x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Y sin embargo se mueve

Fumar sano

Publicada el 22/10/2015 a las 06:00
El ambiente de la cafetería era opaco. Sentadas en las mesas las mujeres con uñas largas y rojas se acercaban cigarros a la boca. Ellos eran pocos, la mayoría arrellanados en la barra, echando el humo con un puño apoyado en la cadera. La neblina lo inundaba todo mientras merendaba un vaso de leche. Eran los años ochenta, yo una niña de once años y los locales de España un cenicero.

¿Quién no fumaba en aquella España de mi infancia? En el patio del colegio de monjas nos preguntábamos unas a otras:

–¿Tú vas a fumar de mayor?

Yo respondía muy convencida:

–Sí, por si mi jefe me ofrece un cigarro en una reunión.

En mi imaginación mi superior siempre era un hombre, severo, en un despacho de madera. Si lo fumo me dará un aire masculino e independiente y me tratará como uno más, reflexionaba.

En aquella España a la vuelta de la esquina del franquismo, que se pensaba libre pero era machista y tenía aún el corazón apretado por el miedo, sabíamos que el tabaco era malo, pero no terminábamos de creer cuánto. Hoy las cifras son demoledoras y no dejan lugar a dudas. Más de 50.000 personas mueren cada año en España por consumir tabaco, unas 20.000 por cáncer de pulmón. Cada día 50 personas mueren por EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) ahogados por el tabaco.

Pero nos da igual. El 23% de los españoles fuman a diario, más de un millón son jóvenes de entre 16 y 24 años.

Anuncio

Hojeando hace un par de días en el aeropuerto una revista estadounidense de ciencia me encuentro un anuncio con la última estrategia de la industria tabacalera: los cigarrillos 100% naturales libres de aditivos, hechos con plantas de tabaco y mentol de agricultura orgánica. “Mátate naturalmente”, debería apostillar la publicidad. ¿Soy yo o insinúan que este tabaco es más sano y cuida el medioambiente?

Acompañan a este concepto disparatado las advertencias obligatorias que indican que el hecho de que carezca de aditivos y sea tabaco orgánico no hace los cigarros más seguros, y el ya clásico apunte de los médicos señalando que el tabaco produce cáncer de pulmón, enfermedades del corazón, enfisema y problemas de fertilidad. En conjunto, la página es un sinsentido.

Pero nos da igual. Aunque en Europa están prohibidos los anuncios como este, el tabaco y papel orgánico se están poniendo de moda. Las advertencias incontestables también nos producen indiferencia.

Fumar sano no es posible. Da igual que sea de liar, que le quiten la nicotina añadida y demás aditivos. Fumar mata. Inhalar humo es tóxico. Y ridículo. Y tan triste como niñas soñando con hacerlo de mayores. ¿Cuándo vamos a terminar de creerlo?
Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • JimmyWeb JimmyWeb 28/10/15 17:03

    Yo acabo de dejarlo . . . otra vez. Llevo 5 semanas y pico. A ver si aguanto esta vez!!! De acuerdo con el artículo en general.  Creo que la mejor política para convencer a la gente de  dejarlo sería poner la lista de ingredientes como se hace con los alimentos del supermercado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dudu Dudu 22/10/15 20:24

    El 70% del precio del tabaco son impuestos y la nicotina genera adicción,no cancer.Con todo,si no fumas mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 22/10/15 17:25

    Como bien dice Vicente, resulta impresionante la cantidad de sustancias añadidas al tabaco. Yo veo el tema como otro sistema más para el control de población, además de un verdadero chollo para algunas farmacéuticas que se forran con los carísimos tratamientos para el cáncer. Este mismo escenario es trasladable a los agroquímicos. Curiosamente compañías que los fabrican son las mismas que producen medicamentos para intentar paliar sus efectos secundarios en el ser humano. Existe un libro que explicaba muy bien todo este entramado, pero ahora no recuerdo el título. Lástima. Yo estoy de acuerdo en controlar el nivel de población. Somos una verdadera plaga para el planeta, y no solo por la cantidad, sino también por nuestro derrochador e insano sistema de vida. El problema es que no hay ningún político que se atreva a plantearlo, por si es tomado como algo en contra de la libertad del individuo, o sea, perder votos. En mi opinión, con una buena educación desde nuestra niñez ( siempre vamos a parar a esta raíz…) , las personas podrían llegar a ser más conscientes de este enorme problema y por lo tanto obrar en consecuencia. Para los que somos más mayorcitos, unas buenas y sinceras campañas creo que ayudarían bastante, además de la máxima facilidad de acceso a métodos anticonceptivos no agresivos con el cuerpo. Hablo a nivel mundial. Ya veis, no pido nada… que me da la risa. Volviendo al tabaco, comentar que al poder le va muy bien para culparnos de nuestros cánceres, cuando la realidad es que factores como la polución, la manipulada nutrición y algunos más, son los principales culpables. El problema es que la mayoría de ellos forman parte inseparable del sistema que nos gobierna. El otro día Ramón Lobo nos hablaba en su magnífico artículo de pollos hasta la cresta de medicamentos. América, háblenos también de pollos, porque en menudo pollo estamos metidos. Solo añadir que yo no soy fumador, pero si algún día me apetece fumar por algún motivo – no siempre la vida es fácil- me compro un purito con boquilla ( no el ciclista ) en el estanco de la esquina. Suelen valer unos 20 céntimos. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juanben7 juanben7 22/10/15 16:05

    El tabaco es un cancerígeno "probable", el diésel es un cancerígeno "certero"...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • La araña negra La araña negra 24/10/15 06:32

      Pues yo personalmente pienso,que los recortes sociales del (partido popular son más dañinos que el tabaco y ese combustible llamado diésel.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • sere_fino sere_fino 22/10/15 14:56

    El trabajo y los automóviles matan más que el tabaco. También hay anuncios de coches que respetan la naturaleza y prendas hechas con algodón ecológico por personas en las que nadie piensa; muchas menores de edad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • vicente moran garcia vicente moran garcia 22/10/15 13:00

    VIMOGA: Una aclaración. Cuando se habla de que el "tabaco mata" es una generalización, pues lo que se sabe que induce cancerígenos es el análisis en conjunto de los cigarrillos. Pero también se sabe que estos llevan incorporados más de 1000 sustancias, de las cuales muchas son cancerígenas. Y se incluyen algunas sustancias volátiles emitidas en la combustión (sobre todo del papel). Pero no está confirmado que el tabaco por si mismo (SIN ADITIVOS) tenga efectos cancerígenos (un ejemplo epidemiológico es el de los fumadores de habanos hechos con hoja de tabaco exclusivamente). De modo que si fuera cierto que el cigarrillo que se publicita contiene tabaco NATURAL sin aditivos y está hecho con papel de fumar orgánico, podría no ser cancerígeno. Sra. periodista, debería informarse mejor antes de opinar (solo por seguir la corriente de opinión) y no es que trate de favorecer a la multinacional tabaquera. Por otro lado, está demostrado que la Nicotina tiene algunos efectos beneficiosos para la salud (siempre de modo moderado)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ciro2 Ciro2 22/10/15 10:19

    Eso sí, luego te topas con alguno preocupado por las emisiones supuestamente tóxicas de las antenas de móvil. Y te cuentan su temor mientras se encienden un cigarrillo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mirandero Mirandero 22/10/15 06:48

    Este es un ejemplo de hasta dónde prevalecen los intereses económicos de un Estado, frente al derecho que tiene la sociedad a que un gobierno legisle en beneficio de la salud pública: por un lado, el Ejecutivo alerta de los males del tabaco, prohibiendo su consumo en algunos sitios; y, por otro, permite su venta y consumo. También es ejemplo de una forma muy discutible de interpretar la libertad personal. Un contrasentido en el que hay quien quiere ver un recorte de la libertad y derechos individuales. En cambio, esa misma libertad no la quieren ver en otros asuntos que no perjudican a segundas y más personas, como sí lo es el consumo de tabaco.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • mcjaramillo mcjaramillo 22/10/15 14:00

      Sólo faltaba que prohibieran el consumo de tabaco, como si no tuviéramos bastante con las mafias del resto de las drogas. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • oalonsosadaba oalonsosadaba 22/10/15 02:13

    Gracias por el artículo y el enfoque. Impecable, me sumo a la opinión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión