x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

Ladrones de guante blanco

Publicada el 10/05/2016 a las 06:00
“Ser un incauto es que cuando descubras lo que estaba roto, ya no tenga arreglo”


Siempre ha habido ladrones de guante blanco, de esos que no se ensucian las manos con sus propios delitos y miran por encima del hombro a aquellos a quienes desvalijan, tal vez porque ignoran que la dignidad no depende de lo que poseas, sino de cómo lo hayas conseguido. Ellos, sin embargo, no lo ven así y cuando vacían las cajas fuertes donde va a parar el dinero de todos, no piensan que se lleven lo que no es suyo, sino al contrario. Que Esperanza Aguirre, condesa de Bornos y de Murillo, describa la Puerta del Sol durante el 15-M como “una pocilga muy fotogénica” o que el alguna vez muy honorable Jordi Pujol, según acaba de denunciar ante la policía un testigo, se llevase también a sus paraísos fiscales el tres por ciento de los sueldos de los funcionarios de la Generalitat pero cuando comparece en el Parlament se dedique a aleccionar a los diputados, son dos ejemplos que demuestran el absoluto desprecio que esos aristócratas de la política sienten por los ciudadanos. Y es una de las razones de que durante la crisis que ellos inventaron hayan causado baja en la clase media tres millones de españoles, la desigualdad haya crecido un 75% y la renta de los hogares de nuestro país se haya hundido cerca de un 20%, casi lo mismo que ha aumentado el patrimonio de las doscientas mayores fortunas del país. Al ver esos números, uno se queda sin palabras; y al oír de qué forma tratan de justificarlos los cómplices de los salteadores, uno se muerde la lengua.

Quien acusa al insaciable Pujol, en cuyo apellido quizás no estén por casualidad las letras que hacen falta para escribir la palabra “lujo”, es un banquero, y el estudio que certifica la destrucción del Estado del Bienestar por parte de los vampiros neoliberales, lo han llevado a cabo la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Por supuesto, el mundo de las finanzas no se atribuye ninguna responsabilidad en lo que ha pasado y a día de hoy sigue ocurriendo, igual que si al transformar la realidad en una serie de cifras y porcentajes, las personas que la sufren se convirtieran en algo inanimado, en una abstracción. Pero lo cierto es que la gente sigue de capa caída, el paro sube, los sueldos bajan, la epidemia de la precariedad laboral se extiende y a cambio las entidades financieras intervenidas por el Estado y rescatadas por todos nosotros, han repartido mil millones de euros en dividendos entre sus accionistas, desde 2011 hasta ahora. Y no todas han devuelto las ayudas que el Fondo Ordenado de Reestructuración Bancaria (FROB) les dio para que pudiesen salir del agujero que habían cavado al buscar el tesoro. Bankia, sin ir más lejos, distribuyó el año pasado 202 millones con cargo a los beneficios de 2014, que fueron de 747, y éste ha ganado 1.040 y va a repartir otros 302. Todo eso estaría muy bien si no fuese porque su rescate nos costó 22.424 millones y hasta la fecha sólo ha devuelto 1.626. Por lo que se ve, la macroeconomía consiste en que las cuentas no salgan pero todo encaje.

Los ladrones de guante blanco son así, altivos y lejanos, porque viven a años-luz de la oscuridad que provocan; suelen actuar sin tomar parte en lo que hacen, pagando a otros para que ocupen su lugar a la hora de hacer el trabajo sucio, asuman los riesgos que sean necesarios y si la cosa sale mal, carguen con las culpas. A estas alturas, ya no son un problema, sino una plaga, porque nunca ha habido tantos como ahora ni le han vaciado los bolsillos a tantas personas, que son sus víctimas aunque en algunos casos también sean sus cómplices y les vuelvan a dar sus votos. Pero no esperen que sientan el más mínimo arrepentimiento, porque eso no es algo que le pueda ocurrir a quien sólo cree llevarse lo que le pertenece. Visto desde esa perspectiva, es más fácil entender que, después de exponer el problema, la solución que dan sea la de siempre: hay que hacer más recortes. Naturalmente, no especifican a quiénes les van a meter la tijera, pero es que eso no hace falta, ¿verdad? Que al cinturón ya no le queden más agujeros no significa que no podamos entregárselo a los capataces, para que nos azoten con él y nos saquen hasta la última gota de nuestra sangre. A los que se nieguen, los llamarán radicales mientras hacen ondear la bandera. Es lo que se ha llamado “capitalismo extractivo”, cuyos métodos surgen de la época de las colonias y la esclavitud y que actúa de la misma forma para llevarse las materias primas de una nación tomada al abordaje que para usar a sus compatriotas como simples bestias de carga: para ellos lo único que importa es que la pirámide se construya, no quién acarrea las piedras.

El Gobierno del PP en funciones y defunciones sostiene que el hecho de que las entidades repartan dividendos ayuda a que se recupere el dinero invertido en ellas y, sobre todo, “es un indicio de la vuelta a la normalidad que da una clara señal de rentabilidad y solvencia a los mercados.” Si para ellos esto que está pasando es normal, no hace falta añadir nada. Es verdad que los bancos empiezan a desobedecerlos, que si anuncian que van a cobrar comisiones dobles y por lo tanto ilegales por sacar dinero de los cajeros de su propia red y el ministro de Economía les amenaza con tomar medidas contra ellos, se parten de la risa, le ponen en su sitio e imponen ese nuevo sablazo a sus clientes, con una chulería digna de los peores rufianes que se hayan visto por este mundo de todos los demonios. Eso sí, rufianes de guante blanco, que es el que mejor combina con el dinero negro.

Sin embargo, la dictadura neoliberal tiene su talón de Aquiles: la democracia. O al menos, ese momento de la democracia que son unas elecciones. En ese instante es cuando cada uno debe pensar si planta cara a quienes lo acosan o se resigna a ser uno de esos “perdedores radicales” de los que habla el escritor Hans Magnus Enzensberger en su libro Ensayos sobre las discordias (Anagrama), a quienes define como seres que han tirado la toalla, que “se apartan de los demás, se vuelven invisibles y esperan su hora.” Y tienen que ponerse del lado de los que los atacan, porque lo que distingue a un perdedor radical es que "él mismo tiene que aportar su grano de arena, tiene que convencerse de que realmente es un perdedor y nada más. Mientras le falte esa convicción, podrá irle mal, podrá ser pobre e impotente, haber conocido la ruina y la derrota; pero no habrá alcanzado la categoría de perdedor radical hasta que no haya hecho suyo el veredicto de los demás, quienes considera como ganadores.” Quizá estaría bien pensar: ¿yo quiero ser esa clase de persona? Y luego decidir si en junio va a votar y a quiénes.
Más contenidos sobre este tema




104 Comentarios
  • imagina.Spectra imagina.Spectra 14/05/16 20:35

    Señor prado, usted y yo venimos de muy atrás, y aunque a veces tengo memoria de pez, por higiene mental, recuerdo comentar con mis allegados, como durante la época Suarez y más tarde Gonzalez, que España debía ser un país muy rico, riquísimo; Entonces, como ahora, robaban a manos llenas. Lo sabíamos, lo sabían los jueces, lo sabía todo el mundo, y no hicimos nada entonces. Ahora podemos ver desde donde arranca la cleptomanía de muchos. Creo que hemos perdido la partida porque les seguimos votando como si aún no lo supiéramos. Ni siquiera somos capaces de afeárselo a los que les votan.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/05/16 11:05

      Bueno, Imagina, pero la partida no ha acabado, sólo lo hará si no comparecemos a jugarla...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 14/05/16 06:56

    Tengo dos preguntas: 1) si a los titiriteros, por una grandísima gilipollada, se les acusó de terroristas, se les empapeló, les hicieron presentarse en el juzgado cada día, ¿qué hay que hacer con quienes autorizaron ese almacenamiento de ruedas en Seseña? Copiando a Benjamín Prado me quedo corto si les defino, como «rufianes de guante blanco, que es el que mejor combina con el dinero negro» (el terrorífico humo negro del incendio). 2) ¿Qué hacer con el ministro Alonso y con Javier Maroto, condenados por despilfarrar los impuestos recaudados por el Ayuntamiento de Vitoria? ¿No es hora de empezar a pedir la disolución del PP? Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 16/05/16 11:06

      Grandes verdades, Paco Abillaga. El sistema de medida de esa gente es la ley del embudo, me temo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 14/05/16 20:22

      Es desesperante, tristísimo, una vergüenza y una canallada encima de la otra. ¿Por qué permanecemos  pasivos? 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Damas Damas 14/05/16 18:24

      No tengo respuesta, pero de momento, no sería muy racional.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 13/05/16 14:08

    «Anna Gabriel no apela a nada irreal - Las palabras de la diputada de la CUP han causado gran impacto en las redes y medios de comunicación» http://elpais.com/elpais/2016/05/12/actualidad/1463064115_369621.html No me parece que “El País” sea un medio muy revolucionario (más bien desde hace un tiempo parece muy evolucionado), así que si en ese medio no se asustan de lo declarado por Anna será que la cosa no es para tanto (a mí tampoco me lo parece). Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    0

    • Damas Damas 13/05/16 15:21

      Estamos de acuerdo, sin entrar a conocer ni valorar las frases que han dado pie a todo eso, pienso en que, hasta qué punto no tendrá razón quien, en casa así me lo han comentado, lo ve como una forma de atacar, ridiculizar, por una nimiedad y de forma indirecta, a través de una persona, a una organización que apoya, sustenta la postura independentista catalana. Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 13/05/16 14:58

      Me parece "para tanto" ünicamente el hecho de que la noticia de la suspensión de intervenciones quirúrgicas por falta de anestesistas suponga el problema sanitario que supone en Asturias. Y es"para tanto" que nadie dé la barrila con él TTIP. Seguimos manipulados y mirando el dedo. ¡Osasuna! 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      0

      • paco arbillaga paco arbillaga 13/05/16 15:11

        Tienes más razón que un santo (contentos se pueden quedar por equipararlos contigo). Lo del TTIP, lo de Asturias, lo de los salarios miserables por jornadas agotadoras, el futuro de los jóvenes, son temas que molestan. Algunos (Benjamín incluido) nos cuentan alguna verdad: www.youtube.com/embed/LPh_b4ulIa0" Osasuna!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        0

        • Damas Damas 13/05/16 15:40

          Pero bueno, acabo de ver el vídeo sugerido, y todavía estoy en fase de asombro, Godfrey Bloom con chaqueta, corbata, hasta pañuelo en el bolsillo (superior) de la chaqueta, sin coleta, y diciendo esas cosas en el Parlamento Europeo, aunque como pudiera ser, según uno de los comentarios del vídeo, lo haga en un parlamento vacío. Lo que digo, con ustedes no dejo de aprender. Osasuna!

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • paco arbillaga paco arbillaga 13/05/16 16:14

            Todos aprendemos de todos. Lo que dicen que es sano es beber de buenas fuentes. Osasuna!

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

        • Damas Damas 13/05/16 15:22

          De acuerdo con los dos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Damas Damas 13/05/16 11:05

    ¡Uy, uy! que se me olvidaba: triple ¡Salud! y triple Osasuna! ;-)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Falín Falín 12/05/16 11:32

    Los ladrones de guante blanco son el poder, señores que se saben impunes. Y los son. Algunos pasan por los juzgados casi como un divertimento inoportuno. Y así creemos por momentos que vivimos en democracia aunque no pase nada. Y que nadie saque los pies del plato porque ahía está porque los neonazis están a las puertas del gran cortijo fallido que es la nueva Europa

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 12/05/16 09:43

    Más vale mirlo blanco volando que guante blanco robando. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 12/05/16 10:22

      Arbillaga, usted nació para poeta. ¡ OSASUNA!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 11/05/16 17:38

    El comentario 62 es contestación al 57 de Damas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 11/05/16 18:00

      Frida, Sancho, Bacante, Paco, Soy Yo... Gracias a todos por vuestros comentarios, siempre enriquecedores. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 11/05/16 17:33

    «... yo conozco la verdad y te la cuento a ti, pobre bob@», o «no sabe usted bien con quien está hablando», o «me vas a decir tú a mí». Hay abundancia de personas que sueltan esas frasecitas o parecidas, entre ellas algunos tertulios (¡no llegan a tertulianos!) y sobre todo portavoces de partidos políticos. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gusalo gusalo 11/05/16 17:29

    Nada que comentar sobre el contenido del artículo. Sí, son los vampiros de quienes ya hablaba Zeca Afonso (“... en la noche callada / vienen en grupo con pies de terciopelo / a chupar la sangre fresca de la manada”).   ¶    Todo el artículo versa sobre ideas que compartimos: a) son grandes ladrones muy 'patriotas', y son casi invencibles; b) sólo temen la democracia (no hay más que ver el empeño que ponen en descalificar a la opción que no les gusta: la de los 'bolivarianos' y 'comunistas'); c) por eso, debemos acudir a votar. Sin embargo, a pesar de compartir esas ideas, el mensaje nos resulta original. Especialmente acertada e ingeniosa la expresión “rufianes de guante blanco, que es el que mejor combina con el dinero negro”, una frase para memorizar   ¶   Otra vez, gracias, señor Prado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 11/05/16 13:50

    A estos ladrones de guante blanco que estamos padeciendo ahora, ¿no se les mancharán los guantes de tanto robar?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Damas Damas 11/05/16 16:05

      Se compran otros y si son de una marca exclusiva y bien cara, mejor que mejor. Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 11/05/16 15:49

      Jajaja.  ¡Osasuna! 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión