x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Sigue sin haber pan para tanto chorizo

Publicada el 13/01/2016 a las 06:00 Actualizada el 12/01/2016 a las 19:56
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La figura del político profesional –aquel o aquella que desde su juventud hasta su jubilación cobra del contribuyente en calidad de concejal, diputado, alcalde, consejero, ministro, presidente o cualquier otro cargo legislativo o ejecutivo– me resulta cada día más difícil de tragar. En una sociedad razonablemente democrática esos cargos deberían ser desempeñados por ciudadanos que dedican una parte de su vida a la política, pero que antes y después de ello se ganan el pan como lo hacemos la mayoría, trabajando como campesinos, obreros, profesores, médicos, administrativos, funcionarios, abogados, etcétera.

Es lo que hizo Gerardo Iglesias, el dirigente de Izquierda Unida que regresó a la mina tras su paso por la Carrera de San Jerónimo. Y así lo veían los padres fundadores de la república estadounidense, que, por eso y otras razones, deseaban limitar a dos los mandatos electivos. Washington, Jefferson y compañía solían citar el ejemplo del romano Cincinato, considerado por Catón el Viejo un arquetipo de frugalidad y honradez al servicio del interés público. Sí, ya sé que, también en esto, Estados Unidos se ha alejado de sus ideales fundacionales, ya sé que allí abundan los Frank Underwood (House of Cards), pero el hecho de que la gangrena prospere no significa que sea deseable.

Comienza una nueva legislatura en España y sería bueno que su duración –corta, mediana o larga– sirviera para introducir en la agenda oficial ese elemento de sentido común expresado por el 15-M con la fórmula No hay pan para tanto chorizo. La crisis económica y los escándalos de corrupción han llevado a millones de españoles al convencimiento de que tenemos excesivos cargos políticos retribuidos y de que estos disfrutan de sueldos y, sobre todo, de privilegios difícilmente justificables.

Respecto a lo primero, ¿es verdaderamente necesario que existan las diputaciones provinciales y el Senado? Ya sé cuál es la posible utilidad de las primeras para los pequeños municipios, y también conozco cuál sería el papel de una Cámara Alta en un auténtico sistema federal, pero, insisto, tal y como funcionan esos organismos en la España de 2016, ¿es sensato que haya cientos de políticos que cobren por pertenecer a ellos? Es ésta una duda razonable, pienso, como lo es la relativa a que, en la cúpula de nuestro poder judicial, tengamos un Tribunal Supremo, un Tribunal Constitucional y un Consejo General. Me niego a creer que sea imposible simplificar y abaratar nuestra tela de araña institucional.

En cuanto a los sueldos y cargos, pueden ustedes llamarme demagogo, pero no acabo de entender por qué el Pleno del Congreso no tiene sólo un mes de vacaciones anuales. Ni por qué los diputados consiguen una pensión de jubilación máxima con apenas unos cuantos años en el escaño cuando a los demás se nos exigen más de siete lustros de laboriosa cotización. Ni por qué les tengo que pagar un iPhone y un iPad de la última generación. Ni por qué tienen que recibir una ayuda a la vivienda los que ya tienen piso en Madrid. Ni por qué la gratuidad de sus viajes no se limita a aquellos que hagan entre su circunscripción y la capital (si Monago quiere ir a ver a su novia en Canarias, que se lo pague de su bolsillo). Y, por supuesto, no comprendo por qué no se les limita sus mandatos –ocho o doce años a lo largo de toda su vida– para impedir que conviertan la política en un ganapán.

Que se les pague un sueldo digno a los que desempeñan puestos legislativos o ejecutivos, pero que no sean compatibles con pluses, otros cargos públicos o actividades lucrativas privadas. Que disfruten de excedencia obligatoria en sus trabajos habituales para que puedan regresar a ellos al terminar su servicio público. Que coticen al Régimen General de la Seguridad Social a efectos de asistencia sanitaria, seguro de desempleo y pensión de jubilación, sin que tengamos por qué pagarles seguros médicos o planes de pensiones privados. Que reciban una indemnización y cobren el desempleo si, por tales o cuales razones, no son readmitidos en sus trabajos habituales. Que se les facilite un teléfono inteligente, de fabricación española de preferencia, para el ejercicio de su función. Todo esto es justo y necesario, pero no lo es, por ejemplo, que tantos concejales, alcaldes y diputados regionales o nacionales tengan coches oficiales. No veo demasiado problema en que fueran a sus despachos en bicicleta, vehículo privado o transporte público, como hacemos los demás, y en que usaran coches de incidencias durante su trabajo. Los cientos de vehículos y conductores así liberados podrían dedicarse a otras tareas de mayor provecho para la ciudadanía (asistencia social, ambulancias, policía, correo, ayuda a los dependientes…).

¿Saben lo que es demagogia? Decir que los ahorros que los contribuyentes haríamos de esta guisa son el chocolate del loro. Y es demagogia por tres razones. La primera, porque cualquier ahorro puede permitir socorrer a compatriotas en apuros, y ahora hay muchísimos en esta situación. La segunda, porque los padres fundadores de Estados Unidos tenían razón: no hay verdadera democracia sin ejemplaridad de los políticos en el ejercicio de los valores de la sobriedad y la honestidad. Y la tercera, porque la democracia, que es un ideal hacia el que caminar, nunca se alcanzará con profesionales del coche oficial.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

37 Comentarios
  • Mástolerancia Mástolerancia 18/01/16 09:31

    Sr. Valenzuela, no es usted solo el que piensa como refleja en su artículo.  El que suscribe lo aplaude y lamenta que haya tantos compatriotas que todavía no lo vean. Veremos si insistiendo en ello se van abriendo cada vez más ojos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • EAJ49radio EAJ49radio 15/01/16 23:02

    No puedo estar MÁS de acuerdo con Ud. Sr. Valenzuela

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 14/01/16 13:49

    Creo que el socialismo democrático que pretendió ejercer Salvador Allende en Chile, tuvo con respecto al capitalismo de EEUU de los años setenta los mismos problemas que podría tener ahora aquí cualquier intento en tal sentido respecto de los "países del Norte de Europa", y hasta de China, llegado el caso. Por eso ya se encargó Kissinger de dejar las cosas en su sitio, vía Pinochet. Ahora tal vez no haría falta el concurso de un generalote dictatorzuelo, pero existen sin duda otros medios para hacerlo. Por eso, y siguiendo la teoría de los "liberales" del momento no nos queda más remedio que conformarnos con esa estabilidad que nos proporcionará un Gobierno sumiso ante "los mercados". Aunque las reformas estructurales para que estos últimos estén contentos, consistan especialmente en ir suprimiendo paulatinamente los derechos sociales y laborales tan duramente conseguidos tras la II Guerra Mundial en Europa (obtenidos sin necesidad de que existiera ese club financiero denominado Unión Europea, que ahora tiende a eliminarlos)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Realmadre Realmadre 13/01/16 23:48

    Después de leer un artículo muy acertado y bien planteado, que pereza da leer el "antídoto " d Cepeda, que, sin argumentos, plantea la continuidad de la "mamandurria, con la que debe tener mucha sintonia.  Uhhh, que viene el lobo! Será Mariano Cepeda, o Cepeda Marhuenda...? Estos  Sí que dan miedo!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • RFJ RFJ 14/01/16 23:21

      Cepeda es uno de esos miles de  peperos que ante el interminable caudal de mierda que desborda a la mafia a la que votaba antaño ahora es votante de los naranjitos del IBEX35. A pesar de ello no puede evitar el pontificar aquí sus paridas de derechista lameculos de la Merkel como si estuviera en el chat de 13tv o Intereconomia. Más perdido que un pulpo en un garaje... Y Que sepas que todo el dinero del que hablas se obtiene haciendo que paguen los impuestos que tienen que pagar todos aquellos que no lo hacen como ricos, evasores fiscales, dirigentes del PP, bancos y demás mafia financiera y emprendedores varios. Te das cuen? En España hay miles de millones de euros que no el Partido Podrido ni el PSOE han querido JAMÁS recaudar. Por eso dicen que no hay dinero pa na.....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • cepeda cepeda 14/01/16 09:32

      Los problemas REALES de España a los que me refiero... Mayor paro (junto a Grecia), mayor consumo de drogas, mayor fracaso escolar, país al borde del rescate hace 3 años, déficit importante después de 6 años de recortes, una recuperación económica con alfileres... y a merced de cualquier pequeño contratiempo... van mucho más allá de Rajoy o de sus periodistas de cámara. Lo que asombra es que vosotros no lo veáis porque nos afecta a todos. España es muy poco dentro de la UE y nada dentro de la globalización... Aquí todos os miráis el ombligo sin querer ver la realidad... Todo lo que se está prometiendo es HUMO... porque no tenemos dinero para financiarlo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • cepeda cepeda 14/01/16 09:27

      Si no aporto nada por qué respondes?.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • CAMELOSE CAMELOSE 13/01/16 22:23

    Un mensaje  Cepeda...Parece que opinas y entras a todo.....no se si tienes algún problema ..ya que esas reflexiones ..indican..algo que no te hace nada bien..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 14/01/16 09:27

      Solo entro a los temas que me interesan y en los que tengo algo que aportar.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cepeda cepeda 13/01/16 20:49

    Eso si, antes de empezar a prometer que se van a dar derechos y todas esas bacaladas que venden unos y otros... especialmente Podemos... hay que hacer las cuentas antes y tener muy en cuenta la situación real de España...  Las facturas hay que pagarlas y.... no tenemos la máquina de imprimir euros así que... o bien los populistas nos dicen de donde sacarán los euros necesarios para financiar el déficit para pagar los intereses de la deuda y devolver el principal... y cumplir con las reglas del Club (la UE). Si el "plan" es que España salga de la UE (o que la acaben expulsando) entonces si que determinados planteamientos tienen lógica. Ahora bien, no pueden hablar de SOLIDARIDAD Y DE PROGRESISMO los que apoyan la autodeterminación de las regiones españolas.... O solidaridad o autodeterminación pero sorber y tragar al mismo tiempo... como que no. Tampoco pueden hablar ni presumir de que vienen a "ampliar derechos" aquellos que para empezar nos quieren convertir en ciudadanos de segunda... sin derecho a decidir... 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 14/01/16 09:05

      Cepeda, vale de poner adjetivos despreciativos (las bacaladas!!) a una formación política respetable,  que representa a millones de ciudadanos y que nunca ha robado ni ha cometido los  delitos repugnantes del bipartito, crímenes de Estado y guerras ilegales entre ellos. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • cepeda cepeda 14/01/16 09:45

        Yo no he acusado a Podemos de robar.... aunque algunos que todavía no han llegado al poder... ya tienen ciertos problemas... Lo que me preocupa de Podemos es que vende humo, es populismo en estado puro... algo que yo ya he visto en hispanoamérica antes... y que ya se como acaba y por qué. Si uno analiza el "espectáculo" de ayer en el congreso y en el senado... necesariamente debería llegar a la conclusión de que no hay problemas serios en España... porque no se vio más que "numeritos". Pero si uno analiza que una gran inversión que se iba a hacer en Madrid ha sido cancelada y que los inversores están dispuestos a vender con pérdidas y están despidiendo a gente.... eso si que no es un numerito... porque eso tiene consecuencias reales... Si resulta que el ayuntamiento tiene una alternativa mejor... si resulta que va a haber otra inversión similar pero en condiciones más ventajosas para la gente.... ESTUPENDO... pero si resulta que no hay plan B (cosa que me temo) y simplemente no se puede compensar esa no entrada de inversión.... entonces la cosa cambia... porque hasta donde yo se, la gente trabaja en empresas, y si no se crean empresas, y para eso se necesita inversión.... dónde va a trabajar la gente, cómo se va a ganar la vida?. Me diréis que existen los planes JEFES y JEFAS y esas cosas pero... eso no es digno de un país como España... eso es clientelismo tercermundista. En fin, que yo pretendo hablar de cosas serias que afectan al presente Y AL FUTURO de la gente... no de "chorradicas".

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Panchito M Laborde Panchito M Laborde 13/01/16 19:18

    Creo que queda claro el concepto de casta cuando se habla de este tipo de cosas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 13/01/16 18:53

    1.Estoy de acuerdo con lo que dices de las vacaciones anuales de un mes, con lo de la jubilación máxima... y creo que hay que replantearse lo de las diputaciones... y bastantes cosas en relación con unas CCAA convertidas en taifas... PERO como eso afecta a las reglas de juego.... hay que pactarlo entre una amplia mayoría... nadie puede, afortunadamente, imponer su voluntad... 2.Yo siempre estaré de acuerdo con la revolución francesa... y la revolución americana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • holgui14 holgui14 13/01/16 17:50

    Escribo desde el sofá, estoy indignado y calentito. Desde aquí es fácil protestar o indignarse.  Mientras esta manifestación de protesta quede en el ámbito virtual y no se materialice en protesta física colectiva, todo lo que diga o en este caso escriba, tiene el valor de la literatura en política: irrelevante. No sería así, en el caso supongamos, de que los que estamos opinando sobre el artículo de J. Valenzuela, los 11 anteriores con los mismos argumentos nos plantaramos en las puertas del Congreso o ayuntamientos varios, manifestando nuestra indignación, la repercusión sería otra por pocos que fuésemos. Dicho esto, diré que el artículo me ha gustado y responde al sentir quieto de muchos ciudadanos que no tienen esas facilidades en sus respectivos  trabajos ¿Para cuando será esa cita?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rocave rocave 13/01/16 17:43

    Tiene usted toda la razón: Hoy se ha demostrado claramente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.