X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Las putas y los ingleses

Publicada 21/02/2016 a las 06:00 Actualizada 20/02/2016 a las 17:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 43

Hay versos que acompañan a lo largo de la vida. Uno los recuerda, los dice, los habita. A veces no se trata de una cuestión de calidad. El poeta César Vallejo es autor de versos definitivos, humanos, llenos de cálices y heraldos. El lenguaje se somete a la poesía verdadera a través de la sintaxis y de los adverbios. Y, sin embargo, las palabras suyas que regresan a mis labios con más empeño tienen mucho de ocurrencia ocasional. Así acaba el poema “Gleba”: “y, en fin, suelen decirse: allá, las putas, Luis Taboada, los ingleses; allá ellos, allá ellos, allá ellos!”.

Los labriegos, los hombres a golpes, los que crecen en los peligros, los que sostienen el peso de las herramientas, los que tienen que respirar en secreto, acaban confirmando en un momento de su vida que son iguales las putas y los ingleses. Pero mete por medio a Luis Taboada, un crítico literario peruano de madre inglesa. Así que en el fondo del poema late la ocurrente necesidad de llamarle hijo de puta a un crítico literario hostil. Claro que, de forma inevitable, y con perdón de las putas, el protagonismo de esta declaración se lo acabaron llevando los ingleses.

La verdad es que en Inglaterra maduró el pensamiento democrático moderno. Y digo pensamiento, porque no sólo entraban en juego formalidades jurídicas a la hora de definir el contrato social, el parlamento y el derecho al voto. Había también que embellecer las pasiones medievales, los pecados, transformando sus egoísmos turbios en el concepto más digno de interés. Las razones de Estado vinieron a sustituir las razones de Establo, y los intereses privados modelaron de manera filosófica los instintos del lobo para definir en armonía un espacio público.

La cultura democrática debe mucho a los ingleses. También el Romanticismo, esa crisis cultural de la Ilustración que vino a intuir el fracaso del contrato social y la mentira de la felicidad pública. Como denunció nuestro Mariano José de Larra, las razones de Estado y los intereses no eran más que el nuevo disfraz del egoísmo, la avaricia y la barbarie. Si los ingleses representan para bien la experiencia democrática, desde luego representan al mismo tiempo y como nadie sus mentiras, sus mezquindades en grado alto de canallería con corbata.

Lo sabía César Vallejo y lo supieron los republicanos españoles. Fueron los ingleses quienes elaboraron la política que vendió la República Española a Franco, Hitler y Mussolini. Sus estrategias internacionales de no intervención, facilitaron las trampas encubiertas de los totalitarismos y la imposibilidad de una defensa legítima de la democracia contra los golpistas. Y su inmediata utilización del Régimen victorioso, condenó a nuestro país a 40 años de dictadura. La Razón de Estado no significó para los políticos de su Majestad una defensa del derecho, la democracia y la dignidad humana. Se dedicaron a jugar con el instinto cruel y traidor de Franco en beneficio propio. El poema de los ingleses dice ande yo caliente y allá ellos, siempre a nuestro favor, los asesinos y sus víctimas. No le faltaba razón a César Vallejo a la hora de acordarse de la madre de Luis Taboada.

Grecia es un país maltratado por la crisis, la especulación de los grandes bancos europeos y de la industria armamentista. Bajo una situación grave, está condenada a recibir miles de refugiados que acuden a Europa para huir de una guerra feroz y una diplomacia impúdica. Pero las costuras de Europa como proyecto de igualdad democrática y unidad política no saltan por culpa de la pobreza griega, sino por la miserable riqueza de los ingleses. Las concesiones a Cameron de los mandatarios europeos suponen la confirmación de que Europa no es una voluntad cívica y democrática, sino un burdel en manos de una economía deshumanizada y pornográfica.

El modo de recibir a los extranjeros es la mejor escenificación de los códigos que una sociedad tiene para tratar a su propia ciudadanía. La crueldad con el refugiado es inseparable de la crueldad doméstica. Esto es lo que acaba de esgrimir la miserable sinceridad de los ingleses para concedernos el favor de seguir perteneciendo a la Unión. Y los mandatarios lo han aceptado porque participan de la misma lógica de la desigualdad. Señor Cameron, tiene usted permiso para desamparar a los españoles y portugueses en Inglaterra, porque nosotros queremos hacer los mismo con los rumanos y con los griegos. Al final dejaremos las etiquetas nacionales y acabaremos hablando de lo que importa: los pobres. La democracia y el Estado del bienestar se quitan su disfraz de cordero para enseñar los colmillos.

Hay cosas que se acaban y dejan una cicatriz. Hay golpes en la vida tan fuertes, yo no sé… Casi siempre tiene razón César Vallejo. Pero lo más triste de esta quebradura de Europa es que, después de lo visto, ya ni siquiera va a suponer una herida. Ahora más que un sueño, se hunde la realidad de esa Europa de los mercaderes que denunció Espronceda. Uno empieza murmurando: allá ellos, las putas, Luis Taboada y los ingleses. Y acaba sintiendo: allá ellos, Europa, las putas y los ingleses. Con perdón de las putas.
EL AUTOR
Relacionados


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • magarblas magarblas 23/02/16 10:21

    No se puede escribir mejor ni decir tanta verdad al mismo tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 23/02/16 10:00

    Y ahora, mi opinión. Cada minuto que sigamos en esa Unión(?) de oligarcas es un minuto perdido. Me gustaría saber el presupuesto de ese dinosaurio insaciable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 23/02/16 09:57

    Increíble cómo se puede vestir de belleza la denuncia social. Admirable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • harticodetoo harticodetoo 22/02/16 23:01

    Que se queden con su isla y su imperio, pero que devuelvan Gibraltar a los monos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 21/02/16 21:01

    1.Es posible que en el referendum ganen los que quieren salirse de Europa. Ese es su derecho. 2.Tendrán que explicarle a los británicos que es lo que viene después... de que salgan de Europa.... y de momento no dicen ni palabra.... por algo será. 3.Exactamente igual que ha pasado con el auge del nazional separatismo en nuestro país todo viene de que ha sido muy fácil, hasta ahora, culpar de todos los males a la UE.... a veces con razón, y muchas veces sin ninguna razón.... pero de forma gratuita. 4.Si Gran Bretaña se va.... será un golpe muy duro para la UE... que a su vez tendrá que buscar alternativas... entre aquellos países que quieren MÁS EUROPA y que estén dispuestos a llegar y a cumplir acuerdos para crear un SUPER ESTADO EUROPEO no esta cosa indigerible que han creado los burócratas y los lobbies. 5.Un problema mucho más grave es si la salida de Gran Bretaña coincide con gobiernos social populistas en los PIGS... cosa más que probable. En ese caso.... temo mucho el camino que puedan tomar los alemanes y muchos de sus amigos centroeuropeos.... y cual pueda ser el futuro de Europa... y de España en la próxima década. Está pasando... y lo vamos a sentir. El cerrar los ojos y la irresponsabilidad... no suelen solucionar los problemas reales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • John P John P 21/02/16 20:49

    que mi comentario no se entienda como 'anti británico', por cosas de la vida tengo pasaporte británico, y, como Luis, aprecio la aportación británica a la democracia. Y aun mas, al Estado del Bienestar. Pero aparentemente, todo se jodio con la maldita triada, Reagan, Thatcher, Wojtyla. Mi posición es que se vayan, es su derecho, pero que se vayan con todas, y se lleven a Fleet Street con ellos. No vale nos vamos para seguir enredando en contra de las políticas sociales, pero que nuestros bancos sigan enredando en Europa. La crisis económica actual tiene mucho que ver con las políticas de los bancos americanos y la mala copia de los europeos, pero si alguien fue la ´bruja mala´´ en Europa, fue Fleet Street. Alucino de que nadie les diga, si, os vais, pero llevaros a vuestros bancos y sus malignas practicas. Claro que viendo la del deustche bank....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Demetrio Vert Demetrio Vert 21/02/16 20:18

    Uno de los grandes errores de muchos reputados europeistas es el querer un matrimonio a toda costa. "Dos no se casan si uno no quiere", dice el refrán. Desde su ingreso, Gran Bretaña ha sido un lastre para la Europa soñada por muchos. Hoy, el asunto, ya no es ni siquiera cuanto se ha cedido, y por lo tanto desvirtuado Europa, para que Gran Bretaña siga en el club (con sus privilegios, por supuesto); si no, si ese galanteo insistente y perdurable de los líderes europeos con los británicos no supone una pesada rémora para un proyecto social europeo. Hoy mismo, en el País, el señor Timothy Garton, insigne profesor británico europeista, canta las inumerables ventajas que tiene Gran Bretaña en su situación actual en Europa, y que se pueden resumir en esta frase que él mismo dice: "Tenemos lo mejor de los dos mundos", o sea, "estar fuera de Schengen y de la mal diseñada eurozona, pero dentro de lo que nos interesa", explica. Por supuesto lo que les interesa es el mecado único de 500 millones de europeos (sin contar Gran Bretaña, más de 400), y los tratados comerciales con terceros paises que hacen tan atractivo este mercado, explica en su artículo. "Fuera de la UE hace frío", insiste. Mucho frío, añado yo. Pero yo vuelvo a la pregunta del inicio. Yo le preguntaría a Gran Bretaña, o al señor Graton, "oiga, ¿quiere usted casarse conmigo? Si es así, las ventajas y desventajes del matrimonio ¿serán parejas?" Porque aunque el matrimonio no sea por amor y sea de conveniencia, que de todo hay en la vida del señor, no vaya usted después a darme por el saco. En fin, siempre habrá masocas, y parece que la UE se siente así cuando se relaciona con Gran Bretaña. Ventajas de presumir de porte aristocrático, supongo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Carlos Martin M Carlos Martin M 22/02/16 00:23

      De lastre nada, los ingleses se irán y seguirán sien lo q,ue han sido siempre: ellos, luego ellos y ellos y serán tratados con cariño y con todo el mimo que se da a un hijo cuando se marcha a descubrir  mundo.  A mí personalmente me gustaba la Europa en la que entro España, la que acto seguido se amplió fue un disparate.  La E. U. se va a ir al carajo, demos tiempo al tiempo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Dudu Dudu 21/02/16 19:19

    Estoy de acuerdo con el autor, pero creo que unos mercaderes como ellos no van a renunciar a un mercado de 500 millones de clientes,además,Escocia se separaría si triunfa el Brexit,y a los europeos les queda el Consejo de Europa y el Tribunal supremo europeo.No todo es lo que han dicho los 28 impresentables que se han bajado los pantalones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 21/02/16 19:18

    Comparto plenamente el análisis de tu artículo. !Qué decepción de Europa en la que en algún momento creí capaz de insuflar algo nuevo para la ciudadanía!. Me avergüenza la resolución adoptada para la gran Inglaterra que tanta injusticia traerá para los trabajadores. El dinero y los privilegios son los valores de esta Europa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Caecilium Caecilium 21/02/16 18:04

    Mucha anglofobia se respira aún en este país. Parece que siguen pesando mucho las calabazas de Isabel I a Felipe II, el plantón al Vaticano, las humillaciones navales... Aunque al imaginario colectivo lo que más debe disgustar es el asunto de Gibraltar, esa ínfima colonia a la que actitudes políticas y diplomáticas del mismo orden que las que actualmente aún se tercian se encargaron de situar en una órbita anormalmente lejana. De todos modos, compartiendo las críticas a las pretensiones británicas, confío en que su pueblo, más que bárbaros complejos, vote a favor de su salida de la UE. Creo que supondría un punto de inflexión muy interesante, al menos para quienes no dispongamos de muchos activos dispersos por los opacos vericuetos de la City.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre