x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El vídeo de la semana

Como siempre

Publicada el 09/01/2016 a las 06:00

Como siempre

Como siempre

Van a tener que acostumbrarse a hacer política. Y los demás, nosotros ciudadanos, testigos más o menos atentos, a descubrir hasta dónde son capaces de exhibir su indisimulada cojera profesional.

Porque, veamos, gestionar es decidir y decidir es renunciar. No hace falta tener éxito en la gestión, ni siquiera experiencia, para considerar esa afirmación como verdad irrefutable. Es de las pocas cosas en la vida que no admite contestación: para andar hay que dar pasos y siempre dejar algo atrás. Sí, es topicazo de libro de autoayuda, pero no por eso menos cierto. De hecho esa es la razón de que esté tan presente en la literatura de lo obvio.

La sensación de bloqueo institucional que hay en Cataluña y en el resto de la España postelectoral tiene mucho que ver con esta anemia política. Absolutamente nadie parece dispuesto a moverse de su sitio y al mismo tiempo se ponen ante el adversario “líneas rojas” que marcan territorios intocables. Líneas con nombre propio, como Artur Mas, o líneas de interés localizado como el referéndum –también catalán–, parecen erigirse en muros infranqueables a la hora de alcanzar acuerdos puntuales o de largo plazo.

La razón es esa falta de musculatura política, ese inexistente hábito de dialogar y renunciar en un país cuyo único periodo verdaderamente democrático ha transcurrido entre mayorías absolutas o minorías apoyadas por partidos nacionalistas de interés limitado a sus propias fronteras territoriales. Pero política de Estado, aquí, en rigor, no ha habido nunca o casi. Para eso había que trabajar e imaginar, y parece que debió agotarse toda esa energía en el diseño de la primera transición.

En España se habla alto y se desafía mucho. Somos más marrulleros que valientes y si hemos dirimido diferencias a porrazo o tiro limpio es porque estábamos convencidos de que al otro nos lo comíamos con patatas.

Hoy veo mucho de eso en casi todos los actores del drama de nuestra política. Hay mucha ínfula y poca crítica, mucho ruido y poca nuez, demasiada chulería y escasa humildad. Ningún sentido de la Historia o del Estado. Como siempre.

Parece como si se midiera con los instrumentos de la propia necesidad más que sobre los deseos de los votantes españoles o catalanes. Y no lo digo sólo por los “zombies” que encabezan todavía los dos grandes partidos, sino sobre todo por los otros, los que venían a cambiar las cosas. Ciudadanos, Podemos y demás “emergentes” necesitan también unas cuantas dosis de humildad. Sobre todo estos últimos –loable, por cierto, la autocrítica del partido de Rivera–. Humildad que suele ser muy útil para aspirar a esa otra virtud del realismo, tan escasa en política.

No puede ni debe haber líneas rojas para sentarse a hacer política que sea nueva, que se olvide de mayorías y apoyos parciales e interesados, que sea de verdad de Estado en presente y en futuro.

Primero, porque eso paraliza la acción decidida y valiente que necesita ahora este país. Pero también porque puede quemar a quienes las trazan. Un ejemplo: hay gente de Podemos que expresa ya en privado cierta preocupación por el empecinamiento de su dirección en el referéndum catalán. Una deuda muy rentable en Cataluña o el País Vasco, pero probablemente lastrante en el resto de España.

Es sólo un apunte. Y hasta –si me apuran– demasiado especulativo. Pero la realidad es que seguimos sin ver en escena una política de verdad. Quizá se esté haciendo en salones u hoteles donde se hable discretamente, pero no creo. Hablan y se mueven los actores en escena con una declamación y un gesto que no permiten hacerse ilusiones.

Los votantes hemos abierto una puerta a un tiempo político que pueda quizá apoyarse en el viejo hábito de la izquierda y la derecha, pero que introduce elementos nuevos para que las cosas empiecen a hacerse de otra manera. Ese es el mensaje de las urnas. Pero hasta ahora incluso los que se dicen abanderados del cambio siguen mostrando los mismos hábitos y los mismos tics que aquellos a los que se pretende sustituir.

Como siempre.
Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • TOTOFREDO TOTOFREDO 10/01/16 17:43

    Las "lineas rojas" son tan peligrosas como "el rodillo" de la mayoría absoluta. Lo que la ciudadanía demanda es "acuerdo con prioridades orientadas a la recuperación de lo  que hemos perdido en estos años", ni más ni menos.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • 359gcu 359gcu 09/01/16 19:44

    Lucas, usted se cabrea por que los politicos ponen lineas rojas, no le entiendo, por que a usted se leda muy bien cruzarlas. Su cabreo de hoy es visceral,  poco odjetibo y apresurado. A recientes articulos de opinion publicados recientemente por este medio me remito, y de los que e extraido una vision bastante clara, sincera y objetiva de la situacion pos 20, D. Otra cosa es lo que pueda pasar, pero por donde va el juego, vamos las lineas rojas no nos avisan del peligro, por que nos enpeñamos en destruirlas, cruzarlas guardando las precauciones necesarias, seria lo logico. Por cierto mañana 10/01/2016, se puede abrir un nuevo escenario. Ya veremos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bic Bic 09/01/16 18:45

    No les veo ninguna intención de hacer política. Es mas, no creo que sepan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • guepardo guepardo 09/01/16 18:11

    Vamos a ver Lucas si se entera. La negociación empieza por el que ha sacado mayoría, es decir el PP de Rajoy, una vez que termine con sus posiciones veremos que ofrece y si algún partido es concurrente con la oferta del PP, una vez consumida esa primera etapa y si no hay acuerdo es cuando toca al PSOE de Sánchez realizar la oferta socialista y ya veremos el resultado. Por lo tanto Lucas paciencia hasta que se cumplan los plazos y fíjese lo que acaba de ocurrir en Cataluña, Más ha dado un paso atrás lo mismo puede hacer Rajoy y por tanto las cosas en política pueden variar en cuestión de segundos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nicanor nicanor 09/01/16 17:55

    Totalmente de acuerdo, pero tengo serias dudas de que nuestros politicos esten a la altura. La esperanza es lo ùltimo que se pierde

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • para3 para3 09/01/16 12:54

    Se nota mucho que el Sr. Lucas es de los españoles a los que les gusta el cambio tranquilo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • mrosa mrosa 09/01/16 16:10

      No veo que se deduzca eso de este artículo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • RFJ RFJ 09/01/16 13:10

      El cambio tranquilo por el que suspira el naranjito Rivera y sus patrocinadores del IBEX35 es en realidad QUE NO CAMBIE NADA

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cepeda cepeda 09/01/16 12:04

    España tiene unos problemas reales y necesita hacer reformas para para dejar atrás la crisis y sus consecuencias. Además tiene a gente, que no tiene ni idea de como solucionar esos problemas reales, dispuesta a crear muchos más problemas allí donde no los había. Para colmo hemos vuelto al pasado... a las dos Españas... que ahora son tres (el más difícil todavía). De igual manera que los "liberales" (con lo ajeno) con la inestimable colaboración de los "progresistas" (con lo de los demás) pusieron las bases para que llegaran las burbujas, la corrupción y el nepotismo... los "populistas" es decir los curas del siglo XXI se empeñan en poner las bases para hacer saltar a nuestro país en pedazos, en volver a restaurar a los ciudadanos de primera y de segunda y en llevarnos por el camino de Grecia... y de Venezuela.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ijon Tychi Ijon Tychi 09/01/16 11:39

    Sr. Lucas, como casi siempre y en casi todo, estoy de acuerdo con usted. Al resto de comentaristas, lo que dice JR es que no se pueden poner condiciones innegociables antes de sentarse a la mesa. Y eso están haciendo tanto el PSOE como Podemos. La Sra Oltra, de Compromis, ya ha dicho que todo es negociable. Ése es el espíritu negociador. Y criticar lo que crees que Podemos hace mal no es querer hundir el partido. Se supone que Podemos es una plataforma de confluencia donde caben distintas opiniones. Esa manía que tenemos los españoles de o estás conmigo o contra mí, es lo que nos ha traído hasta aquí. Por favor, aceptemos las críticas, analicémoslas y, si no estamos de acuerdo, revatámoslas. Pero no empecemos, por sistema, a desacreditar al crítico solo porque no dice lo que nosotros queremos oír

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • RFJ RFJ 09/01/16 10:31

    Aquí lo que hay es bastante inmadurez e infantilismo por parte de la mayoría de periodistas y tertulianos varios. Parecen criaos pequeños impacientes por abrir el revalidó que los reyes les han dejado al pie del árbol de Navidad. Seamos serios. Las elecciones han sido ayer como quien dice. Llevamos años aborreciendo del rodillo bipartidista y ahora estos señores de la prensa entre otros colectivos interesados, se tiran de los pelos por llevar cuatro días en una situación de "incertidumbre". Hay mucho tiempo todavía por delante para negociar y sondear al contrario, más de dos meses todavía. No pretendamos un acuerdo en cuatro días con elementos tan poco de fiar como el PSOE. Podemos no se fía del PSOE y hace bien. El PSOE hace años que dejó de ser un partido de izquierda. Ahora son unos meros arribistas dispuestos a vender a su madre a cambio de chupar poder y poltrona. Se requiere tiempo para ver hasta qué punto los pocos de izquierda que aún quedan en el psoe tienen voz y pueden imponerse a las proclamas de Susana Diez y la vieja guardia del partido que a fuerza de aconchabares con el IBEX35 han propiciado la millonaria sangría de votos que ha arrastrado al partido a su patética situación actual. Podemos llegara a u pacto de gobierno con el PSOE si en algún momento a lo largo de los dos meses que quedan por delante ve que realmente el PSOE se muestra dispuesto a ser lo que se supone que debe ser, un partido de izquierdas que defiende a la clase obrera y trabajadora. Tan simple como eso. Así que menos impaciencia y nervios y relájese Sr Lucas. Todo llegara a su debido tiempo. Y mientras tanto disfrute del hecho de que en el momento actual, con un Partido Podrido QUE NO PUEDE LEGISLAR estamos INFINITAMENTE MEJOR estos días que lo que hemos estado a lo largo de esta criminal y dictatorial legislatura de cuatro interminables años ¿no cree usted?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • terrícola terrícola 09/01/16 11:20

      De acuerdo, nos hemos zafado del rodillo PPero, la asfixia ha terminado. No hay ningún drama nacional, si se escribe que lo hay, es por zafio y asqueroso interés. Ahora es el momento de comprobar, hasta dónde llega la clase política nacional. Y si no sirven los actuales polìticos, pues los cambiamos y santas pascuas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AMP AMP 09/01/16 10:21

    Juanra, ¿no te has enterado de que la mayoría abrumadora de cataluña quiere hablar, sean o no independentistas? Este "problema" y otros semejantes, que por otro lado estoy convencido que son artificiales, se hubiera terminado hace años sino fuera por la intransigencia absurda de los de "España se rompe" y es precisamente Podemos el único que ha puesto sobre la mesa la sensatez. Solo falta poner muy clarito lo que significaría la secesión y después dar la palabra a la gente. La democracia es eso: La gente, pero una vez bien instruida, no con añagazas como se lleva haciendo desde siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 09/01/16 19:18

      AMP: ¿Quién le ha contado a usted que la mayoría inmensa de los ciudadanos catalanes quiere un referéndum para la independencia SI o NO? ¿De donde ha sacado usted ese dato? No la ha sacado de ningún sitio, no existe. Lo único es que el dominio nacionalista catalán le ha comido el coco y le ha pervertido la inteligencia. Solo quiere un referéndum obligatorio en Catalunya para decidir Independencia Sí o NO los nacionalistas y secesionistas y sus .. tontos útiles. Los catalanes que no quieren la independencia, la mayoría, ¿Por qué iban a querer un referéndum obligado solo en Catalunya? ¿por qué no iban a querer un referéndum con todos sus conciudadanos españoles y no solo en Catalunya? ¿Es que usted piensa que los catalanes no nacionalistas son tontos o valen menos? ¿por que iban a querer en un referéndum que tienen mas posibilidades de perder que haciendo uno en todo España? Eso es una mentira nacionalista y de sus tontos útiles o tontos Colaus. Mire la única encuesta real que se ha hecho, el seudoreferendum nacionalista o chavista del 9N, con 15 días para votar sin ningún control democrático sobre la votación, votando los niños de 16 años, con los órganos nacionalistas de manipulación de masas como TV3 llamando a votar y votaron el 38% de los catalanes ¿Por qué presupone usted que el otro 62 quiere ser obligado a votar la Independencia Sí o NO? El derecho a decidir lo queremos todos pero la obligación nacionalista de que los catalanes voten en un referéndum de independencia no la quiere ni la mitad de los catalanes. Es una imposición de la dictadura nacionalista a la que debemos resistir, como a todas las imposiciones.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Inguru Inguru 10/01/16 12:24

        Antonio Basanta,no hay encuestas de la gente que quiere un referéndum en Cataluña sobre la Independencia, pero qué ha deducido de las generales,donde Podemos que llevaba esta opción ha ganado con mayoría? Claro que igual esos no cuentan, después de todo son " tontos útiles y tontos Colau"  Ofende con sus palabras que a la postre no son verdad.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • AMP AMP 10/01/16 10:45

        Usted interpreta mi comentario de una forma sesgada. Usted sabrá porqué. ¿Dónde digo yo que los catalanes quieren un referéndum? Digo que los catalanes quieren ser oídos. Eso lo refrenda las últimas elecciones autonómicas que fueron un plebiscito en toda regla, donde los catalanes votaron a partidos no independentistas, ganaron, no con demasiada holgura, por la intransigencia absurda de la derechona de este país que ha empujado a una buena parte de la sociedad catalana a votar a partidos independentistas solo por fastidiar a los intransigentes. Si se hubira hecho un referéndum como es debido en su momento, el independentismo hubiera quedado en un 40 % en el mejor de los casos. Incluso ahora, explicando a la sociedad, como digo en mi anterior comentario, ganarían los no independentistas. Todo esto sin llamar tontos útiles a nadie y menos aún tontos Colau, pues esa señora me parece de lo más honrado y válido que hay en el ámbito político.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0



Lo más...
 
Opinión