x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Nacido en los 50

Cuando los pecadores tiran piedras


Publicada el 27/10/2015 a las 06:00
En los medios de comunicación se ha establecido un falso debate sobre la compleja situación que vive Cataluña. Se crean dos frentes ficticios con argumentos supuestamente enfrentados donde ambos llevan razón, por lo que el choque dialéctico se perpetúa evitando entrar en la cuestión de fondo.

Esos frentes son: en el rincón de la derecha, con años de experiencia política, y tras haber detentado múltiples responsabilidades gubernamentales, con aspiraciones a ocupar la presidencia de la Generalitat de Catalunya (yo también hablo catalán en la intimidad cuando me conviene), Artur Mas. Alega que él y los suyos están siendo víctimas de una persecución política como consecuencia de la deriva soberanista que ha tomado su partido. Ya se sabe, las malas compañías.

En el rincón de la izquierda, el conjunto complementario político, social y mediático a Junts pel Sí. O sea, todo cristo menos ellos. Alegan que nadie está (aquí hubiera sido mejor que utilizaran el condicional “nadie debería estar”) por encima de la ley. Tienen razón. Hay motivos más que suficientes para investigar las irregularidades que se llevan denunciando desde hace años con respecto a la más que evidente presunción de financiación ilegal de CDC, antes CIU. A Unió, como ha pasado del tema de la independencia, le dan menos caña.

Enrocados en sus posiciones, funcionan como si hubiera alguna contradicción entre una cuestión y otra. Podría ser, pero sólo antes de que a principios del siglo XX los físicos enunciaran la Teoría Cuántica nutriéndose, entre otros, de postulados como el que desarrolló De Broglie, que vino a definir la dualidad “onda-partícula”. Hasta entonces, los físicos decían que una cosa era una onda, que solo tenía velocidad pero carecía de masa, y otra una partícula, que ya era una “cosa”, tenía masa, ocupaba un lugar en el espacio. Pues este señor dijo, y así quedó para los restos, que las ondas y los corpúsculos podían comportarse de una forma u otra en función del experimento específico al que se sometieran, y citó el caso de la luz, formada por partículas muy pequeñas, “cuantos”, a los que llamaron “fotones”, que llevan asociada una onda. Esto también ocurre con los cuerpos gordos como nosotros, lo que pasa es que al tener una masa tan notoria, tal es mi caso, la longitud de onda pasa a ser imperceptible. Ahora sabemos que, cuando en términos coloquiales se dice “¿Qué onda llevas?” o “No estás en la onda”, se está echando mano de un principio físico universalmente aceptado y que, de hecho, valió dos premios Nobel, uno para Einstein y otro para este señor, De Broglie.

Pues bien, con este tema de Cataluña ocurre lo mismo. Estamos ante un fenómeno de corrupción que se ha convertido ahora, nunca antes, en proceso de persecución política por motivos, como dice Mas, evidentes. Por enunciarlo en términos científicos estaríamos ante un caso de dualidad “corrupción-persecución política” que pueden y, de hecho, van asociadas. Es decir, que el hecho de que exista una base legal para comenzar las acciones que llevan a cabo las fuerzas de seguridad del Estado no impide que se produzca una cacería política y mediática; y, por otro lado, que Mas haya abrazado la causa del independentismo por motivos con los que ahora no vamos a especular, no le exime de dar explicaciones de lo que ha ocurrido durante tantos años de impunidad en los que jugaba, precisamente, con la baza de ser el encargado, del mismo modo que antes lo fue su antecesor, Jordi Pujol, de mantener al tigre del independentismo dormido. Función de guardián que le valía de licencia para sentar las bases de un funcionamiento anómalo, ilegal, corrupto, pero asumido por todas las partes y que se basaba en un axioma falso, según el cual cuando se robaba en beneficio de un partido político, lo que llaman eufemísticamente “financiación ilegal”, el hurto no era tal.

Mas tarde hemos visto cómo han aparecido cuentas de origen desconocido que han enriquecido a personajes de la cúpula política y sus familiares que, por lo visto, se cobraban por su cuenta el sacrificio que realizaban por la patria. El paradigma de este asunto lo visualiza el Porsche de uno de los hijos de Pujol, de dudosa procedencia, que lleva la bandera catalana pintada en el capó, como si de una capa de invisibilidad se tratara. Enseguida surgieron opiniones que aconsejaban más acorde el que sustituyera dicha enseña por la de Suiza. Ya saben, nos va la guasa.

La situación está complicada para Mas y los suyos porque la evidencia de los hechos es palmaria. En lugar de defender la calidad de las adjudicaciones públicas motivo de sospecha, debería reivindicar de nuevo la bondad que movió tal comportamiento, y que no sería otra que el bien de Cataluña, pero no sé yo si habrá senyera tan grande como para enterrar tamaños desmanes. La que utilizó Pujol en su día, cuando subió al balcón de San Jordi al ser pillado in fraganti en el llamado caso Banca Catalana para afirmar: “El Gobierno central ha cometido una jugada indigna”, e identificar su posible imputación como una ataque a Cataluña, ante una masa enfervorecida en una de las manifestaciones más tumultuosas que se recuerdan allí, le funcionó, pero parece que la gloriosa enseña multiusos ya no cubre todas las vergüenzas. Falta por ver si quedan al aire los pies o la región pudenda, pero ya entraríamos en matices anatómicos que superan las pretensiones de este magistral ensayo político.

A qué viene por tanto este falso debate de si estamos ante un caso de corrupción o más bien de cacería política.

Paso a enunciar mi teoría.

Al centrar la cuestión en esa ficción, se elude el tiempo que deberíamos dedicar a otra más importante: ¿Por qué se ha consentido tal estado de cosas durante lustros? ¿Quién lo consintió?

Claro que los actores de ese dislate son personas de mucho renombre e incluyen personajes como los expresidentes Felipe González y José María Aznar, que aceptaban de buen grado la gran responsabilidad que demostraba el señor Pujol en su día, al colaborar de manera tan sensata con el Gobierno central en lo que definían como “Gobernabilidad”, y que no consistía en otra cosa que aceptar los votos de Pujol para formar Gobierno, a cambio de no meter las narices en sus asuntos y dejarle hacer. Todos sabían lo que estaba pasando: políticos, empresarios, ciudadanos, prohombres, tertulianos... ante la indignación, entre otros, de juristas como Villarejo o Mena, fiscales que entonces llevaban aquellos pleitos y que veían cómo la Justicia se desprendía de la venda que cubría sus ojos, al tiempo que giraba su eje cervical para mirar hacia otro lado por orden de la autoridad competente. Estas cosas se archivaban para evitar males mayores: “Gobernabilidad”.

No me extraña que, indignado, este señor fiscal haya terminado en las filas de Podemos, ya saben, grupo antisistema que se empeñaba en llamar “casta” a los partidos que participaban de ese festín de la democracia al margen de la ley, por causas de índole superior que a nosotros nos costaría mucho comprender.

Así, con tal de no entrar en el debate de fondo (la aluminosis mina los cimientos del Sistema, y sólo desde una regeneración profunda saldremos de ésta), andan por ahí diciendo que el señor Mas es un delincuente. Señor Mas que reacciona, lógicamente, con sorpresa y estupor ante esta persecución real y más que justificada: “¿A qué viene esto ahora?, ¿Por qué a mí?”. El pobre Artur no distinguió entre “pase” y “salvoconducto”. No es un “Grande de España”, su impunidad iba asociada a su colaboración. Sus prebendas eran un pago en especie. El contrato lo especificaba claramente: Independencia o “trinque”.

Se rompió el pacto entre caballeros y la parte española, que fomentó, amparó, encubrió y consintió el latrocinio, ha roto el contrato a sabiendas de que la razón está de su lado, pero no la razón pura, esa que exigiría pureza también al que reclama honradez en el otro, sino a la razón que conforman el poder del dinero, sumado al de los medios de persuasión y al de esa política en la que prima la “Gobernabilidad” y que tacha de anticonstitucional cualquier propuesta que quiera acabar con este vertedero en el que han convertido al Sistema Democrático.

Así es, se trata de una caza al corrupto que dejó de practicar la “Gobernabilidad”.

Como veis, queridos niños, se cumple el principio de dualidad: no hay contradicción.
Más contenidos sobre este tema




49 Comentarios
  • Floren Floren 11/11/15 11:38

    Cuando se acaba en comadreo entonces aparecen los puros. Cataluña quiere lo suyo y el gobierno se convierte en defensor de la unidad de España. Como veis es un problema entre ricos, sin saber porque se hicieron ricos, pero que en nada atañe a la solución de los probé más de una mayoría, tanto catalana como española. Que hay de lo mío? De mi sanidad, educación, vivienda, trabajo? Cuando tenga esta respuesta ya me ocuparé del separatismo...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Plateado53 Plateado53 31/10/15 06:24

    Amigo, este Pais necesita un Purgante porque esta enpachado de Corruptos y listillos y las Cagaleras de Juecescompinschados es muy grande. Lo que no se es que se le podria dar para que Curarse pronto. Si las encuestas siguen asi seguiremos Cagando tanta Mierda en este Pais nos vamos a quedar como las Sardinas Embarrigadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 30/10/15 10:14

    A ver si el Sr. Villarejo empieza a "tirar de la manta" y nos cuenta sus experiencias. En el "avispero catalán" les puedes quemar su bandera, pero no les toques la pasta, que se cabrean !!!!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MSG MSG 29/10/15 17:18

    ¡Muy bien dicho! A ver si cambiamos algo después del 20D...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • guepardo guepardo 29/10/15 01:24

    Que pena, ahora de cara a las elecciones nos vamos a entretener o intentarán  entretenernos con el tema de Cataluña desviandonos de la cuestión  de la corrupción y del paro por lo que tanto sufren los españoles, catalanes incluidos. No votemos a los corruptos que son como hongos en este tiempo. Acabemos con esa lacra que también  está dentro de los independentistas y en una misma jugada nos cargamos ambos temas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • losdel38 losdel38 28/10/15 21:26

    ...Y como siempre magnifico tu analisis .       Dicen que en España habia dos bandas de ladrones, que tenian sus bancos,sus Jueces,sus politicos y cada vez que robaban,dejaban un escrito,que decia ¿ En que se parece una mujer cansada a un pez y a una rama de olivo ? Paso mucho tiempo,demasiado tiempo y cojieron a unos pocos,otros ya habia prescrito y le dice el Policia al ladron,¿ Tu sabras en que se parece? y le contesta el mangante Si...Una mujer a un pez,en nada y lo de la rama de olivo es para despistar

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sebastián Sebastián 28/10/15 14:38

    Excelente, sobre todo el símil de la dualidad "onda-partícula". Gracias, maestro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sacra Sacra 28/10/15 10:14

    Magnífico análisis, con la dosis justa de ironía, de lo que realmente está ocurriendo en Cataluña; lo trágico es que muchos no puedan o quieran reflexionar con objetividad y, sobre todo, el doloroso desapego que se está produciendo dentro de la propia autonomía y con el resto del país.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Casirojo Casirojo 28/10/15 09:11

    Mire Wyoming y yo que creo que todo este desaguisado biene de un proposito establecido por las derechas en España,la mala gestion de las derechas en esta crisis ha echo se busquen otros horizontes para que no se escarbe en la realidad.La derecha catalana ademas de corrupta no ha sabido gobernar con la crisis,se ha abrazado a la bandera del independentismo sabiendo su imposibilidad,mientras tanto nadie habla de su gestion.Tres cuartos de lo mismo en la derecha española,ahora iran de salvadores de la patria,donde la corrupcion tiene embargado todo el partido y gracias al tipo de justicia que tenemos poco a poco van saliendo las cosas.Y la "izquierda" catalana independentista esta haciendo el mas espantoso ridiculo en este juego,como si el problema se solucionara separados,parecen tan ofuscados por la realidad que aun no se han dado cuenta que el problema son la derecha y este tipo de capitalismo neoliberal que nos esta tocando vivir.Bueno,le agradezco su articulo y su programa de TV,hoy es nuestra insula.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 28/10/15 10:37

      No culpe solo a las derechas... fue la izquierda la que metió a ERC en el gobierno de Cataluña con el nefasto tripartito... fueron ellos los que crearon un problema que no había... Claro es que tenían el PSC lleno de separatistas disfrazados que a la hora de la verdad enseñaron la patita... y hoy están en el movimiento secesionista que pretende dar un golpe de estado contra la constitución para quitarnos a la mayoría de los ciudadanos españoles nuestro derecho a decidir... para quedárselo para ellos solitos... ¡Anda que no son listos!.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Casirojo Casirojo 30/10/15 10:38

        Es usted injusto,el PSC como partido nunca ha sido independentista,ha veces,por culpa de los escaños (y para poder gobernar)la politica hace extraños compañeros de cama,pero, poco a poco cada uno se pone en su sitio.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • Chemot Chemot 30/10/15 01:26

        Creo que es Ud. injusto. No culpa tan solo a las derechas, aunque sí es cierto que éstas tienen más siglos de costumbre en esto de robar desde la sensación de impunidad y falta de vergüenza, pues simplemente eran “superiores" hasta hace 2 días (los latifundistas, esclavistas y aquellos que añoran la nobleza que no pagaba impuestos, bendición de cuna), también incluye en el cesto al muy socialista ex-presidente Don Felipe González. No estará insinuando que este señor es de derechas, verdad?

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • marcita marcita 27/10/15 23:53

    Ingenioso pero absurdo y simplista. No  todo es así de fácil ni los papeles son tan nítidos. Ahora se persigue la corrupción al margen de los servicios prestados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Chuchi Chuchi 28/10/15 09:58

      ¿Absurdo?. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión