son creadas por su propia creación tan lejana a su naturaleza original. Un sistema educativo nefasto en este aspecto, que genera candidatos a curarse en lugar de personas con conocimientos profundos sobre si mismos. Es triste que si un día me levanto con dolor de estómago no tenga ni idea de cual es mi problema, pero es fantástico saber derivadas o geometría esférica por si me pierdo yendo al trabajo. Un día leí que el mejor médico es el que llevamos dentro. Ojo, que no digo que muchos de los otros no sean buenos y útiles, pero el que hizo el programa para mover las patas de la araña estoy seguro que no olvido las rutinas de cura. El problema es que al final siempre pagamos el pato los animales “A”, nosotros, y los animales “B” que sin comerlo ni beberlo se llevan los llamados efectos colaterales. Podéis teclear en Google “vivisección” y ver imágenes. Me parece que os quedará claro que es igual si es un chimpancé, un macaco, un perro, o cualquier ser vivo. Somos diferentes, no superiores. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 08/10/15 21:17

    Pero no todo son sentimientos de este tipo. Gatos, lobos, orcas y otras especies muy cercanas… , son capaces de matar por matar. Es como si su ADN estuviera falto del sentimiento de crueldad. Como ejemplos así más próximos y por citar solo un par, tenemos el Toro de la Vega y esas masacres que hacen en África personas aburridas de tener tanto dinero y poder. Pero vamos a algo más local. Un buen día vi una urraca sobrevolando mi casa en círculos. Cuando pasaba cerca de los gatos optaba por un agresivo vuelo rasante con fuertes graznidos. Algo parecido a los Stukas alemanes con sus aterradoras sirenas. Incluso, una vez en tierra, la vi encararse contra dos gatos los cuales optaron por no atacarla. La podían haber matado en segundos pero sin embargo permanecían inmóviles escuchando su reprimenda. A que se podía deber aquel comportamiento loco y hasta suicida. Bajé al jardín y encontré una urraca muerta. Los gatos la habían matado. Pobre animal había perdido a su inseparable compañera. El mismo sentimiento que llevó a levantar el Taj Mahal conducía a este pobre pájaro a la desesperación. Nada le importaba. Estuvo dos días haciendo sus vuelos o sus duelos, no lo sé. Después desapareció. Yo puedo hablaros de gatos. De que si este es egoísta, si el otro es solidario, si el de allá es depresivo, pero me gustaría escuchar a las personas que tienen perros. Creo que los comentarios no serían muy diferentes. Los animales piensan, sienten, necesitan cariño. Es un tremendo error que nos hallan educado tan lejos de ellos para hacernos perder todo eso que nos une y que nos haría más responsables de nuestro hogar común. ( Continua )

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 08/10/15 21:14

    Gracias América por darnos esta buena noticia. Intento añadir un poquito más. ¿ Habéis visto andar una araña ? Un día mi jefe me dijo : “ Venga, a ver si eres capaz de hacer un programa para mover las ocho patas “. Recuerdo que miré al pobre bicho el cual intentaba pirarse por patas subiendo, bajando, desafiando la gravedad. Yo, como un bobo, la seguí pensando en la cantidad de variables que necesitaría mi programa para controlar todo aquel show, hasta que de repente comenzó a sacar lianas de su boca. Era como una especie de Tarzán futurista. El tema se complicaba. Necesitaría muchas más variables, más cálculos, más velocidad de proceso… Al final, ante semejante desafío, conseguí que se subiera en mi dedo, y como E.T. señalando a su casa, la lleve hasta el jardín. Igual ya me veis venir, pero he de aclarar que mi idea sobre la relación entre el ser humano y el entorno ya sean animales, insectos, plantas , debería ser de regulador de buena fe. No soy un Jainista de estos que no viaja en autobús para no ser responsable de la matanza de mosquitos del parabrisas. Tampoco creo que si hay una plaga de cucarachas tengamos que esterilizar una a una… La inteligencia que nos ha sido concedida debería ser aprovechada para balancear los posibles desequilibrios naturales y los muchos provocados por el hombre. Ya que hablamos de temas de control de población, hace unos años me dejaron una jaula trampa para gatos. Tenía que esterilizar un par de hembras. El proceso para capturarlas –eran salvajes- exige buenas dosis de paciencia pues siempre cae el que no debe. Esta vez fueron dos gatitos de poco más de 1 mes los que se metieron dentro de la jaula. Cuando ya me iba a acercar a sacarlos mirando al cielo, se acercó una gata que no era su madre, los cogió con sumo cuidado y se los llevo lejos de la jaula. Me quedé atónito. Nunca había visto semejante comportamiento. Desde entonces la gata heroína paso a llamarse Teresa en honor a su colega de Calcuta. (Continua)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • losdel38 losdel38 08/10/15 13:01

    ...Y me parece magnifica suprimir  la experimentacion (,tenia que ser a todos los animales ) Que tome nota todas las Iglesias,he dicho todas las Iglesias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Sofocles Sofocles 09/10/15 01:59

      Entiendo el rechazo a la experimentacion. Pero la realidad es que necesitamos mamiferos para estudiar los efectos de un monton de medicamentos antes de usarlos en humanos. Actualmente al chimpance se le ha protegido, pero las ratas y ratones siguen siendo piezas indispensables para el estudio de efectividad, toxicologia, y casi cualquier cosa. ¿Estudios sobre cataratas? Se le provocan a un raton ¿Sobre obesidad? Se activan o desactivan genes en una rata/raton ¿Toxicidad de un medicamento? Pruebas en ratones, luego se les mata y se abren en canal para ver los efectos del medicamento. Y asi hasta el infinito... no me parece ni mucho menos ideal, pero desgraciadamente un ser vivo es tan complejo que simulaciones por ordenador de todas las variables estan a decadas de distancia. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • sipina sipina 08/10/15 09:25

    Excelente exposición que plantea, en mi opinión, si es razonable la idea 'primero apresamos al animal, luego vemos si nos resulta útil y finalmente, si no es útil, bueno hemos probado'. El respeto a la vida animal es el respeto a nuestra vida, seamos consecuentes por ello. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.