x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Cervantes, en funciones


José Juan Díaz Trillo
Publicada el 18/03/2016 a las 06:00
Hemos alcanzado los Idus de marzo y los españoles seguimos esperando ese “gesto trascendente” por parte del Gobierno, aunque sea en funciones, que hace unas semanas reclamaba el director de la Real Academia, Darío Villanueva, para conmemorar el IV Centenario de la muerte de nuestro mayor escritor.

Si ya a muchos nos había sonrojado el pasado 5 de enero el primer ministro británico, David Cameron, con un artículo sobre el mismo Centenario de Shakespeare en el que hablaba de un programa mundial de actividades, en estos tres meses hemos tenido que soportar, y compartir, el lamento de una larga nómina de escritores y académicos que reclamaban al Gobierno una acción decidida en torno al autor y nuestra lengua. Hablada por 500 millones de personas, la segunda como vehículo de cultura y responsable, directa e indirectamente del 10% de nuestro PIB. Lo que no es poca cosa para un Ministerio de Hacienda (el del Cultura hace cuatro años que desapareció), que no ha consignado partida especial para la conmemoración, limitada al apoyo de más de un centenar de proyectos de tan diversa índole como la de sus esforzados promotores. Al parecer del Secretario de Estado de Cultura se quería dar al acontecimiento un carácter “transversal, abierto, participativo y democrático”. Sin menospreciar la mejor intención asamblearia del responsable (sin apenas un euro, ni siquiera del suculento IVA cultural), el programa del gobierno adolece de un cierto “vampirismo institucional”. No sé si porque está ahora en funciones o porque lo estuvo siempre en materia literaria y cervantina.

Por fortuna Cervantes se vende, se lee y se conmemora solo. Particularmente, su Quijote hace siglos que circula por el mundo y son millones sus lectores en las principales lenguas del planeta. Pocas obras –la de Shakespeare otra de ellas- tienen la capacidad de adaptarse a las exigencias y gustos de cada momento, haciendo de sus personajes y tramas un paradigma imperecedero de la condición humana. De ahí que vuelvan a hacerle la mejor justicia a su memoria la reedición de sus obras y la publicación de ensayos o biografías, como la muy reciente del profesor Jordi Gracia. Tengo la impresión de que, como en tantas otras facetas de la cultura –sin duda nuestra mejor marca– , a este gobierno en funciones se le escapará la oportunidad del Centenario para ocupar nuestro mejor lugar en el mundo: el de nuestra lengua.

Y lo peor de todo sigue siendo el desprecio, cuando no la afrenta, ante quienes reivindican o exigen lo que, sin duda, nos reportaría un extraordinario beneficio común. Aún mayor si el sentido más profundo de la conmemoración, el más perdurable, se dirigiera al fomento entre los más jóvenes de la lectura de Cervantes. Y de Blas de Otero, Buero Vallejo o Camilo José Cela, que también cumplen centenario en 2016. Todavía recordamos el desdén con que el presidente entonces, José María Aznar, trató en su primer debate del estado de la nación, en junio de 2001, a José Luis Rodríguez Zapatero cuando destacó la importancia de preparar el centenario de la primera edición del Quijote. Quería el futuro presidente que aquel intento de los autores del 98 de reivindicar la excelencia universal de nuestro escritor fuera por fin una realidad en la España del nuevo siglo. Y lo conseguiría. Porque los españoles se despidieron de gobierno tan insensible en 2004, justo a tiempo de conmemorar la que para muchos es no sólo la primera, sino la mejor novela de todos los tiempos.

En nuestro caso, y a tenor del programa de actos ya presentado, me temo que éste del Centenario será un Cervantes en funciones, como el gobierno. Y es hasta posible que el maestro de la ironía narrativa, como ya hiciera otrora ante el túmulo de Felipe II pero al contrario, baje del cielo espantado por tanta pequeñez y dedique el mismo estrambote del célebre soneto a nuestro sin par presidente, creo que desde hace ya mucho en funciones. Y encontinente/caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese, y no hubo nada. Pues eso.

___________
José Juan Díaz Trillo es diputado del PSOE por Huelva y poeta.

Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • Pamplinash Pamplinash 21/03/16 20:21

    Cuando la derecha gobierna en este país, siempre sale perdiendo la cultura. No falla. Menos cuando la Ministra Espe lo era de Educación (¡y Ciencia, ojo!), claro. Esa etapa fue el germen del estiércol de Madrid y ahora vemos que muy productivo. Mi comentario no quiere decir que otros sean ni mejores, ni peores. Para no aplicar la implicación contraria. Cuando llegue el momento, esta basura de gobierno hará las cosas mal, en desorden y con publicidad en la televisión pública: y entonces hablarán de Cervantes noche y día, en vez haberlo hecho a lo largo del año con imaginación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Merm Merm 20/03/16 13:48

    Yo no tengo palabras para describir el horror y la repugnancia que tengo por un gobierno que no es capaz de organizar algo decente para celebrar que hemos tenido la suerte de que Cervantes fuera español y escribiera el Quijote. Desde luego no nos lo merecemos. Estaría mucho mejor siendo inglés, seguro que se está pensando en cambiar de nacionalidad, aunque tampoco lo necesita, porque las tiene todas, en muchísimos países celebran a Cervantes como en España no se hace.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfar Alfar 20/03/16 08:22

    Los señores políticos, sálvese quien pueda, no esta nada interesados en la cultura. Posiblemente porque piensan que no reporta beneficios económicos. Lo que si los reporta son los pelotazos urbanísticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión