x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

No te pongas nervioso

Publicada el 15/12/2015 a las 06:00 Actualizada el 15/12/2015 a las 01:50
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios


“Antes de volver a fiarte de alguien, descuéntale a lo que te prometa hoy lo que incumplió ayer”.




No sólo hay diferentes tipos de votantes, según su ideología; también existen muchas clases de votos, dependiendo de si los metemos en la urna a favor o en contra de alguien, por convicción, a causa del desencanto, la ira, el sentido de la oportunidad o el miedo. Los candidatos y los analistas, unos con la escoba de barrer para casa y otros con la calculadora y la brújula en las manos, nos hablan del voto útil, de castigo, oculto, responsable, estratégico, en blanco, militante, el voto conservador y el del cambio, el voto joven, el voto cautivo

Sin embargo, una gran parte de todo eso parecía más fácil de creer antes, cuando las opciones se reducían básicamente a dos: PSOE o PP; ahora que el bipartidismo tiene compañía las reglas han cambiado, por muchos motivos pero en especial porque esta vez ya no hace falta votar a uno de ellos aunque sólo sea para que no gane el otro. Las opciones se han duplicado y ésa es la razón de que haya hasta un 40% de ciudadanos que aún no saben qué van a hacer el 20 de diciembre: la matemática de la duda es así, cuantas más alternativas, más indecisos.

Cualquier demócrata tendría que considerar una buena noticia que el voto se piense una y otra vez, que no sea mecánico, que dependa de lo que ofrece cada partido; aunque esto último es difícil, cuando sabemos por experiencia que una buena parte de los programas no se cumplen y nos parece que los discursos que se oyen en los mítines están envueltos en niebla, son ambiguos o, directamente, incomprensibles. Si no lo fuesen, al menos se podría decir de ellos lo que los súbditos de la antigua Unión Soviética decían de El capital cuando, según cuenta en su libro El fin del homo sovieticus la último premio Nobel de Literatura, Svetlana Aleksiévich, conspiraban suavemente en la intimidad de sus casas: “Comunista es alguien que ha leído a Marx; anticomunista es alguien que lo ha entendido”.

Todas las campañas tienen sus frases destacadas y si en esta hay una que ha hecho fortuna es la que Pablo Iglesias utiliza para intentar que sus oponentes no le interrumpan en los debates y, de paso, hacer una demostración de calma, de seguridad en sus argumentos: “No te pongas nervioso”. O, en el caso de Soraya Sáenz de Santamaría, de usted: “No se ponga nerviosa.” A lo mejor ahí está la clave, en fijarse con cuidado en lo que pone nervioso a cada uno de los aspirantes a la Moncloa para descubrir qué esconde, cuáles son las manchas más oscuras en su expediente y cómo se llaman los cadáveres que guarda en el armario.

El líder de Podemos fue por ese camino en el brillante minuto de oro con el que cerró el famoso debate a cuatro organizado por La Sexta: “No olvides las tarjetas black; no olvides los desahucios; no olvides la trama Púnica ni la Gürtel; no olvides el mensaje del presidente a su tesorero: 'Luis, se fuerte'; no olvides los ERE, la estafa de las preferentes, las listas de espera en la sanidad pública, los recortes en educación, el artículo 135, la reforma laboral…”. Y se quedó corto, porque si le dan otros diez segundos también podría haber citado la ley mordaza, el saqueo de la hucha de las pensiones, el desinterés por la memoria histórica, comparado con la generosidad a la hora de financiar la Fundación Francisco Franco; el veto a las todas las comisiones de investigación que se han pedido en el Congreso; las aventuras de Rato, Mato y Matas; las dietas de la ministra de Trabajo o los negocios armamentísticos del de Defensa o las condecoraciones que el de Interior le pone a la virgen.

Al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le pone nervioso todo eso, o que cuando presume de haber saneado nuestra economía o insiste en que ha creado un millón de puestos de trabajo y creará otros dos de aquí al 2020, le hagas ver que al final de su legislatura tenemos un 21% de paro, un 91% precariedad laboral y una de las indemnizaciones por despido más bajas de toda Europa. Esas cosas no le gustan, porque bastante tiene él con prepararse para celebrar una victoria que consistirá en perder ochenta escaños.

Al cabeza de lista del PSOE le pone nervioso que le consideren parte de la casta; que le hagan ver que las encuestas le auguran una debacle y, sobre todo, que le metan en el mismo saco de la corrupción, donde además no cabe un alfiler. Por lo general Pedro Sánchez suele conseguir que se note la diferencia entre lo que no deberían haber hecho los socialistas y lo que no deberían haber hecho los conservadores. Algo es algo.

A Albert Rivera, que ya de por sí parece un hombre inquieto, le pone nervioso que le recuerden que su formación fue financiada por un grupo norteamericano con intereses en la industria militar que también le paga las cuentas a la secta ultraderechista Libertas, con la que fue de la mano por Europa. Tampoco le gusta que le señalen al candidato naranja por Huesca que cobró de varias inmobiliarias mientras era arquitecto municipal o a la concejala que intentó que le pagaran todos los meses el viaje de Chicago a Castilleja de la Cuesta para asistir a los plenos del ayuntamiento. O que le pregunten si algunas de las cosas que dicen de él los sondeos tendrán que ver con que una de sus asesoras de confianza sea la jefa de Sigma 2. O que lo acusen de ser la marca blanca de la derecha y el caballo blanco del Ibex 35 y la banca.

Al propio Iglesias le pone nervioso que le afeen sus vínculos con la Venezuela de Chávez o utilicen en su contra a Monedero y Tania Sánchez. Y, por supuesto, como le ocurriría a cualquier persona decente de nuestro país, que lo acusen de contemporizar con ETA.

Las mentiras pueden estar en lo que se dice y también en lo que se calla; la verdad, en lo que no se quiere que se diga o no se quiere oír. Quedan cinco días para que los colegios se abran y la suerte esté echada. Hasta entonces, habrá que tener bien abiertos los ojos, valorar cada gesto, descubrir qué pone nervioso a cada aspirante y compararlo con aquello que saque de sus casillas a los demás. Es un método tan bueno como cualquier otro. Y si se quiere estar aún más seguro, también se puede uno preguntar cuánto se parece cada político a esa gente de la que habla el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince en uno de los poemas de su libro Testamento involuntario, que acaba de publicar la editorial Pre-Textos: “Esa gente que nunca compró en las tiendas de descuento, / gente que siempre se vio más alta que uno, / que jamás se fijó en los precios, / que nunca compartió un cuarto de hospital. / Gente que nunca imploró nada. / Personas que no conocen / hoteles sin estrellas, / gente que no colgó reproducciones / en las paredes de su casa, / que jamás lavó con sus manos. / Gente que nunca comió / con menos de cinco cubiertos, / que nunca supo bien / qué vestido escoger, / que jamás hizo cola. / Gente que uno sólo, por suerte, / conoció de lejos”.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

38 Comentarios
  • LUIS RAMON LUIS RAMON 19/12/15 12:12

    Rajoy es como aquel al que acusan de ser un mal padre y el contesta diciendo que ha pagado a sus hijos los estudios, la ropa, la moto y el coche. El no entiende que si los números macroeconómicos van bien (entre comillas como dirían los Chunguitos) los demás le vayamos con el cuento de la corrupción, las desigualdades sociales, los recortes de derechos y libertades y demás zarandajas. Por eso apela al voto de la gente "normal". Los que no le votemos seremos unos hijos desagradecidos. Ojalá el domingo se llenen las urnas de votos de hijos desagradecidos. Ojalá

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 19/12/15 13:16

      Es una buena metáfora, Luis Ramón. Eso sí, algunos no sólo creen que todo se compra con dinero,  sino que además quieren que el dinero para comprarlo sea el de los demás.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • MASEGOSO MASEGOSO 16/12/15 12:48

    En cada artículo elevas el nivel del anterior, en cada frase dejas el alma encogida ANTES DE VOLVER A FIARTE DE NADIE DESCUÉNTALE A LO QUE TE PROMETA HOY LO INCUMPLIDO DE AYER  que pena que muy pocas personas piensen en eso, sencillo, lógico, demoledor y de una aplicación inmediata y real. Lamentablemente no te leen quienes se aferran a "lo d3e siempre" esos españoles decentes de palabra  y con oscuro pasado personal y familiar. Gracias Benjamín y a este un aplauso de 30 minutos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 17/12/15 14:50

      ¡Gracias, Masegoso! Todo eso que dices es para mí un gran combustible, gasolina de 98 octanos para seguir el viaje.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Queso Tierno Queso Tierno 16/12/15 00:42

    Estoy muy de acuerdo con todos tus artículos, que leo con placer porque se están cargados de una lógica aplastante... ¡Pero!... y "no te pongas nervioso", ¿Cómo se puede estar tan seguro de que más de un 40% de los votantes no tienen decidido su voto? ¿Es que va a votar el 100% de la población? ¿Van a votar todos los abstencionistas del pasado? ¿Hay algo que no capto? Y más en serio, si por favor, cambiemos la Ley Electoral ¡YA!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Luis el cabreado Luis el cabreado 16/12/15 00:33

    Hay arte y decencia en los artículos de Benjamín Prado. Enhorabuena a infolibre y sus socios por el fichaje. Es un auténtico placer poder leerle.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 18/12/15 09:28

      Artículos para guardar y releer. Se agradece mucho la consideración del autor hacia sus lectores.  Este articulista hace más grande a infolibre. (Perdón por tanto elogio). 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Benjamín Prado Benjamín Prado 18/12/15 11:12

        Muchas gracias, Bacante. Un abrazo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/12/15 01:40

      Muchas gracias, Luis.,”Arte y decencia” son dos palabras que me llevó a dormir conmigo esta noche. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • gusalo gusalo 15/12/15 18:50

    El artículo, como siempre, me ha gustado. Sí me ha dejado algo desazonado la cita de Svetlana Aleksiévich. Espero que no se ajuste a la realidad; de lo contrario, yo estaría entre los que no han entendido a Marx.   ¶    Muy bien traído el poema de Héctor Abad. La gente a quien señala en su poema no nos preocuparía si no hubiera legiones de admiradores que sueñan con ser como ellos y estar –como dirían ellos– entre los “ganadores”; y es oportuno recordarlo en estos días. En fin, soñemos, al menos, hasta el día 20.   ¶   De nuevo, señor Prado,  mi admiración.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/12/15 01:42

      Muchas gracias, Gusalo. El libro de Abad es magnífico y lo que dices a propósito de él, va a misa.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Libertario Libertario 15/12/15 18:49

    Cómo siempre Benjamín, estupendo. Gracias. Algunos estamos seguros desde el 77, entonces con 16 años. Posiblemente, alguien, lo vera anticuado, pero siendo de un pueblo pequeño, donde todos se conocen y en aquel entonces, los más falangistas de éste, de la noche a la mañana se convirtieron en los máximos lideres socialistas... De los lideres a nivel nacional, ya lo sabemos todo (...). Lo lamentable, creo, es que la desidia o pereza haya permitido que muchos han tardado 38 años en hacerse preguntas y lo triste es que otros ni eso. Lo dicho. Salud/os y Republica

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/12/15 01:45

      Gracias libertario es tremendo eso que dices, dejar de hacerse preguntas por desidia, por falta de interés: qué triste. Por suerte, creo que eso también lo vamos a dejar atrás.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • laguncar laguncar 15/12/15 15:05

    “Antes de volver a fiarte de alguien, descuentale a lo que te prometa hoy lo que incumplió ayer”: es genial, que si se lo aplicamos a Rajoy nos quedamos en números rojos, como los que nos ha dejado y los que nos ha forzado a tener a los ciudadan@s. Tendrían que tenerlo en cuenta los votantes del PP pero me temo que no haya muchos por aquí. Hablando de las clases de votos que metemos en las urnas nos queda también el que vale 3-4 o 5 veces menos que el de los ciudadan@s de las pequeñas provincias y ese es un voto que francamente, ya es tiempo de nivelar e igualar, porque tengo la impresión de que en esas provincias no se han enterado todavía que su responsabilidad al votar es mayor que la nuestra, que su voto suma más y eso puede cambiar tanto un país como haber padecido la apisonadora de un PP con mayoría absoluta, que de haber tenido unos votos con el mismo valor no hubiera sumado diputados suficientes. Me ha encantado tu análisis. Ayer Sánchez se podía haber aplicado mejor en lo de fijarse más en las reacciones de Rajoy que en estar sólo pendiente de lo que quería soltarle. De momento, con los cambios que ya estamos viendo en esta campaña, creo que nos va quedando un cierto retrato de cada aspirante fijándonos en esos detalles de los que hablas. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • gusalo gusalo 15/12/15 19:03

      Cierto, en las provincias pequeñas –que vienen a coincidir con las más conservadoras–  se da ese tipo de voto que podríamos llamar “sobrerrepresentado”. Pero la injusticia puede ser aún mayor: la no representación si tu voto va a una opción minoritaria. Yo, ciudadano de este Estado que voto en una de esas circunscripciones –según casi todas las encuestas– seguiré sin estar representado, ya que en mi provincia se repartirán mi representación los dos –quizá tres– partidos “ganadores”: Necesitamos una nueva ley electoral o al menos una reforma en profundidad que corrija la desproporción de la actual. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/12/15 01:41

        De acuerdo completamente con los que reclamáis una ley electoral justa.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Caecilium Caecilium 15/12/15 17:02

      Casi me había pasado inadvertida la sentencia que encabeza el artrículo. Me ha hecho recordar el final de un lejanísimo verano en el que un vecino nos prometió un puñado de higos a cada uno de los niños de mi pandilla a cambio de llevarle una carga de leña hasta su casa. Hecho el trabajo, no recuerdo la excusa pero de los higos no se supo nada. Al verano siguiente se repitió la promesa, pero esta vez se trataba de recoger nosotros los higos de su higuera tras llevar la leña. Esta se quedó en el monte, los higos los cogimos de noche y con los que no pudimos los acribillamos a pedradas. Nos ganamos una buena bronca, pero comimos higos y no se rieron de nosotros. Claro que éramos simples niños, no responsables electores.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Birth Birth 15/12/15 14:39

    Me ha pasado con este artículo lo que raras veces me ocurre cuando leo un libro, veo una película, contemplo un cuadro y me digo: me hubiera gustado haberlo hecho yo. Aprecio la aportación de ese escritor Hector Abad. La respuesta (4) a Fabrat1920 es una rúbrica que cierra la obra del artista. Que para todo hay que tener gusto. Con el corazón, Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 15/12/15 14:28

    A Pablo Iglesias le faltó empezar el recordatorio con, "yo soy español, y por ése motivo les pido....", para dar en el morro a estos del PP que se les llena la boca de ESPAÑA, mientras la desvalijan, y que deben pensar que el resto de los que vivimos aquí somos moldavos o uzbekos. Por lo demas estuvo brillante, como siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • EAJ49radio EAJ49radio 15/12/15 14:27

    Muy, pero que muy bueno, y ahora a pensar un poco, un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/12/15 01:47

      Gracias también a Birth, Totofredo y EAJ. Un lujo de lectores.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.