x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Cavando hacia el fondo de la tierra


Publicada el 30/12/2015 a las 09:38 Actualizada el 29/12/2015 a las 09:54
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Manuel Valls, el primer ministro francés, se ha convertido en estas fechas navideñas en otro ejemplo evidente del por qué la socialdemocracia oficial, la surgida de la II Internacional, es cada vez menos creíble para aquellos que quieren cambiar en una dirección progresista el actual estado de cosas en Europa. De tan pegado a la tierra, de tan posibilista, de tan pragmático, de tan preocupado por los sondeos, los editoriales de la Prensa conservadora y la valoración de los mercados financieros, Valls resulta ya difícil de distinguir de cualquier dirigente no demasiado ultra del partido de Sarkozy.

Valls acaba de adoptar una idea que el Frente Nacional lleva años propugnando: la posibilidad de quitar la nacionalidad francesa a los que no sean hijos de franceses, es decir, a los hijos de inmigrantes. Lo peor, sin embargo, ha venido después, cuando esa propuesta, que rompe con la tradición republicana del Hexágono, ha despertado protestas, incluidas las de algunos socialistas. Cual tertuliano derechista, Valls ha replicado criticando con acidez a esa izquierda que “se extravía en nombre de grandes valores”.

Voilá! Al fin lo dijo. ¿A qué viene reivindicar esas antiguallas de la libertad, la igualdad y la fraternidad? ¿Qué estupideces son esas del asilo, el humanitarismo o el internacionalismo? ¿Por qué deberíamos considerar inalienables ciertos derechos? Los valores de la izquierda son paparruchas frente a los desafíos del siglo XXI, ¿verdad, monsieur Valls? Por poner otro ejemplo, ¿a quién se le ocurrió la bobería de que el Estado democrático es el garante del contrato social?

Escucho en las radios francesas el debate suscitado por la declaración de Valls y pienso que el problema de la socialdemocracia oficial europea es que el inquilino de Matignon no es el primero de sus dirigentes en expresar tal aversión a los valores que constituyen la razón de ser la izquierda. Felipe González y Tony Blair, entre otros, ya lo hicieron de palabra, de hecho o las dos cosas a la vez. Quizá por eso a millones de sus electores potenciales les cuesta cada vez más distinguirlos de un centroderecha limpito y civilizado.

Lo vemos también en la España de hoy. El propio Felipe y los barones castizos del PSOE no paran de babear ante cualquier cosa que suelte el monarca, aunque, si les preguntas, se declaran republicanos. Aseguran ser federalistas, pero se suben por las paredes ante la posibilidad de que una comunidad pueda ejercer el derecho a decidir. Llevan aún la S de socialista y la O de obrero en las siglas de su partido, pero tildan de “populismo“ y “demagogia” propuestas que pretenden terminar con las puertas giratorias entre la política y las grandes empresas, o darles un coscorrón a los bancos que efectúen desahucios particularmente crueles, o subirle un poquito los impuestos a los ricos para combatir el paro, la desigualdad y la pobreza.

Le tengo mucho respeto a la tradición socialista europea: nuestro continente le debe grandes progresos en la vía expresada, precisamente, por los valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Pero me temo que Valls tiene poco que ver con Jean Jaurès, al que un patriotero de derechas asesinó por pacifista en vísperas de la I Guerra Mundial. Como intuyo que Felipe y los castizos tienen poco que ver con Pablo Iglesias, y me estoy refiriendo al que fue encarcelado en 1909 por llamar a la huelga general en solidaridad con la Semana Trágica de Barcelona.

No estoy diciendo que no haya que ponerse al día. Estoy diciendo exactamente lo contrario: la socialdemocracia oficial está pidiendo a gritos una refundación. Urbi et orbi. Pero una refundación en la dirección del progreso, no en la del conservadurismo de toda la vida. Un renacimiento que, en contra de lo que dice Valls, recupere sus valores propios y, de paso, la valentía de Jaurès y Pablo Iglesias.

No veo mucho progreso en copiarle las ideas al Frente Nacional en el caso francés. Como no veo progreso, sino más bien una caspa difícil de distinguir del PP, en sostener que lo verdaderamente socialista es anteponer la legislación vigente, la sagrada unidad de España y los intereses del Ibex 35 a cualquier modesta posibilidad de cambio. Diríase que la socialdemocracia oficial desea seguir cavando en dirección al centro de la tierra.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

41 Comentarios
  • Falín Falín 12/01/16 10:43

    En la actualidad, la socialdemocracia europea coincide tanto con los valores del neolibrealismo, que resulta difícil identificar a unos y a otros. Como votante que he sido del partido socialista creo que se reinventa o desaparece

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 06/01/16 12:34

    Del excelente artículo del Sr. Valenzuela destaco especialmente un extracto del penúltimo párrafo: "la socialdemocracia oficial está pidiendo a gritos una refundación". El problema es como poder llevar a cabo esa refundación, cuando los partidos teóricamente socialdemócratas están en manos de "aparatos" controlados por individuos como Valls.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 03/01/16 19:00

    Sr. Cepeda: la socialdemocracia tuvo sus momentos de gloria al ser el freno entre el capitalismo y el comunismo de la URSS (no del chino que ya apuntaba maneras de capitalismo disfrazado) Felipe González y el Sr,. Suárez tuvieron logros de incorporación a una Europa con dirigentes socialdemócratas que aun temían al comunismo y la potencia de la URSS. A la extinción de la URSS la socialdemocracia perdió su motivo de ser y por tanto fue cediendo  ante el neoliberalismo  mercantil y los lobbies que al día de hoy controlan  os medios de información, la banca, y  a los gobiernos. Ellos son los gobiernos reales no los que votamos cada cuatro años. Esos lobbies son los que adquieren bloques de edificios habitados por españoles y construidos con sus impuestos. Sí, esos bloques que en Madrid vendió el Ayuntamiento con centenares de familias dentro a los que se les presiona para que dejen sus viviendas o tratan de cobrarles mucho más del precio estipulado como viviendas sociales. Sí Ud. apoya ese neoliberalismo y lo ensalza como hace en estos comentarios estimo que debería acceder a un puesto dirigente en el PP. Sería lo adecuado. Quienes hemos peleado y seguimos peleando por una mayor igualdad y paz social, no por nuestro propio bien, para todos encontramos que Ud. defiende la esclavitud a la que el capital quiere llevarnos y, eso, es de pensar como un trepa en beneficio propio. Busque un buen trabajo en el PP es el lugar perfecto para individuos como Ud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CapitanRed CapitanRed 02/01/16 11:59

    En efecto, el PSOE es el centro derecha moderado, más o cada vez menos decente. El que de verdad quiera cambios no debe votarle.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 02/01/16 07:46

    Depende de lo que se consideren valores de la izquierda. Por ejemplo, señor Valenzuela, ¿anteponer el fantasmagórico derecho de autodeterminación de los no menos fantasmagóricos "pueblos" a cualquier otra consideración es para usted un valor de izquierdas? ¿De verdad? Porque para muchos, entre los que me cuento, es todo lo contrario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • soriafar soriafar 31/12/15 17:30

    Este individuo para mas señas, español, español, se adelanto a su tiempo y por eso se fue a francia, pais de referencia progresistas, donde los haya. La verdad es que cuando lo vi actuar por primera vez no me gusto nada de nada, lo contrario que me sucedio con, para mas señas española de san fernando, la alcaldesa de Paris, casi na.  Me causo una grata senacion de humildad, humanidad y un sin fin de cualidades parecidas,. Si el tal individuo continua haciendo camino con sus ideas retrogradas y negativas para las gentes mas vulnerable y hace desaparecer del mapa a francia tal como todos la conocemos, apaga y vamonos, Francia es Francia no un pais cualquiera. Lo pagaremos caro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfar Alfar 31/12/15 08:30

    Lleva toda la razon. Casi todos los socialistas que llegan a tocar poder, se aburguesan. La imagen de Felipe Gonzalez, compitiendo en bronceado con Javier Arenas, es repelente. Lo curioso es que despues se ponen de los nervios, cuando aparece un Podemos y se queda con el terreno, que ellos por sus propias acciones han ido perdiendo. Y ahora para colmo se ponen a pelear entre ellos y el resultado a lo mejor va a ser, el reinado de una mujer totalmente casposa, tauromaca, cofradiera, rociera y felipista, de los dos, el VI y el Gonzalez.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 31/12/15 12:03

      1.Felipe González y Adolfo Suárez hicieron muchas cosas buenas para nuestro país. 2.Si hoy tenemos estado de bienestar, si estamos en la UE y bien que nos hemos beneficiado de ello... se debe a la altura de miras... y al sentido de ESTADO que ambos tuvieron. 3.Es verdad que Felipe cometió errores PERO como le pasa ahora a Rajoy.... él estaba muy por encima de su partido... empeñado en construir no estado sino régimen para perpetuarse en el poder (cosa que han logrado en la España meridional). 4.Adolfo Suárez y Felipe González fueron decisivos para que dejáramos de ser súbditos y pasáramos a ser ciudadanos iguales ante la ley. La "gran aportación" de Pablo Iglesias y los Podemos (que son varios y no tardarán en depararnos días de "gloria" y de risas) es que nos quiere convertir en ciudadanos de SEGUNDA en nuestro propio país (con obligación de pagar impuestos PERO sin derecho a decidir porque... él y los suyos han decidido que como no somos "históricos" no podemos tener los mismos derechos que los otros.... Podemos, al menos hasta ahora, lo único que pretende es crear problemas donde no los hay.... Donde la constitución aprobada por todos y refrendada por el pueblo dice que somos UNA NACIÓN ellos dicen que hay varias y que derecho de autodeterminación.... Donde la constitución establece reglas para su modificación, en concreto el TITULO X, ellos hablan de "periodo constituyente" que solo se podría producir... si antes te cargas la constitución y el sistema democrático existente... En cuanto a las ideas para que España crezca por encima del 3% actual, cree más de los 400.000 empleos que se están creando cada año... pero de más calidad, para haya más empresas y emprendedores, más exportaciones.... las podemos esperar sentados porque todavía no las han empezado a "cocinar". Eso si, creo que un día de estos van a repetir charla con Piketty para "contrastar ideas"... En fin humo y demagogia barata.... lo propio de los populistas...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Alfar Alfar 31/12/15 13:29

        Ufff, demasiado largo el párrafo. Adolfo Suárez y Felipe González, al que yo voté todas las veces que se presentoó, hicieron lo que había que hacer, para que España, que ya estaba atrasada con respecto a casi todos los demás países de Europa, no siguiera estándolo. Pero después, tendrá que reconocer que Felipe, hizo cosas muy impropias de un hombre de altura de miras y con sentido de Estado, más bien permitió cosas que estaban a la altura de torturadores y ladrones, y no creo que tenga que enumerar nombres, ni siquiera los de los colegas suyos que entraron en la cárcel, y a los que despidió con un abrazo. El problema repito es que se han abuguesado y han olvidado los motivos por los que lucharon en aquellos históricos momentos. Y desde luego para mí, los méritos de entonces, que indudablemente los hubo, no justifican los errores de ahora, y de que hayan evolucionado en la dirección contraria.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • cepeda cepeda 31/12/15 14:28

          1.A toro pasado... toos toreamos bien... pero Felipe se tuvo que enfrentar al toro del terrorismo cuando Francia aun no había decidido luchar de frente contra ETA, como lo hizo después... 2.Lo de los fondos reservados fue un anticipo de la corrupción que empezaba a corroer a España. Eso si que fue responsabilidad suya. 3.Debería haberse ido y haber plantado al partido, "y al sindicato", después de la huelga general del 14-D. Hubiera sido mejor para él y para todos PERO estaban en marcha los JJOO, la Expo... y el poder "engancha". 4.Sigo diciendo que sin crecimiento económico, creación de empresas y empleo... no hay estado de bienestar... ni modelo social que se sostenga... y no veo a nadie planteando alternativas para crecer más y para crear más empleo que Rajoy.... y eso es lo que se tienen que hacer mirar los que quieren ocupar su lugar. No basta solo con destruir lo que hicieron los otros... además hay que construir y GARANTIZAR mejores resultados... y eso no se ve por ningún sitio.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Andrew Andrew 31/12/15 01:01

    Es evidente que la socialdemocracia hay que repensarla.  Es la tarea que le queda a los pensadores y a la juventud y  ello no cambia sin hacer nada o dejándolo estar porque les va bien a los que se han asentados. Los conservadores tiraran para que no cambie nada y los que se han asentado en lo que un día fue la socialdemocracia no se han dado cuenta que lo que ha vencido es el capitalismo en el cual se encuentran ya cómodo. Hoy estamos inmerso en la globalización lo que añade una nueva derivada. Una globalización diseñada por el capitalismo y que está tensando la sociedad.  Los conservadores y en ello incluyo a los que un día fueron socialdemócratas y que se han acomodado en el capìtalismo no podrán evitar una revolución de aquellos que el sistema no los incluye o se lo están poniendo peor;  porque así es el capitalismo "excluyente" aunque muchos lo adoren.  Y de nada valdrá poner vallas o hacer guetos. Bueno sería poner toda la inteligencia que nos quede en analizar la historia y repensar adecuadamente el encaje que deben tener las personas en la sociedad o de nuevo lanzar bombas atómicas solo que en esto ultimo tambien caeran los conservadores.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 30/12/15 23:29

    Sr. Valenzuela, siempre es un placer leer sus artículos de opinión. A medida que escucho las noticias, me voy dando cuenta de lo inteligentes que son los de Podemos, antes de las elecciones autonómicas y municipales les dieron pico y pala a IU para que enterrasen con dignidad los restos. Ahora tras las elecciones del 20D se la han pasado al PSOE, y mire usted la que se esta liando enseguida han salido los enterredores, poco a poco creó que España va a tener arreglo, no vote a Podemos vote a IU ahora me arrepiento, pero si hay nuevas elecciones enmendare el error. Un saludo y felicidades 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • VirginiaN VirginiaN 30/12/15 21:22

    Recomiendo volver a leer la estupenda novela (?) de George Orwell, "La Granja de los animales", publicado en 1945 pero--por desgracia--plenamente vigente en el siglo XXI. Sobre todo, las líneas finales, cuando los animales de la granja ya no podían distinguir los cerdos de los humanos. La primera vez que lo leí, pensé que de verdad estaba hablando de animales. ¡Qué ingenua!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.