X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

Una espiral de violencia

Publicada 05/04/2016 a las 06:00 Actualizada 05/04/2016 a las 11:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 57


 “Quien pinta una diana abre camino al que hace el disparo”.


Mirar y ver son cosas opuestas, la primera solo necesita los ojos y en la segunda interviene también el resto de la persona: su ideología, su moral, sus intereses... Ése es el motivo de que, por desgracia, casi siempre resulte más fácil vencer que convencer. Así que a la hora de intentar llevarse el gato al agua, cada cual justifica a los suyos y echa por tierra a los demás, lleva a los de su cuerda a hombros y pone al resto a los pies de los caballos. Quizá ahí esté el origen de muchos de los problemas que atraviesan este mundo de parte a parte lo mismo que la espada de un mago, con la diferencia de que aquí no hay truco ni doble fondo, las armas no son de plástico y se pliegan al contacto con la piel, sino que matan de verdad a los que están dentro del cajón. Y parte del público aplaude al terminar el número.

En España, seguramente como en todas partes, tenemos la oportunidad de contemplar a menudo cómo muchas personas, y entre ellas una gran mayoría de nuestros políticos, utilizan los palos de las banderas como mangos de escoba con los que barrer para casa, y si para lograrlo deben recurrir a argumentos contradictorios, ni les tiembla el pulso ni los detienen la conciencia y la razón. Algunos llevan cuarenta años negándose a condenar el golpe de Estado que dio lugar a la guerra civil y a una dictadura sanguinaria, a la vez que se ponen a sí mismos de ejemplo de lo que fue el espíritu de la santa transición, y por tener, hemos tenido hasta un ministro del Interior que alardea de ir a meditar al Valle de los Caídos, ante la tumba de un criminal. Otros se lamentan de los males del bipartidismo y a continuación hacen todo lo posible y lo imposible porque siga habiendo sólo una derecha y una izquierda, y si para eso hay que inventarse encuestas, decir Diego donde se dijo digo, amenazar con una catástrofe a quienes se atrevan a no votar lo que les mandan, cambiar de equipo a mitad de la carrera o mentir hasta donde haga falta, se hace y punto.

A la hora de conseguir doblegar a los adversarios, parece que cualquier golpe bajo es aceptable, algo que tiene poco que ver con esa defensa de la tolerancia que suelen pedir muchos que luego no la practican. Hay gente como el escritor y académico Félix de Azúa que no sólo le falta al respeto de forma soez, machista y clasista a la alcaldesa de Barcelona, sino que cuando todos esos adjetivos le caen encima incluso desde el partido que él ayudó a fundar, Ciudadanos –Inés Arrimadas dice que “no se pueden tolerar esas descalificaciones”, Begoña Villacís las considera “inaceptables” y Albert Rivera calla, no sea que al hablar tuviese que decir algo y se pille los dedos– él se reafirma en el error, quién sabe si aún pensará que “muchos vasos de agua no hacen olas”, como dice un verso de su libro Lengua de cal, y después de sostener que Ada Colau debería “estar sirviendo pescado”, continúa silbando “la música robada al hueso”, por seguir usando sus poemas, en esta ocasión tomado de la obra Edgar en Stéphane, y se pregunta “qué entenderá por misoginia una mujer que casi no tiene estudios”. Para responderle, ella ha hecho públicas sus notas de estudiante de Filosofía en la Universidad de Barcelona, casi todas ellas sobresalientes y notables, y ha explicado que no terminó la carrera porque “en casa no había dinero y pronto tuve que buscarme la vida”. En cualquier caso, lo que más importa de cualquier persona, no es qué estudie, sino para qué le sirva. Bin Laden era ingeniero civil y pasó por Oxford; el tesorero Luis Bárcenas es licenciado en Ciencias Empresariales y Rafael Alberti no tenía el bachillerato pero escribió Sobre los ángeles y otros libros decisivos de la historia de nuestra literatura. ¿Habrá pensado el autor de Historia de un idiota contada por él mismo que sus declaraciones le ponen al nivel del concejal del PP de Palafolls que consideraba que si este fuera un país serio Colau estaría “fregando suelos” o al del periodista que la llamó en una tertulia de La Sexta “gorda” y fue expulsado del plató por el director del programa? Puede que no haya caído en eso o que no lo haya oído porque sólo escuche sus argumentos. “El estruendo de un yo / no ensordece más que a su poseedor”, sostenía en los años setenta. Puede que ya no lo recordase.

Y en el bando contrario hay, por ejemplo, una editorial que saca a la calle un tomo titulado Perles catalanes, que es una denuncia de lo que sus promotores consideran la vergüenza de su comunidad, gente a la que se llama colaboracionista o genocida, entre otras cosas, a la que se culpa de no querer la independencia o de no ser demócrata, y que va del general Prim a Cambó, pasando por el novelista Josep Pla y el filósofo Eugeni d'Ors. Félix de Azúa está entre ellos. La pregunta es si este tipo de actitudes, tanto la del autor de Diario de un hombre humillado como la del sello Viena Edicions no conducen justo al otro lado de lo que se supone que defienden: a la intolerancia, al sectarismo, al desprecio por el otro. Son cosas que no tendrían que aceptársele a nadie y que ninguna mujer y hombre en su sano juicio deberían aplaudir, porque esas espadas dejan heridas que luego tardan en cicatrizar. Y aquí ya sabemos muy bien a qué conduce señalar a otros, colgarles letreros del cuello, coserles brazaletes en la ropa o marcar con una cruz sus puertas. Rectificar no te convierte en sabio, pero no hacerlo te convierte en un fanático. Las escaladas verbales construyen abismos. A ver si al final alguien se va a caer. Hay quien combate "a las botas con las botas" y hay escopetas que "quieren ser disparadas / sin pensárselo más", como dice en otro de sus libros Félix de Azúa.
EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



21 Comentarios
  • CAMELOSE CAMELOSE 07/04/16 15:40

    Me gusta el comentario, pero esos políticos de que hablamos , han sido votados por mucha gente, eso nos lleva a pensar que hay una mayoría de personas que haría  o le gustaría hacer lo mismo, ya dependería del valor.No hace falta irse a los que nos gobiernan, para ver la realidad de lo que quieren cada persona para su bienestar y para los demás.....pues es muy variado pero una inmensa mayoria   caería en lo mismo que estos políticos de los que hablamosLos que escribimos aquí no somos             santos , habría que pensar  porque votamos a unos y no a otros..y sabríamos en parte de que vamos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ontzacoca ontzacoca 07/04/16 01:50

    ¿Pero es que no lo entendéis ?  Para los que creen ser " los elegidos por decisión divina"por lo tanto incuestionable, el sistema democrático aunque lo sea solo de manera formal,  los margina de la cosa pública  de forma "contra natura" y para ellos es una injusticia asistir a la ocupación de las que deben de ser sus funciones, por unos advenedizos sin pedigrí, por lo tanto merecedores de todo tipo de marginaciones de las personas biennacidas como ellos.  Los elegidos por la plebe siempre serán unos indeseables así como los electores responsables de semejante afrenta contra el orden natural de las cosas ¡ Por favor !  ¡ Es que no se debería de consentir!       Añoran la división de la sociedad en clases bien diferenciadas desde el nacimiento. Recuerdo muy bien que cuando yo era un niño, existían leyes no escritas que teníamos que conocer y que la gente humilde no debería de ni siquiera planteárselas tan estúpidas como la de no poder vestir DE BLANCO ( exceptuando las primeras comuniones ) pues era una atribución de los elegidos susodichos, Son el " viejo régimen" pre republicano  que quiere retomar el poder a escala global 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vel vel 06/04/16 20:27

    La vida es la mejor escuela, aunque Azúa necesitará unas cuantas para alcanzar la sabiduría de Ada

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • arrossinat arrossinat 06/04/16 12:48

    Solo felicitarte, Benjamín, por este excelente artículo, tan rotundo como cuidado y exquisito. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • marasme marasme 06/04/16 11:06

    Qué placer leerle Benjamín, y qué placer leer los comentarios de la gente que le lee.  Yo, como otros de los comentaristas me apeno porque hayan dado relevancia al expediente académico de Ada Colau, ¿qué importa cuál sea?, y si, como bien recuerda su artículo, como Alberti, ¿no hubiera acabado el bachillerato? ¿Hubiera sido acaso menos válida si, efectivamente, sus estudios fueran la pescadería? No es un desprecio a los intelectuales, es un aprecio de aquellos que han aprendido a pensar, a pedir consejo a quienes saben y discernir entre los que saben y los eruditos idiotas e interesados, aprecio por los que buscan el bien común, detectan y denuncian la codicia, a los que han aprendido a comportarse como seres dignos y respetar a los seres humanos sin pedir el pasaporte. No hay título acreditativo para eso. Quien actúa con honestidad y dice la verdad es atacado sistemáticamente por quienes tienen miedo de perder loas, poder y privilegios. El sistema, clasista, necesita bandos y enemigos y utiliza todos los medios a su alcance para que todo siga en “su sitio”. Utiliza el miedo y la mentira. Tras revelar los tejemanejes de gobiernos, señalar a corruptos, exponer las vergonzosas conversaciones de empresarios y políticos, ¿Quiénes están en la cárcel, huidos, amenazados, apartados de sus cargos? No es casualidad. Mienten e insultan, prevarican, defienden su puesto, actúan contra el bien común. No es inocente ninguna información resaltada y repetida. Crean un ruido ensordecedor para evitar el sosiego, siembran la duda y sobre todo: el miedo. Hacen y harán cualquier cosa salvo propiciar el pensamiento crítico. Por un puñado de votos… por dinero. A eso se dedican.  Perdón por la largura. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • franctoledo franctoledo 06/04/16 15:03

      Si el articulo de Benjamín es extraordinario , tu opinión no lo es menos y revela el panorama que sufrimos cada día, solo falta una cosa, el patriotismo de pacotilla cuya patria son los paraísos fiscales donde esconder sus vergüenza.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 06/04/16 21:40

        Estoy de acuerdo no usted. 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Bacante Bacante 06/04/16 22:00

          Perdón. Estoy de acuerdo con usted. 

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

      • marasme marasme 06/04/16 18:35

        Me abruma, no puedo dejar de agradecer su atención. Totalmente de acuerdo, si me permite la broma, deberían hacer una versión de Paul Young: donde escondo mi dinero, está mi hogar. Especialmente dedicada a los patrioteros que nos toca sufrir. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • MASEGOSO MASEGOSO 06/04/16 10:32

    En el mes de Enero de 1492, sí cuando cayó Granada en manos de Castilla y Aragón y por fin la iglesia católica vio abiertas todas las puertas para medrar (más aun) en este solar hispano nació el bipartidismo  que, no es otra cosa que: YO SOY EL QUE PIENSA BIEN Y SIN MÍ NO HAY POSIBILIDAD DE SALIR ADELANTE; NO HAY VIDA. Visto, claro esta, desde el lado en que han estado siempre el dinero, la realeza y sus mambucos con disposición de hacer lo que les de la gana (Graus dixit). Del otro lado están los que no tienen nada, la gleba, los que nos son necesarios nada más que para pagar impuestos, trabajar y dar rendimiento para poder afanar lo que en manos de lo público caiga. Esto lo resume bien Maquiavelo en "El Principe" y desde la fecha citada más arriba esta solo ha tenido dos partidos, LES FIJOSDALGOS o hijos de la gran puta y los MENESTEROSOS o hijos de nadie en concreto para la clase dirigente. Sí escuchamos lo que en estos días pregona el PP veremos que poco ha cambiado esto y, se permite a un imbécil constatado como Azúa insultar a una persona que esta a tal altura sobre el que no ve la orla de su vestido. Gracias Benjamín. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mcn mcn 06/04/16 00:40

    Buen articulo, está claro... Igual de claro tendrían que ser nuestros políticos, especialmente el Psoe, para rebatir al PP el porqué no se puede pactar con ellos...Hay que decir alto y claro al PP que NO es un partido homologable a los conservadores británicos, franceses o alemanes...por eso NO puede haber gran coalición y por dos motivos fundamentales.  Primero el alma franquista del PP está presente desde su fundación. Tienen que erradicarla definitivamente. Segundo, por la corrupción sistemica que padece el PP. Muchos males de esa España que... hiela el corazón anida en el PP. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 06/04/16 01:02

      Gracias, Mcn. En realidad, a estas alturas y con los nuevos métodos de opresión que torturan el bolsillo y desde lejos, más que dos Españas yo diría que hay una y tres cuartos: la primera la forman los picos que se lo llevan casi todo; la segunda, el resto de la población.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Benito Soto Benito Soto 05/04/16 22:26

    He llegado tarde, pero precisamente por ello he disfrutado mas el artículo de D. Benjamín y los magníficos comentarios precedentes. Creo que todos albergamos algún demonio en nuestro interior y que el de D. Felix esta royendo su alma. En cuanto a Doña Ada no me importa si tiene o no estudios, porque letrados idiotas nos sobran, pero su boca habla con verdad y su sonrisa ilumina las mañanas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 06/04/16 01:03

      Muchas gracias, Benito.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 05/04/16 20:12

    Excelente y bello artículo (otra vez). Es cierto que el debate político en este país es de una calidad pésima. Aun a riesgo de parecer el típico abuelo con sus historietas, no me resisto a traer a colación aquellos debates de la transición en los que, independientemente de lo que pensara cada uno, había mucha más calidad tanto en la forma como en el fondo y, yo diría, que también eran más respetuosos. Actualmente es patético escuchar a nuestros políticos con discusiones de colegio a ver quien la tiene más larga.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 06/04/16 01:04

      Así es, Luis Ramón, hay un nivel muy bajo en la clase política, al menos en sus órganos directivos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • franctoledo franctoledo 05/04/16 18:15

    Creo que todas estas descalificaciónes e insultos se deben a un panorama de cambio, al igual que esas interesadas noticias envenenadas para intoxicar. Todo obedece a una razón y esta es  el auge de podemos y esos partidos a su sombra, y para ello todo vale. Como en tiempos de la república, la intolerancia se va convirtiendo en odio. Un odio que nos anula como personas y nos hace ser combatientes, que como este Félix de Asúa se convierte en francotirador de la razón. Y ya sabemos que cuando se duerme la razón produce  monstruos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 06/04/16 01:07

      Es una buena secuencia, Franctoledo: ellos montan bandos y obligan a otros a comportarse como combatientes. Por eso sería tan importante, en mi opinión, enseñar a los niños que un rival no es un enemigo y que hay que convencerlo, no destruirlo...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 06/04/16 09:24

        Aquí,  hemos conseguido un ambiente de debate y de reflexión, sin "ruido" ni disonancias molestas (o tú lo has conseguido). Ojalá, los que opinamos "fuera", sepamos no confundir al rival con un enemigo :-(

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • Javiro Javiro 07/04/16 08:20

          Creo que Benjamín tiene gran parte de culpa de que el debate sea debate porque mima la vida de sus opiniones y las defiende con argumentos sólidos y sin violencia. Hay una serie de, llamemos, opinadores que a falta de cualquier tipo de argumento se lanzan a la yugular del contrario en cuanto ven a la "presa" que opina diferente y escudados en el anonimato. No hace falta poner nombre, todos los conocemos. Por aquí no aparecen. Gracias Benjamín.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Bacante Bacante 07/04/16 10:14

            Es verdad. Cuida y mima su "foro", interviniendo, respondiendo y suavizando cualquier amago de tensión. Muchísimas gracias, Benjamín, y gracias a los espléndidos comentaristas. 

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre