x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

La identidad nacional


Publicada el 13/03/2016 a las 06:00
Los valores de la razón, por justos y abstractos que sean, necesitan un tejido sentimental para existir. Yo escribo libertad, igualdad, fraternidad, justicia social, derechos humanos… y asumo un convencimiento abstracto que necesita poner los pies en la tierra, es decir, en la memoria, o en la memoria convertida en una tierra.

Afirmo con decisión que no soy nacionalista, pero cuando me miro al espejo, cuando reconozco que hay canciones y recuerdos que me emocionan, que me acercan a mí mismo, debo admitir que soy un republicano español, y un heredero de los luchadores clandestinos contra el franquismo, un rojo español. Para qué me voy a engañar: las hermosas ideas de libertad, igualdad, fraternidad, justicia social y derechos humanos se me quedan en el vacío, dejan de ser sentimientos íntimos, si las separo de la historia de España.

Hasta los escritores menos nacionalistas tienen momentos de sinceridad y orgullo en la identidad nacional. Max Aub fue un narrador judío de origen alemán nacido en Francia, educado en España y condenado por la guerra civil a un largo exilio en México. Eligió una identidad, la de republicano español, y juntó los valores abstractos republicanos a la historia concreta de un país. En mis clases de la literatura del siglo XX, suelo leer unos párrafos de su novela Campo de los almendros (1968). Un padre habla con su hijo, acaban de perder una guerra, están en un campo de concentración en el que se acumulan hombres sucios, hambrientos, derrotados, miserables. Pero el niño debe mirarlos bien porque son los seres más dignos de la historia de Europa, los que han encontrado fuerzas en su soledad para luchar durante tres años contra el fascismo, defendiendo la libertad de su país. Yo, que no soy nada nacionalista, siento cómo se me hace un nudo en la garganta cada vez que leo esta página de Max Aub.

Francisco Ayala, contrario al sentimiento nacionalista desde que sufrió en Alemania las manipulaciones intelectuales del nazismo, no pudo reprimir un sentimiento de orgullo humano (y español) al ver a los viejos soldados de su República participando en la liberación de París. Escribió un artículo titulado Los guerrilleros (1944). Los españoles habían sufrido el abandono de las democracias europeas en manos del fascismo, habían sido amontonados en campos de concentración en el sur de Francia al perder su tierra, pero protagonizaban el hecho heroico de liberar a sus propios verdugos.

Vuelvo a estos recuerdos literarios porque me extraña la simpleza y facilidad con la que se separan los derechos abstractos y los sentimientos nacionales en los debates políticos que hoy nos afectan. Va a ser muy difícil construir una Europa justa, sin que las fronteras se llenen de alambradas y los negocios de nuevos colonialismos camuflados, si no construimos una identidad sentimental o nacional europea. Y va a ser imposible buscar soluciones racionales para la democracia española si no aceptamos la legitimidad de los sentimientos nacionalistas.

La caída del deseo independentista en el País Vasco es una de las pocas noticias alegres que he leído en la última semana. Hablo por mí, feliz para mí, desde luego. El diálogo democrático es un ámbito que permite el entendimiento y suaviza los conflictos. En un ensayo reciente, La desfachatez intelectual (2016), Ignacio Sánchez-Cuenca ha estudiado la sinrazón de algunos escritores que se pusieron al servicio del Partido Popular y de UPyD en la manipulación política del terrorismo de ETA. Porque una cosa es rechazar de forma tajante la violencia y otra muy distinta negarle la legitimidad política e intelectual al nacionalismo o al independentismo.

La política manipuladora del Partido Popular llegó a acusar a los socialistas Jesús Egiguren y José Luis Rodríguez Zapatero de hacerse cómplices de los terroristas de ETA. Todavía hoy asistimos a la manipulación zafia del dolor provocado por el terrorismo. Y, sin embargo, estoy convencido de que el diálogo abierto para poner fin a ETA y la experiencia democrática posterior no sólo han permitido la desaparición de la violencia, sino también esta caída notable de los sentimientos independentistas en el País Vasco. Egiguren y Zapatero lograron mucho más que las proclamas patrióticas y la suspensión autoritaria de los derechos democráticos.

Deberían tenerlo en cuenta todos los que se niegan a hablar con los nacionalistas catalanes, todos los que convierten el sentimiento independentista en un crimen. El derecho a decidir es el modo democrático de articular valores abstractos y sentimientos nacionales o personales. Estoy convencido de que sólo el respeto democrático puede crear un nuevo horizonte en la inercia sentimental que empuja a Cataluña hacia la independencia. Hablar para entenderse, para gobernar, para conocer al otro, para rozarse, para solidarizarse, para sentimentalizarse, para que los llamados derechos históricos no se confundan con los privilegios económicos… Es mi idea, claro, la idea de un rojo español que no quiere la independencia ni la desigualdad, pero que defiende y respeta la voluntad de las urnas.

Las urnas se inventaron para desdramatizar los conflictos y dramatizar la representación. Los únicos peligros verdadero de las urnas están en la violencia y las amenazas bélicas. ¿Por qué no hablar? Los españoles podemos sentirnos orgullosos de haber acabado democráticamente con la violencia de ETA y de vivir hoy una historia muy alejada del peligro de las guerras civiles. ¿Por qué no hablar?

Más contenidos sobre este tema




103 Comentarios
  • Carmen47 Carmen47 23/03/16 21:53

    Mil gracias, García Montero. De nuevo leo un magnífico artículo tuyo. Tan certero y tan bello al mismo tiempo. Sigue escribiendo en Infolibre, por favor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Demetrio Vert Demetrio Vert 23/03/16 14:41

    Siempre leo con interés sus artículos. Por su educación, por la carencia de animadversión hacia el contrario, y por tantas cosas más. También porque se define como rojo. Yo también me defino así, y tampoco me voy comiendo niños. Dicho esto, perdibo en este artículo algo de confusión. Se mezclan sentimientos con derechos. Yo creo en el internacionalismo de izquierdas y estoy seguro que coincidiría con las acciones políticas de un extranjero no conocido, y por lo tanto sentimentalmente lejano, que a lo mejor con un vecino con el cual empatizo, o con un familiar al que quiero. Quiero decir, que todos somos de un lugar, y ese lugar lo llevamos en el corazón, por sus gentes , por sus montañas, por su mar, por su sol. Ta lo dijo Juan Marsé cuando le preguntaron si era nacionalista. "Yo soy lugareño", respondió. Es más, esta cercanía es relativa. Si uno emigra a Australia, añora Europa. Si uno emigra a Inglaterra, añora España. Si un gallego emigra a Andalucía emigra su tierra. A lo que íbamos. Hasta ahora no he oido un solo argumento racional a ningún separatista del porqué de la opción independista. Solo repiten lo que usted mmanifiesta: "Porque quiero, porque soy diferente". Y ahí está la cuestión. Es un sentimiento, y contra eso poco se puede hacer. Dos no se juntan si uno no quiere, dice el refrán. Por lo tanto, no voy a ser yo quién obligue a nadie a compartir sentimientos conmigo, pero no entiendo porqué no me quieren. Y eso me pone triste. Por otro lado, en mi opinión, todos los nacionalismo políticos (incluido el español) son facismo puro con el que el capital ha sabido jugar muy bien para su interés, aunque ahora a veces se le haya escapado de las manos. ¿No tenemos ahora un montón de paises que en aras de su supuesta soberanía legislan diferente para beneficio y disfrute del capital? ¿Nos suenan los paraisos fiscales? El sentirse paisano de algún sitio no debería ser sinónimo de privilegios sociales. Utilizar los sentimientos para dividirse me parece una barbaridad. pero si así lo quieren, que así se haga. La tristeza me invadirá cuando me digan que no soy su igual, cuando rechacen mi solidaridad y mi colaboración, y cuando me nieguen la suya.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gorkinha gorkinha 20/03/16 05:05

    Llevo 12 años en Barcelona viviendo y es muy facil ver la evolución del independentismo (que no nacionalismo) en esta región. Independentismo que no comparto pero que entiendo perfectamente. De los catalanes se han dicho mil barbaridades a lo largo y ancho de España; infinitamente mas de las que se han dicho de los españoles en Catalunya. Yo, si fuese catalánn a dia de hoy seria independentista seguro. Y lo seria por el mero hecho de llevar la contraria. De hacer valer mis opiniones. La gente, aquí, solo ha pedido votar, nada mas. Votar no significa hacerse independiente. Y que ha conseguido? Nada, ni que le escuchen ni que le hagan caso ni nada de nada. En Madrid les han dicho "no se vota por mis cojones" y aquí les han contestado "pues nos vamos por los nuestros"; normal. De verdad que no hubiese sido mas facil decir..."la constitucion no nos deja hacer un referendum vinculante regional pero no dice nada de uno no vinculante, con todas las de la ley y así, los catalanes decís que es lo que quereis y yo, presidente de TODOS los españoles, incluso los que no quieren quedarse en España, tomare nota de lo que me digais y a ver que se puede hacer para que os querais quedar". Pero no, la politica que se ha seguido es: "esa gente quiere irse, vamos a insultarlos porque no entendemos que quieran irse" y claro, asi es muy dificil querer quedarse. No hay ninguna oferta para que se queden, son todo amenazas para que no se vayan. Y así con todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ontzacoca ontzacoca 17/03/16 12:19

    ............O por el contrario opina Vd. que " Mientras estén en su casa, bajo su responsabilidad " será Vd. el que decida como se deben de hacer las cosas y hasta donde se permitirán las particularidades. Porque de ser así, le aseguro coflictos permanentes incluso dolorosos y hasta dramáticos o también problemas derivados de la dependencia patológica ( Ya sabe "papá estado lo solucionará" )  irresponsable. Y ya no le digo si ( en el caso de poseer una viviendo enorme ) alguno o peor varios de sus hijos deciden, con su aquiescencia por supuesto, establecerse con vd.  No le parecería absurdo cuestionar su independencia aunque se reconozca una indiscutible interdependencia ?  ¿ No le parece Lógico y conveniente para la buena marcha de las relaciones, reconocer,  respetar, el derecho de sus hijos a ser y decidir de forma autónoma sus proyectos y su futuro ?  Aunque le pese España es un estado plurinacional, con distintas sociedades culturales que reclaman ser reconocidas sus diferencias y que algunas amenazan con irse por no ser reconocidos y aceptados como son e impidiéndoseles actuar dentro de la unión de acuerdo con sus diferencias. Y en este ámbito, pretendo equiparar comportamientos y reacciones humanas objeto de este debate

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 17/03/16 10:31

    Y después nos suelta otra ocurrencia que está dentro del manual del españolismo durante los últimos treinta años. “Los de la Moraleja tienen el mismo derecho a separarse de Madrid que los catalanes de España”. O sea, usted niega que Catalunya sea una nación o una comunidad diferenciada del resto, o cree que la diferenciación cultural obvia del pueblo catalán es exactamente comparable a la diferenciación que marca el poseer dinero. Por favor, quiérase un poquito más a si mismo. Sin pretenderlo, quizás ha dado con una de las claves del porqué el españolismo niega la existencia del derecho de la nación catalana, o la vasca, a decidir su futuro. Porque, precisamente. no reconocen la existencia de la nación cultural catalana, o la vasca, y en consecuencia no están dispuestos a que esas naciones culturales lleguen a constituirse en nación política. Porque según la ideología franquista heredada, solamente existe una nación que es la española. Como se niega la existencia de la nación catalana, se le niega el derecho a consulta, porque si se admite el derecho de consulta hay que admitir la existencia de la nación, y si se admite esa nación hay que admitir todos los derechos que las naciones tienen como tales. Incluido el derecho de secesión. Resumiendo : Miedo tremendo a admitir la realidad, miedo tremendo a la democracia, miedo tremendo a que la ciudadanía se exprese. O sea : totalitarismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 17/03/16 10:30

    Con todos los respetos del mundo, como le decía ayer, a usted le faltan grandes dosis de rigor intelectual y democrático. Le encanta decir medias verdades para concluir con afirmaciones absolutas que resultan, en consecuencia, falsas. Afirmar que en España se cumplen las leyes democráticas mas exquisitas suena de verdad a cachondeo. Si fuera así, ¿cómo es que el voto de un español de zona rural puede valer el doble o triple que el de una gran ciudad?, pues evidentemente porque la constitución del 78 se hizo para primar el voto conservador. ¿Cómo es posible que IU con un millón de votos tenga dos diputados?. ¿Dónde está la igualdad ante la ley?. Si fuera así, ¿cómo es posible que año tras año la ONU y AI vengan denunciando la tortura en España?. ¿O que ley democrática exquisita admite el uso de cuchillas en las fronteras para impedir el paso de seres humanos?. ¿O qué ley democrática exquisita cambia la constitución para primar la deuda de los ricos sobre las mayorías?. ¿Qué me dice de la amnistía al fraude de los más ricos incluida la familia Botín?. ¿A usted le suenan los gal? Etc. etc. Usted tiene una idea muy pobre de la democracia, porque “argumentar” que los catalanes han venido votando durante años y que por lo tanto ya les basta, para concluir que es suficiente para definir a esto como “exquisito” es que es de vergüenza ajena. No sabe por dónde salir con la demanda de democracia y nos aporta argumentos que se caen por si solos. “Que voten lo que se les deja pero que no voten otra cosa”. Democracia exquisita.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ontzacoca ontzacoca 16/03/16 20:14

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 16/03/16 15:43

    Le ruego que tenga usted un poco de rigor intelectual. Una consulta no crea división, si la división existe en una sociedad será previa a la consulta y la consulta solamente sirve para certificarla. Esa argumentación de la división también es muy vieja en el pp y afines. ¿Cuándo he dicho yo que quiera enfrentamiento y guerra?. Digo exactamente lo contrario si se sabe leer. El inmovilismo es el que crea enfrentamiento y guerra. La práctica democrática sirve para todo lo contrario, por lo menos para sus creyentes. La razón suprema para que dos se separen, personas o territorios, es la imposibilidad de la convivencia. Los “argumentos” de siglos de unión y tsunami de destrucción (sic) no deberían tener ninguna validez cuando se discute el sentimiento de los contemporáneos y no el sentimiento de los ancestros, y hablar de destrucción aplicando las reglas democráticas asusta que se diga en este siglo. Recordarle, porque parece que usted los desprecia, que los sentimientos son de los factores mas importantes en el hacer humano. Y recordarle que insultos de infantilismo o populismo infantil solamente califican al que los dice dirigidos a todo un pueblo que de forma madura y totalmente democrática expone sus demandas. Debería avergonzarle. Pero en definitiva, además de retórica nacionalista y además del garrote, ¿Qué propone usted como solución del gravísimo conflicto político?. Porque o leo mal o no le he leído ninguna solución que no sea el garrote, tan español.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 16/03/16 20:27

      Cuando habla de reglas democráticas tendrá que estar de acuerdo en que en España se cumplen las leyes democráticas mas exquisitas: Treinta y tantas veces han votado los catalanes en democracia, mas que ningún territorio europeo. porque le recuerdo que las mas estrictas reglas democráticas consisten en cada español, un voto, españoles iguales en derecho y libertades. Lo que usted propone es romper las reglas democráticas para que los secesionistas se hagan unas reglas a su conveniencia. El mismo argumento tenían los habitantes de la Moraleja de Madrid (La zona mas rica) para separarse de Alcobendas es que no podían mantener la convivencia. Los Riquitos de la Moraleja querían separarse igual que una región rica ( o mejor dicho sus separatistas insolidarios) de otras regiones mas pobres. Insolidaridad disfrazada. Por eso la legislación democrática española no permite la separación de la Moraleja, ni la separación de Cataluña ni la separación de Hospitalet si se quisiera ir de Cataluña.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • bidebi bidebi 16/03/16 15:42

    Sigo pensando que tiene usted un embrollo en la cabeza sobre ciudadanos, territorios, naciones y pueblos. Un embrollo producto del dogma de España como unión metafísica. Y no sale de ahí porque es su dogma, el de usted y el de muchos españoles por desgracia, educados en la idea del destino en lo universal. Informarle, porque parece que lo desconoce, que SU constitución producto del miedo, está basada, en una parte, en los derechos históricos de territorios como la CAV y Navarra, a los que no se aplica el derecho ciudadano universal si no el derecho territorial. Por lo tanto, SU constitución consagra el derecho territorial. Por lo tanto, usted está desorientado. Los vascos tenemos derechos que los murcianos no tienen y lo dice SU constitución. Y si quiere acudir a la ONU que proclama los derechos individuales, decirle dos cosas. La Declaración de derechos humanos no la hizo ninguna divinidad, si no que tiene su tiempo y tiene su ideología. ¿Hace referencia a la explotación laboral como derecho para conseguir un salario?. Y la segunda cosa a decirle es que lo que repite de forma constante como defensa de los estados establecidos es que no podía ser de otra forma ya que sus autores eran representantes de esos estados. Pero se “olvida”, claro, de la declaración de derechos de los pueblos de la misma ONU. Sigue erre que erre metiendo miedo con lo de la independencia, para intentar justificar su prohibición de la consulta democrática, cuando lo que estamos diciendo es que se debe consultar al pueblo para después negociar. Lo que ocurre es que sin consulta ni negociación solamente queda la independencia. En realidad usted está promoviendo la independencia no dejando que la democracia funcione. Se empeñará todo lo que quiera en sus dogmas, pero la realidad es tozuda. Si no se toman medidas civilizadas y democráticas con respecto a la nación catalana, el problema se seguirá agravando hasta el enfrentamiento que algunos no deseamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • gorkinha gorkinha 20/03/16 05:10

      BRA VO!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Birth 1 Birth 1 16/03/16 13:26

    Qué generoso es sr. Antonio Basanta en su "Sepa usted" y dando ejemplos que me confirman en mi texto (65) por el que se dio por aludido. No me sorprende su opinión del referendum como una tecnica antidemocrátiga que obliga a votar ni que ponga en cuestión el funcionamiento en RU como (no digo perfecto porque todo es mejorable) de un sistema democrático. Si va de amistades le diré que las tengo en Cataluña, conservadores, que lo que desean es un referendum. Estoy a favor del debate aunque no haya similares niveles. Esto le beneficia porque sus versiones históricas son algo rocosas e imprecisas. Al menos en las que desplaya. Se que es mas cómodo sentarse en lo conocido. Pero muy aburrido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión