x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Rajoy no será un “ex” lenguaraz

Publicada el 21/10/2015 a las 06:00 Actualizada el 20/10/2015 a las 21:49
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mister Gutman, el gordo que lidera a los aventureros de El Halcón Maltés, es uno de los mejores personajes secundarios de la obra de Dashiell Hammett. Gutman es culto, bon vivant, inteligente... y parlanchín. En un momento dado, le dice al detective Sam Spade: “No me fío de los hombres callados. Suelen elegir el momento menos indicado para hablar, y dicen cosas poco juiciosas. El hablar es algo que no se puede hacer bien sin el debido entrenamiento”.

He recordado ese comentario de Gutman haciendo mi balance personal de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno español en la legislatura que agoniza. No creo, en absoluto, que Rajoy sea una mala persona; lo tengo por un conservador fofo, mediocre y provinciano al que su paciencia y el azar han llevado a La Moncloa cuando lo suyo hubiera sido que se quedara en presidente de una diputación. Con ese espíritu escolar que encarna como nadie Soraya Sáez de Santamaría, Rajoy se ha limitado a aplicar la agenda que deseaban sus patrocinadores del capitalismo de amiguetes español y la Europa de los prestamistas.

Abaratar el despido, rebajar los salarios y las pensiones, reducir los impuestos a los grandes bancos y empresas, recortar la sanidad y educación públicas, subvencionar los negocios privados con dinero de los contribuyentes... y, en el camino, llevarse una sabrosa comisión; a eso él y los suyos le han llamado "hacer los deberes". Exacto, los "deberes" impuestos.

El elogio de la persona callada, aquello de "qué bien administra sus silencios", siempre me ha parecido muy discutible. ¿Y si el que calla lo hace porque, en realidad, no tiene nada que decir? Tal, creo, es el caso de Rajoy. No soy de los que han echado de menos sus conferencias de prensa en esta legislatura; al contrario, cada vez que lo he visto hablar en público he sentido vergüenza ajena. Por ejemplo, enfrentado a la crisis catalana, ¿este señor no tiene otra cosa que proponer que el "cumplimiento de la ley"? Para eso, hombre, ya están los guardias. Se supone que tú, presidente del Gobierno, tienes que exprimirte la mollera.

Rajoy ha confirmado en esta legislatura la sabiduría del comentario de Mister Gutman. Ha hablado en público y sin guión tan poco que cuando lo ha hecho ha soltado bastantes sandeces. Como eso de que los españoles somos "muy españoles y mucho españoles". O aquello de que "un plato es un plato y un vaso es un vaso". O la repetición machacona de que el Gobierno "hace lo que tiene que hacer". O su ya célebre respuesta a Carlos Alsina: "¿Y la europea tampoco?"

El lenguaje corporal de Rajoy es transparente. Cuando alguien le hace una pregunta que no espera, o le replica con contundencia, se le disparan las piernas, se le desbaratan los ojos y se le escapa la punta de la lengua. Se nota que este hombre se siente a gusto leyendo el Marca, comiendo pulpo con sus paisanos, firmando un decreto que le ha preparado su vicepresidenta, en situaciones siempre previsibles. No está preparado para disimular su incomodidad ante lo novedoso o lo conflictivo. Si no dice nada es porque no le viene nada a la cabeza. Lo único que se le ocurre es dejar que pase el tiempo y los problemas se solucionen solos.

Las sandeces y la bizquera de Rajoy han dado buen material para los humoristas, pero no tanto como la chulería y el bigote de Aznar, cuyo guiñol en Canal Plus añoramos tantos. Aznar hablaba mucho porque tenía cosas que decir. Más de la mitad, como las armas de destrucción masiva en Irak o la autoría etarra del 11-M, eran embustes, pero, indudablemente, formaban parte de una visión, la que él tenía de si mismo como líder de una derecha española, europea e iberoamericana agresiva, neoliberal y vasalla del Imperio estadounidense.

A estas alturas, parece difícil que Rajoy repita en La Moncloa. Lo único que se lo garantiza es una improbable mayoría absoluta del PP en los comicios navideños. Si el PP no la consiguiera, siguiera siendo la primera fuerza y tuviera que necesitar a Ciudadanos, los estrategas del sistema cuentan con el recambio que representa Soraya Sáez de Santamaría. Si el PSOE llegara el primero, Pedro Sánchez sería presidente con el apoyo de Ciudadanos, como Susana Díaz en Andalucía. Para eso está el naranja: marca blanca, sí, pero, sobre todo, muleta.

A Rajoy no se le recordará una sola frase brillante. La nimiedad de su pensamiento quedó retratada cuando soltó una vez: "Puede pensar lo que estime oportuno porque a lo mejor acierta". De lo que casi podemos estar seguros es de que no será un expresidente lenguaraz. No se le ocurrirá nada que decir más allá de que hoy hace sol o está nublado.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

15 Comentarios
  • Tomashtb52 Tomashtb52 22/10/15 08:27

    Si se cumple, que se cumple, el aforismo de que los inteligentes se rodean de inteligentes y los tontos de tontos, la segunda parte del artículo ya está escrita. Qué gobierno tenemos!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manel 55 manel 55 22/10/15 00:27

    no se puede decribir mejor al  "señor" Rajoy, muy bueno el retrato del para mi el peor presidente de todos los gobiernos de España , ni para una diputacion es valido, no me extraña que el "otro" este que trina.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elcaminante elcaminante 21/10/15 19:45

    Siempre he visto en Rajoy, la representación humana del Butafumeiro"; esto es: grande, aparatoso, barroco en su figura, expele humo, intenta con él, paliar el mal olor a podrido de su partido político, gallego de nacencia y lo maneja la clerecia con mano firme.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • phentium phentium 21/10/15 18:43

    No nos engañemos......el problema no es Rajoy. El problema son los votantes que lo colocaron donde esta. Rajoy ya habia demostrado en varias ocasiones quien era. Lo demostro alla por 1980 y tantos en El Faro de Vigo escribiendo que e poder se debria heredar por estirpe, ya que geneticamente las clases sociales mas elevadas estan mejor preparadas para dirigir. Y tambien demostro su desprecio a la ciudadania cuando, tomandola por imbecil (quesi...que sus votantes lo son) dijo aquelo de los hilillos de plastilina en los vertidos del Prestige. Y alguna perla mas que anda suelta. El voto mayoritario de los españoles es visceral cuando cualquier voto debiera ser meditado. Todos perdsiguen el voto del centro y eso quiere decir que hay mucha gente sin una opinion formada y por eso elige el centro. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 21/10/15 17:59

    El Sr Rajoy llegó al gobierno blandiendo un programa público que sabía que no iba a cumplir mientras que en la cartera tenía la lista de deberes que le había puesto Merkel. Una tras otra fue incumpliendo todas sus promesas y cargándose todos los derechos sociales a golpe de decreto. Si a esto le unimos el más absoluto de los mutismos y la política de no hacer nada ante la galopante corrupción que envuelve a su partido a todos los niveles, nos queda uno de los presidentes más nefastos de nuestra democracia. Yo no sé si es idiota o se lo hace, si es el más tonto o el más listo, lo que sí sé es que, según las encuestas, va a ser el más votado. Yo flipo con este país.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gusalo gusalo 21/10/15 12:37

    De acuerdo en casi todo, Javier. Que le den la presidencia de cualquier diputación. Eso sí: primero, que supriman las diputaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 21/10/15 12:11

    Que buena radiografía de este hombre, me he  reido mucho. Por otro lado en España no hay ahora mismo personas con madera de lider tipo Alfonso Guerra, o con la inteligencia de Torcuato Fernandez Miranda, o la elocuencia de Julio Anguita para ser presidentes de Gobierno, en este momento estamos y esta Europa  falta  de lideres, esos que levantan a los ciudadanos de su sitio para aplaudir. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Irenepaz Irenepaz 21/10/15 17:08

      No me estoy referiendo a ideologia, si no a personalidad. Por supuesto yo prefiero a Julio Anguita además por su honestidad. Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Jaca1930 Jaca1930 21/10/15 11:19

    Extraordinario artículo. Me quedo especialmente con la alusión directa al papel de Ciudadanos: "para eso está el naranja; marca blanca, sí, pero sobre todo, muleta". Papel que en servicio del PP o del PSOE (y por supuesto de sí mismo) ha venido desempeñando CIU desde 1.993. Curiosamente, los nacionalistas catalanes, ahora independentistas declarados, han sido sustituidos en su papel de muleta o de bisagra por quienes en teoría nacieron para oponerse a sus excesos en Cataluña. El sistema sabe renovar hábilmente su piel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Birth Birth 21/10/15 10:51

    Gracias por el placer de encontrar la imagen que tengo de Rajoy tan bien descrita. Totalmente de acuerdo con la valoración del silencio en un "lider". El mutismo se aprecia en un/a deportista, no en un dirigente. En cuanto a doña Soraya, puede que tenga grandes dificultades para ajustarse. Llegó a la vicepresidencia sin pasar por ninguna urna. Esto es inconcebible en otros paises. Está acostumbrada al parlamento. Es muy arrogante y sus gracias no tocan suelo. Funcionaria sí. Política, no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 21/10/15 10:45

    ¡Hombre, Don Javier, qué tal va esa democracia árabe que tantos derechos y libertades iba a traer...!. Un poco agostada la veo... es más parece le está llegando el invierno aceleradamente.... Suele ocurrir que las cosas al final no se parezcan en nada a lo que nosotros creíamos... o queríamos que fuera...  En fin... que habrá que darle una vuelta más al asunto.... El gran problema de Rajoy es que... no es líder. Era un buen número 2 pero no tiene madera, ni carisma de número 1... y gracias a eso al PSOE no le ha pasado lo que le pasó al PASOK... La política se hace con políticos... y Rajoy no es político... ergo el PP va a tener un serio problema de aquí a dos meses (y me temo que no solo el PP sino que España va a tener uno mayor si cabe....).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.