X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Y sin embargo se mueve

Las malditas ondas electromagnéticas


Publicada 25/02/2016 a las 06:00 Actualizada 25/02/2016 a las 10:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 18

Marine Richard, una poeta francesa, puso los focos sobre un mal de nuestro tiempo el verano pasado. Un tribunal sentenció concederle una pensión de 800 euros al mes para que pueda vivir en las montañas pirenaicas, alejada de cualquier aparato electrónico. Ante un teléfono, una conexión wifi o la presencia de una antena la artista se desmorona. Le asalta el dolor de cabeza, sus articulaciones se resienten, el insomnio desvela sus noches, se le olvidan las cosas y sufre angustia. Su discapacidad es del 85% según acepta el tribunal. Padece un trastorno de hipersensibilidad electromagnética.

Esta enfermedad existe. Pero no está provocada por un efecto directo de las ondas sobre el organismo de las personas. Es una enfermedad mental, un trastorno psicosomático. Las personas que lo sufren se obsesionan y culpan de todos sus males a la wifi, los ordenadores o los teléfonos móviles. Sufren un efecto nocebo. Los pacientes están convencidos de que estas ondas les están afectando y destruyendo por dentro, no pueden soportarlo y enferman, de la propia ansiedad. La enfermedad está en su mente.

Hay desalmados que aprovechan el miedo para sacar dinero y fomentar la histeria antiondas. Cobran cientos de euros para medir las ondas de las viviendas, venden blindajes, como lonas, cortinas, capas y cascos protectores. Nada de eso está probado que funcione y en el caso de que lo hicieran esquivarían algo que no causa daño.

Las ondas electromagnéticas están clasificadas en función de su energía. Cuanta más energía más dañinas para un organismo vivo. Los rayos gamma, los rayos X, los UV son altamente energéticos y alteran estructuras vivas. Las ondas que demonizan estas personas están en el rango de las radiofrecuencias. Son las microondas, las ondas de radio, las de la tele, la wifi o las líneas eléctricas. Tienen menos energía que la luz visible, que también es una onda electromagnética; cada color tiene una energía. Sin embargo, las bombillas o el arco iris no parecen afectar a estas personas.

Para entender por qué un microondas asa un pollo y un teléfono móvil no, hay que tener en cuenta la intensidad con que se irradia el alimento. Aunque las ondas que usan estos aparatos son de energías parecidas, la potencia de un microondas es 5000 veces mayor que la de un móvil. Si se sustituye el generador de microondas del horno por el que hay en un teléfono móvil y se pusiera a trabajar ininterrumpidamente a la máxima potencia tardaría más de diez días en hervir un simple vaso de agua.

Sobre las temidas antenas repetidoras, por tener una antena repetidora en la azotea uno no está expuesto a más radiofrecuencias. Al contrario, porque estas antenas emiten de manera horizontal con una leve inclinación hacia el suelo. Además, cuanto más lejos estemos de la antena más potencia ha de usar el teléfono móvil para establecer comunicación y por lo tanto ondas más intensas alcanzarán a nuestro organismo.

Es cierto que nunca antes habíamos estado expuestos a tantas ondas electromagnéticas del rango de las radiofrecuencias. Hay unos 7000 millones de contratos de telefonía móvil. En 1993 había solo 90 millones. Las conexiones wifi también se han multiplicado y nuestro entorno está cada vez más tecnificado. Sin embargo, no hay nada que indique que las radiofrecuencias sean dañinas para la salud. El comité de expertos de la Comisión Europea, el comité del Ministerio de Sanidad español y la Organización Mundial de la Salud entre otros, han llegado a esta conclusión. Este año la OMS tiene previsto publicar un nuevo informe basándose en los datos de los estudios hasta la actualidad de los efectos de las radiofrecuencias sobre la salud.

A pesar de no haberse encontrado evidencias, la OMS ha clasificado los campos electromagnéticos de radiofrecuencia en el polémico grupo 2B, donde también se incluye el café y la carne procesada.

Ante la duda, y mientras se sigue investigando, se clasifican en ese grupo. Por el momento, nada, absolutamente nada, muestra que la wifi, la radio o la tele produzcan los síntomas de Marine. Ni los de ella, ni los de todos aquellos que achacan a las ondas sus dolencias. Estas personas deberían consultar a un especialista en trastornos psicosomáticos e intentar averiguar, para curarse, por qué su mente les está jugando esta mala pasada.

LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • Pedro ballesteros Pedro ballesteros 29/02/16 19:01

    Asumo que este articulo no es pagado por nadie más que InfoLibre. Lamento la falta de seriedad y el descrédito que se quiere echar sobre los que se inquietan ante las ondas 'desalmados, histeria antiondas'. Me asombra el error de decir que las ondas se clasifican 'en función de su energía' , lo que no tiene sentido. Para el que lee, las ondas se clasifican por su longitud o frecuencia, y se pueden emitir a diversos niveles de energía. La autora demuestra su confusión de conceptos con la lindeza "se pusiera a trabajar ininterrumpidamente (un generador de móvil) a la máxima potencia tardaría más de diez días en hervir un simple vaso de agua." Otra lindeza "por tener una antena repetidora en la azotea uno no está expuesto a más radiofrecuencias. Al contrario, porque estas antenas emiten de manera horizontal con una leve inclinación hacia el suelo." ...donde está el individuo que vive debajo de la antena... Y el problema de la antena es que emite siempre, mientras que el teléfono emite cuando lo encendemos... Es una falsedad decir que las insttituciones (dos de ellas nombradas de un modo fabulosamente incorrecto) concluyen que nada indica que las ondas sean malas para la salud. Lea por favor la literatura al respecto. De hecho, en todos los países desarrollados hay normas sobre potencias y distancias de antenas, así como sobre los campos electromagnéticos de los aparatos eléctricos, basadas sobre riesgos para la salud También hay recomendaciones sobre tiempos y modos de uso del móvil. El artículo llega a su culmen con la frivolidad por parte de la autora (con qué cualificación científica?) de descalificar la clasificación de las ondas como factor de riesgo por la Organización Mundial de la Salud!! Y la conclusión final, de poner la culpa del posible efecto de las ondas en trastornos psicosomáticos de los afectados, adquiere tonos de la histeria de la que ella acusa a los que demandan prudencia con los campos electromagnéticos. Lamento mucho este artículo, no por opiniones sino por falta a la verdad, por intenciones y por ignorancia, ante algo que inquieta a tantas personas y merece un tratamiento ecúanime.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Serveto Serveto 27/02/16 23:40

    Posiblemente la electrosensibilidad es un cuadro mucho más frecuente de lo que se pueda pensar. Sus síntomas son inespecíficos, variables de una persona a otra por lo que es difícil organizarlos de forma sindrómica, la intensidad de la respuesta a la misma exposición es muy distinta, tanto en intensidad como duración, no presenta alteraciones biológicas específicas, y quien tiene estos síntomas rara vez los asocia con una exposición a campos electromagnéticos. Los profesionales apenas conocemos esta posibilidad y ante un paciente con estos síntomas casi ninguno se plantea el origen comentado. Pero cuando sí lo tienes en cuenta observan que muchas personas pueden tener en menor o mayor intensidad este problema. La racionalidad nos debería llevar al principio de precaución,  pero eso es una batalla perdida. Cuando se pone en un lado de la balanza la salud de los ciudadanos y en la otra el progreso tecnológico y el beneficio económico, ya se sabe hacia donde se va a inclinar. Por otra parte, es un tema que se investiga poco (no es rentable esta vía de investigación) y demostrar una relación causa y efecto de un modo prospectivo requeriría mucho tiempo (por ejemplo, con el cáncer). Mi recomendación sería el uso del libre albedrío de cada uno para sin renunciar a los avances tecnológicos, utilizar el principio de precaución siempre que sea posible. Quizás, cuando tengamos evidencia científica sea demasiado tarde para algunas o muchas personas. Ya nos pasó con la moda de la terapia hormonal sustitutiva y el cáncer de mama.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Caecilium Caecilium 28/02/16 11:20

      Excelente comentario. Comparto sus apreciaciones. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Serveto Serveto 27/02/16 23:15

    Mi mujer es electrosensible. Si vamos a visitar amigos o familiares y empieza a sentir mareo, dolor de cabeza, cansancio y le cuesta pensar y recordar, su pregunta es: ¿tenéis funcionando el wifi? Casi siempre es así, y tras desconectarlo le mejoran los síntomas en unos minutos. Además, tiene la cabeza muy bien puesta. Plantear la hipótesis de que se trata de un problema psicosomático es una frivolidad.  Afirmar que lo es...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ragnar Ragnar 26/02/16 16:47

    La autora cita al comité de expertos de la Comisión Europea. Pero realmente es el "Comité científico independiente de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados" (SCENIHR en sus siglas en inglés). Se evitaría muchas suspicacias. Creo que poca gente sabe la labor que hacen esos comités en la UE. Su trabajo siempre es independiente y se realiza a petición de los miembros de la UE (países) casi siempre por presión de su opinión pública (Francia promovió por ejemplo el estudio e informe sobre los bisfenoles). Para quien le interese el informe sobre los riesgos para la salud de la exposición a las radiaciones electromagnéticas esta en este enlace en el apartado de riesgos físicos: http://ec.europa.eu/health/scientific_ committees/emerging/opinions/ index_en.htm

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 25/02/16 22:25

    Me crie con Sagan y Asimov y te considero una digna discípula. Enhorabuena. Sigue así.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maroto maroto 25/02/16 21:38

    El problema es que todo esto demuestra el verdadero fin de este medio de comunicación. Que triste !!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cheflo cheflo 25/02/16 21:22

    La Ciencia, por delante, en eso estoy con América, hay que destapar las magufadas de todo pelaje que se llevan al huerto a millones de personas que, por la razón que sea, no distinguen entre la lógica del procedimiento científico y el resto, o simplemente no les importa . El problema surge cuando los Lobbies y ciertos Poderes Económicos financian investigaciones "científicas" desde una perspectiva estrecha y orientadas a obtener unos resultados determinados, correspondientes con sus intereses.....a estos también hay que destaparlos, y la única via, de nuevo, es utilizar la ciencia "seria" para desactivar a la manipulada . En el tema de las ondas estas, pues si el estudio científico lo financia un Lobbie de las telecomunicaciones, en principio desconfiaré, y si lo hace una Asociacón de Enemigos de las Radiaciones, pues lo mismo. Lo primero Objetividad e Independiencia. De todas formas, leer o escuchar una buena magufada de vez en cuando, lo mismo que visitar la web de alguna secta exótica, es un entretenimiento que me parece divertidísimo, por lo que lo practico de vez en cuando....eso sí, cuidando de no ponerse uno en plan profundo, porque entonces se te cae el alma a los pies.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jose Jose 25/02/16 19:34

    A América se la podría calificar de fundamentalista de la ciencia, como otros lo son de la religión. El problema es que la religión es una cuestión de fe mientras que la ciencia está viva y es cambiante. De cualquier hipótesis hoy puede no haber evidencias y mañana sí. Por eso son buenas para un científico la prudencia y la humildad. La señora Valenzuela está muy preparada pero es muy joven y esto último tiene cura.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Caminante Caminante 25/02/16 20:37

      De acuerdo totalmente tanto en el fondo como en la forma de su comentario. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • laguncar laguncar 25/02/16 19:15

    Mira América: me gusta la gente rompedora; la gente que no tiene miedo ni reparos a ser "políticamente incorrecta"; la gente que va contracorriente pero a favor de sus criterios bien pensados y medidos; la gente que no se deja arrastrar por aquellos que les cuentan lo que quieren oir. Pero esa gente me gusta, esté o no esté de acuerdo con ella, cuando demuestra su honestidad intelectual, por lo menos, que de la personal en su conjunto sólo podría hablar si la conozco. Y mira por dónde, no es tu caso, América. Te montas unos artículos muy consciente de que crean polémica o por lo menos con temas polémicos en sí mismos, porque tus escritos en sí, a ver si te enteras, no crean polémica sino tristeza por su poca entidad, valor y profesionalidad. Yo en tu lugar me lo haría mirar, que aún estás a tiempo de rectificar y aprender a ser una buena profesional, si es que ese es tu interés o lo ha sido alguna vez. Desde luego, en mi humilde opinión, ahora no lo estás demostrando. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • xes xes 25/02/16 19:11

    Gracias por el artículo. Hay que desenmascarar a tanto timador que se aprovecha de los males de incautos y enfermos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Qué tienen en común el PP, Ciudadanos y la CUP?

    Esta campaña tiene exceso de relato y déficit de concreciones sobre cómo salir de esta, por lo que no queda más remedio que acudir a los programas electorales y ver qué propone cada candidatura para gestionar la siguiente fase.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Explico algunas cosas

    Como no soy creyente ni me afectan las ideas religiosas, he encontrado en la poesía mi lugar de lo sagrado, el lugar en el que no puedo mentirme, un espacio de la verdad, del respeto a uno mismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Hay una carta para ti del cardenal Cañizares

    Con motivo del aniversario de la Carta Magna, Antonio, el cardenal más dicharachero de la Conferencia episcopal, ha escrito unas líneas sobre "la dignidad inviolable de todo ser humano" que no tienen desperdicio. ¡Que corra el orujo!
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre