x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La desconexión de Franco

Publicada el 20/11/2015 a las 06:00 Actualizada el 19/11/2015 a las 21:57
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Ni siquiera Pablo Neruda en su poema El general Franco en los infiernos, donde le maldecía para que solo y despierto fuera entre todos los muertos y que la sangre cayera sobre él como la lluvia y que un agonizante río de ojos cortados le resbalara y recorriera mirándole sin término, pudo imaginar el suplicio infligido al Caudillo por quienes le propinaron esa prórroga final administrada sin piedad por el doctor Cristóbal Martínez Bordiú, el yernísimo, y sus colegas, sumados al equipo médico habitual tras relevar al doctor Vicente Gil, quien le había atendido durante cuarenta años uniendo a sus cuidados profesionales recomendaciones diversas a favor de sus camaradas falangistas, en particular de José Antonio Girón, convertido en león de Fuengirola y avanzadilla de los abusos urbanísticos.

Se cuenta que en algún atisbo de conciencia, en medio de aquel encarnizamiento –fotografiado para su venta al semanario La Revista, lanzada de la mano de Jaime Peñafiel–, el paciente confesó cuánto costaba y qué duro era morirse. Nada de muerte dulce, tuvo una muerte en suplicio porque se buscaba alcanzar una fecha para posibilitar la renovación del mandato en la presidencia del Consejo del Reino y de las Cortes de Alejandro Rodríguez de Valcárcel, en quien la familia tenía puestas todas sus complacencias para el cumplimiento de la promesa de Garabitas, según la cual “todo quedaría atado y bien atado, bajo la guardia fiel de nuestro ejército”. Algunos especialistas en la provocación querían avergonzar a los españoles por haber permitido que Franco muriera en la cama. Pero lo hizo sometido a la tortura a que le sometieron los suyos. Al fin, hubo de ser el yernísimo quien hiciera la desconexión.

En la redacción del semanario Posible –que intentaba hacerle la competencia a Cambio 16 encaramado al éxito periodístico por un público fervoroso– Onésimo Anciones, nuestro confeccionador, como entonces se llamaba a los directores de arte, nos tenía alertados de que las noticias no llegaban a la redacción, que estaban en los bares. Así, en el más próximo, “Casa Poli”, situado en la esquina de Jorge Juan con Castelló, encontramos de modo fortuito a uno de los médicos de vuelta de la consulta a la que había sido llamado a El Pardo. Era la primera flebitis de 1974. Pagamos las copas y embargados por la revelación en exclusiva nos dirigimos al palacio residencia del general. Tras un paseo por los alrededores en uno de los restaurantes aledaños pedimos venado como plato de fundamento, convencidos de que la vecindad de aquel monte, verdadera reserva cinegética, garantizaba carne de primera calidad. El mesonero se excusó alegando que estábamos en veda. Nos pasamos al pescado y pedimos cachalote, pesca favorita de Su Excelencia a bordo del yate Azor. Nuestra demanda fue considerada irrespetuosa y estuvieron a punto de invitarnos a que abandonáramos el local.

La noticia trascendió y aquel bulevar paralelo a la tapia del jardín de palacio se convirtió en cita de periodistas y curiosos y mentidero concurrido para compartir información. Una de las referencias era La Marquesita, donde la dueña, una castellana envuelta en toquilla negra de lana, permanecía sentada al fondo de la barra y hacía el encargo del pan en sintonía con el parte del equipo médico habitual emitido por Radio Nacional, única emisora autorizada para dar noticias. Si había mejoría, un saco; si agravamiento, hasta cuatro, en previsión de que se multiplicara la demanda de bocadillos.

Cuenta Josep Pla, en las crónicas recogidas bajo el título Madrid, el advenimiento de la República, que la quema de los conventos acaecida el 11 de mayo de 1931 provocó que una nube de vendedores ambulantes se colocara muy cerca de la acera donde se había provocado el incendio en previsión de la muchedumbre que desfilaría ante la quema. Subrayaba que “de esa manera, una parte de los madrileños ha podido contemplar el espectáculo comiendo churros, buñuelos y esos helados que aquí se llaman polos. Añadía que también se ofrecían cordones de zapatos, tres corbatas por una peseta, gomas para llevar bien sujeto el varillaje de los paraguas, matasuegras, romances de cordel, retratos de Galán y García Hernández y no sé cuántas cosas más”.

Con leves adaptaciones inevitables por el tiempo transcurrido, ese fue también el ambiente de aquellos días de la primera enfermedad en el pueblo de El Pardo. Señalaba Pla que era curioso ver al pueblo de Madrid con un churro en la boca, los ojos llenos de curiosidad, una sonrisa de fiesta en la cara”. En nuestro caso, los congregados junto a la tapia escuchaban las noticias por la radio, mientras los vendedores que habían adosado sus casetas a la tapia del jardín de palacio hacían su agosto. Pasaban los días y pareciera que la mejor distracción en Madrid era seguir desde ese bulevar las vicisitudes de la enfermedad de Su Excelencia.

Decía Pla que en este país se puede producir cualquier cosa, incluso muy grave, el acontecimiento más sensacional, uno de esos acontecimientos que en otro país preocupan durante mucho tiempo, y, al poco de haberse producido, una buena parte de la gente adopta un aire, primero de suficiencia, después de indiferencia real o fingida, finalmente se acaba comentando el último chiste con más éxito en el momento. Así sucedía sobre todo a la caída de la tarde. Quedaba claro, una vez más el pueblo paladea las novedades.



Miguel Ángel Aguilar es periodista, columnista y
presidente editor del semanario Ahora
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

23 Comentarios
  • cat33 cat33 24/11/15 10:15

    Miguel Angel Aguilar el de siempre y como siempre!!!enhorabuena por defender y honrrar el periodismo con mayusculas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ciro2 Ciro2 21/11/15 00:29

    Hace una semana unos terroristas hacían de las suyas en París. A día de hoy han muerto ya todos. Es el terrorismo instantáneo. Hace cuarenta años moría un terrorista en su cama tras cuarenta años de ejercicio terrorista. Era el terrorismo continuado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgedeljuez jorgedeljuez 20/11/15 19:41

    No hay que ser un iluminado para darse cuenta, ya hace meses, del cambió editorial que experimentó El País, lo que hay que ser es un imbécil para no verlo. Siempre hay quién no acierta la quiniela ni el lunes, ni el martes, ni el miércoles...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CITIZEN CITIZEN 20/11/15 17:54

    Bienvenido don Miguel Ángel! Aquí no temerás por "censura" alguna. Pero, como Vd., yo tampoco renegaré de El País. Sé cuánto han hecho por la democracia desde 1976. Lo siento por los "iluminados" que siempre aciertan la quiniela los lunes. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mástolerancia Mástolerancia 20/11/15 17:11

    Bienvenido maestro.  Su reaparición pone en su sitio al diario que tuvo la mala idea de defenestrarle.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ratpack ratpack 20/11/15 16:28

    que maravilla esta crónica de Miguel  Angel. La he disfrutado y me ha recordado al otro gran cronista que fue Luis Carandell. Felicidades a Infolibre por sus colaboradores!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • javittycc javittycc 20/11/15 16:04

    Sólo deseo que esté con los lectores de InfoLobre y con este periódico muchl tiempo. Un verdadero placer

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maca Maca 20/11/15 15:32

    Ya no quedan enhorabuenas. Todas han sido muy bien colocadas por mis colegas (leedores). De todas formas............¡Veremos!. Un beso, Infolibre. Maca

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • estovamal estovamal 20/11/15 13:03

    Pues la verdad es que casi no me lo creo. Que dure, por favor. Y como dice María, cuídese.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgedeljuez jorgedeljuez 20/11/15 12:30

    Como no voy a querer opinar. Se ha incorporado a este digital diario el mas grande periodista vivo de este país. Leer sus artículos no solo significa el enterarse de como el autor piensa de determinados asuntos, significa mucho más, significa saborear una página de excelente literatura, significa paladear una pequeña novela. Yo, de cuando en vez, envío un artículo que Infolibre tiene la consideración de publicarme. Seré un hombre feliz la próxima vez que tengan a bien publicarme uno por el solo hecho de hacerlo en un diario en el que escribe Miguel Ángel Aguilar. Maestro, estoy encantado con su incorporación, pues desgraciadamente hace ya mucho tiempo que dejó de interesarme el "otro País".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.